Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-10-2012

Un nuevo tiempo soberanista ha comenzado en Catalunya

Txente Rekondo
Rebelin


Las races del conflicto

Buena parte de la raz del proceso independentista y soberanista actual en Catalunya reside en conceptos histricos de los casi trescientos aos de historia desde la ocupacin de las tierras catalanas por parte de las tropas borbnicas castellanas en 1714. Las diversas guerras, dictaduras y represiones por parte del nacionalismo espaol pesa mucho en el imaginario colectivo cataln, al tiempo que se percibe cada vez con mayor nitidez, que la fuerza ha dominado histricamente el intento de construccin de un estado-nacin espaol.

Hasta ahora Catalunya ha resistido siempre como ha podido, pero en el actual contexto internacional, los catalanes y las catalanas ya no estn dispuestos a permitir que se utilice la coaccin en la configuracin del Estado espaol y reclaman el derecho a decidir.

Las claves modernas

Tras esta breve introduccin histrica, es necesario situar algunas de las claves modernas del proceso sobre todo en la ltima dcada:

En primer lugar hay que observar los cambios polticos de gran calado que tienen lugar entre el ao 2000 y 2003 y que ponen las bases del proceso actual.Por un lado, la mayora absoluta del PP de Aznar en el 2000 va a plantear las bases de recentralizacin del estado junto con proyectos muy agresivos contra Catalua, como el Plan Hidrolgico Nacional (trasvase del Ebro), entre muchos otros. (2000)

Junto a ello asistimos al fin del Pujolismo. Despus de 23 aos Jordi Pujol se retira y entra en escena un nuevo candidato, Artur Mas, acompaado de una nueva generacin de dirigentes. Mas no era estrictamente soberanista pero s algunos de sus principales colaboradores. Algunos de ellos con un perfil neoliberal importante. El pujolismo es en cierto sentido socialdemocrata y autonomista mientras que el postpujolismo se sita en posiciones ms liberales y soberanistas.

Adems, el independentismo poltico (ERC) se situa en esferas importantes de poder (2003). ERC consigue resultados histricos (23 diputados) y entra a formar gobierno con el tripartito por primera vez desde la Repblica.

En segundo lugar, y con estas bases polticas, empieza el proceso de desconexin entre Catalua y Espaa basado en diversos motivos:

a) El independentismo crece como respuesta a la mayora del PP de Aznar y los pactos de ste con CiU. A pesar que el independentismo poltico despus del tripartito cae por graves errores tcticos, el llamado independentismo o soberanismo sociligo se transmite a la sociedad como una gran corriente, que aumenta cada da..

b) Comienza un proceso de agravio nacional. Primero con la respuesta a diversos ataques en el frente lingstico y tambin, respecto al dficit fiscal que ahoga Catalunya, junto con el el grave dficit en inversin de infraestructuras, y finalmente con el tema del Estatut. La sentencia del Constitucional es la gota que colma el vaso porque choca con la legitimidad soberana del pueblo de Catalua, que haba aprobado el Estatut en referndum. El rechazo se manifiesta con mayor claridad en la sociedad, y es muy amplio y muy transversal.

c) La crisis econmica sita a amplias capas populares y de clase media en una situacin precaria y de riesgo. CiU vuelve al gobierno y aplica polticas antisociales que le pueden erosionar fuertemente, pero tiene el acierto de apostar por un nuevo escenario centrado en el derecho a decidir, culpando al Estado espaol de sus polticas antisociales. En ese sentido, sita el fracaso del pacto fiscal como detonante para el cambio de posicin.

d) La gran manifestacin del 11 de septiembre es el elemento motor del proceso. Aglutina sectores diversos, independentistas clsicos, federalistas, autonomistas desencantados y sectores apolticos. Es una manifestacin histrica de clases populares y clases medias, totalmente intergeneracional y transversal polticamente.

Los partidos van a remolque de la sociedad, que se autoorganiza a travs de lAssemblea Nacional Catalana y otras organizaciones, que emplazan al poder poltico y a los partidos, presionndolos para que lleven a cabo el proceso. Si la manifestacin del 10 de julio del 2010 fue de rechazo a la sentencia del Estatut y por tanto una movilizacin reactiva contra el marco jurdico espaol, la de la Diada de 2012 es ya proactiva, de construccin de proyecto, no contra nada sino a favor de Catalunya, y que una mayora social no visualiza ya sino es con estado propio.

El centro sociopoltico se sita de pleno en el independentismo y el derecho a decidir. Segn un importante periodista cataln, a los independentistas clsicos se les ha sumado un grueso de catalanes que queran estado espaol pero finalmente han llegado a la conclusin que les va en contra por dos motivos:

-Tenemos lazos con Espaa pero no seremos espaoles si se nos exige que para serlo tenemos que dejar de ser catalanes. Es un echazo absoluto al intento de homogeneizar el estado espaol con Madrid como gran centro.

-En cuestin de bienestar este estado espaol es perjudicial para las clases populares catalanas y por tanto llegamos a la conclusin que si el estado tiene que ser un instrumento para mejorar las condiciones de vida de la gente, necesitamos otro estado para los catalanes. Necesitamos estado cataln porque somos catalanes al margen de nuestro origen. Porque el estado espaol nos maltrata como catalanes tambin al margen de nuestro ortigen

Estos son dos de los argumentos que piensan los nuevos independentistas, muy convencidos por otra parte.

Una nueva cita electoral y diferentes estrategias

A partir de aqu, el hecho ms substancial es la convocatoria avanzada de las elecciones con carcter plebiscitario. Esto nos situa en una nueva etapa histrica que tiene como teln de fondo un nuevo estado pero que ahora mismo est ms centrado en el derecho a decidir.

Convocatoria de referndum en el marco legal o espaol o por encima del mismo. Es decir, confrontacin democrtica pura y dura. Esto tiene una fuerza terrible con el apoyo poltico de la mayora de orgsnizaciones polticas (CiU, ERC, ICV-EUiA, Reagrupament, SI, CUP, Laporta i parte del PSC), pero sobretodo con una grandsima mayoria social que todas las encuestas sitan entre el 75% i el 86% a favor del referndum.

Evidentemente sera un error presentar toda esta situacin como una realidad poltca homognea. La unin sociolgica en torno al soberanismo es en estos momentos ms fuerte que las diferentes estregias y modelos que pueden defender las fuerzas polticas.

A pesar de ello ah estn las diferencias en torno al tempo, el tipo de estado o el modelo social, entre la gran masa de partidos soberanistas.

El tempo: CiU pide tiempo para hacer las cosas con calma pero con determinacin. El resto quieren que el proceso del referndum y la proclamacin de la independencia sea un proceso ms rpido, aprovechando la presin popular.

El tipo de Estado. : CiU no concreta el tipo de estado, apuesta por una Europa federal con Catalunya como un estado ms. Iniciativa an no descarta una posible confederacin de estados ibricos. ERC y el resto apuestan por un estado clsico. El PSC por un federalismo dentro del estado espaol pero esta va est muerta. Todos, menos la CUP, apuestan por el mantenimiento de la integracin en la Unin Europea aunque la visin de Europa vara segn los partidos. Se considera que solo Europa puede frenar la reaccin violenta espaola.

El modelo social: CiU plantea un estado de modelo liberal. El resto un estado ms social. Aqu s importante la dispersin de la izquierda que es muy fuerte y puede dejar el proyecto de estado cataln en manos de la derecha de CiU.

Una breve previsin electoral

Convergncia i Uni (CiU). Es muy probable que suba en resultados. Ser el nico partido de gobierno en Europa que tenga resultados positivos despus de aplicar polticas de recorte. La gente votar ms a Artur Mas que a CiU. Le ven como el nico dirigente que puede conseguir el estado propio y plantar cara a Espaa consiguiendo las suficientes complicidades internacionales. Un movimiento clave, que ya se ha trabajado mucho en instancias de la UE y en prensa internacional, logrando que el tema cataln se est internacionalizando a tope. Si CiU saca mayoria absoluta o no ser decisivo para acelerar el proceso o no. Si ERC sube i CiU no saca mayora absoluta se acelerar. Con una mayora absoluta de CiU, se ralentizar. Finalmente habr que ver qu pasa con Uni y con Duran, que de momento tragan a mala gana con el proyecto independentista. Se puede llegar a romper la coalicin e incluso Uni)

ERC, SI, CUP y el resto de fuerzas independentistas: Pueden subir y recuperar parte del terreno perdido. Los intentos por aunar una alianza electoral ha fracasado por diferentes motivos. Las diferencias personales, la estrategias de cada uno de ellos, que han decidido primar los intereses partidistas, y lal premura de tiempo, han podido acabr con esa va unitaria. Los republicanos necesitaban esa unin para lograr tal vez ser la segunda fuerza parlamentaria, pero al ,mimso tiempo el proceso de renovacin interna poda haberse distorsionado. Solidaritat apostaba por la unin pero ha achacado a ERC un intento de marginarlos en las listas, al mismo tiempo se debatan por aistir en solitario y consolidarse como una fuerza parlamentaria, asumiento tambin el riesgo de fracasar.

La CUP ha declinado participar en las citadas reuniones y an no ha decidido qu hacer. Sigue manteniendo su proceso asambleario de cara a decidir si participan o no en esta nueva cita electoral. La Asamblea Nacional Extraordinario del prximo da 13 pondr fin de manera oficial al debate interno y harn pblica su posicin.

PSC: Se hunde, dividido entre un aparato de partido de obediencia al PSOE y una parte de las bases muy catalanistas y de cuadros del partido favorables al derecho a decidir com esencia democrtica y que creen que el PSC tiene que liderar las izquierdas para el nuevo estado cataln.

ICV.: Se quedaran ms o menos com estn. Tienen un voto fijo que no fluctua.

PP y Ciudadanos: Se quedan como el referente unionista. Las encuestas les dan malos resultados pero ser el termmetro para saber hasta dnde llega el no a la independencia y tambin el desgaste de la derecha del PP.

Un pulso sobre la mesa

Independentistas y soberanistas mantienen un duro pulso poltico y social con las fuerzas unionistas locales y estatales. Todos tienen sus punsto fuertes y dbiles, pero tambin confluyen otros factores, cono el uso del miedo y el papel que puedan desempear algunos sectores empresariales.

A da de hoy el independentismo est en el centro del debate, genera una ilusin tremenda y suma cada da ms gente. Tiene una gran movilizacin social a travs de la Assemblea Nacional de Catalunya i de lAssemblea de Municipis per la Independncia (agrupa centenares de ayuntamientos de todos los colores polticos, excepto las fuerzas unionistas).

Por su parte los unionistas se basan en gran medida en el discurso del miedo, lo que algunos recuerdan a las estrategias de Canad o Reino Unido ante Quebec o Escocia, aunque salvando la abismal diferencia democrtica entre esas realidad y la actitud cerrada del estado espaol. Catalunya quedar fuera de la UE, no se cobrarn pensiones Puede desmovilizar algunos sectores populares no suficientemente concienciados.

Tambin hay una guerra en el empresariado. La alta burguesa y empresarial est muy asustada porque Mas ha roto los esquemas que han mantenido hasta ahora. Est presionando para frenar el proceso, pero hay mucha pequea y mediana empresa que apoya el proceso porque ve mejores rditos. En los ltimos aos ha crecido mucho la exportacin y la dependencia del mercado espaol es cada vez menor, por lo que los empresarios son cada vez ms libres para apoyar un proceso independentista que consideran dotaria Catalunya de un estado ms eficaz para sus intereses.

Este otoo se presenta cargado de citas electorales que tendrn una influencia directa en esa nueva oleada soberanista que se presenta en Europa. Las elecciones locales en Flandes, la cita parlamentaria en la Comunidad Autnoma Vasca y en el Principat, as como las negociaciones entre Londres y Edimburgo en torno al referndum escocs centrarn la actualidad poltica de Europa, con el derecho a decidir de las naciones sin estado aglutinando cada da ms apoyos locales e internacionales.

Txente Rekondo. Analista internacional

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter