Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-10-2012

Repensar las instituciones

Sergio Job
Rebelin


Ya no y no todava, ese es el momento histrico de transicin que se est atravesando, donde las viejas formas de poder no terminan an de expirar (y quizs nunca lo hacen del todo), y las nuevas no terminan an de asentarse. As cada momento da nacimiento a sus propias instituciones que responden las lgicas que intenta implantar el poder predominante.

Las caractersticas sobresalientes del poder gubernativo de la presente etapa, estn relacionadas con un predominio del control social y territorial de las poblaciones, desplegando mecanismos de biopoder meticulosos y generalizados, acompaado por dispositivos securitarios que echan mano a la represin abierta en caso de ser necesario. Atrs quedaron las lgicas predominantes del disciplinamiento de sujetos, y el complejo institucional necesario para el mismo. Hoy manicomios, escuelas, crceles y fbricas, van poco a poco, desapareciendo en algunos casos, cambiando sus funciones en la mayora de los casos. Todas y cada una de las instituciones nacidas en la etapa donde el capitalismo industrial comandaba al conjunto del capitalismo, son hoy instituciones a la deriva.

Sin embargo, esos dispositivos no slo funcionan como disciplinadores de quienes son sometidos a determinado recorrido institucional, sino tambin que sirven de lnea divisoria entre los normales y quienes no lo son. Foucault dir que el individuo anormal del que se ocupan desde finales del siglo XIX tantas instituciones, discursos y saberes, proviene a la vez de la excepcin jurdico-natural del monstruo, de la multitud de los incorregibles sometidos a los aparatos de correccin y del secreto a voces de las sexualidades infantiles (1996: 65), y estos hoy, a pesar del cambio de etapa, siguen siendo nominados, sealados y estigmatizados. Las instituciones sirven como bistur que realiza la cesura.

Para comprender mejor el momento que se atraviesa, las dinmicas propias de la esfera del poder gubernamental (biopoltico), debe ser complementado con otros dos elementos caractersticos del sistema econmico que se desarrolla en la actual etapa, que son sedimentaciones de un proceso que emerge fuertemente en los setenta con la etapa neoliberal es decir, con una economa regida y dirigida por el capital financiero que impregna sus lgicas de competencia y fluidez al conjunto social.

El primer elemento a tener en cuenta es la explosin (y reconfiguracin absoluta) del mundo del trabajo, donde el salario deja de ser el punto nodal donde se ataban relaciones sociales estables y duraderas, lugar en el que confluan las luchas entre clases, y tambin la constitucin subjetiva de las personas (Avalle, 2010). En segundo trmino debe observarse una profunda transformacin del Estado y sus prcticas gubernamentales, dejando atrs la estructura del Estado-nacin, para dar nacimiento y materialidad al Estado policial, que se centrar en el control biopoltico de la poblacin, proceso del que participa de manera privilegiada la tcnica administrativa del Estado disponiendo cosas y cuerpos sobre el territorio.

Si bien se observa que las tareas concretas de cada una de las instituciones disciplinadoras han sufrido desplazamiento en funcin de las modificaciones que ocurrieron a nivel estructural, donde por ejemplo, el colegio ya no educa (lase, no disciplina, ni forma mano de obra relativamente calificada, ni ciudadanos con conciencia cvica, todos rasgos necesarios en el capitalismo industrial y los Estados nacionales fuertes) sino que se dedica a contener (Ferrero&Job, 2011), esto no implica que los criterios de diferenciacin a que dieron nacimiento la tcnicas disciplinares hayan cado en el cajn de los recuerdos, y mucho menos, que las instituciones nacidas bajo la impronta industrialista sean hoy un simple lastre obsoleto para quienes dominan. Basta mirar el papel preponderante que hoy ocupa la crcel como parte estructurante de la dinmica del capitalismo y el poder actual.

Pensar nuevamente las instituciones y sus funcionamientos, es prioritario en un momento donde las fuerzas polticas progresistas del continente sudamericano, muchas veces bienintencionadamente, se arrojan entusiastas en los brazos del Estado. Pero tambin para quienes decidimos construir desde fuera de las instituciones estatales (sea esta una decisin tctica o estratgica) comprender el lugar que actualmente van ocupando las mismas, es fundamental para encontrar los nervios sensibles del nuevo mapa de la dominacin, y poder as construir una resistencia un poco ms efectiva y liberadora. Esta es una tarea a la que debemos abocarnos con premura, las organizaciones populares y sus intelectuales, para pegar un poco ms en el centro del blanco cuando encaramos alguna construccin, y no seguir repitiendo anlisis, en parte perimidos, ante una realidad en constante y veloz mutacin. Sean estas lneas slo una invitacin y un minsculo aporte en ese sentido. Queda an demasiado camino por recorrer.

 

Bibliografa

AVALLE, G. (2010) Las luchas del trabajo. Sentidos y acciones de docentes, meretrices y piqueteros en Crdoba. EDUCC. Crdoba

FERRERO, M.M. & JOB, S. (2011) Mi casa, mi vida: para la seguridad de ellos en SCARPONETTI, P. y CIUFFOLINI, M.A. Ojos que no ven, corazn que no siente. Relocalizacin territorial y conflictividad social: un estudio sobre los barrios de Crdoba.Novuko. Bs. As.

FOUCAULT, M. (1996) La vida de los hombres infames. Ed. Altamira. Bs. As.

 

Sergio Job es integrante del Colectivo de Investigacin El Llano en llamas y militante del Movimiento Lucha y Dignidad en el Encuentro de Organizaciones de Crdoba.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter