Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-10-2012

El hombre del fusil uzi

Uri Avnery
Gush Shalom

Traduccin Enrique Prudencio


Haba un joven israel al que capturaron unos canbales. Estos le metieron en la caldera llena de agua y empezaron a encender el fuego. En ese momento expres su ltimo deseo: por favor no me hundan los odos!.

Cuando el jefe canbal le oblig a hundirlos, el israel dio un salto, levant el uzi y encaon a sus captores.

Si tenas el uzi desde el principio, por qu no lo has usado antes?, le preguntaron sus captores.

Porque no puedo hacer eso a menos que est muy furioso, replic.

La actuacin de Barack Obama en los debates me recuerda este chiste. En la primera confrontacin estaba aptico y exnime. Slo quera que terminase aquella pavada.

Durante el segundo debate era un hombre diferente. Enrgico, agresivo, decidido. En una palabra: furioso.

Cuando comenz el enfrentamiento eran las tres de la madrugada en Israel. Lo poda haber grabado para verlo despus. Pero no tuve paciencia. La curiosidad sac lo mejor de m mismo.

Por supuesto que todo el debate fue una majadera. No existe correlacin en absoluto entre el talento para debatir y la habilidad para gobernar una nacin. Se puede ser un gran polemista e incapaz de desarrollar una poltica racional. Israel solo tiene que fijarse en Benjamn Netanyahu. Se puede ser un poderoso dirigente y hacer el mayor ridculo al expresarse. Como Yitzhak Rabin, por ejemplo.

Sin embargo, los norteamericanos insisten en que lo que muestran los candidatos en los debates es una de las condiciones para ser elegidos. Podramos recordar los combates de la antigedad, cuando cada bando elega a un campen y cada uno de los combatientes trataba de matar al otro, en lugar de hacer una matanza en masa. David y Goliat saltan a nuestra mente. Es realmente mucho ms humano.

La retrica no va dirigida a la masa de votantes. Como hemos dicho, est dirigida a los indecisos, una clase especial de personas. El ttulo se supone que confiere algn tipo de distincin. A m me parece que tiene ms sentido como una expresin de desprecio. Si a tres semanas de las elecciones uno no ha tomado todava una decisin, acaso es algo de lo que se pueda presumir?

A estas alturas del partido, los dos candidatos han de ser muy cuidadosos para no contrariar a nadie. Lo que significa, claro est, que no se pueden permitir el lujo de presentar ninguna opinin definitiva, de corte claro, sobre ninguna cuestin, excepto sobre lo buenas que son las madres y la tarta de manzana, o si se trata de Israel, del sionismo y el pescado gefilte**.

Hay que tener cuidado con cualquier idea nueva. Dios no lo permita. Las nuevas ideas crean enemigos. Pueden causar buena impresin a algunos votantes, pero lo ms probable es que ahuyenten a muchos ms. El truco consiste en expresar generalidades en trminos muy enrgicos.

La tenencia de armas, por ejemplo. Las armas matan. En la ms estricta confianza yo podra revelarte que las armas se fabrican solo para este fin. Puesto que no es muy probable que te secuestren los canbales, para qu, por el amor de Dios, vas a tener un uzi en el aparador? para mantener a raya a la injusticia?

Incluso Obama esquiv el tema. No se atrevi a salir con una decisin incondicional para poner fin a este fastidio de una vez por todas. Uno no quiere buscarse los con el lobby de las armas. Casi lo mismo que pasa con el lobby proisrael. Mit Romney cit su experiencia al haber reunido a los partidarios y detractores de las armas para llegar a un compromiso del tipo: en vez de 10 nios con rifles de asalto pegando tiros a sus compaeros del colegio, slo cinco cada ao.

Debo admitir que no comprend muy bien la agria disputa sobre el incidente de Bengasi. Quizs se necesite una mente anglosajona para pillarlo. Mi primitiva cabeza israel es incapaz de ello.

Fue un simple ataque terrorista o los terroristas protestaban por falta de cobertura? Por qu demonios ha de resultar eso importante? Por qu ha de molestarse el presidente en falsificar la imagen para que parezca una cosa u otra? Los israeles saben por su larga experiencia que despus de un intento fallido de rescate los servicios de seguridad siempre mienten. Est en su naturaleza. Ningn presidente puede cambiarlo.

La idea de que un pas puede proteger sus cientos de embajadas y consulados en todo el mundo contra todos los tipos posibles de ataques resulta pueril. Especialmente si recortas el presupuesto de seguridad.

Aparte de estas cuestiones particulares, los dos presidentes hablaron de generalidades. Cava, nio, cava! Pero no te olvides del sol y del viento! Los jvenes tienen que poder ir al colegio. Y conseguir despus un trabajo bien remunerado. A los tortuosos chinos hay que ensearles quin es el jefe. El desempleo es malo y hay que abolirlo. Hay que salvar a la clase media. Parece ser que la clase media (tanto en EE.UU. como en Israel) abarca a la totalidad de la poblacin. Uno podra preguntarse de qu son ellos el medio. Nunca se oye nada de alguien que est ms arriba o ms abajo en la escala.

En resumen, ambos candidatos hicieron un mundo de las enormes diferencias que existen entre ellos, pero parecan sospechosamente iguales.

Excepto por el color de su piel, por supuesto. Pero nos atrevemos a mencionar eso? Si queremos ser polticamente correctos, no. El factor ms evidente de la campaa es tambin el secreto mejor guardado.

No puedo probarlo, pero mi impresin es que la raza juega un papel mucho ms importante en estas elecciones de lo que nadie se atreve a admitir.

En los debates presidenciales uno no puede evadir el hecho de que un candidato es blanco y el otro negro. Uno es WASP (son protestantes los Mormones?), el otro es medio negro. La diferencia es mucho ms patente en el caso de las esposas. No se puede ser ms blanca que Ann o ms negra que Michelle.

Que no se mencione esta realidad no har que desaparezca. Ellas estn ah. Ellas seguro que desempean un papel en las mentes de mucha gente, incluso inconscientemente.

Uno no puede menos de maravillarse en primer lugar de que Barack Hussein Obama fuese elegido presidente. Esto muestra a los norteamericanos de la mejor manera posible. Pero se producir esta vez un retroceso? No lo s.

Desde el mismo comienzo tuve la sensacin de que Obama ganara el debate. Y lo gan.

En un artculo anterior mencion que tena muchas dudas sobre Obama. Un airado lector me pregunt cules eran. Bueno, Obama ha estado aceptando la agenda belicista de Netanyahu. Despus de algunos dbiles intentos de conseguir que Netanyahu suspendiera la construccin de asentamientos, Obama se qued mudo. Obama debe cargar con su parte de culpa por haber malgastado cuatro aos preciosos, durante los que se ha causado un dao lamentable y quizs irreversible al proceso de paz palestino-israel. Los asentamientos se han extendido a un ritmo frentico, la ocupacin ha herido races an ms profundas, la solucin de los dos Estados la nica que existe se ha minado gravemente. La Primavera rabe, que con toda facilidad podra haber sido un nuevo comienzo para la paz en Oriente Medio, se ha desaprovechado. La iniciativa de paz rabe, que ha estado sobre la mesa durante aos, sigue todava sobre la mesa como una flor marchita.

La inactividad norteamericana acerca de este problema ha profundizado la desesperacin de las fuerzas de paz israeles al borde de nuestras propias elecciones, eliminando totalmente la idea de paz en el discurso pblico.

Por otra parte, Obama ha impedido que Netanyahu iniciara una guerra catastrfica. Puede haber salvado la vida de cientos o miles de seres humanos, israeles e iranes, e incluso al final tambin norteamericanos. Solo por eso debemos estarle profundamente agradecidos.

Espero que Obama gane las elecciones, o ms bien que no las gane el otro. Como decimos en hebreo recurriendo al Libro de Esther: No por el amor de Modejai, sino por el odio de Haman.

(Me siento otra vez tentado a citar el antiguo chiste judo sobre el rico mezquino el da de su entierro. Nadie quera hacer los elogios requeridos con ocasin de su muerte. Al final alguien se puso de pie y dijo: Todos sabemos que era un espritu ruin, depravado y avaricioso, pero comparado con su hijo era un verdadero ngel).

Por supuesto que esto es una exageracin caricaturesca. Yo tengo realmente mucha simpata por Obama. Creo que es bsicamente una persona decente y bienintencionada. Espero que sea reelegido y no solo porque la candidatura contraria resulte tan inquietante.

Si Obama sale elegido, cmo ser su segundo mandato en lo que nos concierne?

Siempre nos queda la secreta esperanza de que un presidente en su segundo mandato tenga una actitud menos servil hacia el lobby pro-israel, que realmente resulta un lobby anti-israel, pues nos dirige al desastre nacional.

Despus de ser reelegido, en el segundo mandato presidencial estar ms liberado de su temor al lobby, de sus votantes y del dinero de estos. No totalmente, por supuesto. Todava tendr que estar preocupado por las elecciones al Congreso de mitad de mandato y sobre del futuro de su partido en las siguientes elecciones presidenciales.

A pesar de todo, tendr mucha ms libertad de accin. Podr hacer mucho ms por la paz y cambiar el rostro de Oriente Medio.

Como dicen nuestros primos hermanos rabes, inshallah, si Dios quiere.

----

* El uzi es un subfusil de fabricacin israel. (N. del t.)

** Plato tpico de la gastronoma asquenazi. (N. del t.)

 

Fuente original: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1350654592/

r BMB



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter