Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2012

No se necesitaban armas atmicas para terminar la guerra o salvar vidas
La verdadera razn por la cual EE.UU. utiliz armas nucleares contra Japn

Washington's Blog
Information Clearing House

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Como a todos los estadounidenses, me ensearon que EE.UU. lanz bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki para terminar la Segunda Guerra Mundial y salvar vidas estadounidenses y japonesas.

Sin embargo, la mayora de los altos oficiales militares estadounidenses de la poca dijeron otra cosa.

El grupo de Estudio de Bombardeo Estratgico de EE.UU., asignado por el presidente Truman para estudiar los ataques areos contra Japn, produjo un informe en julio que concluy (52-56):

Sobre la base de una detallada investigacin de todos los hechos y con el apoyo del testimonio de los dirigentes japoneses involucrados, el Estudio opina que Japn se habra rendido ciertamente antes del 31 de diciembre de 1945 y con toda probabilidad antes del 1 de noviembre de 1945 incluso si las bombas atmicas no se hubieran lanzado, incluso si Rusia no hubiera entrado a la guerra, e incluso si no se hubiera planificado o contemplado ninguna invasin.

El general (y despus presidente) Dwight Eisenhower -entonces comandante supremo de todas las Fuerzas Aliadas, y el oficial que cre la mayor parte de los planes militares de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial para Europa y Japn dijo:

Los japoneses estaban dispuestos a rendirse y no era necesario atacarlos con esa cosa horrible.

Newsweek , 11/11/63, Ike on Ike

Eisenhower tambin seal (pg. 380)

En [julio de] 1945 el secretario de Guerra Stimson, en visita a mi oficina central en Alemania, me inform de que nuestro gobierno se preparaba para lanzar una bomba atmica sobre Japn. Yo era uno de los que pensaban que haba una serie de razones convincentes para cuestionar la inteligencia de un acto semejante el secretario, despus de darme la noticia del exitoso ensayo de la bomba en Nuevo Mxico, y del plan de utilizarla, me pidi mi reaccin, esperando al parecer una enrgica aprobacin.

Durante su relato de los hechos relevantes, haba sido consciente de un sentimiento de depresin y por lo tanto le expres mis graves aprensiones, primero sobre la base de mi creencia en que Japn ya estaba derrotado y que el lanzamiento de la bomba era totalmente innecesario, y en segundo lugar porque pensaba que nuestro pas deba evitar horrorizar a la opinin mundial debido al uso de un arma cuyo empleo, pensaba, ya no era indispensable como medida para salvar vidas estadounidenses. Pensaba que Japn estaba, en ese mismo momento, buscando alguna forma de rendirse con la menor prdida de prestigio. El secretario se mostr profundamente perturbado por mi actitud

El almirante William Leahy el miembro de ms alta graduacin de las fuerzas armadas de EE.UU. desde1942 hasta su retiro en 1949, quien fue el primer jefe de facto del Estado Mayor Conjunto y que estaba al centro de todas las principales decisiones militares de EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial escribi (pg. 441):

En mi opinin el uso de esa cruel arma en Hiroshima y Nagasaki no fue una ayuda material en nuestra guerra contra Japn. Los japoneses ya estaban derrotados y se disponan a rendirse debido al efectivo bloqueo martimo y los exitosos bombardeos con armas convencionales.

Las posibilidades letales de la guerra atmica en el futuro son aterradoras. Mi propio sentimiento era que al ser los primeros en utilizarla, habamos adoptado un estndar tico comn a los brbaros de la Alta Edad Media. No me ensearon a hacer la guerra de esa manera, las guerras no se pueden ganar destruyendo a mujeres y nios.

El general Douglas MacArthur estuvo de acuerdo (pg. 65, 70-71):

Los puntos de vista de MacArthur respecto a la decisin de lanzar la bomba atmica sobre Hiroshima y Nagasaki fueron totalmente diferentes de lo que supuso el pblico en general Cuando pregunt al general MacArthur sobre la decisin de lanzar la bomba, me sorprendi escuchar que ni siquiera le haban consultado. Cul habra sido su consejo?, le pregunt. Respondi que no vea ninguna justificacin militar para lanzar la bomba. La guerra podra haber terminado semanas antes, dijo, si EE.UU. hubiera aceptado, como en todo caso lo hizo posteriormente, que se conservara la institucin del emperador.

Adems (pg. 512):

La declaracin de Potsdam, en julio, exigi que Japn se rindiera incondicionalmente o se enfrentara a una rpida y total destruccin. MacArthur se escandaliz. Saba que los japoneses jams renunciaran a su emperador y que sin l, en cualquier caso, sera imposible una transicin ordenada a la paz, porque su pueblo no se sometera jams a la ocupacin aliada a menos que el emperador lo ordenara. Irnicamente, cuando tuvo lugar la rendicin, fue condicional, y la condicin fue la continuacin del reino imperial. Si se hubiera seguido el consejo del general, es posible que el recurso a las armas atmicas en Hiroshima y Nagasaki hubiera sido innecesario.

Del mismo modo, el secretario adjunto de Guerra, John McLoy seal (pg. 500):

Siempre he pensado que nuestro ultimtum al gobierno japons emitido desde Potsdam [en julio de 1945] lo habra aceptado, si nos hubisemos referido al mantenimiento del emperador como monarca constitucional y hubisemos hecho alguna referencia al acceso razonable a materias primas de futuro gobierno japons. Por cierto, creo que incluso en la forma en la que se dio dicho ultimtum haba una cierta disposicin por parte de los japoneses a considerarlo de manera favorable. Cuando termin la guerra llegu a esta conclusin despus de hablar con una serie de funcionarios japoneses que haban estado ntimamente asociados con la decisin del gobierno japons de entonces de rechazar el ultimtum tal como se present. Creo que perdimos la oportunidad de lograr una rendicin japonesa, completamente satisfactoria para nosotros, sin necesidad de lanzar las bombas.

El subsecretario de la Armada, Ralph Bird, dijo:

Pienso que los japoneses queran la paz y ya haban contactado a los rusos y creo que a los suizos. Y esa sugerencia de [dar] una advertencia [de la bomba atmica] fue una propuesta que les habra permitido salvar las apariencias y la habran aceptado de buena gana.

***

A mi juicio, la guerra japonesa ya estaba ganada antes de que utilizsemos la bomba atmica. Por lo tanto, no habra sido necesario que revelramos nuestra posicin nuclear y estimular a los rusos a desarrollar lo mismo mucho ms rpido de lo que lo hubieran hecho si no hubisemos lanzado la bomba.

War Was Really Won Before We Used A-Bomb, U.S. News and World Report, 15/8/60, pg. 73-75.

Tambin seal (pg. 144-145, 324):

Me pareci que los japoneses estaban cada vez ms dbiles. Rodeados por la armada, no podan recibir ninguna importacin ni podan exportar nada. Naturalmente, a medida que pasaba el tiempo y la guerra se desarrollaba a nuestro favor era bastante lgico esperar que con el tipo adecuado de advertencia los japoneses estuvieran en una posicin para hacer la paz, lo que habra hecho que fuera innecesario lanzarla bomba y tuvisemos que hacer que participara Rusia.

El general Curtis LeMay, el duro halcn de la Fuerza Area del Ejrcito, declar pblicamente poco antes del lanzamiento de las bombas nucleares sobre Japn:

La guerra habra terminado en dos semanas La bomba atmica no tuvo absolutamente nada que ver con el fin de la guerra.

El vicepresidente del Estudio de Bombardeo de EE.UU., Paul Nitze, escribi (pg. 36-37, 44-45):

Llegu a la conclusin de que incluso sin la bomba atmica, era probable que Japn se rindiera en cosa de meses. Mi propio punto de vista era que Japn capitulara en noviembre de 1945.

***

Incluso sin los ataques a Hiroshima y Nagasaki pareca muy poco probable, en vista de lo que establecimos que era el estado de nimo del gobierno japons, que fuera necesaria una invasin estadounidense de las islas [programada para el 1 de noviembre de 1945].

El director adjunto de la Oficina de Inteligencia Naval, Ellis Zacharias, escribi:

Precisamente cuando los japoneses estaban dispuestos a capitular, seguimos adelante e introdujimos en el mundo el arma ms devastadora que haba visto, y en efecto dimos el visto bueno a Rusia para que se extendiera sobre Asia Oriental.

Washington decidi que Japn haba tenido su oportunidad y que era hora de utilizar la bomba atmica.

Sugiero que fue la decisin equivocada. Fue un error por motivos estratgicos. Y fue un error por motivos humanitarios.

Ellis Zacharias, How We Bungled the Japanese Surrender, Look, 6/6/50, pg. 19-21.

El brigadier General Carter Clarke el oficial de inteligencia militar a cargo de preparar los resmenes de los cables japoneses interceptados para el presidente Truman y sus consejeros dijo: (pg. 359):

Cuando no necesitbamos hacerlo, y sabamos que no necesitbamos hacerlo y ellos saban que no necesitbamos hacerlo, los utilizamos como un experimento para dos bombas atmicas.

Muchos otros altos oficiales militares estuvieron de acuerdo. Por ejemplo:

El comandante en jefe de la Armada de EE.UU. y jefe de Operaciones Navales, Ernest J. King, declar que el bloqueo naval y el bombardeo anterior en Japn en marzo de 1945, haban incapacitado a los japoneses y que el uso de la bomba atmica fue innecesario e inmoral. Tambin, se inform de que el almirante de la Flota Chester W. Nimitz dijo en una conferencia de prensa el 22 de septiembre de 1945 que el almirante aprovech la oportunidad para sumar su voz a las de los que insistan en que Japn estaba derrotado antes del bombardeo atmico y del ingreso de Rusia a la guerra. En un discurso subsiguiente en el Monumento Washington el 5 de octubre de 1945, el almirante Nimitz declar: Los japoneses, de hecho, haban pedido la paz antes de que se anunciara al mundo la era atmica con la destruccin de Hiroshima y antes de la entrada de Rusia a la guerra. Tambin se supo que el 20 de julio de 1945, o cerca de esa fecha, el general Eisenhower haba instado a Truman, en una visita personal, a que no utilizara la bomba atmica. La evaluacin de Eisenhower era que No era necesario atacarlos con esa cosa espantosa utilizar la bomba atmica para matar y aterrorizar a civiles, sin intentar siquiera [negociaciones] fue un doble crimen. Eisenhower tambin declar que no era necesario que Truman sucumbiera ante el [nfimo puado de personas que presionaban al presidente para que lanzara bombas atmicas en Japn].

Los oficiales britnicos pensaban lo mismo. Por ejemplo Sir Hastings Ismay, general y jefe de Estado Mayor del ministerio britnico de Defensa, dijo al primer ministro Churchill que si Rusia entrara a la guerra contra Japn, los japoneses probablemente desearan salir bajo casi cualquier condicin que no sea el destronamiento del emperador.

Al or que la prueba atmica fue exitosa, la reaccin privada de Ismay fue de repulsin.

Por qu se lanzaron las bombas en ciudades pobladas y sin valor militar?

Incluso los oficiales militares que estaban a favor del uso de armas nucleares preferan que se utilizaran en reas no pobladas u objetivos militares japoneses no en las ciudades.

Por ejemplo el asistente especial del secretario de la Armada, Lewis Strauss, sugiri a su jefe, James Forrestal, que bastara una demostracin no letal de armas atmicas para convencer a los japoneses de que se rindieran y el secretario de la Armada estuvo de acuerdo. (pg. 145, 325):

Suger al secretario Forrestal que se hiciese una demostracin del arma antes de utilizarla. En primer lugar porque era obvio para un nmero de personas, incluyndome a m, que la guerra casi haba terminado. Los japoneses estaban prcticamente listos para capitular mi propuesta al secretario fue que se deba hacer la demostracin del arma en un rea accesible a observadores japoneses y donde sus efectos seran dramticos. Recuerdo haber sugerido que un sitio adecuado para una demostracin de ese tipo sera un gran bosque de cedros japoneses no lejos de Tokio. El cedro japons es la versin japonesa de nuestra secoya Supuse que una bomba detonada a una altura adecuada sobre un bosque semejante esparcira los rboles desde el centro de la explosin en todas direcciones como si fueran fsforos y por supuesto les prendera fuego en el centro. Pensaba que una demostracin de este tipo demostrara a los japoneses que podamos destruir a voluntad cualquiera de sus ciudades El secretario Forrestal estuvo completamente de acuerdo con la recomendacin

Me pareca que no era necesaria un arma semejante para acabar con la guerra, y que una vez que se utilizase se incorporara a los armamentos del mundo

El general George Marshall estuvo de acuerdo:

Algunos documentos contemporneos muestran que Marshall pensaba que esas armas se podran utilizar primero contra objetivos militares propiamente tales como una gran instalacin naval y entonces, si no se lograba un resultado total con su efecto, pensaba que deberamos determinar una serie grandes reas manufactureras en las que se avisara a la gente de que se fuera y advirtiendo a los japoneses de que tenamos la intencin de destruir esos centros

Como sugiere el documento sobre los puntos de vista de Marshall, la pregunta de si se justificaba el uso de la bomba atmica se concentra en si las bombas tenan que usarse contra un objetivo mayormente civil en lugar de un objetivo estrictamente militar, lo que en los hechos era la alternativa explcita, ya que aunque haba soldados japoneses en las ciudades, los planificadores estadounidenses no consideraban vitales a Hiroshima ni Nagasaki desde el punto de vista militar. (Es uno de los motivos por los que hasta entonces no se haba bombardeado con fuerza a ninguna de ellas). Adems los ataques [en Hiroshima y Nagasaki] apuntaban explcitamente a instalaciones no militares rodeadas de viviendas de trabajadores.

Los historiadores estn de acuerdo en que la bomba no era necesaria

Los historiadores estn de acuerdo en que no era necesario utilizar bombas nucleares para detener la guerra o salvar vidas.

Como seala el historiador Doug Long:

El historiador de la Comisin Reguladora Nuclear de EE.UU., J. Samuel Walker, ha estudiado la historia de la investigacin sobre la decisin de utilizar armas nucleares en Japn. En su conclusin escribe: El consenso entre los expertos es que la bomba no era necesaria para evitar una invasin de Japn y terminar la guerra dentro de un plazo relativamente corto. Es obvio que existan alternativas a la bomba y que Truman y sus consejeros lo saban (J. Samuel Walker, The Decision to Use the Bomb: A Historiographical Update, Diplomatic History, Winter 1990, pg. 110).

Los polticos estaban de acuerdo

Muchos polticos de alto nivel estaban de acuerdo. Por ejemplo, Herbert Hoover dijo, (pg. 142):

Los japoneses estaban dispuestos a negociar definitivamente desde febrero de 1945 hasta que se lanzaron las bombas atmicas, si se hubieran tenido en cuenta esas seales no habra habido ocasin alguna para lanzar las bombas [atmicas].

El subsecretario de Estado, Joseph Grew, seal (pg. 29-32):

A la luz de la evidencia disponible otras personas y yo pensbamos que si una declaracin tan categrica sobre [el mantenimiento de] la dinasta se hubiera emitido en mayo de 1945, los elementos favorables a la rendicin en el gobierno [japons] podran haber obtenido a travs de una declaracin semejante una razn vlida y la fuerza necesaria para llegar a una decisin claramente definida.

Si la rendicin hubiera tenido lugar en mayo de 1945, o incluso en junio o julio, antes de la entrada de la Rusia sovitica en la guerra [en el Pacfico] y del uso de la bomba atmica, el ganador habra sido el mundo.

Entonces por qu se lanzaron las bombas atmicas en Japn?

Si el lanzamiento de bombas nucleares no era necesario para acabar la guerra o salvar vidas, por qu se tom la decisin de lanzarlas? Especialmente a pesar de las objeciones de tantos altos personajes militares y polticos?

Una teora es que a los cientficos les gusta jugar con sus juguetes:

El 9 de septiembre de 1945 se cit ampliamente en pblico al almirante William F. Halsey, comandante de la Tercera Flota, declarando que la bomba atmica se us porque los cientficos tenan un juguete y queran probarlo Adems seal: La primera bomba atmica fue un experimento innecesario Fue un error lanzarla.

Sin embargo, la mayora de los cientficos del Proyecto Manhattan que desarrollaron la bomba atmica se oponan a utilizarla en Japn.

Albert Einstein un importante catalizador del desarrollo de la bomba atmica (pero que no estaba directamente conectado con el Proyecto Manhattan) dijo algo diferente:

La mayora de los cientficos se opuso a usan de repente la bomba atmica. Segn Einstein, el lanzamiento de la bomba fue una decisin poltica-diplomtica ms que una decisin militar o cientfica.

Por cierto, algunos de los cientficos del Proyecto Manhattan escribieron directamente al secretario de Defensa en 1945 para intentar disuadirlo de lanzar la bomba:

Creemos que estas consideraciones hacen que el uso de bombas nucleares en un anticipado y no anunciado ataque a Japn no sea aconsejable. Si EE.UU. fuera el primero en introducir este nuevo medio de destruccin indiscriminada a la humanidad, sacrificara el apoyo pblico en todo el mundo, precipitara la carrera armamentista, y perjudicara la posibilidad de lograr un acuerdo internacional sobre el control futuro de tales armas.

Political and Social Problems, Manhattan Engineer District Records, Harrison-Bundy files, folder # 76, National Archives (contenido tambin en: Martin Sherwin, A World Destroyed, edicin 1987, pg. 323-333).

Los cientficos cuestionaron la capacidad de destruir ciudades japonesas con bombas atmicas para lograr la rendicin cuando la destruccin de las ciudades con bombas convencionales no lo haba hecho y como algunos de los oficiales militares antes mencionados recomend una demostracin de la bomba atmica en Japn en un rea deshabitada.

La verdadera explicacin?

History.com seala:

A lo largo de los aos desde el lanzamiento de las dos bombas atmicas sobre Japn, una serie de historiadores han sugerido que las armas tenan un doble objetivo Se ha sugerido que el segundo objetivo era hacer una demostracin de la nueva arma de destruccin masiva a la Unin Sovitica. En agosto de 1945, las relaciones con la Unin Sovitica se haban deteriorado considerablemente. La Conferencia de Potsdam entre el presidente de EE.UU., Harry S. Truman, el lder ruso Jos Stalin y Winston Churchill (antes de ser reemplazado por Clement Attlee) termin solo cuatro das antes del bombardeo de Hiroshima. La reunin estuvo marcada por recriminaciones y sospechas entre estadounidenses y soviticos. Los ejrcitos rusos ocupaban la mayor parte de Europa Oriental. Truman y muchos de sus consejeros esperaban que el monopolio atmico de EE.UU. ayudase a presionar diplomticamente a los soviticos. De esta manera, el lanzamiento de la bomba atmica en Japn se puede ver como el primer disparo de la Guerra Fra.

New Scientist inform en 2005:

La decisin de EE.UU. de lanzar bombas atmicas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945, tena el propsito de comenzar la Guerra Fra ms que de terminar la Segunda Guerra Mundial, segn dos historiadores nucleares que dicen que tienen nueva evidencia que respalda la controvertida teora.

Dicen que el objetivo de una reaccin de fisin en varios kilgramos de uranio y plutonio y de la matanza de ms de 200.000 personas hace 60 aos, fue ms impresionar a la Unin Sovitica que doblegar a Japn. Y el presidente de EE.UU. que tom la decisin, Harry Truman, fue el culpable, agregan.

Saba que estaba iniciando el proceso de aniquilacin de la especie, dice Peter Kuznick, director del Instituto de Estudios Nucleares en la American University en Washington DC, US. No fue solo un crimen de guerra, fue un crimen contra la humanidad.

***

[La explicacin convencional del uso de las bombas para terminar la guerra y salvar vidas] es cuestionada por Kuznick y Mark Selden, un historiador de la Universidad Cornell en Ithaca, Nueva York, EE.UU.

***

Nuevos estudios de los archivos diplomticos estadounidenses, japoneses y soviticos sugieren que el principal motivo de Truman fue limitar la expansin sovitica en Asia, afirma Kuznick. Japn se rindi porque la Unin Sovitica inici una invasin unos das despus del bombardeo de Hiroshima, no debido a las bombas atmicas en s, dice.

Segn un informe de Walter Brown, asistente del secretario de Estado de EE.UU. de la poca, James Byrnes, tres das antes del lanzamiento de la bomba en Hiroshima, en una reunin Truman reconoci que Japn busca la paz. Sus generales del ejrcito, Douglas Macarthur y Dwight Eisenhower, y su jefe de Estado Mayor naval William Leahy, dijeron a Truman que no exista ninguna necesidad militar de utilizar la bomba.

Impresionar a Rusia era ms importante que terminar la guerra en Japn, dice Selden.

John Pilger seala:

El secretario de Guerra de EE.UU., Henry Stimson, dijo al presidente Truman que tema que la fuerza area de EE.UU. hubiera bombardeado tanto a Japn que la nueva arma no podra mostrar su fuerza. Ms adelante admiti que no se hizo ningn esfuerzo, y ninguno se consider seriamente, para lograr simplemente la rendicin con el fin de no tener que usar la bomba. Sus colegas de la poltica exterior estaban ansiosos de intimidar a los rusos con la bomba en lugar de portarla ostentosamente. El general Leslie Groves, director del Manhattan Project, testific: Nunca hubo pens en que Rusia era nuestro enemigo y que el proyecto se llev a cabo sobre esa base. Al da siguiente de la destruccin de Hiroshima, el presidente Truman expres su satisfaccin por el abrumador xito del experimento.

Dejamos la ltima palabra al profesor de economa poltica de la Universidad de Maryland, exdirector legislativo en la Cmara de Representantes y el Senado de EE.UU. y asistente especial en el Departamento de Estado, Gar Alperovitz:

Aunque la mayora de los estadounidenses lo ignora, cada vez ms historiadores reconocen ahora que EE.UU. no tuvo necesidad de utilizar la bomba atmica para terminar la guerra contra Japn en 1945. Adems, esta opinin esencial fue expresada por mayora de los mximos dirigentes militares estadounidenses en las tres ramas de las fuerzas armadas en los aos posteriores a la guerra: Ejrcito, Armada, y Fuerza Area del Ejrcito. Tampoco fue la opinin de liberales, como se piensa a veces en la actualidad. En los hechos, destacados conservadores fueron mucho ms sinceros en el cuestionamiento de la decisin como injustificada e inmoral que los liberales estadounidenses en los aos posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

***

En lugar de permitir otras opciones para terminar la guerra, como que los soviticos atacaran Japn con fuerzas terrestres, EE.UU. se apresur a utilizar dos bombas atmicas en torno a la fecha del 8 de agosto en la que estaba programado un ataque sovitico: Hiroshima el 6 de agosto y Nagasaki el 9 de agosto. La oportunidad en s ha provocado obviamente preguntas entre numerosos historiadores. La evidencia disponible, aunque no concluyente, sugiere fuertemente que en parte las bombas pudieron utilizarse porque los dirigentes estadounidenses prefirieron como dice el historiador premiado con el Premio Pulitzer, Martin Sherwin terminar la guerra con las bombas en lugar del ataque sovitico. Parece que es probable que tambin fuera un factor significativo el intento de impresionar a los soviticos en las primeras fintas diplomticas que finalmente llevaron a la Guerra Fra.

***

La perspectiva ms esclarecedora, sin embargo, proviene de altos dirigentes militares estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial. La creencia generalmente aceptada de que la bomba atmica salv un milln de vidas est tan generalizada que la mayora de los estadounidenses ni siquiera se han detenido a considerar algo bastante impactante para cualquiera que se haya preocupado seriamente del tema: La mayora de los mximos dirigentes militares de EE.UU. no solo pensaba que los bombardeos eran innecesarios e injustificados, muchos se sintieron ofendidos moralmente por lo que consideraron como la destruccin innecesarias de ciudades japonesas y esencialmente de poblaciones no combatientes. Adems, hablaron del tema de un modo bastante abierto y pblico.

***

Poco antes de su muerte el general George C. Marshall defendi tranquilamente la decisin, pero en general consta que dijo repetidamente que no fue una decisin militar sino poltica.

Este artculo se public originalmente en Washington's Blog

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article32743.htm

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter