Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-11-2012

El 6 de noviembre los estadunidenses deciden qu pas quieren

Arturo Balderas
La Jornada


Si la aprobacin del plan de salud fue un parteaguas en el gobierno de Barack Obama, la llegada de Mitt Romney a la Casa Blanca pudiera ser, a su vez, el parteaguas para el futuro del pas. Al menos as lo han considerado diversos observadores de la vida poltica y econmica del pas. Tal vez uno de los que resume ms claramente este pensamiento sea el premio Nobel de Economa, Joseph Stiglitz, quien en un artculo en el New York Times concluy que lo que est en juego es la oportunidad de superar una de las ms negras etapas del pas, en la que la desigualdad se ha profundizado como en ninguna otra nacin desarrollada. Agrega que el proyecto poltico de la dupla Romney-Ryan no se diferencia mucho del que profundiz la desigualdad durante el gobierno de Bush. Su poltica de bajos impuestos a quienes perciben mayores ingresos, castigando a las clases medias y bajas con gravmenes incluso ms altos que los que pagan quienes reciben cuantiosos intereses de sus inversiones en el sector financiero, sin duda acentuarn esa desigualdad. Concluye que la crisis que explot en 2008 es la mejor prueba de que la autorregulacin de los mercados que Romney y Ryan proponen como va para el crecimiento, no slo es un mito sino un fracaso rotundo que, como se ya vio, culmin en el desastre que dej al pas en una virtual quiebra.

A esa advertencia de Stiglitz hay que agregar otra de quienes han seguido el proceso de validacin constitucional del sistema jurdico en la Suprema Corte de Justicia, que en el largo plazo pudiera ser an ms catastrfica para los derechos de las minoras e incluso para el futuro perfil de la sociedad. Muy probablemente el prximo presidente nombrar por lo menos a dos ministros de la Suprema Corte, supliendo a dos que, por su avanzada edad, han expresado su intensin de retirarse. No es casual la similitud de pensamiento del mandatario con el de sus nominados para formar parte de esa institucin. Actualmente la Corte est compuesta por cuatro ministros conservadores, cuatro liberales y uno que, slo en teora, define el balance en las decisiones de la Corte. Lo cierto es que este ltimo, que fue nombrado durante el gobierno republicano de Bush, invariablemente se ha alineado con los cuatro ministros conservadores en decisiones relevantes, como Citizen United, que abri las compuertas del dinero corporativo al proceso electoral. Tomando en consideracin que los cargos en esa institucin son de por vida, el perfil ideolgico de quien gobierne el pas se plasmar en la Corte por muchos aos en el futuro. Para dar cuenta de la importancia de lo que ah se juega, vale subrayar, entre otras, dos decisiones de vital importancia para el respeto de los derechos humanos que revocara una Corte mayoritariamente conservadora: el derecho al aborto y el de accin afirmativa. El primero liquidara la lucha que las mujeres han dado desde mediados del siglo pasado porque se respete su derecho a decidir sobre su reproduccin, y el segundo acabara con uno de los ms importantes preceptos de igualacin en las diferencias sociales y econmicas y evitar la discriminacin por motivos raciales, religiosos, de gnero, de preferencia sexual, o de nacionalidad para el acceso al empleo y la educacin superior.

No es del todo descabellada la idea de que esta Corte, presidida por un juez conservador, haya aprobado la decisin Citizen United con la intencin de darle un pasaporte a quienes en el sector corporativo provocaron la crisis que explot en 2008. Ahora, ellos mismos quieren evitar por todos los medios la releccin del presidente que ha pretendido regular y frenar su inescrupulosa forma de operar.

En unos das se sabr quin gobernar al pas a partir de 2013. La moneda est en el aire y al parecer depender de la forma en que se vote en un puado de estados en los que hasta ahora parece haber un empate tcnico entre Obama y Romney. De entre ellos, La Florida, Virginia, Colorado y especialmente Ohio destacan, porque sus votos en el Colegio Electoral, donde se calificar la eleccin, sern definitivos. De entre las decenas de encuestas e instituciones que las realizan es difcil precisar cul es la ms acertada. Uno puede escoger la que mejor le parezca de acuerdo con el candidato que se prefiera. Sin embargo, es preciso citar la que realiz la organizacin PEW, una de las ms serias e imparciales, que ubic a los candidatos empatados con 47 por ciento cada uno en las preferencias del voto universal. Es necesario recordar que la eleccin la gana no el que tenga ms votos totales en todo el pas (voto universal) sino el que tenga mayora de votos en el Colegio Electoral, en donde cada estado de la Unin Americana tiene un peso especfico diferente. California, el de mayor poblacin, tiene 55 votos electorales; le siguen Texas y Nueva York, con 38 y 29, respectivamente, y as hasta los estados de menor poblacin, como Alaska, Montana y Wyoming, con tres sufragios electorales cada uno.

En el caso del Colegio Electoral, la mayora de las encuestas dan un ligero margen a Barack Obama. Si no sucede lo que en el ao 2000, cuando despus de un litigio abruptamente interrumpido, la Suprema Corte obsequi la presidencia a George W. Bush, es muy probable que Obama contine como husped de la Casa Blanca por otros cuatro aos.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2012/11/05/opinion/014a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter