Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2005

Observaciones presentadas al recibir el Premio Upton Sinclair 2005 de la seccin de South Bay de la Unin por las Libertades Cvicas Estadounidenses (ACLU)
Dulce venganza en Terminal Island

John Ross
CounterPunch

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Para un periodista sensacionalista, nada funciona mejor que su propia nariz. Si huele algo malo probablemente se estar tramando alguna fechora de envergadura. Upton Sinclair fue un experto periodista sensacionalista que haca que pareciera como si todos nosotros los novatos estuviramos olfateando margaritas. La Selva ola casi tan mal como el peor hedor de cualquier escndalo. Y saben qu? Sigue hedionda.

Hace un par de inviernos me qued bloqueado en la tundra helada all en el rincn noroeste de Iowa, enseando a muchachos granjeros, alimentados con maz, sobre el Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional. Ya que el subcomandante Marcos nos ensea a ser zapatistas dondequiera estemos, aprovech la oportunidad para meter la nariz en la planta local de embalaje de carne.

En la ltima dcada, Cargill and Tyson adquirieron la mayor parte de los embaladores familiares de la regin, destruyeron los sindicatos, y llevaron a los mexicanos. Ya no se empaqueta una costilla de cerdo o un ala de pollo en ningn sitio en EE.UU. actual si no lo hacen mexicanos. Forman el ltimo nivel en el poste del ttem de la inmigracin e igual que los Micks y los Bohunks, los Polacks y los Krauts y los Squareheads y los Dagos [expresiones ofensivas respectivamente para irlandeses, checos, polacos y alemanes y los de origen nrdico e italianos], pueden perder sus extremidades por un salario mnimo.

Te digo, esta mierda hiede.

Me quedo ms que chocho al recibir un Uppie 2005 de los buenos abogados de la ACLU pero me alegra an ms que lo reciba aqu arriba de Liberty Hill en San Pedro, California, donde me encarcel el gobierno de Estados Unidos entre agosto de 1964 y mayo de 1965, como primer resistente de EE.UU. que fue enviado a la crcel por negarse a servir en unas fuerzas armadas que iban a lanzar mil toneladas de Napalm sobre nuestros hermanos y hermanas de Vietnam.

En realidad, haba desgarrado mi tarjeta del servicio militar varios aos antes, cuando Dwight D. Eisenhower envi a los marines a Lbano a proteger al rgimen fascista de la Falange; me fui al sur a Mxico, cultiv un jardn, me constru una casa y una familia. Pero en 1963 escuchbamos el sonar de We Shall Overcome que se filtraba a travs de la esttica en nuestra radio de onda corta, y el Dr. King predicaba su sueo de una nacin, que de repente estaba escuchando. Despus que el Klan hizo volar a cuatro pequeas en una iglesia de Birmingham, lleg la hora de volver a casa y resistir.

Llegu a San Francisco en enero de 1964, agarr un letrero de un piquete, y march por todas partes. Queramos nuestra Libertad Ahora! Cientos fuimos arrestados cada fin de semana en el Sheraton Palace Hotel o en Auto Row exigiendo que nuestros y nuestras camaradas negros fueran empleados como camareras y como vendedores de Cadillac. No temo vuestras prisiones porque quiero mi libertad. Ahora!

Los ordenadores del FBI deben haber funcionado con melaza en aquel entonces, y fue un milagro que Hoover haya encontrado al que buscaba. Pero cuando el Agente Especial Ralph J. Fink (es as -- Fink!) apareci en Mullen Avenue cerca de la cumbre de Bernal Hill, supe que se acababa el juego. Cool!, me llevan al trabajo, le dije al de zapatos marrn me haba conseguido un trabajo de poca monta para un subcontratista de portero en el Edificio Federal. Uno de mis trabajos era limpiar cada noche los montantes de las ventanas del FBI.

Yo y ese pequeo tipo musulmn, James, sabotebamos sistemticamente la ciudadela, sacando los retratos oficiales de LBJ que colgaban tras cada escritorio, escribiendo Viva Fidel! con lpiz rojo en el reverso y volvindolos a colgar. Cuando me agarraron, creo que haban sacado del lugar cada uno de esos molestos letreros amarillos y negros de los refugios nucleares.

No era pacifista. Siempre pens que tomara un arma para defender lo mo, pero no para matar o ser muerto en una guerra capitalista. As que prefer no disputar. Uno de los muchachos de Vince Hallinan fue mi abogado.

La fecha para la sentencia fue fijada para fines de julio e hice un buen papel ante el juez. Le le una declaracin en mi mal purepecha, el lenguaje de mis vecinos de donde vivo en las montaas de Michoacn, escrita por ellos mismos, diciendo que los vietnamotas no eran sus enemigos. Volv loco al buen William Sweigert con un verso tras el otro de Masters of War de Bob Dylan. Le le el poema de Bertolt Brecht A la posteridad - en verdad vivo en un tiempo sombro. Una palabra inocente es algo absurdo. Una frente lisa revela un corazn endurecido. El que se re no ha escuchado todava las terribles noticias.

Hice todo, con la excepcin de bailar claqu para Hizzoner, y al final ahog un bostezo y me envi a Terminal Island, aqu mismo en San Pedro por dos aos, con 18 meses de suspensin siempre que encontrara trabajo para el inters nacional. Inmediatamente le ped trabajo a Julian Bond en el Comit No-violento de Coordinacin Estudiantil en Atlanta.

As que los policas me colocaron las esposas y me encadenaron a una fila de prisioneros que iban hacia el sur. Cada vez que salamos del coche para mear a lo largo de I-5, haca resonar fuertemente mis cadenas para la mayor consternacin de mis compaeros convictos. Slo quera que todos supieran que era un prisionero de la guerra sangrienta de LBJ.

La gran puerta en Terminal Island se cerr de un golpazo detrs de nosotros avanzada la tarde del 3 de agosto de 1964. 24 horas ms tarde, Lyndon Baines Johnson ama un falso ataque contra un destructor estadounidense en el Golfo de Tonkin y comenz a bombardear Vietnam continental. Aunque LBJ tuvo que ir al Congreso para que le diera su visto bueno a la Gran Mentira, el Golfo de Tonkn es donde comenz la guerra. Yo ya estaba encerrado en TI, el mejor sitio posible, el primer Diablos-no-no-vamos-a-ir! en los libros de historia.

A pesar de su nombre de aciagos presagios, Terminal Island result ser un sitio de seguridad mediana para prisioneros federales de bajo nivel. Compart el sitio con el mafioso Mickey Cohn y unas pocas celebridades hollywoodenses de bajo rango. Consideraba el tiempo que pasara ah como un desafo a mis capacidades de movilizacin y pronto form el Comit de Convictos Contra la Intervencin de EE.UU. (En cualquier parte).

Algunos de mis compaeros eran Maurice Ogden, un poeta y cineasta encarcelado por acusaciones de perjurio porque haba firmado un juramento de lealtad jurando que no era ni haba sido miembro del Partido Comunista (y no lo haba sido Ogen eran trotsko), Ben D., un traficante de drogas negro de mediana categora que argumentaba que haba sido un crimen poltico (y as era), y Blackie Campbell, que estaba por tercera vez por falsificacin. Blackie haba combatido en la Guerra Civil espaola como miembro de la brigada canadiense McKinzie-Papineaux y era un verdadero tesoro de historias de lucha popular.

Blackie tambin me mostr como imprimir panfletos sobre un lecho de gelatina que haba sacado a hurtadillas de la cocina y los panfletos fueron mi waterloo. Derram mi sangre por mi pas me grit el guarda. Bueno, yo estoy en tu maldita crcel por el mo grit yo, y el azote de los guardas me encerr en El Hoyo, la crcel dentro de la crcel.

Es duro estar aislado. Mantuvieron las luces prendidas da y noche y comenc a perder la nocin de dnde me encontraba. Supongo que me mantuve medio cuerdo repitiendo el mantra del to Ho: estar encadenado/es un lujo/por el que se compite/los encadenados por lo menos/tienen un sitio en el que dormir.

Me llevaron de vuelta a El Hoyo despus de que estallara el Movimiento por la Libertad de Palabra en Berkeley durante ese otoo. Dije que era amigo de Mario Savio y que me tenan que vigilar.

El da que llegu a TI, el agente de la condicional, un canalla con cabeza de bola llamado Victor Urban vio que yo tena una chaqueta de los derechos cvicos y me asign al puesto de limpiabotas en el cuartel de los guardas. Ahora bien, ese trabajo era tradicionalmente un conducto de primera para el contrabando y, ajustndose al prejuicio racial, siempre haba sido hecho por un negro. Al enviarme all. Victor Urban me tenda una trampa para que me descarriaran. As que fui donde el tipo que haba tenido el puesto que me asignaron, un viejo tratante de blancas de Central Avenue llamado Bernard que haba andado por la calle con el gran saxofonista tenor Dexter Gordon y el jazz arregl las cosas entre nosotros.

Bueno, no te sorprenders de que mi primer cliente haya sido ese canalla cabeza de bola de Victor Urban y realmente le arruin los zapatos. Pero pronto me anim, comenc a sonrer y a soltar palabrotas, sacndoles un tremendo brillo a esos Florshiems. El capitn Harry, un guarda negro que segn los rumores haba sido verdugo durante la guerra en Alemania, incluso me dio un dlar de propina por mis payasadas.

Cumpl hasta 10 meses de mi pena en TI. Ocurrieron muchas cosas malas. Un dentista sdico me arranc la mayora de mis dientes y me quebr la mandbula. La gente, en realidad mi propia madre, me preguntan por qu no tengo dientes. Bueno, por eso mismo.

As que pas el tiempo y la cosa se acab. Enroll mi cama, me at los cordones de mis zapatos libres, y me guard el vale para el autobs Greyhound hacia el norte, a San Francisco. Cabeza de bola me llev al portn de la prisin. No quera volver a verme de vuelta en Terminal Island. Ross, ladr, sabes que nunca aprendiste a ser un prisionero.

Pnganlo sobre mi lpida, compaeros! Nunca aprendi a ser un prisionero! Vaya! Aunque terminamos en la crcel con una frecuencia deprimente en la lucha de clases, ninguno de nosotros llegar jams a aprender a ser un prisionero.

Finalmente, quiero aprovechar un minuto ms para dedicar mi Uppie a un viejo compaero de lucha que acaba de atravesar el gran piquete en el cielo. Efren Capiz fue un lder campesino de Michoacn, un indio purepecha que pas decenios luchando por la tierra de su pueblo. Capiz estuvo metido hasta el cuello en un milln de batallas. Podra pasar toda la noche aqu contndoselas, pero tal vez sea mejor que escriba un libro. Con el pasar de los aos, Capiz lleg a ser conocido por su peculiar grito de guerra: "Zapata Vive y La Lucha Sigue! Slo Capiz repeta la parte del sigue hasta que tenan que despegarlo del micrfono: "Zapata Vive y La Lucha Sigue -- y Sigue y Sigue y Sigue y Sigue y Sigue y Sigue y Sigue y Sigue y Sigue y Sigue y Sigue y Sigue!"

Efren Capiz tena toda la razn. La lucha nunca acaba.

Una vez ms, agradezco a la ACLU por este honor y su hospitalidad, pero sobre todo por traerme ac a San Pedro para que cuente mi historia esta noche a la sombra de Terminal Island. Sabe a dulce venganza.

------------------------

John Ross va camino a Estambul al Tribunal Mundial sobre los Crmenes de Guerra en Irak a fines de junio, con paradas en el Reino Unido, Irlanda, Escocia, Espaa, Catalua y Amsterdam siguindoles la pista a la globalizacin corporativa del planeta y a las huellas zapatistas en el viejo mundo. Contribuciones para compensar las tribulaciones del viaje pueden ser enviadas a nombre del autor a 3258 23rd Street, Apartment 3, San Francisco Ca. 94110.

http://www.counterpunch.org/ross05252005.html

Observaciones presentadas el 15 de mayo al recibir el Premio Upton Sinclair 2005 de la seccin de South Bay de la Unin por las Libertades Cvicas Estadounidenses (ACLU, en sus siglas en ingls) la fecha conmemora el arresto de Upton Sinclair en Liberty Hill, San Pedro, California, mientras lea la Primera Enmienda de la Constitucin de Estados Unidos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter