Portada :: Europa :: Europa lucha contra la revolucin neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-10-2012

Dos sentencias histricas de la justicia italiana tras la muerte de obreros y ciudadanos
Cuando los empresarios son homicidas

Pascual Serrano
Le Monde Diplomatique


El tribunal de Turn (Italia) ha emitido dos sentencias histricas que tienen proyeccin internacional. En ambos casos, los directivos de poderosas empresas -la metalrgica alemana ThyssenKrupp y el grupo suizo Eternit, fabricante de materiales a base de amianto- han sido condenados a numerosos aos de prisin debido al incumplimiento de las adecuadas medidas de seguridad con el resultado de la muerte de trabajadores y ciudadanos. En uno de ellos incluso por el delito de homicidio voluntario. Estas dos sentencias establecen a partir de ahora una nueva jurisprudencia en material de accidentes laborales en toda Europa. El abogado Roberto Lamacchia form parte de la acusacin en representacin de trabajadores y sindicatos y explica los elementos comunes y revolucionarios de ambas sentencias.

El primer veredicto, emitido el 15 de abril de 2011, conden a 16 aos y medio de crcel al consejero delegado Herald Espenhahn, de la multinacional alemana ThyssenKrupp, por la muerte de siete obreros. Se trata de la empresa ms importante de Alemania dedicada a la fundicin y forja del acero, con presencia en ochenta pases y 2.300 centros de produccin, oficinas y centros de servicios en todo el mundo. En Espaa la ms conocida es su rama dedicada a la instalacin y mantenimiento de ascensores, montacargas y escaleras mecnicas.

El trgico accidente sucedi el 6 de diciembre de 2007 tras desbordarse un depsito de aceite que serva para enfriar las lminas de acero y que gener un incendio y explosin cuando los trabajadores trataban de retirarlo. Un operario muri en el acto y los otros seis perdieron la vida tras varios das de agona por sus gravsimas quemaduras. Fue uno de los accidentes ms graves sucedidos en Italia en los ltimos aos, y conmocion a todo el pas dando lugar a una campaa nacional para mejorar las medidas de seguridad en los centros de trabajo. Los trabajadores de ThyssenKrupp denunciaron entonces que los extintores y el sistema de apagado automtico del incendio no funcionaban y que las medidas de seguridad en la fundicin eran obsoletas, igualmente criticaron que los empleados tenan que trabajar hasta doce horas seguidas si queran conservar su puesto.

Lo ms excepcional de la sentencia es que consider a los directivos como responsables de varios delitos de homicidio voluntario, la primera vez que se contempla esa figura en un accidente laboral en Italia. Adems de la condena al consejero delegado, la sentencia de la Corte d' Assise (un tribunal penal compuesto por jueces y jurados que decide sobre los crmenes ms graves) de Turn recogi las peticiones de los fiscales en el caso de 5 de los 6 condenados: cuatro de ellos con una pena de trece aos y tres meses de prisin y el quinto, Daniele Moroni, la vio aumentada de los 9 aos de crcel que peda la fiscala a 10 aos y 10 meses. Adems se impuso a la empresa una sancin de un milln de euros y no podr recibir subvenciones estatales italianas durante seis meses. En el mismo perodo, ThyssenKrupp estar sometida a la prohibicin de hacer publicidad de sus productos en Italia. Aunque la compaa present un recurso de casacin al tribunal superior lleg a un acuerdo con la acusacin para hacer efectivo el pago de las indemnizaciones y garantizarlas independientemente de que la sentencia pueda cambiarse tras el recurso.

En opinin del abogado Roberto Lamacchia, la gran trascendencia de esta sentencia se debe a que por primera vez, se condena por homicidio voluntario con 'dolo eventual' a unos directivos por un accidente laboral, es decir, se toma en consideracin el conocimiento por parte de los directivos de que se estaban incumpliendo unas medidas, que ello supona un potencial peligro para los trabajadores y, a pesar de eso, deciden seguir sin rectificar. Esto qued demostrado mediante la existencia de documentos en los que el consejero delegado Herald Espenhahn da instrucciones para que la aplicacin de las medidas de seguridad, entre ellas un sistema automtico para apagar el incendio apenas se iniciara, se aplazaran para las nuevas instalaciones en la localidad de Terni y no se pusieran en marcha en esta factora de Turn, en vas de desmantelamiento donde ya slo haba 200 de los 400 empleados habituales. No es que quisiera la muerte de los trabajadores, claro est, pero saba de las condiciones de alto riesgo e impidi las medidas, de ah el dolo eventual. En cambio, otros cuatro directivos fueron condenados por homicidio culposo, con menos responsabilidad, porque no estaba en sus manos decidir la intervencin preventiva, no tenan el poder para decidir la instalacin de las necesarias medidas de seguridad. Esta consideracin no tiene precedentes en Italia -aade Lamacchia-, de ah la repercusin enorme de esta sentencia, que abre un escenario importante para otros casos similares, no slo en Italia, sino tambin en otros pases en cuya legislacin pueda existir el dolo eventual1. Existe otra novedad de la sentencia, y es que se ha llegado a indemnizar a trabajadores que no sufrieron dao, e incluso algunos ni siquiera se encontraban en el lugar en el momento del accidente, pero que en alguna ocasin estuvieron expuestos al riesgo sin las medidas de seguridad. El auto confirma que el hecho de exponer a los trabajadores al peligro ya es un delito que debe ser castigado, aunque no haya sucedido el accidente. Se trata de una consideracin que no tena hasta ahora precedentes y que puede crear jurisprudencia.

Tres mil personas muertas

La otra sentencia, procedente del mismo juzgado, fue dictada el 13 de febrero y conden tambin a 16 aos de crcel al ex propietario del grupo suizo Eternit, Stephan Schmidheiny, y un administrador de la filial italiana, el barn belga Jean-Louis Marie Ghislain de Cartier de Marchienne. Se trat del denominado juicio del amianto en Italia y estableci el pago de decenas de millones de euros de indemnizacin en otra sentencia histrica.

Los jueces italianos, tras una investigacin de cinco aos, consideraron a los acusados culpables de desastre doloso y omisin dolosa de medidas de seguridad y responsables de la muerte de unas 3.000 personas en Italia, obreros o habitantes de cuatro localidades donde Eternit Italia tena sus fbricas desde 1976 a 1986. Segn la sentencia, al igual que en el caso ThyssenKrupp, se violaron las reglas de la seguridad laboral, pero ahora, adems, provocaron "una catstrofe sanitaria y ambiental permanente".

Las indemnizaciones establecidas ascienden a 170 millones de euros. Se trata solamente de las destinadas a los ayuntamientos y regiones afectadas, a los organismos oficiales que han tenido que hacer frente a las consecuencias y a las organizaciones personadas en el proceso. A ellas se aaden las indemnizaciones que, durante ms de tres horas, el juez Giuseppe Casalbore ley destinadas a cada uno de los ms de 4500 afectados, entre la emocin y las lgrimas de las vctimas asistentes a la sala y la presencia de medios de comunicacin de todo el mundo. La esperbamos desde hace 30 aos, coment al diario Il Manifesto Romana Blasotti Pavesi, presidenta de la Asociacin de familias vctimas del amianto, quien perdi cinco parientes, entre ellos su marido y su hija. Estoy satisfecha -aadi con la cara todava enrojecida por la emocin- pero tambin triste por los muertos que se podan haber evitado.. Estoy cansada, pero la batalla no ha terminado. Hay que descontaminar el rea, sensibilizar a los jvenes de que tienen que seguir adelante.

El origen del proceso est en la lucha abierta por los trabajadores de Eternit de la fbrica de Casale Monferrato (en la regin italiana del Piamonte) y por los vecinos de la localidad, que vieron como varios miles de sus ciudadanos enfermaron y murieron de cncer por la exposicin al polvo de amianto -tambin llamada asbesto- procedente de la fbrica. El relato de estos hechos fue recogido en la novela "La lana de la salamandra", de Giampiero Rossi (Ediciones GPS, Madrid).

Lamacchia, quien tambin es presidente de la seccin italiana de la Asociacin de Juristas Democrticos, destaca que en el proceso qued demostrado que el directivo de Eternit saba de la peligrosidad del amianto y que, en un momento determinado, dio instrucciones para que no se informase de esa peligrosidad, que se deba difundir la falsa idea de que el peligro slo se encontraba en el amianto blanco y no en el azul, que era el utilizado en la empresa. Adems, tambin indic que su identidad no deba aparecer como responsable de esas indicaciones. En opinin del letrado, se trata de una sentencia revolucionaria porque, aunque todava no estaba en vigor en Italia la prohibicin del amianto, el directivo empresarial ya saba que su uso poda provocar cncer y no tomaron las medidas adecuados ni informaron a los trabajadores y poblacin.

Las organizaciones sindicales y ecologistas celebraron que la justicia italiana reconociese las exigencias de las vctimas, lo cual abre el camino para que se atiendan reclamaciones similares en otros pases de la Unin Europea y del resto del mundo. La expectacin creada fue tanta debido a que los procesos por contaminacin por amianto se estn desarrollando en numerosos pases. Al juicio -el mayor del mundo sobre el amianto- asistieron abogados de numerosas nacionalidades: belgas, suizos, franceses, alemanes y holandeses. Su objetivo era coordinar estrategias y argumentaciones jurdicos para extenderlas a otros juicios y darle una proyeccin internacional. Roberto Lamacchia reconoce que la sentencia de Turn no puede sentar jurisprudencia formal para ningn juicio en Espaa ni en el resto de la UE, pero sus fundamentaciones pueden servir de base argumental para otros procesos. La organizacin Ecologistas en Accin ha sealado que en Espaa hay situaciones similares a la de Casale Monferrato en Sevilla, Cerdanyola (Barcelona) y en las fbricas de la empresa Uralita en Getafe y Ciempozuelos (Madrid). Concretamente sobre esta firma, el pasado mes de febrero, un juzgado de Madrid la conden a pagar 1.727.000 euros a 23 trabajadores de sus fbricas madrileas "por no adoptar las medidas de proteccin necesarias" contra la exposicin y la inhalacin de amianto. Eran un total de 40 los trabajadores que se haban presentado como acusacin en este juicio, celebrado el 23 de enero pasado, de los que 17 han fallecido en los ltimos tres aos.

La inhalacin de fibras de amianto produce dos tipos de enfermedades: asbestosis y cncer. La primera consiste en un fibrosis intersticial difusa de los pulmones, derivada de la exposicin al polvo de amianto y, por lo tanto, se presenta comnmente en trabajadores expuestos al asbesto. Puede terminar produciendo incapacitacin y muerte. El amianto fue prohibido en toda la Unin Europea en 2005 cuando entr en vigencia una directiva de 1999, la prohibicin no se hizo efectiva en Espaa hasta el ao 2001. Segn los clculos de CC.OO., entre 8.000 y 10.000 personas sufrirn hasta 2030 alguna de las enfermedades causadas por esta fibra txica, debido al largo tiempo de latencia. Es una amenaza que se cierne sobre miles de trabajadores que durante dcadas manipularon y estuvieron en contacto directo con esta sustancia. El amianto se utiliz masivamente entre los aos sesenta y ochenta en millares de empresas gracias a sus excelentes propiedades como aislante.

Roberto Lamacchia seala los elementos comunes y de gran trascendencia en ambas sentencias. Por ejemplo la responsabilidad dolosa de los directivos debido a la ausencia de medidas de seguridad. Otro aspecto que comparten es que, en ambas sentencias, se han establecido indemnizaciones a personas que no se enfermaron o accidentaron pero estuvieron expuestas: varios trabajadores en ThyssenKrupp y todos los ciudadanos de la localidad en el caso Eternit, aunque en este ltimo est pendiente de definir la poblacin que se considera implicada. Por ltimo existe otra caracterstica comn en ambas sentencias: la condena a indemnizar a los sindicatos por el dao sufrido a su imagen. Segn seala el letrado, el jurado consider que el comportamiento de los empresarios condenados vulner el principio por el cual el sindicato se constituye para la defensa de la salud de los trabajadores. La suma de la indemnizacin (cien mil euros para cada uno de los tres sindicatos que se personaron) lo utilizarn para facilitar a los trabajadores informacin destinada a mejorar su salud laboral.

El que ambas sentencias hayan salido de los juzgados de Turn es debido a que, en el caso de Thyssen le corresponda territorialmente al encontrarse en esa ciudad su fbrica accidentada; y respecto a Eternit por la iniciativa del fiscal que llev la competencia a Turn ya que, segn la legislacin italiana, fue el primer juzgado donde se inscribi el procedimiento, no como un caso de intoxicacin por amianto, pero s como acusacin de desastre ambiental. Lamacchia tambin destaca que la sentencia contra los directivos de ThyssenKrupp fue emitida por un jurado popular, mientras que la de Eternit procedi de un tribunal ordinario.

Artculo publicado en la edicin de Abril de 2012 de Le Monde Diplomatique

Pascual Serrano es periodista. Su ltimo libro es "Contra la neutralidad. Tras los pasos de John Reed, Ryzard Kapuścińsky, Edgar Snow, Rodolfo Walsh y Robert Capa" . Editorial Pennsula. Barcelona

1La figura de dolo eventual est ampliamente admitida por los tribunales espaoles.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter