Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-10-2012

Premio Nobel de la Paz a la Unin Europea
Un premio contra la duda

Rafael Poch
La Vanguardia


El premio Nbel de la paz concedido a la Unin Europea es un premio contra la duda. Pretende levantar la moral a un narcisismo europeo lastimado por la crisis financiera. El discurso que Europa pronuncia y proyecta en el mundo sobre s misma acerca de su bondad y de los valores universales de los que se considera portadora, paz, cohesin social y derechos humanos, se ha tambaleado. Se tambalea la cohesin europea, aumentan el euroescepticismo y los reproches entre naciones. El premio pretende actuar contra esa nueva inseguridad europea que, inesperadamente, ha trado la crisis. Pero hay algo ms importante: se trata de la duda sobre la paz de Europa en un mundo estresado con recursos globales tan escasos como disputados.

Qu es histricamente Europa desde el punto de vista de la guerra y la paz? La respuesta es obvia: es la parte ms guerrera del mundo. En los ltimos 500 aos la guerra fue la norma en este continente de naciones luchando entre ellas. Entre 1615 y 1815, cuando concluyen las guerras napolenicas, las naciones europeas estuvieron en guerra una media de sesenta o setenta aos por siglo. Hasta 1914 hubo un poco ms de paz, pero Europa continu en aquella poca culminando la exportacin de guerra y genocidio hacia fuera de sus fronteras: con el holocausto colonial- imperial que fue la conquista del mundo no europeo.

Ese periodo 1815-1914 de relativa paz europea, si olvidamos episodios como la guerra de Crimea o la guerra franco-prusiana, es la edad de oro de la industrializacin. La industrializacin fue un invento europeo que convirti la guerra en algo mucho ms mortfero. Dos guerras mundiales de inusitada mortandad e incubadas en y por Europa, fueron su resultado

El parntesis de paz que Europa ha conocido desde 1945 hasta hoy ha sido excepcional, 67 aos, pero no hay que olvidar que tuvo lugar gracias a la tutela de dos superpotencias en tensin nuclear, es decir fue una paz bajo vigilancia y presidida por un factor, el de la destruccin masiva, que representa el escaln superior de la estupidez humana: la destruccin del planeta. Ese inquietante factor sigue ah en el centro de nuestra civilizacin globalmente calentada.

En cualquier caso aquella tutela concluy, en 1989-1991, con la retirada de la Unin Sovitica, y est yendo a menos en lo que respecta a Estados Unidos. Por todo eso, la pregunta sobre si la actual Europa, con su nueva soberana, no volver a las andadas, tiene pleno sentido. Sobre esto dos consideraciones.

Es verdad que cuesta imaginar guerra entre naciones europeas, pero algo de ello hemos tenido en los Balcanes. En segundo lugar se constata que cada vez hay ms participacin europea en aventuras militares occidentales en el mundo. Si durante la guerra de Vietnam los europeos dejaron a Estados Unidos solos con la faena ni siquiera se sum el Reino Unido, su fiel criado- hoy casi todos los europeos estn en Afganistn. En Irak ha habido una notable participacin, aunque con disimulos y divisiones. En Libia se ha visto un gran protagonismo europeo, con gran iniciativa francesa, parece que hasta en el asesinato de Gadafi. Y en Siria, Europa est contribuyendo claramente a que las cosas vayan a peor alimentando la guerra civil por el procedimiento de apoyar a uno de los bandos. Por todo eso, la pregunta sobre si la actual Europa, malhumorada y desencantada, puede volver a las andadas, tiene mucho ms sentido de lo que se cree. De ah que ste sea el premio contra la duda.

Fuente: http://blogs.lavanguardia.com/berlin/?p=346



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter