Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-11-2012

El derecho de autodeterminacin de los pueblos: los lmites del Derecho internacional

Antoni Rocafull i Calmet
Rebelin


Desde diferentes posiciones filosficas, las ideas de libertad, de autonoma y de igualdad, aparte del ideal utilitarista de la filosofa poltica inglesa, apoyan la existencia de un Derecho natural, como principio ordenador de la vida en sociedad. Ahora bien, el paso del Derecho natural al Derecho positivo es un salto cualitativo que, forzosamente, debe ir acompaado de la facultad impositiva y/o coercitiva del poder poltico. Y es en este escenario, el de las posibilidades reales de ejercicio de los derechos, ms all del simple precepto moral, en el que nos debemos mover.

En este sentido, como principio poltico, la autodeterminacin de los pueblos no es ms que el reflejo a nivel colectivo del principio de autonoma individual que Kant formul de manera definitiva. A partir de Kant, el ser humano habra devenido un ser libre, individualmente libre. As, con independencia del entorno y de las circunstancias, las personas ya han surgido de la obscuridad de la caverna platnica y son capaces de afrontar los avatares de la vida y del mundo. Y ahora, esta autonoma de la voluntad individual, se podra, tambin, extrapolar a nivel colectivo, y los pueblos, histricamente y culturalmente constituidos en naciones, tambin deberan ser libres y tener la posibilidad de emanciparse se del Estado opresor.

A lo largo del siglo XIX este principio poltico se manifest de manera amplia en la reconstruccin del mapa poltico europeo y en el logro de la independencia y construccin de los nuevos Estados de la Amrica central y del sur, frente a unos Estados colonialistas en horas bajas. En la Amrica del Norte, ya no ocurri lo propio. A pesar de que el ao 1776, en aplicacin de este principio de autodeterminacin, los propios Estados Unidos haban hecho su Declaracin de Independencia, cuando fueron los Estados del sur, la llamada Confederacin, los que la quisieron respecto al resto de los Estados del norte, los de la Unin, stos no la aceptaron de buen grado. Este hecho provoc una sangrienta guerra de Secesin, donde las causas econmicas y de construccin de un mercado interior potente, escondan detrs unos razones de igualdad racial y de libertad. Una libertad, que el propio presidente estadounidense, Woodrow Wilson, emple, al terminar la 1 Guerra Mundial, en su propuesta de rehacer el mapa poltico europeo, en el intento de aplicar en Europa un principio de las nacionalidades construido idealmente, sin contemplar todos los intereses de los Estados litigantes en el conflicto. La frmula, sin embargo, no tuvo xito y, en parte, la 2 Guerra Mundial se produjo como consecuencia de las tensiones producidas entre los mismos adversarios de la primera gran guerra, descontentos por los resultados, en el marco de una profunda crisis econmica, y en unos momentos de cambio de ciclo y de hegemona poltica a nivel internacional.

As, si como principio poltico el derecho a la autodeterminacin tena un atractivo encaje intelectual, como derecho internacional aplicable en todas partes, demostr tener una peligrosa debilidad prctica. Con todo, por primera vez, en 1917 el derecho a la autodeterminacin haba sido reconocido formalmente por un Estado, la URSS, en la Declaracin de Derechos de los Pueblos de Rusia. La aplicacin prctica del principio de la autodeterminacin como norma de derecho internacional se ha producido, sin embargo, siempre a regaadientes por parte de los Estados-nacin consolidados, que ven en la aplicacin prctica de este principio un peligro para su potencialidad econmica, una prdida de su mercado interior y de su peso poltico en la escena internacional.
Slo al terminar la 2 Guerra Mundial, en 1945, el principio poltico de la autodeterminacin pas a norma de derecho internacional en la Carta de las Naciones Unidas, para justificar el proceso de descolonizacin en el mundo. As, el artculo 1.2 dice que los propsitos de las Naciones Unidas son: "Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinacin de los pueblos ..." En principio , parece que todo queda claro, o no, porque se habla del "principio" no del "derecho", y si seguimos con la lectura de la Carta, se vislumbra una confusin deliberada en los conceptos: el texto inicial habla de gobiernos, habla de pueblos, habla de naciones, habla de los Miembros de la Organizacin; pero, y los Estados, donde quedan los Estados? Cules son los Miembros? Los pueblos, las naciones, ...? No, ahora s, tambin salen los Estados: en el artculo 2.4 dice que: "los Miembros ... abstendrn de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia poltica de cualquier Estado ... " Y al artculo 2.7 dice: "Ninguna disposicin de esta Carta autorizar a las Naciones Unidas a intervenir en los asuntos que son esencialmente de la jurisdiccin interna de los Estados, ..." Por lo tanto, en qu queda todo, si los asuntos internos de los Estados son parte de su soberana, donde queda el Derecho a la autodeterminacin de los pueblos? Qu son las naciones, los Estados? O mejor dicho, no ser que, en realidad, los Estados son las naciones. Las Naciones Unidas?. El artculo 3 lo deja muy claro: "son miembros originarios de las Naciones Unidas los Estados que ...." La ambivalencia conceptual estaba servida: el derecho a la autodeterminacin slo es vlido para la creacin de nuevos Estados surgidos de un proceso de prdida de soberana del Estado precedente, del Estado colonial. Ya no se trata de un derecho internacional para aplicar en un proceso estatal interno, sino de un derecho de intervencin en un proceso de relaciones internacionales.

As, en la resolucin de las Naciones Unidas n 1514, de 1960, se declara el derecho a la independencia de los pases colonizados. Y en 1964, a la hora de proclamar la Declaracin Universal de los Derecho Humanos, no se hace ninguna declaracin explcita del derecho de autodeterminacin. No fue un olvido, era la voluntad explicita del sistema de Estados nacionales creado: la autodeterminacin de los pueblos slo era vlida en los casos que era necesario crear nuevos estados provenientes de la descolonizacin, y no lo era si de lo que se trataba era de segregar parte de un territorio de un Estado ya consolidado. En el artculo 1.1 del Pacto Internacional de Derechos civiles y polticos, del 19-12-1966, se proclamar que: "Todos los pueblos tienen el derecho a la libre determinacin ..." Y en el punto 3, de este mismo artculo, se dice que: "Los Estados ..... promovern el ejercicio del derecho a la libre determinacin y, respetarn este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas ". La confusin sigue siendo evidente, ya que el artculo 27 del mismo Pacto habla de que: "En los Estados en que existan minoras tnicas, religiosas o lingsticas, no se negar a las personas que pertenezcan a dichas minoras el derecho que les corresponda, en comn con el resto de miembros de su grupo, estar su propia vida cultural, a profesar y practicar su religin propia ya utilizar su propio idioma ". Es evidente que la idea de la segregacin de los Estados consolidados sigue estn muy lejos de la mente del legislador internacional.

Y si esto sucede en el mbito de los pases capitalistas desarrollados, en el mbito de las relaciones internacionales entre los bloques pasa otro tanto: tanto en las resoluciones del Pacto internacional de derechos civiles y polticos del Acta final de Helsinki, de los aos 1973-1975, como las Declaraciones del Movimiento de los pases no alineados (MPNA), de los aos 1970 y 1973, hechas en Lusaka y Argel, el derecho a la libre disposicin de los pueblos se contempla en referencia en el contexto de la equilibrio geopoltico de la Guerra Fra, en un caso, o del proceso de independencia poltica, econmica y social de los nuevos Estados surgidos del proceso de descolonizacin. Con todo, ya pesar de que el objetivo final de la Declaracin sobre los Principios de Derecho Internacional, de la Resolucin 2625 de las Naciones Unidas, de 24-10-1970, es el mantenimiento de las relaciones de amistad y cooperacin entre los Estados , con el fin de proteger la soberana y la independencia de los Estados con respecto a cualquier intervencin por parte de otro Estado extranjero, el texto que contiene esta Resolucin dice que: "Todo Estado tiene el deber de promover, mediante accin conjunta o individual , la aplicacin del principio de igualdad de derechos y de la libre determinacin de los pueblos, ..."y que "El establecimiento de un Estado soberano e independiente, la libre asociacin o integracin con un Estado independiente o la adquisicin de cualquier otra condicin poltica libremente decidida por un pueblo constituyen formas del ejercicio del derecho de libre determinacin de ese pueblo".La letra del texto abre puerta a nuevas interpretaciones: ya no se habla aqu de minoras que tengan derecho a su propia vida cultural, religiosa o lingstica, sino del propio sentido de la expresin "pueblo". En este punto, hay que entrecruzar la interpretacin del Principio de autodeterminacin con la del Principio de las Nacionalidades. Conceptualmente, si un pueblo es, o se considera l mismo por efecto de su voluntad explcita, una nacin histricamente constituida el Derecho internacional debera garantizar su derecho a la libre determinacin poltica.

Hemos llegado al punto inicial de este escrito, a la pregunta que se desprende a lo largo de l: en tanto que principio poltico basado en un "derecho natural" a la libre disposicin de los pueblos, en qu casos y en qu momentos histricos es aplicable para convertirse en uno de derecho poltico positivo, en un derecho internacional? Porque, de hecho, en el mbito de las Relaciones Internacionales, siempre se ha dado una tensin entre el ideal poltico y la poltica real. Y tambin es cierto que, habitualmente la "Realpolitik" es preeminente respecto de los ideales polticos: slo cuando las circunstancias de la lucha ideolgica, de los propios intereses econmicos o cuando el (des)equilibrio de fuerzas a nivel internacional lo aconsejan los Estados pregonan las virtudes de este derecho, como fue el caso de la desmembracin de la antigua URSS a partir del ao 1990, o de la antigua Yugoslavia a partir de 1991, ante la precipitacin de la poltica exterior germnica en el reconocimiento de Croacia y Eslovenia, y ante una poltica exterior del resto de los estados europeos indolente y perpleja, por no hablar de la segregacin repentina de Checoslovaquia.

El ejercicio real del derecho a la autodeterminacin y de secesin pone en evidencia, una vez ms, los lmites reales del Derecho internacional o, mejor dicho, del Derecho interestatal. Entretanto, la arena y el viento del desierto argelino del Tindouf todava encuentran la cara y las manos del pueblo saharaui, en un xodo que dura desde hace 37 aos; mientras que las cenizas de las naciones balcnicas, que iniciaron el ciclo de las guerras mundiales en los inicios del siglo XX, aun queman en Kosovo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter