Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2012

Los estadistas israeles son los eternos cuasi-hacedores de la paz

Gideon Levy
Haaretz

Traducido del ingls para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Hay estadistas destacados en Jerusaln, Netanyahu es, por supuesto, el ms destacado y valiente de los que quieren hacer la paz.

Una vez cada tantos aos, por lo general antes de las elecciones, surge una historia de este tipo. Un estadista israel estaba a la distancia de un cabello de alcanzar la paz. Si slo hubiera tenido dos meses ms, slo dos semanas ms, el gran acuerdo de paz se habra firmado, y para siempre.

Shimon Peres casi logra la paz con el Acuerdo de Londres; Ehud Barak casi lo hizo en Camp David, Ehud Olmert casi lo tena con Mahmoud Abbas, y con Bashar Assad tambin. Incluso Tzipi Livni estuvo cerca con Ahmed Qureia, y el acuerdo de Oslo fue, por supuesto, casi la paz.

La derecha est "furiosa" con la historia como de costumbre, en lo que le concierne, de llegar a un acuerdo, ya que cualquier acuerdo, le resulta obsceno. Mientras tanto, los eternos funcionarios del Estado y su corte de expertos cuentan el casi xito de la casi-paz, hasta la que negacin viene y una nueva historia de casi paz se muere de muerte natural.

Lo ltimo en este gnero es que Benjamn Netanyahu casi haba logrado la paz con Siria. El ritual se repiti, filtracin del hecho, loas, rabia y negacin. Mi colega Ari Shavit escribi aqu la semana pasada que Netanyahu "llev a cabo un complejo proceso de negociacin con el presidente sirio, Bashar Assad, con sabidura, valenta y creatividad" ("En elogio de Netanyahu, 15 de octubre). Esto tuvo lugar despus de que se supo que "el presidente palestino, Mahmoud Abbas, Netanyahu lo haba guiado".

Pero esta cuasi paz tambin pronto exhal su ltimo suspiro: Netanyahu se apresur a negarlo. l no es un hombre que vaya a retirarse de los Altos del Goln, que en ingls llano significa que no es un hombre para alcanzar la paz con Siria.

El "complejo" proceso de negociacin que llev a cabo "con valenta" y "creatividad" no condujo a nada. Esta vez tambin, por supuesto, fue a causa de los rabes, es decir, de la primavera rabe. Pero todo esto queda eclipsado por sus logros. Netanyahu "logr xitos que ningn primer ministro haba logrado antes" escribi Shavit. Y fue demasiado lejos.

Vamos a dejar de lado los xitos (desconocidos), la creatividad (oculta), el valor (disimulado) y a Abbas, quien gui a Netanyahu (!). No vamos a ahondar en lo milagroso. Pero incluso aquellos que no estn al tanto de los secretos mejor guardados de las negociaciones de paz, y que no pueden evaluar adecuadamente las alas protectoras de la Presencia Divina, que hace la paz en Sus cielos y la Oficina del Primer Ministro, no pueden menos que estar sorprendidos por la recurrencia de los eventos.

Hay estadistas destacados en Jerusaln. Netanyahu es por supuesto el ms destacado y valiente de los que quieren hacer la paz. No son ms que las circunstancias, o el tiempo, o el terror, o los rabes, o la primavera -lo que ocurra primero- lo que les impide hacerlo en el ltimo momento.

Pero la verdad amarga es que an no ha habido un estadista en Jerusaln que realmente quisiera hacer la paz. El da que un estadista israel quiera poner fin a las ocupaciones de todo Israel, encontrar, si no es demasiado tarde, que el logro de la paz es ms simple de lo que parece. El sincero deseo y el coraje son suficientes. Todo lo dems vendr casi por s mismo.

Un sinfn de planes detallados de paz, montaas de papeles, estn acumulando polvo, desde el Plan Rogers a la Iniciativa de Paz rabe. Todos ellos tienen el mismo objetivo, acabar con la ocupacin. Todos hablan el mismo idioma. Todo lo que necesitan es la intencin de llevarlas a cabo. Pero eso es lo que falta, siempre falta.

Ahora Netanyahu tambin se une al panten nacional de los casi realizadores de la paz, para alegra de sus fans tontos. Tal vez l realmente era el ms grande de todos ellos, pero, qu importa si consigue nada? Mientras estaban casi alcanzando la paz, estos pacificadores -todos y cada uno de ellos se construyeron los asentamientos, se fortaleci la ocupacin que apret sus garras. De vez en cuando, libraron otra guerra infame e innecesaria, y siempre encontraban excusas de por qu se debe lograr la paz, pero no en este momento.

Una vez fue el terrorismo, luego Yasser Arafat, a continuacin, Mahmoud Abbas, Hams y, finalmente, la primavera rabe y Assad Bashar. En este jardn de los lderes ms grandes de la nacin no crece nada, ni nada podra crecer all. El Estado ms amante de la paz en el mundo, cuya poblacin se saludan con shalom, "paz", como una cuestin de rutina, cree que el hacedor de la paz est slo en el cielo, no en Jerusaln.

 

Fuente original: http://www.haaretz.com/opinion/israeli-statesmen-are-the-almost-peacemakers.premium-1.470650



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter