Portada :: frica :: Thomas Sankara, El Che Guevara negro
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-10-2012

Hace 25 aos, un tal Sankara...

Jos Naranjo
Blog frica no es un pas


Este 15 de octubre se cumplen 25 aos del asesinato de Thomas Sankara, conocido como el Ch Guevara africano, el joven capitn que en 1983 se convirti en presidente de Burkina Faso (entonces llamada Alto Volta) mediante un golpe de estado y que puso en marcha una autntica revolucin en su pas: nacionaliz las tierras y las entreg a los campesinos, estataliz las riquezas minerales, emprendi campaas de alfabetizacin y vacunacin, se enfrent a los organismos financieros internacionales promoviendo que no se pagara la deuda externa, promovi la autosuficiencia para evitar vivir de la ayuda exterior y estimul, como nadie ha hecho nunca en frica, los derechos de la mujer. Pero, ms all del mito, cmo era Thomas Sankara en realidad? Dos personas que lo conocieron bien y compartieron con l sus esperanzas y sus miedos nos hablan del Sankara ms humano 25 aos despus de su muerte.

Tena un carisma extraordinario, estaba lleno de fuerza y de energa. Cuando entraba en una habitacin era imposible no mirarle y esperar a ver qu iba a decir. Marie-Anglique Savan no oculta la admiracin que an siente por Sankara. En 1983, ao de su llegada al poder, esta mujer senegalesa trabajaba en Naciones Unidas y presida la primera asociacin feminista de Senegal. Yo estaba en contra de los golpes de estado, pensaba que no eran el mtodo adecuado. Pero en aquellos aos en frica no haba libertad de expresin, ni alternancia, ni verdadera democracia. Y Thomas lleg con esas ideas progresistas, con su discurso cercano al pueblo, no era el clsico militar, as que me dije por qu no? Muchos hicimos lo posible por conocerle, por escucharle.

Fue poco despus del golpe de estado. Marie-Anglique estaba de misin en Burkina Faso y solicit una audiencia con el presidente. Fue un intercambio fraternal. Me impresion su juventud (Sankara tena solo 33 aos, dos aos menos que ella). l era militar y, claro est, tena su manera autoritaria de decir las cosas, pero conmigo se mostr siempre extraordinariamente abierto y atento a mis palabras. Recuerdo que me dijo que conoca muy bien el Ejrcito, pero que no era economista, ni socilogo, ni politlogo y que, por tanto, quera rodearse de la gente ms preparada para sacar a Burkina Faso de la miseria. Ese era su empeo, asegura.

 

Landing Savan, marido de Marie-Anglique, era por aquel entonces uno de los principales opositores al presidente senegals Abdou Diouf y lideraba el partido maosta Movimiento Revolucionario por la Nueva Democracia (MRDN). Y tambin se qued impactado con el discurso de Sankara. Para toda la gente de izquierdas fue una gran esperanza. Su discurso era fresco, era antimperialista, era panafricano. Fui hasta Ouagadougou para conocerle y hablamos de igual a igual, sin formalismos, de la necesidad de que toda frica se uniera, de que tenamos que recuperar nuestra dignidad. Me impresion su sensibilidad feminista, nadie lleg hasta el extremo que lo hizo en l en este sentido, explica Landing.

Sankara prohibi los matrimonios forzosos, la mutilacin genital femenina y la poligamia y empez a colocar a mujeres en los ms altos cargos del Estado. Sankara sola decirnos que vea a las mujeres por todos lados trabajando duro y sin obtener beneficios por ello. Creo que esta sensibilidad le vena de su propia experiencia, de su familia. Me sorprendi positivamente esta actitud de Thomas, recuerda Marie-Anglique, pensaba que las mujeres podan realmente ayudarle en la transformacin de Burkina Faso. Si no hay igualdad no podemos lograrlo, deca siempre. Si nombraba a un ministro hombre, pona a una mujer como alto cargo y viceversa. l promovi la paridad y estbamos en los aos ochenta! En Senegal estaba surgiendo el movimiento feminista, que era cuestionado y contestado por muchos hombres, y Thomas hizo todo lo contrario, nos invit a Burkina para hablar con la sociedad, para que explicramos nuestra posicin. Fue increble.

Poco a poco, los Savan fueron trenzando una relacin muy estrecha con el lder del pas vecino. Nos invit al Festival de Cine que se celebra en Ouagadougou. Iba a buscarnos en su propio coche que l conduca sin escolta ni nada y nos enseaba la ciudad, recuerda Landing. Desde luego, Thomas Sankara era alguien diferente. Nacido en 1949, comenz la carrera militar muy joven, con solo 19 aos. Desde muy pronto conoci las obras de Marx y Lenin y se sinti prximo a las ideologas de izquierdas. Sin embargo, en los aos setenta era ms conocido en la capital burkinesa por su buen hacer tocando la guitarra con el grupo Tout--Coup Jazz que por sus ideas polticas. En la Agrupacin de Oficiales Comunistas, all por el ao 1976, comenz a coincidir con otro militar llamado Blaise Compaor, con quien comparta las mismas inquietudes.

Iba siempre vestido de militar, recuerda Marie-Anglique, yo se lo reprochaba, pero l me deca que tena que marcar distancias con otros presidentes, que no poda llevar trajes hechos en Europa como ellos. Landing tambin lo recuerda as, con su uniforme y su boina roja, un poco al estilo del Ch Guevara a quien Sankara admiraba sin tapujos. Era un idealista. No era slo el Ch, admiraba a Mao Tse Tung, a Amlcar Cabral, a Kwame Nkrumah, a Patrice Lumumba. En nuestras conversaciones evocbamos a todos los progresistas negroafricanos. En aquella poca el imperialismo dominaba muy fuerte, asegura el poltico senegals.

Un ao despus de ocupar la Presidencia, Sankara decidi cambiar el nombre del pas, que entonces se llamaba Alto Volta y rebautizarlo como Burkina Faso, que significa El pas de los hombres ntegros. Y se puso manos a la obra. Algunas de sus medidas fueron renunciar a todos los Mercedes Benz propiedad del Gobierno y convertir al humilde Renault 5 en el coche oficial, prohibir a los miembros de su gabinete volar en primera (vais a llegar al mismo tiempo en clase turista, dijo a sus ministros) o tener chfer, bajarse el sueldo y el de todos los funcionarios y negarse a disfrutar de aire acondicionado en su despacho asegurando que esto era un lujo al alcance de muy pocos.

El tambin senegals Mamadou Diouf, organizador del Foro Social Mundial de Dakar 2011, cuenta otra ancdota de Sankara: Fue durante una reunin de la Organizacin para la Unidad Africana en Addis Abeba. En el receso para comer, Thomas lleg a la mesa que estaba preparada y vio all toda aquella comida que rebosaba por fuera de las bandejas, apetitosa y humeante, las copas de cristal, el agua embotellada que costaba un dineral. Entonces se dirigi a uno de sus asistentes y le dijo que pidiera al servicio una bacinilla, que la llenara de agua del grifo y la trajera a la mesa. Luego dio dinero a otro miembro de la delegacin de Burkina y le encarg que fuera a la calle y a la primera mujer que vendiera comida en la calle le comprara unos muslos de pollo y un poco de arroz. Ningn burkins prob nada de lo que haba en la mesa aquel da. Sankara acababa de dar un discurso diciendo a los lderes del continente que la nica manera de salir del subdesarrollo era consumir africano y era de los que pensaba que haba que empezar por uno mismo. Le ofenda el derroche.

El 15 de octubre de 1987, cinco aos despus de su llegada al poder, fue asesinado por sus propios compaeros de revolucin. La vspera de su muerte nos llam a Dakar, asegura Marie-Anglique. Nosotros sabamos que haba problemas entre ellos, entre los lderes, pero nunca pensamos que se iba a llegar tan lejos. Nos dijo que la situacin se haba deteriorado mucho, que no saba qu iba a pasar, que todas las vas de dilogo se haban agotado. Cuando habl con Landing fue an ms explcito. La gente no me comprende, le dijo. Thomas estaba muy preocupado por los antagonismos en el seno del Ejrcito. Saba que se estaba preparando algo, pero l estaba decidido a llegar hasta el final, aquel da que hablamos l ya se saba un mrtir, estaba completamente aislado. Desde la ptica de sus compaeros, l haba querido ir muy rpido con las reformas, concluye Landing Savan.

El crimen, en el que tambin murieron otras doce personas, fue orquestado por el propio Blaise Compaor, desde entonces y hasta ahora presidente de Burkina Faso, quien rpidamente revoc muchas de las decisiones adoptadas por Sankara e hizo lo posible por borrar su memoria. De hecho, su cuerpo fue desmembrado y enterrado en una tumba annima. Nos revolvimos, sentimos clera, recuerda Landing, nos manifestamos en Dakar. Me llam Mariam, la mujer de Thomas, muy preocupada, tena miedo, pensaba que iban a por ella y a por sus dos hijos tambin. Entonces fui a ver a Blaise, lo conoca porque me lo haba presentado el propio Sankara, y le dije que lo ocurrido era terrible, que ya no tena remedio, pero le ped que al menos dejara marchar a Mariam. El presidente de Gabn tambin medi y finalmente se logr que salieran del pas.

Thomas Sankara, con su radical discurso del cambio, se haba enfrentado a poderosas fuerzas econmicas y polticas que acabaron por matarle. El imperialismo que tanto combati lo llev hasta la tumba. l mismo lo vaticin varias veces. En julio de 1987, durante una reunin de la OUA en Addis Abeba dio un recordado discurso ante los lderes africanos en el que reclam la unidad de todas las naciones del continente para oponerse a pagar la deuda externa que ahogaba y mantena en la pobreza y la dependencia a los ciudadanos.

Si Burkina Faso es el nico pas que rechaza pagar la deuda, yo no estar en la prxima conferencia, dijo. Tres meses despus dej para la historia su famosa frase, aunque los revolucionarios, como los individuos, puedan ser asesinados, nunca se podrn matar sus ideas. Una semana ms tarde ya estaba muerto. Hoy, 25 aos despus, son legin los africanos que no le han olvidado.

(*) Para los interesados en saber ms, se puede consultar esta pgina web obra del ms conocido bigrafo de Sankara, Bruno Jaffr, en la que se actualizan todos los artculos que aparecen sobre ex presidente burkins, inncluidas las campaas de recogida de firmas para que se haga justicia tambin en espaol, y es muy recomendable la novela El caso Sankara, (editorial Almuzara, 2006), obra del escritor grancanario Antonio Lozano.

Fuente: http://blogs.elpais.com/africa-no-es-un-pais/ 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter