Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2012

La crisis de los misiles en Cuba: EE.UU. jug a la ruleta rusa con la guerra nuclear

Noam Chomsky
Rebelin

A menudo se elogia la manera en la que el Presidente Kennedy manej la crisis. En realidad, no repar en los enormes riesgos que sus decisiones podran causar con tal de imponer la hegemona estadounidense. Traducido por Silvia Arana para Rebelin


Hace 50 aos, el mundo estuvo en vilo durante la ltima semana de octubre, desde el momento en que se supo que la Unin Sovitica haba colocado misiles con ojivas nucleares en Cuba, hasta el fin oficial de la crisis -que aunque el pblico lo ignorara, fue solamente "oficial".

La imagen del mundo en vilo se la debemos a Sheldon Stern, quien fuera el historiador de la Biblioteca Presidencial John F. Kennedy y que public la versin autorizada de las grabaciones de audio de las reuniones de EXCOMM (siglas en ingls de Comit Ejecutivo de Seguridad Nacional), en las que Kennedy y sus asesores ms cercanos debatieron cmo responder a la crisis. Las reuniones fueron secretamente grabadas por el presidente, lo que puede haber incidido en que su postura a lo largo de las sesiones sea relativamente moderada, en comparacin con los otros participantes, que ignoraban que estaban hablando para la posteridad. Stern acaba de publicar un estudio accesible y preciso de este importante documento, que fue desclasificado en los 90. En la conclusin dice: "Nunca antes o desde entonces, la supervivencia de la civilizacin humana estuvo en juego durante unas pocas semanas de peligrosas deliberaciones", que culminaron con la semana que tuvo en vilo al mundo.

Haba buenas razones para esta preocupacin mundial. Una guerra nuclear era inminente, una guerra que pudo haber "destruido el hemisferio norte", como alert el Presidente Eisenhower. Kennedy evalu que la probabilidad de guerra podra haber sido tan alta como del 50%. Esta cifra se increment a medida que la confrontacin alcanzaba su pico. En Washington se implement un "plan secreto para una catstrofe con el fin de asegurar la supervivencia del gobierno", descripto por el periodista Michael Dobbs en su recientemente publicado y bien documentado bestseller sobre la crisis, aunque no explica la razn para hacerlo, dadas las caractersticas naturales de una guerra nuclear. Dobbs cita a Dino Brugioni "como un miembro clave del equipo de la CIA que monitoreaba la instalacin de los misiles soviticos", y que no visualizaba otra salida ms que "la guerra y la destruccin total" mientras las agujas del reloj marcaban Un minuto para la medianoche -el ttulo elegido por Dobbs para su libro. El historiador Arthur Schlesinger, hombre cercano a Kennedy, describi los sucesos como "los ms peligrosos momentos en la historia de la humanidad". El Secretario de Defensa Robert McNamara se preguntaba si "viviramos para ver otro sbado por la noche", y despus reconoci que apenas "nos salvamos".

Si se examina ms de cerca lo sucedido, las opiniones anteriormente mencionadas adquieren sombros matices, con reverberaciones en el presente.

"El momento ms peligroso"

Hay varios candidatos para este ttulo. Uno es el 27 de octubre, cuando los destructores de EE.UU. que implementaban la cuarentena y el cerco alrededor de Cuba lanzaron cargas de profundidad sobre los submarinos soviticos. Segn los recuentos de los soviticos, reportados por el Archivo de Seguridad Nacional, los comandantes de los submarinos estaban "tan nerviosos con las explosiones que consideraron disparar torpedos nucleares, cuya capacidad explosiva de 15 kilotones, era similar a la de la bomba que devast Hiroshima en agosto de 1945".

En uno de los casos, la decisin de ensamblar un torpedo nuclear para iniciar la batalla fue vetada en el ltimo minuto por el segundo Capitn del submarino, Vasili Archipov, a quien se le atribuye haber salvado al mundo de un desastre nuclear. Hay pocas dudas sobre cul habra sido la reaccin de EE.UU. si el torpedo hubiera sido disparado o cmo habran respondido los rusos si su pas hubiera estallado en llamas. Kennedy ya haba declarado el mximo alerta nuclear antes del lanzamiento (Defcon 2), que autorizaba "a los aviones de la OTAN con pilotos turcos... [u otros]... a despegar, volar hasta Mosc y lanzar una bomba", segn Graham Allison, analista estratgico en Asuntos Exteriores de la Universidad de Harvard.

Otro candidato para el ttulo es el da previo, el 26 de octubre. Ese da fue escogido como "el momento ms peligroso" por el Mayor Don Clawson, quien piloteaba un avin B-52 de la OTAN y proporcion una descripcin espeluznante de las misiones Domo de Cromo (CD, Chrome Dome) durante la crisis: "los aviones B-52 en estado de alerta con armas nucleares a bordo y listas para ser usadas". "El 26 de octubre fue el da en que la nacin estuvo al borde de la guerra nuclear", escribe Clawson en sus "ancdotas irreverentes de un piloto de la Fuerza Area" publicadas con el ttulo Hay algo que la tripulacin debera saber?. En una oportunidad, Clawson estuvo en la situacin de desencadenar el cataclismo final. Concluye diciendo:

"Tuvimos mucha suerte al no haber hecho estallar el mundo -y no fue gracias al liderazgo poltico o militar de este pas."

Los errores, las confusiones, los riesgos de accidentes y los malentendidos de los dirigentes reportados por Clawson son sorprendentes, pero no tanto como las reglas de comando y control -o la falta de ellas. Clawson cuenta que durante las 15 misiones de 24 horas en la que particip como piloto -el mximo tiempo posible- los comandantes "no posean la habilidad de evitar que un miembro arrogante de la tripulacin ensamblara y disparara un arma termonuclear" ni incluso un anuncio que enviara "un alerta a la totalidad de la flota area sin posibilidades de reversin". Una vez que la tripulacin iniciaba el vuelo, llevando armas nucleares:

"Hubiera sido posible ensamblarlas y lanzarlas sin ninguna intervencin desde tierra. No haba inhibidores en el sistema."

Cerca de un tercio de la fuerza total estaba en el aire, segn el General David Burchinal, director de planes del personal areo en las bases de la Fuerza Area. El Comando Estratgico, quien estaba a cargo, parece haber tenido poco control en la realidad. Y segn el relato de Clawson, la Autoridad del Comando Nacional no reciba suficiente informacin del Comando Estratgico, lo que quiere decir que los que tomaban las decisiones en EXCOMM, en las que se pona en juego el destino de la humanidad, saban incluso menos. El relato oral del General Burchinal no es menos espeluznante, y pone de manifiesto un profundo desprecio por el comando civil. Segn l, la capitulacin de los rusos nunca estuvo en duda. Las operaciones CD estaban diseadas para dejarles en claro a los rusos de que ellos no podran competir en una confrontacin militar, y que si lo hacan, seran rpidamente destruidos.

Examinando los registros de EXCOMM, Stern concluye que el 26 de octubre el Presidente Kennedy se "inclinaba hacia una accin militar para eliminar los misiles en Cuba", seguida de una invasin, segn los planes del Pentgono. Era evidente que el acto podra haber desencadenado la guerra, una conclusin reforzada posteriormente por las revelaciones de que se haban desplegado armas nucleares, y de que las fuerzas rusas eran mucho ms poderosas de lo que admita la inteligencia de EE.UU.

Cuando las reuniones de EXCOMM estaban finalizando a las 6 de la tarde del 26 de octubre, lleg una carta del Primer Ministro Kruschev, dirigida al Presidente Kennedy. Dice Stern que el "mensaje pareca claro":

"Retiraremos los misiles si EE.UU. promete que no invadir Cuba."

El da siguiente, a las diez de la maana, el Presidente volvi a grabar el audio secreto. Ley en voz alta un reporte del servicio de cable que acababa de recibir:

"El Primer Ministro Kruschev le envi un mensaje al Presidente Kennedy diciendo que hoy retirara las armas de Cuba si EE.UU. retira sus misiles de Turqua."

Se trataba de misiles Jpiter con cabezas nucleares. El reporte fue confirmado. Aunque el comit lo recibi como algo inesperado, en realidad lo estaban esperando. "Sabamos que podra llegar desde hace una semana", les inform Kennedy. Se dio cuenta que hubiera sido difcil rechazar el consentimiento pblico. Se trataba de misiles obsoletos, que ya haban sido marcados para ser reemplazados por los submarinos Polaris de mucho mayor fuerza letal y menor vulnerabilidad. Kennedy reconoci que estara en una "posicin insostenible si esa fuera la propuesta [de Kruschev]", porque los misiles en Turqua no servan y seran retirados de cualquier manera, y porque "esto le parecera a cualquier hombre de EE.UU. o a cualquier hombre racional, como un intercambio justo".

Un grave dilema

Los dirigentes se enfrentaron a un grave dilema: haban recibido de Kruschev dos propuestas, de alguna manera diferentes, para terminar con la amenaza de una guerra catastrfica, y ambas seran recibidas por el "hombre racional" como justas. Cmo reaccionar entonces?

Una posibilidad podra haber sido la de suspirar aliviados porque la civilizacin sobrevivira, aceptar con entusiasmo ambas ofertas y anunciar que EE.UU. respetara las leyes internacionales y retirara toda amenaza de invadir Cuba; que retirara los misiles obsoletos de Turqua, procediendo como lo tenan planeado en funcin de perfeccionar la amenaza contra la Unin Sovitica, como parte de un cerco global de Rusia. Pero eso era impensable.

La razn bsica por la que no podra considerarse la postura anterior fue explicada por McGeorge Bundy, asesor de Seguridad Nacional, ex Decano de Harvard, reconocido como la estrella ms brillante del firmamento de Camelot. El mundo debe comprender que "la amenaza actual contra la paz no est en Turqua, sino en Cuba", donde los misiles nos apuntan a nosotros. La fuerza blica estadounidense, muy superior a cualquier otra y apuntando a su enemigo sovitico, ms dbil y vulnerable, no puede ser considerada de ninguna manera como una amenaza contra la paz porque nosotros somos buenos, como pueden dar testimonio mucha gente del hemisferio occidental y de ms all -entre ellos, las vctimas de la guerra antiterrorista llevada a cabo por EE.UU. contra Cuba, o aquellos afectados por la "campaa de odio" en el mundo rabe, que tanto desconcert a Eisenhower (no as al Consejo de Seguridad Nacional que lo explicaba claramente).

Y, por supuesto, la idea de que EE.UU. deba ser restringido por el derecho internacional era demasiado ridcula para ser considerada. Como lo explic recientemente el respetado comentarista liberal Matthew Yglesias: "una de las muchas funciones del orden institucional internacional es precisamente el de legitimar el uso de la fuerza militar letal por los poderes occidentales" -es decir, estadounidense- entonces es "sorprendentemente ingenuo", y ms que ingenuo, "tonto", sugerir que EE.UU. debe respetar el derecho internacional o cualquier otra condicin impuesta por lo que carecen de poder: una declaracin franca de presupuestos operacionales, dada por sobreentendida por el equipo de EXCOMM.

En una conversacin subsiguiente, el presidente remarc que "estaramos en una posicin desventajosa" si eligiramos desencadenar la conflagracin internacional al rechazar propuestas que los sobrevivientes consideren razonables, si a alguien le importara esto. Esta postura "pragmtica" representaba el nivel mximo en cuanto a consideraciones morales. En un anlisis de documentos recientemente hecho pblicos sobre la era del terror de Kennedy, Jorge Domnguez, un experto en Amrica Latina de la Universidad de Harvard hizo notar lo siguiente:

"En solo una ocasin, en casi mil pginas de documentos, un funcionario de EE.UU. hizo una observacin que se aproxime a una dbil objecin moral con respecto al terrorismo patrocinado por el gobierno de EE.UU."

Un miembro del Consejo de Seguridad Nacional sugiri que incursiones areas que son "azarosas y matan inocentes... pueden ocasionar reportes de prensa desfavorables en algunos pases amigos". Las mismas actitudes predominaron a travs de los debates durante la crisis de los misiles, como cuando Robert Kennedy alert que una invasin de gran escala en Cuba podra "matar a una gran cantidad de gente, y que vamos a tener que responder a una gran reaccin en contra por ello". Y esto prevalece hasta el presente con solo raras excepciones, como lo prueban los documentos.

Sin el conocimiento pblico...

Podramos haber estado "incluso en una peor situacin" si el mundo hubiera sabido ms sobre las acciones de EE.UU. en esa poca. Solo recientemente supimos que, seis meses antes de la crisis, EE.UU. haba desplegado secretamente misiles en Okinawa, casi idnticos a los que Rusia envi posteriormente a Cuba. Los misiles seguramente apuntaban a China, en un momento en el que se haban incrementado las tensiones en la regin. Okinawa sigue siendo una de las principales bases militares ofensivas de EE.UU. a pesar del desacuerdo de sus habitantes, que en este momento miran con preocupacin las maniobras de los helicpteros V-22 Osprey, propensos a accidentes, en la base militar Fukenma, ubicada en el corazn de un rea urbana densamente poblada.

En las deliberaciones posteriores, EE.UU. se comprometi a retirar los misiles obsoletos de Turqua, pero no lo declar ni por escrito ni pblicamente: era importante que quedara la idea de que Kruschev haba capitulado. Se dio una razn interesante, y fue aceptada como razonable por acadmicos y comentaristas. En palabras de Dobbs:

"Si hubiera parecido que EE.UU. estaba desmantelando sus bases unilateralmente, bajo presin de la Unin Sovitica, la alianza (OTAN) podra haberse resquebrajado."

O, para decirlo de otra manera, con un poco ms de apego a la verdad, si EE.UU. reemplazaba misiles inservibles con armas mucho ms letales, como lo tena planeado, en un intercambio con Rusia que cualquier "hombre racional" hubiera considerado justo, esto habra causado el resquebrajamiento de la OTAN. Lo que queda claro es que, cuando Rusia retir el nico obstculo que protega a Cuba de un ataque de EE.UU. en medio de la amenaza de un invasin directa y se retir de la escena, los cubanos se enfurecieron -como puede comprenderse. Pero esta es una comparacin inaceptable por razones de doble estndar: nosotros somos seres humanos que importan mientras que ellos son "no-gentes", usando la frase de Orwell.

Kennedy tambin hizo una promesa informal de no invadir Cuba pero con condiciones: no solamente el retiro de los misiles sino tambin la terminacin o, al menos, una drstica disminucin de la presencia militar rusa. (A diferencia de Turqua, en la frontera con Rusia, donde ninguna medida de este tipo sera considerada.) Cuando Cuba deje de ser un "campo armado", entonces "probablemente no invadiremos", fueron las palabras del presidente. Agreg tambin que si Cuba esperaba librarse de una amenaza de invasin de EE.UU., debera terminar su "subversin poltica" (la frase pertenece a Stern) en Amrica Latina.

La subversin poltica ha sido un tema reiterado constantemente durante aos. Fue invocado, por ejemplo, cuando Eisenhower derroc al gobierno democrtico de Guatemala y hundi al torturado pas en el abismo en el que an se encuentra. Y el tema sigui vigente durante las guerras terroristas de Reagan en Amrica Central en los ochenta. La "subversin poltica" consisti en apoyar a los que se resisten a los ataques asesinos de EE.UU. y sus regmenes-clientes, y a veces -horror de lo horrores- hasta incluso proveen armas a las vctimas.

El problema con Castro

En el caso de Cuba, el consejo de planeamiento poltico del Departamento de Estado explic:

"El peligro principal que confrontamos con Castro es... el impacto que tiene la mera existencia de su rgimen sobre el movimiento izquierdista en muchos pases de Amrica Latina... El simple hecho es que Castro representa un desafo exitoso a EE.UU., una negacin de nuestra poltica para todo el hemisferio de casi un siglo y medio."

La doctrina Monroe anunciaba la intencin de EE.UU., entonces inaplicable, de dominacin del hemisferio occidental. Un ejemplo de gran trascendencia contempornea fue revelado por un importante estudio recientemente realizado por el acadmico iran Ervand Abrahamian sobre el golpe de estado de EE.UU. y Gran Bretaa contra el rgimen democrtico de Irn en 1953. Mediante un anlisis minucioso de los documentos internos, demuestra de manera convincente que la historia oficial no tiene respaldo. Las causas principales del golpe no estuvieron relacionadas con la Guerra Fra, ni con la irracionalidad iran que despreciaba las "intenciones benignas" de Washington, ni siquiera con el acceso al petrleo y otras ganancias sino ms bien con la demanda de "controles generales" con amplias implicaciones de hegemona global, que haban sido amenazadas por el nacionalismo independiente. Esta es la razn que descubrimos una y otra vez al investigar casos particulares.

En Cuba, tambin, y esto no nos sorprende -aunque el fanatismo ameritara ser analizado en este caso. La poltica de EE.UU. hacia Cuba ha sido criticada duramente a travs de toda Amrica Latina, y ciertamente tambin en la mayor parte del mundo pero "un respeto bsico por las opiniones de la humanidad" se acepta como una retrica vaca entonada sin conviccin el 4 de julio. Desde que se han realizado encuestas sobre el tema, una mayora considerable de la poblacin de EE.UU. ha apoyado la normalizacin de las relaciones con Cuba pero eso, tambin es insignificante. La falta de consideracin de la opinin pblica es, por supuesto, normal. Lo que es interesante en este caso es que se ignora la opinin de poderosos sectores econmicos que tambin apoyan la normalizacin de las relaciones, y que frecuentemente tienen una gran influencia en las decisiones polticas: energa, agroindustria, sector farmacutico y otros. Esto sugiere que hay un poderoso inters estatal involucrado en castigar a los cubanos, al igual que factores culturales puestos en evidencia por la histeria de los intelectuales de Camelot.

El fin... solo oficialmente

La crisis de los misiles finaliz oficialmente el 28 de octubre. La resolucin de la crisis no fue oscura. Esa noche, en un programa especial de la CBS, Charles Collingwood report que el mundo haba salido "de la ms terrible amenaza de holocausto nuclear desde la Segunda Guerra Mundial.. con una humillante derrota de la poltica de la Unin Sovitica". Dobbs comenta que los rusos trataron de interpretar la salida a la crisis como "otro triunfo de la poltica exterior por la paz de Mosc contra los imperialistas promotores de la guerra", como "los dirigentes soviticos extremadamente sabios y razonables salvaron el mundo de la amenaza de la destruccin nuclear". Extrapolando los hechos bsicos de las tendencias al ridculo, el acuerdo de Kruschev "haba salvado al mundo de la amenaza de destruccin nuclear".

Sin embargo, la crisis no haba terminado. El 8 de noviembre, el Pentgono anunci que todas las bases de misiles soviticos haban sido desmanteladas. El mismo da, reporta Stern, "un equipo de sabotaje realiz un ataque en una fbrica cubana", aunque la campaa terrorista de Kennedy, conocida como Operacin Mangosta, haba sido formalmente reducida en el pico de la crisis. El ataque terrorista del 8 de noviembre respalda la observacin de Bundy de que la amenaza para la paz estaba en Cuba, no en Turqua -donde los rusos no continuaron un asalto letal. Esta no era, sin embargo, la conclusin de Bundy, ni siquiera podra haberlo entendido as.

El respetado acadmico Raymond Garthoff, quien tuvo mucha experiencia dentro del gobierno, agrega ms informacin en su detallado relato de 1987 sobre la crisis de los misiles. Escribe: "El 8 de noviembre un equipo enviado desde EE.UU. para ejecutar una accin encubierta de sabotaje hizo explotar las instalaciones de una fbrica cubana", matando 400 trabajadores, segn una carta enviada por el gobierno de Cuba al Secretario General de las N.U. Garthoff comenta que los "soviticos solo podan analizar [el ataque] como una marcha atrs en lo que era para ellos, la cuestin clave que estaba pendiente: las garantas de EE.UU. de que no atacara Cuba", particularmente porque el ataque terrorista haba sido lanzado desde EE.UU. Esta y otras "acciones a travs de terceros" revela una vez ms, que el riesgo y el peligro para ambas partes podran haber sido extremos, y que la catstrofe no haba sido descartada". Garthoff tambin examina las operaciones destructivas de la campaa terrorista de Kennedy, las que ciertamente seran consideradas ms que justificativos para la guerra, si EE.UU. o sus aliados o sus clientes fueran las vctimas, y no los autores.

Por la misma fuente, ms adelante sabemos que el 23 de agosto de 1962 el presidente emiti el Memorando de Seguridad Nacional No 181, "una directiva para organizar una revuelta interna, a continuacin de la cual se producira una invasin militar de EE.UU.", que involucrara "importantes planes, maniobras y movimiento de tropas y equipo militar de EE.UU." que seguramente eran conocidos por Cuba y Rusia. Tambin en agosto, se intensificaron los ataques terroristas entre ellos el ataque desde una lancha a un hotel cubano de la costa "donde se saba que se congregaban tcnicos militares soviticos, matando a rusos y cubanos"; ataques a barcos de carga britnicos y cubanos; contaminacin de cargamentos de azcar; y otras atrocidades y sabotajes, ejecutados principalmente por organizaciones de exiliados cubanos que operaban libremente en La Florida. Poco despus vino "el momento ms peligroso en la historia de la humanidad", y no fue casualidad.

Jugando con fuego

Kennedy renov oficialmente las operaciones terroristas despus del fin de la crisis de los misiles. Diez das antes de su asesinato, aprob un plan de la CIA de "operaciones de destruccin" a ser ejecutado por terceros, "contra una gran refinera petrolera e instalaciones de almacenamiento, una planta de energa elctrica, fbricas de azcar, puentes ferroviarios, instalaciones de una baha y demolicin submarina de muelles y barcos". Un plan de asesinato de Fidel Castro fue supuestamente iniciado el mismo da del asesinato de Kennedy. La campaa terrorista fue suspendida en 1965, pero "una de las primeras medidas tomadas por Nixon en 1969 fue instruir a la CIA para que intensificara las operaciones encubiertas contra Cuba", reporta Garthoff.

En el ltimo nmero de la revista Political Science Quarterly, Montague Kern sostiene que la crisis de los misiles es una de esas "crisis de gran calibre... en la que un enemigo ideolgico (la Unin Sovitica) es percibido universalmente como el atacante, conduciendo a un movimiento de todos detrs de la bandera que expandi en gran medida el respaldo al presidente, incrementando sus opciones polticas". Kern tiene razn al decir "percibido universalmente" de esa manera, dejando de lado a los que han escapado un poco de las cadenas ideolgicas como para prestar alguna atencin a los hechos. Kern, de hecho es uno de ellos. Otro es Sheldon Stern, quien reconoce lo que desde hace tiempo fue conocido por las personas con desviaciones. Comenta lo siguiente:

"La explicacin original de Kruschev sobre el envo de misiles a Cuba fue fundamentalmente cierta: el lder sovitico nunca se propuso usar esas armas como una amenaza para la seguridad de EE.UU., sino como una defensa para proteger a Cuba, un pas aliado, de ataques de EE.UU. y en un esfuerzo desesperado de darle a la URSS la apariencia de igualdad en el equilibrio de poder nuclear."

Dobbs tambin reconoce que:

"Castro y los patrones soviticos tenan razones reales para temer intentos de EE.UU. de un cambio de rgimen, incluyendo, como ltimo recurso, la invasin de Cuba... [Kruschev] tambin era sincero en su deseo de defender la revolucin cubana de su poderoso vecino del norte."

Los ataques de EE.UU. son frecuentemente subestimados por los comentaristas estadounidenses como bromas tontas, dicen que los matones de la CIA se les fueron de las manos al gobierno. Nada ms alejado de la realidad. Los "mejores y los ms brillantes" reaccionaron ante la derrota de Baha de Cochinos (Playa Girn, en Cuba) casi histricos, incluyendo al presidente, quien solemnemente le inform al pas que:

"Las sociedades complacientes, indulgentes consigo mismas, blandas estn a punto de ser barridas con los escombros de la historia. Solo las fuertes... tienen posibilidad de sobrevivir."

Y solo podrn sobrevivir, pensaba evidentemente, usando el terror masivo -aunque este agregado era secreto, y es todava ignorado por los leales que perciben que su enemigo ideolgico fue quien atac -la percepcin casi universal, como lo dijo Stern. El historiador Piero Gleijeses observa que despus de la derrota de Baha de Cochinos, JFK lanz un embargo asfixiante para castigar a los cubanos por haber derrotado una invasin respaldada por EE.UU., y "le pidi a su hermano, el Fiscal General, que dirigiera el grupo de alto nivel de agencias estatales que supervisara la Operacin Mangosta, un programa de operaciones paramilitares, guerra econmica y sabotaje, implementado por el propio Kennedy a fines de 1961 para infligirle los 'terrores de la tierra' a Fidel Castro y, en trminos ms prosaicos, para derrocarlo".

La frase "terrores de la tierra" fue acuada por Arthur Schlesinger en su biografa prcticamente oficial de Robert Kennedy, que estuvo a cargo de la guerra terrorista, y que le inform a la CIA que el problema cubano es "de la ms alta prioridad para el gobierno de EE.UU. -todo lo dems es secundario- no se debe ahorrar tiempo, esfuerzo ni efectivos" para derrocar al rgimen castrista. La Operacin Mangosta fue dirigida por Edward Lansdale, quien posea una vasta experiencia en "contrainsurgencia" -el trmino usado para las acciones terroristas realizadas por EE.UU. Elabor un cronograma que conducira a la "revuelta y el derrocamiento del rgimen comunista" en octubre de 1962.

La "definicin final" del programa reconoca que "el xito definitivo solo se lograr con una intervencin militar decisiva de EE.UU." despus de que el terrorismo y la subversin hayan preparado el terreno. Estaba implcito que la intervencin militar de EE.UU. ocurrira en octubre de 1962, cuando explot la crisis de los misiles. Los sucesos que acabamos de analizar explican porque Cuba y Rusia tenan buenas razones para tomar en serio las amenazas.

Aos ms tarde, Robert McNamara reconoci que Cuba tena justificaciones para temer un ataque. "Si hubiera estado en el lugar de un cubano o un ruso, yo tambin habra sentido temor", dijo en el 40 aniversario de la crisis de los misiles. En cuanto al "esfuerzo desesperado de la URSS por una apariencia de igualdad" mencionado por Stern, nos recuerda que la estrecha victoria electoral de Kennedy en 1960 dependa de la fabricacin de una "brecha en los misiles" armada para aterrorizar al pas y para condenar como dbil en asuntos de seguridad nacional al gobierno de Eisenhower. Haba ciertamente una "brecha en los misiles", pero era claramente a favor de EE.UU. Segn sostiene el analista estratgico Desmond Ball en su estudio del programa de misiles de Kennedy, la primera "declaracin pblica inequvoca" sobre los verdaderos hechos fue la de octubre de 1961, cuando el Secretario de Defensa Roswell Gilpatric inform al Consejo de Negocios que "EE.UU. tendra un mayor sistema de respuesta nuclear despus de un ataque sorpresivo que la fuerza nuclear que podra emplear la Unin Sovitica en su primer ataque".

Los rusos eran, por supuesto, muy concientes de su debilidad y vulnerabilidad relativas. Tambin eran concientes de la reaccin de Kennedy cuando Kruschev le ofreci reducir drsticamente la capacidad de ofensiva militar y procedi a hacerlo unilateralmente ante la falta de respuesta de Kennedy: Kennedy emprendi un enorme programa armamentista.

En retrospectiva

Las dos cuestiones ms cruciales sobre la crisis de los misiles estn relacionadas con cmo comenz y cmo termin. Comenz con el ataque terrorista de Kennedy contra Cuba, con la amenaza de invasin en octubre de 1962. Termin con el rechazo presidencial de la propuesta rusa que le hubiera parecido justa a cualquier persona racional pero que era impensable porque desgastara el principio fundamental de que EE.UU. tiene el derecho unilateral de desplegar misiles nucleares en cualquier parte, apuntando a China o a Rusia o a cualquier otro pas, en sus fronteras; y el principio asociado de que Cuba no tiene derecho a tener misiles para su defensa contra lo que pareca ser una inminente invasin de EE.UU. Para establecer estos principios con firmeza, era totalmente apropiado enfrentar el alto riesgo de una guerra con un poder de destruccin inimaginable, y rechazar maneras simples y justas, segn lo admitieron ellos mismos, de terminar con la amenaza.

Garthoff sostiene que "en EE.UU. hubo un grado de aprobacin casi unnime a la manera en que Kennedy manej la crisis". Dobbs dice que "el tono de constante optimismo fue marcado por el historiador de la corte, Arthur Schlesinger Jr., quien escribi que Kennedy haba 'deslumbrado al mundo' mediante una 'combinacin de dureza y moderacin, de fuerza de voluntad, nervios y sabidura, tan brillantemente controlado, tan incomparablemente calibrado'. En un tono ms sobrio, Stern est parcialmente de acuerdo, notando que Kennedy repetidamente rechaz el consejo militante de sus asesores y asociados que pedan la intervencin militar y dejaban de lado las opciones pacficas.

Los sucesos de octubre de 1962 son ampliamente considerados como los momentos ms destacados de Kennedy. Graham Allison se une a muchos otros en presentarlos como una "gua sobre cmo desactivar conflictos, manejar relaciones de alto nivel de poder, y tomar decisiones correctas sobre temas de poltica exterior en general". En un sentido muy estrecho, estas evaluaciones parecen razonables. Las grabaciones de audio de las reuniones de EXCOMM revelan que el presidente se diferenci del resto, a veces de casi todos los dems, al rechazar el uso prematuro de la violencia.

Sin embargo, persiste un interrogante ms de fondo: Cmo se puede evaluar la moderacin relativa de Kennedy en el manejo de la crisis dentro del contexto ms amplio que acabamos de analizar? Pero este tema no puede ser analizado en una cultura moral e intelectual muy disciplinada, que acepta sin cuestionamientos el principio bsico de que EE.UU. es efectivamente el dueo del mundo por derecho, y que es, por definicin, una fuerza del bien a pesar de los errores y malentendidos ocasionales. Por lo tanto, es lisa y llanamente apropiado que EE.UU. despliegue una fuerza masiva de ataque sobre todo el mundo, mientras que es una ofensa cuando los otros (excepto los aliados y los clientes) hacen hasta el mnimo gesto en esa direccin, y hasta cuando piensan en disuadir al benigno poder hegemnico global de usar la violencia.

Esa doctrina es el principal cargo oficial contra Irn hoy en da. Irn podra ser una fuerza disuasiva contra un ataque de EE.UU. e Israel. Este tpico tambin form parte de las consideraciones durante la crisis de los misiles. En las conversaciones internas, los hermanos Kennedy expresaron sus temores de que los misiles en Cuba pudieran ser una fuerza disuasiva de una invasin de Venezuela, que entonces estaba bajo consideracin. Por ello, "Baha de Cochinos haba sido una decisin correcta", concluy JFK.

Los principios siguen vigentes y representan un riesgo constante para una guerra nuclear. No han escaseado los graves peligros desde la crisis de los misiles. Diez aos despus, durante la guerra rabe-israelita de 1973, Henry Kissinger declar un alerta nuclear de alto grado (Defcon 3) para advertirles a los rusos de que se mantengan al margen mientras que l autoriz secretamente a Israel a violar el cese al fuego impuesto por EE.UU. y Rusia. Cuando Reagan asumi el gobierno, pocos aos despus, EE.UU. lanz operaciones para poner a prueba las defensas rusas y simul ataques areos y navales, mientras emplazaba misiles Pershing en Alemania, a cinco minutos de tiempo de vuelo de los objetivos de ataque rusos, proveyendo lo que la CIA llam un "poder de ataque sper sorpresivo".

Obviamente, esto caus una gran alarma en Rusia, pas que a diferencia de EE.UU. sufri repetidas invasiones y fue prcticamente destruido. Esto condujo a una gran amenaza de guerra en 1983. Hubo cientos de casos en los que la intervencin de una persona abort un ataque minutos antes de que ocurriera, despus de que los sistemas automticos dieran falsas alarmas. No tenemos acceso a los registros rusos pero no hay dudas de que sus sistemas son ms propensos a un accidente.

Mientras tanto, India y Pakistn se han aproximado a una guerra nuclear varias veces, y las fuentes del conflicto siguen vigentes. Ambos se han negado a firmar un tratado de no proliferacin, al igual que Israel, y han recibido apoyo de EE.UU. para el desarrollo de sus programas de armas nucleares -hasta hoy, en el caso de India, un actual aliado de EE.UU. Las amenazas blicas en el Medio Oriente, que podran volverse reales en cualquier momento, una vez ms incrementan el peligro de una catstrofe.

En 1962 se logr evitar la guerra por la determinacin de Kruschev para aceptar las demandas hegemnicas de Kennedy. Pero no podemos contar que un criterio similar estar siempre presente. Es casi un milagro que no se haya producido hasta ahora la guerra nuclear. Existen ms razones que nunca para escuchar la advertencia formulada hace unos 60 aos por Bertrand Russell y Albert Einstein: el dilema es "crudo, horrible e ineludible":

"Se va a poner fin a la raza humana; o la humanidad deber renunciar a la guerra?"



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter