Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2012

De lo ms comn

Ignazio Aiestaran
noticiasdenavarra.com


En el debate entre lo pblico y lo privado se ha olvidado lo ms comn. Para empezar, los primeros bienes de la humanidad fueron comunales. Tenemos los bienes comunes naturales, como el agua, el aire, la tierra, los montes, la biodiversidad o el sol. Por otro lado tenemos los bienes comunes culturales, como las lenguas, los conocimientos, las fiestas, los juegos, las danzas, las comidas, los chistes o las canciones. Adems en el mundo tecnolgico hemos alcanzado otros bienes comunes, como el software libre, el cdigo abierto, el blogging o las redes sociales. Los comunes siempre han estado al alcance de todos. Solo con el tiempo se impuso la propiedad privada como forma de posesin discriminatoria. El historiador de la economa Karl Polanyi lo llam "la gran transformacin" y dat el inicio de este fenmeno en el cercamiento de tierras en la Inglaterra del siglo XVIII.

Histricamente, cuando lo privado empez a deteriorar lo comn, se vio la necesidad de habilitar bienes pblicos, bajo la proteccin de las instituciones del Estado social. Mediante esa red institucional algunos bienes comunes pasaron a titularidad pblica, con el fin de que se garantizasen ciertos derechos sociales y colectivos. Ahora bien, en ocasiones este contrato social y su monopolio han tenido un efecto perverso: una vez que los bienes comunes han pasado a ser pblicos, estos ltimos se sostienen en poca de bonanza, pero en momentos de crisis son privatizados o directamente son eliminados. La salud y la educacin de nuestros cuerpos en comn empiezan a padecer este efecto pernicioso, desde la economa hasta la cultura. Con ello lo pblico se convierte en aliado de lo privado para expropiar lo ms comn en nuestras vidas. Igual que ya ocurri en el pasado con los bienes de la diversidad ecolgica.

Los pueblos estn llenos de usos y tradiciones comunes, desde actividades populares hasta el potlatch y el auzolan. Las ciudades tambin presentan sus bienes comunes. Las plazas y las calles, en todas sus manifestaciones, estn repletas de actos y gestos compartidos sin los cuales no funcionaran ni lo pblico ni lo privado. Pero esto se ignora con frecuencia. Ahora est de moda ser elitista y exquisito. En el mbito de la empresa y de la academia se habla mucho de la excelencia, incluso en este gurruo de crisis, aunque nadie sepa a ciencia cierta para qu sirve. Y yo, qu quieren que les diga, pues que no me siento nada excelso. Ms bien me siento de lo ms comn.

Fuente: http://www.noticiasdenavarra.com/2012/11/04/sociedad/de-lo-mas-comun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter