Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2012

La peligrosa distraccin del independentismo

Feliciano Mayorga Tarrio
Rebelin


El rdago soberanista planteado por el Presidente de la Generalitat, Artur Mas, con el apoyo de buena parte de la sociedad catalana, al gobierno espaol, ha aadido una enorme dosis de inquietud a un panorama ya suficientemente sombro por el efecto de los recortes. Sin entrar a valorar la legitimidad de la pretensin independentista ni su viabilidad me considero defensor de un modelo de federalismo solidario, no puedo sino censurar su lamentable inoportunidad.

1.- Distrae la atencin del verdadero conflicto que la crisis plantea, que no es el del autogobierno nacional sino el del autogobierno social, es decir, el de si el Estado ha de servir al inters de los ciudadanos o al de los mercados, y no el de cuntos Estados sera justo constituir. La primera cuestin es polticamente ms esencial que la primera y creo ser honesto al afirmar que preferira ser un ciudadano con derechos y protecciones plenas en un estado extranjero que desempleado y sbdito en el propio.

2.- La urgencia de las reivindicaciones soberanistas solo podra estar justificada cuando la parte presuntamente ocupada estuviera en grave inferioridad de derechos, libertades y prosperidad respecto a la parte ocupante. Si tenemos en cuenta que la renta per capita en Catalua en el 2011 fue de 27,300 euros frente a la media nacional cifrada en 23,271, y a los 16.149 de Extremadura, surge la sospecha de que la verdadera motivacin de la urgencia no sea la romntica sublevacin de la colonia contra la metrpoli, sino el desnudo inters econmico: el deseo de la parte rica de reducir su contribucin a la parte pobre.

3.- El debate identitario hace que el conflicto vertical entre lites financieras y ciudadanos oprimidos se soslaye en beneficio del choque horizontal entre catalanes pobres y espaoles pobres, que la indignacin por las injusticias sociales se sublime en odio patritico, que la transformacin social se sustituya por la confrontacin nacional, que la lucha contra el desmantelamiento del estado de bienestar se convierte en agria disputa entre las vctimas de dicho desmantelamiento.

4.- La rivalidad nacionalista, lejos de debilitar a los gobiernos conservadores que la provocan, tanto de Espaa como de Catalua, responsables de los recortes y rehenes de los mercados, les dar cohesin y legitimidad. Dada la visceralidad que involucra este tipo de conflictos, todos, ciudadanos de izquierdas y derechas, cerraremos previsiblemente filas en torno a nuestros respectivos comandantes en jefe, sea Rajoy o Artur Mas. Nuestra procedencia ser ms importante que nuestra condicin. De este modo los efectos devastadores de las polticas neoliberales dejarn de ocasionar el merecido desgaste a sus gestores -esa ha sido precisamente la astuta estrategia de Artur Mas.

5.- El conflicto nacionalista, por su propia naturaleza no puede ser dirimido por medio de un referndum de autodeterminacin, ya que tendra que ser deslindado previamente cul es el mbito en el que ste debe realizarse, Catalua o Espaa. Corresponde el ttulo de pueblo soberano al territorio que reclama la secesin o al que se considera con potestad para otorgarla? Dilema irresoluble en trminos estrictamente democrticos -la democracia confiere legitimidad a la mayora de las respuestas, pero no establece quin, el todo o la parte, tiene legtimamente derecho a la pregunta-, por lo que corre el riesgo de desembocar en un estallido de violencia.

6.- Es ingenuo pensar, y ste es tan solo un argumento pragmtico, que el nacionalismo espaol ceder pacficamente, en trminos econmicos o policiales, a las pretensiones del nacionalismo cataln. Y Artur Mas lo sabe, o debera saberlo. Lo que lo convierte en un necio o un irresponsable o ambas cosas a la vez.

Feliciano Mayorga Tarrio. Filsofo y escritor.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter