Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-11-2012

Pugna de modelos civilizatorios: indigenismo o Estados continente

Andrs Soliz Rada
Rebelin


 

Ante el avance del deterioro ambiental, la construccin de un nuevo modelo civilizatorio es urgente. Dos concepciones se enfrentan para alcanzar ese objetivo: El indigenismo y los Estados Continentales. El indigenismo considera que el modelo de Estado-nacin es un apndice del sistema-mundo capitalista y del extractivismo, para luego presentarse como alternativa terica, poltica y cultural, que consolidar un Estado plurinacional, comunitario y autonmico, nica forma de vencer al capitalismo (1) El indigenismo se basa en el concepto de Vivir Bien, que implica el acceso y disfrute de los bienes materiales en armona con la naturaleza y las personas. Es la dimensin humana de la realizacin afectiva y espiritual. Las personas no viven aisladas sino en familia y en un entorno social y de la naturaleza. No se puede Vivir Bien si los dems viven mal o se daa la naturaleza. A la luz de lo anterior y en sintona de los pueblos andinos, amaznicos y la gran mayora de los pueblos originarios del mundo, a los bienes materiales se aaden los espirituales, como son todos los intercambios de reciprocidad. Lo central del desarrollo para vivir y convivir bien ya no puede ser slo lo econmico ni menos el crecimiento y el lucro, caiga quien caiga. Vivimos ms bien una doble revolucin copernicana en la concepcin del desarrollo. Primera: Ya no gira todo en torno al crecimiento econmico sino que lo econmico gira ms bien en torno al crecimiento en la humanidad. Segunda, tampoco la Madre Tierra --el cosmos siendo ms inclusivos--, gira en torno al inters slo de los humanos sino que nosotros nos sentimos tambin fruto y parte de esta Madre Tierra y cosmos y tenemos que avanzar y convivir juntos de una manera armnica. De la prioridad econmica se pasa a la humana y sta se inserta en lo csmico, que no excluye lo dems pero le da un sentido ms incluyente. Y slo entonces podemos comprender qu es realmente el convivir bien e intentar realizarlo. (2)

 

El Vivir Bien significar el fin del egosmo, del individualismo y de la divisin --el fin del capitalismo--, y el comienzo del comunitarismo, de la solidaridad y de la complementariedad; el fin del no-tiempo, del tener tiempo para la convivencia, para la vida familiar, para el disfrute de la amistad y del contacto con la naturaleza (3) Como alternativa a esta economa de devastacin, si queremos tener futuro, necesitamos oponer otro paradigma de economa de preservacin, conservacin y sostenimiento de toda la vida. Necesitamos producir, s, pero a partir de los bienes y servicios que la naturaleza nos ofrece gratuitamente, respetando el alcance y los lmites de cada bioregin, distribuyendo con equidad los frutos alcanzados, pensando en los derechos de las generaciones futuras y en los dems seres de la comunidad de vida. Ella adquiere hoy cuerpo a travs de la economa biocentrada, solidaria, agro ecolgica, familiar y orgnica. En ella cada comunidad busca garantizar su soberana alimentaria: Produce lo que consume, articulando a productores y consumidores en una verdadera democracia alimentaria (4)

 

La concepcin de los Estados Continentales comparte los objetivos de indigenistas y ambientalistas, pero considera un engao el hacer creer que el cambio de modelo civilizatorio ser impulsado por los grandes Bancos, Parasos Financieros, Transnacionales y Petroleras, que financian a las ms importantes Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) que patrocinan a indigenistas y ambientalistas y que depredan el planeta y se benefician de la succin de recursos de pueblos sometidos, de la creciente desocupacin, de la explotacin de trabajadores y que tratan de destruir a Estados in constituidos. Este trabajo busca demostrar este punto de vista.

 

EL NACIMIENTO OFICIAL DE LAS ONGs

 

Las ONGs nacieron de manera formal a partir del artculo 71 de la Carta de las Naciones Unidas de 1945, que dice: El Consejo Econmico y Social de las Naciones Unidas podr hacer arreglos adecuados para celebrar consultas con organizaciones no gubernamentales que se ocupen de asuntos de competencia del Consejo. Como antecedente, se cita las acciones de entidades y organizaciones de beneficencia durante los procesos de colonizacin, as como a la actividad de la Cruz Roja Internacional. Lo anterior culmin en el establecimiento de la Cooperative por American Relief Everywhewre (CARE-Internacional), dependiente del gobierno estadounidense en el marco del Plan Marsall. CARE-International difunde una imagen filantrpica de EEUU. Su accin caritativa forma parte de un plan de propaganda gubernamental. Hoy en da, la rama francesa de CARE sigue cumpliendo la misma funcin, aunque en escenarios, como es la Palestina ocupada por Israel. Las ONGs estn en todo el mundo y en muchos casos se han asociado a transnacionales. Los gobiernos las subvencionan y las empresas las financian porque son una prolongacin de sus polticas. La articulacin entre grandes ONGs - transnacionales es inseparable. Veamos algunos ejemplos: David Axelrod es un especialista en creacin de ONGs a pedido de transnacionales y, al mismo tiempo, consejero de Barack Obama en relaciones pblicas y propaganda. En EEUU, la firma ASK Public Strategies se ha especializado en la creacin de ONGs por cuenta de transnacionales. En nuestro siglo, se han potenciado los actores ideolgicos de la globalizacin unidireccional, inspirados y remunerados por potencias capitalistas, interesadas en convertir a los gobiernos nacionales en sus cautivos. Los nuevos agentes de este cambio ideolgico ya no son solamente partidos polticos y personalidades sino millones de ONGs, que empezaron a crecer como hongos desde la presidencia de Ronald Reagan. En Rusa, por ejemplo, existen 220.000 ONGs registradas y otro tanto no registradas. Las potencias de Occidente estn indignadas por el intento de la Duma (Congreso) de calificar de agentes extranjeros a aquellas ONGs que participan en la actividad poltica y que reciben financiacin de otros Estados o sus instituciones. Todas estas organizaciones estarn inscritas en un registro oficial y tendrn que rendir cuentas semestrales al gobierno. Las potencias de Occidente que formularon la denuncia silencian que el proyecto de la Duma es muy similar a la Ley norteamericana FARA (the Foreign Agents Registration Act) respecto a las ONGs, que reciben financiamiento extranjero, sea de gobiernos o entidades particulares. Estas ONGs deben presentar cuatro informes anuales sobre sus actividades, el dinero recibido, forma de distribuirlo y sus beneficiarios. En Israel, la ltima Ley sobre las ONGs (Law On Disclosure Requirements for Recipient of Support from a Foreign State Etnity), aprobada por el Kneset (Congreso), es mucho ms drstica y prohbe a las ONGs aceptar donaciones del extranjero superiores a 5.000 dlares, a las que impone el 45 por ciento de impuesto estatal. Si lo anterior ocurre en pases de tanta fortaleza estatal como Rusia e Israel, imaginemos su influencia en regiones perifricas (5)

 

No es casual que el Grupo Bilderberg (integrado por las personalidades econmicas y polticas ms influyentes del planeta, desde la ptica de los centros de poder mundial) analice, a partir del 2005, el cada vez ms importante papel de las ONGs en su Plan Global de dominio del mundo. Las ONGs son usadas para desacreditar a quienes generan acciones populistas o tensiones anti sistmicas. Actualmente, el Grupo est creando mecanismos de interconexin entre ONGs locales, nacionales e internacionales, a fin de facilitar la formacin de un gobierno global. Por supuesto, entre un total de ms de 4 millones de ONGs que existen en el mundo hay un reducido grupo que toma caminos alternativos, con todas las dificultades y sacrificios que esto representa. Sin embargo, las excepciones no invalidan la regla. Cmo diferenciar a las buenas ONG de las que no lo son? La respuesta est en las propias ONGs, las que deberan rendir cuentas de sus financiamientos a los Estados y pueblos donde operan, los que deberan tener la facultad de juzgar sus conductas. Por de pronto, no es casual que Bill Clinton declarara en la reunin de Bilderberg del 6 de mayo de 2005, en Rottach Egern, Munich, que el crecimiento de las ONGs fue una de los hechos ms extraordinarios que sucedi en el planeta despus de la cada del Muro de Berln (6) Por su parte, Julian Assange, quien ha contribuido de manera decisiva a abrir en los ltimos aos las fronteras de la informacin, a travs de wikilealks, sostiene que si bien EEUU ha dejado de promover y apoyar a dictaduras militares en Amrica Latina, su influencia ahora se expresa en la financiacin de ciertas ONG y grupos por parte de USAID (7)

 

 

LA OIT, LA ONU, EL BANCO MUNDIAL Y LAS ONGs

 

El fortalecimiento de las ONGs precedi a la renovada ofensiva imperialista en contra de los Estados in constituidos y de sus intentos de avanzar en procesos de integracin regional. Esa ofensiva tuvo su punto nodal en el Convenio 169 de la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT) de 27 de junio de 1989, y la Declaracin de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indgenas, de 13 de septiembre de 2007. La suscripcin del Convenio 169 coincidi con la mayor coordinacin entre el Banco Mundial y las grandes ONGs, que se produjo tambin en la dcada de los aos ochenta. El Banco Mundial ejerci presiones (exitosas en Bolivia, a travs de la ONG Conservatin International) para redimir parte de la deuda externa, a cambio de crear parques nacionales y reas protegidas. De manera paralela, EEUU conmin a Amrica Latina a firmar Tratados de Libre Comercio (TLC) y aplicar polticas de ajuste estructural, diseadas a partir del Consenso de Washington y su Agenda Neoliberal. El 169, es un cambio radial con relacin al Convenio 107, de la misma OIT, de 1957, que planteaba la integracin entre los Estados Nacionales y los pueblos indgenas. La ofensiva ideolgica calific al 107 de paternalista, asimilacionista e integracionista por haber desconocido los derechos colectivos y consuetudinarios, basados en usos y costumbres. Incluso los defensores del 169, admiten que en su aprobacin la participacin de los pueblos indgenas fue inexistente.

 

El 169, todava se preocupa de explicar que al usar la palabra pueblo en vez de poblaciones y territorios en reemplazo de tierras no exista el peligro de adoptar polticas contrarias a la soberana de los Estados, dentro del derecho internacional. Sus exegetas advirtieron que el Convenio tena partes muy genricas, razn por la que deba adecuarse a las estructuras, historia o caractersticas de cada pas. Estos escrpulos fueron eliminados, salvo por su artculo final, por la Declaracin de la ONU del 2007. En este contexto, Xavier Alb propuso y logr que la Declaracin de la ONU, sin aadir o quitar una coma, se transformara en Ley de la Repblica. Bolivia fue el primer pas en adherirse a ese instrumento internacional.

 

El darwinismo social, despus de usufructuar por siglos la supuesta superioridad de unas culturas sobre otras, postula ahora la igualdad de las culturas. Luego de proclamar que el pensamiento occidental es la mxima conquista del pensamiento contemporneo, afirma ahora que sus fundamentos tienen el mismo valor que usos y costumbres tribales. En realidad, la vieja historia se repite. Las potencias, luego de usar el librecambismo para su despegue econmico, hoy, a travs del indigenismo y del ambientalismo, impiden que los Estados in constituidos asuman posiciones defensivas. Aprovecharon para ello, la generalizada sensibilidad social que origin la conmemoracin de los 500 aos de la colonizacin hispana. Despus de haber vertebrado sus territorios con carreteras, ferrocarriles y aeropuertos e instalado miles de industrias, deciden que esa va de desarrollo ha concluido. A partir del 169, slo queda analizar las realidades de las semicolonias con los ojos del Banco Mundial y de las ONGs.

Entre los aos 70 y 80, hubo mutuo antagonismo entre el Banco Mundial y las ONGs. En principio, las ONGs vieron al Banco Mundial como objetivo de presiones ms que como una fuente potencial de acuerdos, recursos e influencia. A finales de los aos 80 y principios de los 90, muchas ONGs empezaron a ejecutar programas de cooperacin y se convirtieron en interlocutores en la definicin de polticas, especialmente en aspectos de medio ambiente, participacin popular y cuestiones de gnero. Por su parte, el Banco advirti la capacidad de las ONGs para relacionarse con la sociedad, razn por la que cre un departamento de profesionales procedentes de las ONGs. Tambin se incluyeron especialistas en ONGs en las misiones encargadas de desarrollar proyectos del Banco en el extranjero. En su sede central constituy un equipo bilateral (Banco Mundial-ONGs) que organiz un trabajo conjunto en las distintas reas. En 1990, las ONGs slo formaban parte en un 12% de los proyectos financiados por el Banco. Esta proporcin pas a ser un 30% en 1995, y un 54 % en 1999, participacin que en su mayora corresponde a ONGs que trabajan en pases perifricos. El Banco comprob que las ONG tenan mayor cercana con los necesitados, ahorraban en generales y posean ms capacidad de innovacin. (8)

LAS ONGs Y LA NACION MAPUCHE  

 

 

Uno de los pueblos originarios ms promocionados a nivel internacional es la nacin Mapuche, la que tiene su sede en 6 Lodge Street, Bristol (Inglaterra) BS1 5LR. El 11 de mayo de 1996, un grupo de mapuches y europeos, preocupados por la situacin de las naciones y pueblos indgenas, en particular del pueblo Mapuche de Chile y Argentina, lanzaron en Bristol, Inglaterra, la organizacin Mapuche International Link (MIL). La nueva organizacin reemplaz al Comit Exterior Mapuche (CEM), organizacin que vena operando a partir de 1978. Desde su base en Bristol. MIL ha desarrollado los principios y objetivos del CEM, a fin de contribuir a la lucha de los pueblos indgenas a lograr mayores niveles de autodeterminacin en su proceso de desarrollo. El funcionamiento de esta nueva organizacin se enmarca en la Dcada Internacional de los Pueblos Indgenas del Mundo, declarada por las Naciones Unidas, cuyo objetivo es enfatizar a nivel mundial la violacin de los derechos de los pueblos indgenas, los derechos humanos, la destruccin de culturas y el medio ambiente, y la permanente lucha de estos pueblos por el reconocimiento de sus territorios ancestrales. Su secretario general es Reinaldo Maniqueo, de origen araucano. Se halla cooperado por Nina Dean, asistente del secretario general; Gerald Confer, tesorero; Colette Linehan, administradora, y Madeline Stanley, coordinadora de voluntarios. El equipo legal lo integran Andrea Rubio, James Watson y Nancy Gallou. La coordinadora con Grecia y la Unin Europea es Brbara Chambers y sus dems integrantes Katty Brickley, Kitty McCarthy, Heidi Walter Sabine, Patrolin Laetitia y Le Cordier (9)

 

La sede de la nacin Mapuche funciona en el Reino Unido, que tiene vitales intereses geopolticos en el Atlntico Sur, razn por la que, gracias a su podero atmico y al de la OTAN, ocupa las islas Malvinas, Sandwinch del Sur y Georgias del Sur, que pertenecen a la Argentina. Cabe aadir los enormes intereses empresariales de EEUU y Gran Bretaa en la regin cordillerana, fronteriza entre Argentina y Chile, donde se aplica el tratado de minera, de 24-03-2000, en el que tiene papel importante la canadiense Barrick Gold , que, en un 52 %, est asociada a empresas petroleras que realizan prospecciones en aguas territoriales argentinas. La Barrick Gold desarrolla el proyecto Pascua Lama, uno de cuyos accionistas es la British Petroleum (BP). Tambin est presente en Pascual Lama el Banco Barclays, de Inglaterra, vinculado al gobierno argentino (10). Pascual Lama es un proyecto a cielo abierto que extraer oro, plata, cobre y otros. Se ha denunciado que su actividad contaminante provocar, inclusive, la cianuracin del agua de los glaciares (11) No se conocen denuncias de quienes financian a la nacin Mapuche sobre los daos ecolgicos que provocan las compaas en la regin.

 

Los araucanos, hoy denominados mapuches, llegaron de Chile a territorio argentino a partir del siglo XVII. Este proceso, conocido como araucanizacin de la pampa, ocasion el casi exterminio de puelches, tehuelches, ranqueles y pampas. Por esta razn, investigadores argentinos, como Estanislao Zeballos, Lucio Mansilla o Manuel Prado, no mencionan en sus libros a los mapuches como pueblo originario de su pas. Todo parece indicar que se quiere englobar a los pueblos aborgenes de la regin para impulsar una nacin mapuche, en territorios argentinos y chilenos, dentro de los planes trazados en Bristol y apoyados por las Embajadas britnicas en Chile y Argentina Cul sera la reaccin britnica si el gobierno argentino propiciara en Buenos Aires el funcionamiento de la sede central de separatistas irlandeses del Reino Unido y proyectara sus actividades a territorio britnico?

 

LA HERENCIA AFRICANA DE LAS ONG

 

Considerar los avances de Europa slo como producto de sus habitantes y de su historia es tan errneo como afirmar que todas sus conquistas slo se deben a sus prcticas colonialistas. La tendencia de las potencias a ignorar la expoliacin africana es recurrente, de ah la necesidad de detenerse brevemente en ella. La palabra balcanizacin, acuada por los socialistas alemanes, para describir la poltica exterior de la Rusia Zarista, a fines del Siglo XIX, adquiri una nueva connotacin despus de la primera guerra mundial, al describir la divisin de territorios coloniales en pequeos Estados, con el propsito geopoltico de debilitarlos militar y econmicamente. Las potencias promovieron la fragmentacin de sus colonias, a fin de que los previsibles procesos de liberacin no modificaran la debilidad econmica de los nuevos Estados, lo que les permitira prolongar su dominio, lo cual efectivamente ocurri.

 

La nueva connotacin de la palabra balcanizacin fue precedida por lo ocurrido en frica, en la Conferencia de Berln (15 de noviembre de 1884 al 26 de febrero de 1885), convocada por Francia y el Reino Unido y organizada por el Canciller de Alemania, Otto von Bismark, para distribuirse los territorios del martirizado continente. Como resultado de las negociaciones, la costa mediterrnea africana qued en manos de Francia y el Reino Unido. La costa oriental fue dividida entre alemanes al sur y britnicos al norte. La costa occidental qued en poder de belgas, franceses y britnicos. Los espaoles se hicieron con el Sahara Occidental, los italianos consiguieron Somalia y los portugueses extendieron o afianzaron su control sobre Angola, Cabo Verde y Guinea-Bissau, Santo Tom y Prncipe y Mozambique, mientras los alemanes obtuvieron Namibia (11).

Los acuerdos se suscribieron sin presencia de africanos. En el continente se trazaron fronteras que atomizaron a Africa, hecho que se mantiene hasta ahora.

 

Al comenzar la Conferencia, el 90 % del frica estaba gobernada por africanos. Diez aos ms tarde, el 90 % estaba gobernada por europeos. Es verdad que el trmino africanizacin es demasiado genrico, ya que existen grandes diferencias entre los pases del norte, especialmente Egipto, Argelia y Marruecos, y los subsaharianos, con excepcin de Repblica de Sudfrica, que emergi unida, gracias al genio de Nelson Mandela, quien, conviene recordarlo, enarbol el mestizaje como arma para quebrar la brutalidad del apartheid. En varias zonas del norte de frica, el Islam, al que en Occidente se condena y desprestigia de manera sistemtica, elimin la desnudez y facilit la organizacin de entes estatales. En la Sorbona de Pars, ironiza el investigador francs Jean Pierre Amselle, si algn antroplogo desea adquirir notoriedad, debe descubrir o inventar una nueva etnia africana. A diferencia de la casi totalidad de sus colegas investigadores, Amselle encontr slidas conexiones religiosas y culturales entre comunidades. En efecto, si una tribu sufra una epidemia o una sequa, sus habitantes realizaban rogativas a sus totems para librarse de esos males. Si no eran escuchados, acudan a los dioses de tribus vecinas y, en caso de prolongarse las desgracias, viajaban a lugares ms lejanos en pos de totems ms eficaces. Al terminar las calamidades, los dioses exitosos se convertan en patrimonio permanente de la tribu agradecida. As finaliza el cuento de atribuir a cada etnia africana cosmovisin propia y pureza religiosa (12)

 

En 1884, (inicio de la Conferencia de Berln), slo Etiopa era independiente, gracias a la defensa militar de sus fronteras. En la primera dcada del Siglo XXI, frica est atomizada en 55 pases. El 9 de julio de 2011, fue creada la Repblica de Sudn del Sur, lo que significa un nuevo triunfo del moderno colonialismo y de sus ONGs. Cada conflicto armado en el frica es aprovechado para imponer nuevas balcanizaciones. El analista israel Mordejai Keidar prev que Siria se fragmentar en un Estado alau, en la parte occidental del pas, un Estado kurdo en el norte, uno druso en el sur, uno beduino al este y hasta podemos llegar a ver una separacin entre Damasco y Alepo (13) La invasin a Libia slo culminar cuando el pas quede fragmentado entre Trpoli y Bengasi.

 

LAS ONGs EN BOLIVIA

En Bolivia, el indigenismo y el ambientalismo cuentan con el respaldo de Fundaciones y ONG, que dependen del poder mundial. La mitad de los ministros del primer gabinete de Evo Morales trabaj para ONG. El canciller Germn Choquehuanca dirigi la ONG "Nina", dependiente de UNITAS, coordinadora de ONGs en el pas. Los directivos ms importantes del Centro de Estudios Jurdicos de investigacin Social (CEJIS), han ocupado dos ministerios, dos vice ministerios y un cargo clave en la bancada del MAS en la Asamblea Constituyente. Uno de sus directores, Leonardo Tamburini, inform que "el CEJIS es financiado por organizaciones de Estados Unidos, Inglaterra y Alemania" (14). La Fundacin Boliviana para la Democracia Multipartidaria (FBDM), cuyo nacimiento tuvo lugar el 28-XII-02, est financiada por el Instituto para la Democracia Multipartidaria de Holanda y se ha convertido en la punta de lanza de la socialdemocracia europea en Bolivia, la que logr encasillar a todos los partidos polticos con representacin parlamentaria, en los moldes de la democracia controlada, alejados de un proceso democrtico articulado a avances en la autodeterminacin nacional. La petrolera holandesa Royal Dutch Shell tuvo el control de los gasoductos del pas. La FBDM se fund con el concurso del MIR, MAS, MIP, NFR, UCS, MNR, ADN, PS, FRI y MBL. Su primera directiva estuvo conformada por Ignacio Snchez de Lozada del MNR (hijo de Gonzalo Snchez de Lozada), Guido Riveros del MIR, Erik Reyes Villa de NFR, Antonio Peredo Leigue del MAS, Felipe Quispe del MIP, Mauro Bertero de ADN y Rolando Morales del PS. Figur como asesor el economista Carlos Toranzo, vinculado a fundaciones alemanas.

 

En agosto de 2007, el Senado nacional, a sugerencia de Poder Democrtico y Social (PODEMOS), del ex Presidente Jorge Quiroga Ramrez, y del MAS, condecor a Xavier Alb, fundador del Centro de Investigacin y Promocin del Campesinado ( CIPCA). Esta ONG es la operadora de la Fundacin Interamericana (FIA), una agencia oficial del gobierno de EEUU en Bolivia. Entre 1995 y el 2005, el Banco Mundial ha financiado reformas judiciales, del Parlamento y del Poder Judicial e impulsado la Justicia Comunitaria. El Banco Mundial ha firmado acuerdos con la Cmara de Industria y Comercio de Santa Cruz (CAINCO) y la Nacin "Camba", a travs de la Agencia Multilateral de Garantas para la Inversin (MIGA). Por su parte, USAID financi la "modernizacin" de la Corte Nacional Electoral. USAID ha pagado sueldos a los fiscales antinarcticos. Ha financiado las reformas al Cdigo de Procedimiento Penal. Junto con la petrolera Total, desembols los fondos para el Referndum vinculante del 18 de julio de 2004 (gobierno de Carlos Mesa), sobre el destino de los hidrocarburos. En los gobiernos de Jorge Quiroga y Carlos Mesa, USAID y las ONG, con el permanente respaldo del FMI, han propiciado reformas a la Constitucin, las que culminaron en la Asamblea Constituyente, que removi los cimientos del frgil Estado nacional.

 

CIPCA trabaja con la NED y OXFAM. Esta ltima, financiada por British Petrleo y las fundaciones Rockefeller y Ford, entre otras. CIPCA Per recibe apoyo de ENDESA y Repsol de Espaa. Ha suscrito acuerdos con la Fundacin "Milenio" de GSL y se respalda en la influencia del Vaticano. Junto a CIPCA se hallan la Fundacin Tierra, de Miguel Urioste, vinculada al Movimiento Bolivia Libre (MBL), que co-gobern con GSL. Otras ONG de enorme influencia son ILDIS, Qhana, Aclo, Alas, Cepad, Cedoin, IPTK, Centro "Gregoria Apaza" y "Juana Azurduy", adems de la Red-Ala. La pgina de Internet de "Tierra" indica que sus aliados privilegiados son las Iglesias Catlica, evanglicas y luteranas. La Federacin de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM), Federacin de Comits de Vigilancia y Federacin de Concejales Municipales recibe el apoyo de USAID, CIPCA y otras ONGs (15). Fundaciones de EEUU, Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza, Suecia, Blgica, Canad, el Vaticano, Iglesias Evanglicas y otras impiden que Bolivia regule a las organizaciones no gubernamentales, como lo hacen Rusia, EEUU o Israel (16)

 

De la mano de USAID llegan otras agencias  como la NED, CIA y NSA, para cooperar con las ONG que les sirven de parapeto y desestabilizar a gobiernos que se resisten a las polticas de Washington. El manual de USAID, en su captulo 101.2, referente a sus responsabilidades primarias, dice: El Administrador (a) formula y ejecuta las polticas de EEUU para el desarrollo exterior y programas de asistencia econmica, con sujecin a la poltica exterior del Presidente, el Secretario de Estado, y el Consejo Nacional de Seguridad. Bajo la autoridad directa y la orientacin de la poltica exterior del Secretario de Estado, el Administrador de USAID acta como asesor principal del Presidente y el Secretario de Estado en relacin a las cuestiones de desarrollo internacionales. Por lo tanto, la estricta sujecin de USAID a la orientacin de poltica exterior del Presidente de Estados Unidos, su Secretario de Estado, y su Consejo Nacional de Seguridad no slo es real sino adems obligatoria. La Ley de Asistencia Exterior de 1961 (Gobierno Kennedy) sirve de base a las polticas de EEUU para la ayuda exterior y sus programas de asistencia. Queda claro, por lo tanto, que la tan mentada asistencia social fue siempre la excusa para el intervencionismo, cuyo objetivo es el control geopoltico de Estados Unidos a partir de la Guerra Fra (17).

 

El Vicepresidente AGL, con el conocimiento que brinda el ejercicio de siete aos en el poder, afirma que si bien en los pases del primer mundo hay ONGs como parte de la sociedad civil, en los pases del tercer mundo como Bolivia varias ONGs son realmente Organizaciones de Otros Gobiernos, es decir un poder extranjero en territorio boliviano que define la temtica, el enfoque y la lnea de financiamiento desde las prioridades de ese otro gobierno Podramos decir que el sistema neoliberal perifrico se configuro entre un Estado reducido en sus capacidades y su poder de intervencin econmica y cultural (procesos de privatizacin y achicamiento), ONGs que lo reemplazaban en determinadas reas (social, cultural, lucha contra la pobreza, pueblos indgenas, medio ambiente, etc.), y un sector econmico privado extranjero, que se apropiaba de las riquezas pblicas. Algunas ONGs en el pas han sido el vehculo de la introduccin de un tipo de ambientalismo colonial que relega a los pueblos indgenas al papel de cuidadores del bosque amaznico (considerado propiedad extraterritorial de gobiernos y empresas extranjeras), creando de facto una nueva relacin de privatizacin y extranjerizacin de los parques nacionales y las Tierras Comunitarias (TCO), en las que el mismo Estado ha perdido tuicin y control El verdadero objetivo de la filantropa occidental fue conquistar territorios estratgicos y recursos de la biodiversidad (material gentico, minerales, petrleo, gas) a travs de las ONGs. Negociar con un pueblo indgena a travs de una ONG local, financiada por otro pas, es ms fcil que establecer una relacin de Estado a Estado. De otra manera (los pases capitalistas desarrollados) tendran que negociar, pactar o incluso enfrentar a otros Estados nacionales para conseguirlos.

 

La Confederacin de Pueblos Indgenas de Bolivia (CIDOB) fue la impulsora ms importante de la Asamblea Constituyente y de la Nueva Constitucin Poltica del Estado (NCPE). Sobre esta entidad, AGL anota lo siguiente: Fue fundada, en 1982, con fondos de USAID y de la Ford Fundation, a travs de la ONG Culture Survival. La CIDOB es la mxima instancia organizativa de los pueblos indgenas de Tierras Bajas del pas. Aglutina en su seno a 34 pueblos indgenas del Oriente, El Chaco y la Amazonia (esos 34 pueblos sirvieron de base para el reconocimiento constitucional de las 36 naciones indgenas asr-- ). La CIDOB representa a 11 organizaciones indgenas regionales de 7 departamentos del pas: APG, CPESC, CPIB, CMIB, ORCAWETA, CPEM-B, CPITCO, CIRABO, CIPOAP, CPILAP, COPNAG que aglutinan aproximadamente a 700 mil habitantes asentados en 1500 comunidades. Las ms de 200 Tierras Comunitarias de Origen (TCO), convertidas en la NCPE en Territorios Indgena, Originario Campesino (TIOC), fueron obra de la ONG DANIDA. El proceso de delimitacin de demandas de TCOs y el control social del posterior proceso de saneamiento a partir de 1996, fueron mayoritariamente financiados por la cooperacin bilateral danesa. Del 2005 al 2009 esta agencia invirti ms de 13,36 millones de dlares, de los cuales 2,4 fueron entregados a un proyecto tcnico de la CIDOB, el Centro de Planificacin Territorial Indgena CPTI. En tierras altas, el mismo esquema fue aplicado con la ONG ISALP,que recibi durante el mismo periodo 700.000 dlares. Otras ONGs como CEJIS y AVSF reciben financiamientos de la ayuda europea. AGL denuncia tambin que varias ONGs asumen conductas racistas, las que han creado animadversin en pueblos indgenas de tierras bajas contra campesinos de los valles y de las tierras altas. Como ejemplo de lo anterior, revela que ciertas ONGs defienden la endogamia tnica, al considerar como un crimen el hecho de que los yuracars se casen con los quechuas o los aymaras. Se trata en el fondo, dice, de la falacia colonial de la construccin de razas puras, dicha ahora con lenguaje posmoderno (18) 

.

 

LAS ONGs, REPSOL Y LOS GUARANIES

 

Las ONGs en Bolivia lograron que la Asamblea del Pueblo Guarani en Itika-Guaz (APG_IG), ubicada cerca de los yacimientos de gas ms grandes del pas, se beneficie de un Fondo Financiero de 14.8 millones de dlares, por diez aos renovables, pagado por la petrolera REPSOL. La APG-IG explic, en comunicado pblico, que los fondos fueron depositados en el Banco do Brasil, convertido en asesor financiero del proyecto. El uno por ciento de la suma citada (alrededor de 148.000 dlares-mes), beneficia a los guaranes de la zona, el que ser invertido en programas de salud, educacin y vivienda. El Acuerdo fue aprobado por la APG el 01-XII-2010 y firmado en acto pblico ante notario, el 29-XII-10. La ONG Nizcor, que opera en 40 pases, asesor a la APG_IG en su negociacin con REPSOL, a cuyo acuerdo se sumaron British Petrleum y Pan Amrican Energy (PAE), que tambin operan en los mega campos. El comunicado aade que se trata del primer acuerdo en Amrica Latina entre un pueblo indgena y una multinacional petrolera, por lo que esperamos que tenga repercusiones en las prcticas de la industria petrolera, siendo tambin un aporte especfico y concreto a las reivindicaciones de las comunidades indgenas bolivianas y latinoamericanas. La informacin fue difundida por el El Pas, de Tarija, en sus ediciones del 8, 9 y 12 de diciembre de 2011.El convenio abri perspectivas de otras alianzas entre transnacionales y el indigenismo en Amrica Latina. La fundadora y presidenta de First Peoples Worldwide (FPW), Rebeca Adamson, destac que El Fondo de Inversin Itika Guasu es un gran logro para todos. Con frecuencia escuchamos a los financiadores decir que no pueden financiar a los pueblos indgenas directamente porque carecen de capacidad. Pasar por alto capacidades y habilidades como las demostradas por los guaranes de la Itika Guasu debieran llevar al mundo filantrpico a repensar sus propias capacidades y relaciones con las comunidades indgenas, porque ah fuera hay muchas ms experiencias exitosas como sta (19) FPW es una de los 28 miembros del Global Philanthropy Committee del Council on Foundations, junto con la Rockefeller Foundation y la Open Society Foundation de George Soros y tiene nexos con las fundaciones Ford y Bush (20).

 

El convenio, pese a su supuesto carcter pblico, fue mantenido en reserva hasta que el representante tarijeo en el directorio de YPFB, Lus Lafuente, hizo saber que los guaranes se oponan a la ampliacin del gasoducto Villa Montes (ciudad cercana a los mega campos) y Tarija. El acuerdo APG Repsol contravino a la NCPE, la que, pese a su carcter indigenista, prescribe que YPFB es la nica empresa facultada para ocuparse de la produccin y comercializacin de hidrocarburos y que no podr transferir sus derechos u obligaciones en ninguna forma o modalidad, tcita o expresa, directa o in directamente (Artculo 361). Por su parte, el Defensor del Pueblo de Tarija, Andrs Tablada, advirti que haba surgido en el pas una especie de Super Estado, ya que no se le permiti ingresar a la zona guaran, por no haber obtenido previamente una autorizacin de la APG. Las petroleras tambin lograron acuerdos con indgenas de la amazona peruana, segn revel Jaime Corisepa, Presidente de la Federacin Nacional del Ro Madre de Dios y Afluentes (FENAMAD-PERU), quien declar que la FENAMAD sancion a dirigentes que favorecieron a las petroleras Hunt Oil y Repsol-YPF para que ingresen a la Reserva Comunal Amarakaeri (21)

 

 

LA OTRA OPCION: LOS ESTADOS CONTINENTALES

 

Si alguien se atreviera a preguntar, en alguna reunin acadmica o social cules son los aportes de Amrica Latina al pensamiento universal?, provocara despectivas sonrisas. Todos sabemos, diran, que Latinoamrica es una regin vaca de ideas propias, ya que todo vino de Europa y, en menor medida, de otras latitudes. Luego recordaran que, en los ltimos 500 aos, del viejo mundo lleg el cristianismo y el ateismo, el liberalismo, el marxismo y el anarquismo, el idealismo, el materialismo y el agnosticismo, el racismo y el indigenismo, el positivismo y el irracionalismo. La enumeracin completa sera interminable. Sin embargo, en Occidente se ignoran por lo menos dos aportes importantes: El mestizaje y la propuesta de lo nacional popular. La concepcin del mestizaje fue sistematizada por el mexicano Jos Vasconcelos, en su libro La Raza Csmica, la que surge desde la propia originalidad de la Amrica morena, ya que en su suelo se fusionaron tres grandes troncos de la familia humana: La asitica, que al cruzar el estrecho de Bering, comenz a poblar estas tierras. La africana, con sus miles de esclavos arrancados de sus comunidades y la mezcla europea, seguida de olas migratorias. La Raza Csmica es, en consecuencia, la matriz de una nueva era civilizadora y esperanza de acabar con guerras fratricidas, razn por la que debera convertirse en el deber ser de los seres humanos. Es la raza sntesis o raza integral, hecha con el genio y la sangre de todos los pueblos. Es fusin y puente de razas ms slido que todas las razas anteriores. Vasconcelos recuerda que en la historia no hay retornos, porque toda ella es transformacin y novedad. Ninguna raza vuelve: cada una plantea su misin, la cumple y se va. Esta verdad rige en los tiempos bblicos y en los nuestros En el suelo de Amrica hallar trmino la dispersin, all se consumar la unidad por el triunfo del amor fecundo y la superacin de todas las estirpes (22).

 

El libro fue precedido por la convocatoria que hizo Vasconcelos, en 1921, en su calidad de ministro de Educacin de su pas, al primer congreso mundial de estudiantes, al que asistieron tambin estudiantes chinos. En la oportunidad, se puntualiz que los latinoamericanos debemos ser tratados como iguales, pero exigiendo el mismo trato para todos los pases y culturas. En el congreso se puntualiz que el patriotismo latinoamericano que no est arraigado en Coauthemoc y Atahuallpa carecer de sostn, pero, al mismo tiempo, es necesario relacionarlo con su fuente hispana. La visin de Raza Csmica abarca lo econmico, ya que las naciones deben disfrutar de sus propias riquezas. El texto se public despus de la enorme influencia que suscit el libro Ensayo sobre la Desigualdad de las Razas Humanas, del Conde Arthur De Gobineau, para quien la historia de la humanidad es la historia de las luchas entre razas superiores e inferiores. El libro de Gobineau se transform en una de las ideas-fuerza del siglo XX: el mito de la sangre del nacional socialismo alemn. El tambin francs, Gustavo Le Bon, aadi que peor que las razas inferiores es la mezcla racial. Como es obvio, Gobineau y Le Bon son importantes inspiradores del nazismo (23). Vasconcelos sistematiz aportes de quienes en Amrica Latina ya advirtieron la importancia del mestizaje. As, por ejemplo, apenas 36 aos despus del arribo de los espaoles al Per, la proliferacin de mestizos alarm al licenciado Castro, quien, en carta al Rey de Espaa, le deca: Hay tantos mestizos en estos reinos y nacen cada hora que es menester que Vuestra Majestad mande enviar cdula que ningn mestizo ni mulato pueda traer arma alguna ni tener arcabuz en su poder, so pena de muerte, porque esta es una gente que andando el tiempo ha de ser muy peligrosa y muy perniciosa en esta tierra (24)

 

Los productos del mestizaje latinoamericano fueron enumerados por Simn Rodrguez, el maestro del Libertador, de la siguiente manera: Tenemos huasos, chinos y brbaros, gauchos, cholos y huachinangos, negros, prietos, serranos, calentanos, indgenas, gente de color y de ruana, morenos, mulatos y zambos, blancos porfiados y patas amarillas, y una chusma de cruzados, tercerones, cuarterones, quinterones y salta atrs, que hace, como en botnica, una familia de criptgamos. Ese mestizaje es, adems, un mestizaje de mestizajes. Sus tres ingredientes bsicos eran ya mestizos de antemano. Los espaoles del Renacimiento eran ya uno de los pueblos ms abigarradamente mestizos del mundo. Por suelo espaol pasaron las ms diversas naciones, incluso desde antes de la llegada de los romanos a la pennsula ibrica, y cada una dej all su huella biolgica y espiritual. El mismo nombre de Iberia, de origen griego, es anterior a la imposicin de la lengua latina en el territorio hispnico...

 

Mestizos eran tambin los indgenas que los espaoles encuentran del lado de ac de la mar ocana. Aztecas, mayas, incas, chibchas, aimaraes, caribes, araucanos... no son sino algunas de las etnias que habitaban nuestro vasto territorio, llegadas a l desde diversos puntos del horizonte, especialmente de regiones asiticas. Entre muchas de ellas haba importantes rasgos diferenciales, incluso de talla y contextura. Como era tambin variado el nivel de desarrollo que esos pueblos precolombinos haban alcanzado para el momento de la llegada de los europeos a sus costas. Tambin eran mestizos los africanos trados como esclavos. Los habitantes del frica ecuatorial pertenecen a diversos grupos tnicos, con rasgos diferenciales tan evidentes como diversos matices del color de la piel y contrastes en la talla promedio, tan notables que van de tipos delgados y de elevada estatura, a otros retacos, muy bajos de tamao pero de contextura gruesa. E igualmente eran pueblos con diversos niveles de desarrollo social y cultural .No hay, en fin, en el mestizaje americano una raz pura e incontaminadamente espaola, india o africana. Cada una aporta rasgos muy diversos, previamente fundidos, al nuevo tipo, cuyo signo ms definitorio es ese plurimestizaje. (25)

 

La observacin anterior, llev a Simn Bolvar a escribir estas palabras en su famosa Carta de Jamaica, de 1815, su documento ms difundido:

 

Nosotros somos un pequeo gnero humano; poseemos un mundo aparte, cercado por dilatados mares; nuevos en casi todas las artes y ciencias, aunque en cierto modo viejos en los usos de la sociedad civil. Yo considero el estado actual de Amrica, como cuando desplomado el imperio romano cada desmembracin form un sistema poltico, conforme a sus intereses y situacin, o siguiendo la ambicin particular de algunos jefes, familias o corporaciones, con esta notable diferencia, que aquellos miembros dispersos volvan a restablecer sus antiguas naciones con las alteraciones que exigan las cosas o los sucesos; mas nosotros, que apenas conservamos vestigios de lo que en otro tiempo fue, y que por otra parte no somos indios, ni europeos, sino una especial mezcla entre los legtimos propietarios del pas y los usurpadores espaoles; en suma, siendo nosotros americanos por nacimiento, y nuestros derechos los de Europa, tenemos que disputar a stos a los del pas, y que mantenernos en l contra la invasin de los invasores; as nos hallemos en el caso ms extraordinario y complicado (26).

 

A las ideas de Bolvar y Rodrguez cabe aadir que existen mltiples y diversos mestizajes generados por el transcurso del tiempo. Cada pas latinoamericano tiene su propio mestizaje que ha ido conformando personalidades diferenciadas por matices. As existe, por ejemplo, lo caribeo, lo argentino, lo venezolano, lo boliviano o lo chileno que resumen, a su vez, simbiosis de sus mestizajes interiores, que mezclaron a poblaciones prehispnicas, aventureros, empresarios y corrientes migratorias. En las zonas altas de Bolivia, por ejemplo, el traslado de esclavos africanos a las minas de Potos slo provoc su extincin, debido a la rudeza del clima. Sin embargo, el hecho de que los espaoles hubieran llegado a las regiones mineras sin sus esposas o compaeras aceler el mestizaje al que aluda el licenciado Castro. Los mestizajes latinoamericanos estn unidos por el comn denominador del idioma, el que alimenta el proyecto de construir la Patria bolivariana.

 

 

LO INDO MESTIZO EN BOLIVIA

 

La miopa de sus clases dirigentes y la escasez de corrientes migratorias ocasionaron la lenta formacin de la nter subjetividad boliviana. El estancamiento crnico del pas acentu el regionalismo y el racismo. Las movilizaciones de repudio a los gobiernos de la oligarqua minero terrateniente, la Asamblea Constituyente de 1938, el Congreso Indigenal de 1945 y la Revolucin del 9 de abril de 1952, que dio acceso a la ciudadana de todos los habitantes del pas, hombres y mujeres, junto a la reforma agraria y el voto universal, generan esperanzas de consolidar la existencia nacional. Tal vez la pregunta pertinente debera ser la siguiente: Cmo explicar que Bolivia contine existiendo? Su debilidad interna fue de tal magnitud que bast una batalla, la del Alto de la Alianza, para que Chile nos ganara la Guerra del Pacfico. El pas careca de la fuerza interior para sobreponerse a los contrastes, lo que lo convirti en presa fcil de agentes de la masonera chilena, vinculada, a su vez, a la Gran Logia inglesa. La Guerra del Acre, pese al despojo de extensos territorios amaznicos, cuyo valor crece con el tiempo, no afect al eje del funcionamiento del pas, que no tena conciencia de su propia geografa. La Guerra del Chaco fue diferente. A pesar de la extensa prdida territorial, Paraguay, pese a su slida unidad nacional, su tradicin guerrera y la ayuda logstica argentina. no pudo vencer la resistencia boliviana en la decisiva batalla de Villamontes, lo que evit su polonizacin, ya que otros pases limtrofes se aprestaban a ocupar varias regiones de la heredad nacional De dnde sac Bolivia la energa suficiente para resistir tres aos de ininterrumpidos combates, en una regin ajena a la casi totalidad de sus combatientes? La dimensin del drama es an mayor si se recuerda que miles de indgenas fueron llevados al Chaco mediante la coercin y que la incapacidad y disensiones internas en el gobierno y en los altos mandos militares eran incontrolables. Sin embargo, eran miles los indgenas que trabajaban en centros mineros o eran artesanos o asalariados en las ciudades, quienes conformaban la base del cholaje, de donde emergieron los sargentos y suboficiales, que llevaron en sus espaldas el peso de la contienda. El cholaje articul sus sacrificios con oficiales y jefes de las capas medias, que conformaron la columna vertebral indo mestiza de sucesivos reclutamientos que terminaron por convocar a casi adolescentes y de personas prximas los 40 aos de vida.

 

Lo indo mestizo est enraizado en las guerrillas indo mestizas de la guerra de la independencia, las que fueron precediditas por la Junta Tuitiva de la Revolucin del 16 de julio de 1809, de la que formaron parte representantes aymaras. Con esta premisa, consideramos que El Diario del Tambor Vargas, hallado por Gunnar Mendoza, y publicado bajo el ttulo D iario de un Comandante de la Independencia Americana, 1814-1825, es el eje de la historiografa boliviana. El texto demuestra que los lderes guerrilleros saban que las tropas espaolas los aniquilaran en pocos das sin la alianza indo mestiza. El Diario deja constancia que los combatientes del Alto Per reconocan la autoridad de Buenos Aires, donde el 25 de mayo de 1810, se haba proclamado la independencia de Sudamrica. Este el aporte del Alto Per al proyecto bolivariano. Otro hito de la participacin indo mestiza en la historia nacional es la alianza entre el lder aymara, de origen mestizo, Juan Manuel Cceres, y el Comandante del Primer Ejrcito Libertario argentino, Juan Jos Castelli. Despus de la gesta de julio de 1809, Cceres lider las rebeliones aymaras en Pacajes y otros pueblos del altiplano. Apresado por el Ejrcito realista, fue liberado por Castelli, a quien escolt de La Plata a La Paz. Cceres estuvo junto a Castelli el 25 de mayo de 1811 (primer aniversario de la Revolucin de Buenos Aires), cuando el revolucionario porteo anunci el fin de la mita y la servidumbre indgenas, as como la devolucin de la tierra a los pueblos andinos. Cceres form un frente nico de defensa de la Patria naciente con indios, criollos y mestizos. Cceres y Esteban Arce, el lder guerrillero cochabambino, coordinaron acciones militares, las que estuvieron cerca de permitir el nacimiento de Bolivia sin la falla geolgica que signific la ausencia de indgenas y mestizos en la Asamblea Constituyente de 1825 (27).

 

La esencia indo mestiza de Bolivia tuvo otra expresin en el poeta quechua, Juan Huallparrimachi, quien fuera secretario de Juana Azurduy de Padilla, nombrada, en 1816, coronela de los Ejrcitos Libertadores por la Junta de Buenos Aires. Julin Apaza (Tupac Katari), lder aymara de los levantamientos indgenas de 1781 en el Altiplano paceo, estructur la plana mayor de su ejrcito con tres coroneles quechuas y dos aymaras. Organiz tambin un cuerpo de escribientes, mestizos letrados, quizs tan importantes como los coroneles, in visibilizados por la historia Katari dirigi las huestes aymaras apoyado por Bartolina Sisa, su esposa, quien era de familia mestiza muy numerosa, a la que Katari reconoca como Virreina. Se dice de ella que fue chola intrpida y audaz tena don de mando incluso sobre Tupac Katari. La vida de los espaoles penda de su decisin, dictaba rdenes de proscripcin o perdn por medio de su secretario Juan Hinojosa, tambin mestizo. Capturada el 2 de julio de 1781, fue ahorcada despus de un fallo sumario, junto a su secretario (28).

 

La raz indo mestiza de la nacionalidad est presente en la Revolucin del 9 de abril de 1952, el acontecimiento central de la historia patria, que conquist el reconocimiento ciudadano a los indgenas, sometidos desde la conquista. Parte importante de ese proceso revolucionario lo conforman la expropiacin a los latifundistas, la nacionalizacin de las minas y la construccin de la carretera Cochabamba Santa Cruz . Infelizmente, la conduccin de la gesta de abril se someti los destinos de Washington, lo que impidi que la nacionalizacin de las minas fuera complementada con la instalacin de hornos de fundicin y que la riqueza gasfera sirviera de soporte a la modernizacin del pas. El proceso Ovando-Torres (1969-1971) fue el mejor intento por reabrir el proceso de abril del 52, pero, una vez ms, la oligarqua aliada al imperialismo y la izquierda antinacional frustraron el intento. Los hechos citados forman parte de la historia de Bolivia, en la que abundan tambin las masacres indgenas, los etnocidios, el trabajo semi esclavo en campos y centros mineros y todas las violaciones imaginables a los derechos humanos. Tomar conciencia de la globalidad de nuestra historia es el requisito previo para consolidar nuestra conciencia nacional.

 

Los sucesivos fracasos en consolidar la unidad indo mestiza explican el por qu Bolivia fue el pas menos preparado para afrontar la arremetida indigenista que sobrevino con la Convenio de la OIT, de 1989, y su proyecto plurinacional. La arremetida se hizo incontenible con el reconocimiento, a partir de 1996 (gobierno neoliberal de Gonzalo Snchez de Lozada), de ms de dos centenares de Tierras Comunitarias de Origen (TCO), convertidas despus en Territorios Indgena, Originario, Campesino (TIOC). Las TCO facilitaron el reconocimiento posterior de 36 naciones indgenas, 62 reas protegidas y 22 parques nacionales Este el escenario de disgregacin acelerada, que, a pesar de vacilaciones y contradicciones, Evo Morales est tratando de detener, lo cual lo llev a enfrentarse con las ONGs que digitan a la CIDOB, hecho denunciado por el citado libro de AGL.

 

LO INDO MESTIZO, EL ENEMIGO PRINCIPAL

 

La NCPE, promulgada el 2009, se bas en el censo de 2001, segn el cual el 62.2 % de la poblacin boliviana se declar indgena. Sobre esta base, Bolivia se constituy en Estado Plurinacional Comunitario, fundado en la pluralidad y el pluralismo cultural y lingstico, para citar las caractersticas ms relevantes de su artculo primero. En el segundo, se destaca la existencia pre colonial de las naciones y pueblos indgena, originario campesinos (IOC), a los que se garantiza su libre determinacin, que consiste en su derecho a la autonoma, al autogobierno, a su cultura, al reconocimiento de sus instituciones y a la constitucin de sus entidades territoriales. Varios de estos enunciados tienen como antecedente el documento Emancipacin y contra hegemona en Bolivia: Estrategias para destruir la dominacin khara (khara: trmino aymara que engloba a mestizos, clases medias, medias altas y empresariales). El peridico Los Tiempos, de Cochabamba (12-03-08), public un resumen del mismo, pero lo calific de apcrifo, advirtiendo que circula en Internet desde haca ms de un ao. Seguidamente, dej constancia que AGL desminti haber participado en su redaccin. Son innegables, sin embargo, las similitudes entre Emancipacin y la NCPE. Ambos buscan anular la influencia del mestizaje.

 

Estas las partes centrales del documento:

 

Hoy en da, en Bolivia se ha impuesto una lucha por el poder tanto a nivel material como a nivel subjetivo. Esta disputa parte del reconocimiento de que en Bolivia existe una distribucin desigual del poder, en particular, del poder simblico. En ese sentido, lo que se busca desde una visin indgena es destruir la dominacin simblica del mundo k' hara, es decir, la legitimidad de la representacin subjetiva de lo "boliviano" y lo occidental. De esa manera, negando la legitimidad de lo boliviano y de todo aquello en lo que se sostiene, se intenta destruir el poder simblico que hace que los excluidos y marginados acepten el orden de las cosas existente: el estado colonial republicano No se trata por tanto de una democratizacin social del poder, sino de que los dominados de antes, hoy en el poder, construyan una red de relaciones que les permitan gobernar de manera absoluta en el tiempo. Los excluidos y dominados pasan a ser los dominadores y los dominadores de ayer pasan a ser los excluidos y dominados del presente . Para ello, a partir de la identificacin de los "campos" en los que se asientan las relaciones de poder se busca invertir las relaciones de dominacin .Esta operacin es global pues abarca los campos: religioso, cultural, econmico, poltico, artstico, cientfico, salud, intelectual, internacional, entre otros De este modo, todo smbolo de poder del antiguo rgimen debe ser destruido, aniquilado, arrasado, y sus representantes humillados, perseguidos, vilipendiados para mostrar la fuerza del nuevo poder. Se trata entonces de crear en la percepcin individual y colectiva, el sentimiento de inevitabilidad del nuevo orden emergente y la consiguiente necesidad de subordinacin a las nuevas relaciones de dominacin... Bolivia es un Estado fallido pues hasta el momento no ha logrado construir un Estado Nacional. La exclusin de la poblacin indgena es el factor que ha hecho inviable la construccin de un estado nacional en Bolivia. Este hecho no solo responde a que es la poblacin mayoritaria del pas, sino a que es tambin el soporte econmico del Estado... (el subrayado es de asr)

 

La destruccin del poder simblico cultural es fundamental para la creacin de nuevas relaciones de dominacin indgenas Para ello ser necesario debilitar el capital cultural de la sociedad k' hara: modificar el valor del idioma espaol, relativizndolo frente a los idiomas indgenas, obligando su aprendizaje en las instituciones publicas, incorporndolo en los medios de comunicacin alternativos, atravesando la nueva reforma educativa con sus contenidos (violencia simblica) (el subrayado es de asr). Consiguientemente, segn los nuevos cdigos ser mucho ms meritorio ser dirigente sindical o social que tener ttulos profesionales o de especializacin Este proceso de derrumbe de lo que hasta hay se conoci como la sociedad k'hara tiene un objetivo de poder muy concreto: quitar el alma a la sociedad mestiza y blanca. Los mecanismos utilizados apuntan a desestructurar las bases materiales y subjetivas que lo sostienen, principalmente a aquellos referidos a la valoracin de la clase media y de los profesionales Ser humillados, infravalorados, maltratados econmicamente, quitarles sus referentes sociales y culturales, constituyen las piezas del engranaje del poder para quitarle el sentido de vida a la clase media, su sentido de existencia, hacindolos manipulables y sin identidad. Desconocer la utilidad de sus servicios, conocimiento y experiencia es la mejor manera de matar su alma La estrategia utilizada para invertir las relaciones de dominacin en este campo se desarrollan a travs del desmontaje de la democracia, la "criminalizacion de la oposicin", la "judicializacion de la poltica" y la generacin de una estructura alternativa para la emisin de informacin y construccin de sentidos colectivos. La principal tarea para invertir las relaciones de dominacin en el campo poltico pasa por negar los cdigos y valores de la democracia occidental. Esta se basa en la fragmentacin del poder a travs de la formula una persona un voto. Su ncleo es individual Y ese es el principal factor a neutralizarse por parte de la nueva relacin de dominacin. La democracia por tanto no debe ser individual, sino colectiva, no se legitima por el voto sino por la capacidad de movilizacin de los movimientos sociales (abolir lo individual para imponer lo colectivo) La lucha por el poder en Bolivia es total, no solo abarca el control de las instituciones del Estado y de la sociedad, sino que busca el control de la subjetividad de los individuos, el mundo de la construccin de las percepciones colectivas, relaciones de sentido, se trata, par tanto, de una guerra fundamentalmente cultural y simblica En esa medida, conquistar el alma de los k' haras ser una tarea ardua, pues estos no renunciaran de manera voluntaria a su forma de vida, a su mundo y sentido de vida. La nica va posible, consiguientemente, es la impulsada a travs de la Asamblea Constituyente.

 

Este escenario permitir por tanto derrumbar objetivamente los soportes simblicos de la cultura k' hara y la forma de organizacin del Estado y de la sociedad. A partir de esta operacin, al menos en teora, se piensa que se allanara el camino de la conquista de su alma e identidad, se lo har invisible, no reconocido social, cultural, econmica, ni polticamente, se los har "insignificantes (29).

 

EL INDIGENISMO, UNA CONSTRUCCION COLONIAL

 

El documento Emancipacin, al igual que su vstago no reconocido, la NCPE, consideran que en Bolivia los indgenas son la mayora nacional, lo que es falso. El idelogo aymara, Flix Patzi, sostiene que entre indgenas y mestizos no existen diferencias culturales, ya que advierte que la identidad indgena aqu en Bolivia, est definida ms a partir de la continuidad biolgica, no a partir de los contendidos culturales. En los contenidos culturales, este indgena es totalmente moderno. Ha acoplado operacionalmente toda la globalizacin, toda la modernidad. Hoy el indgena no habla un idioma (nativo), entonces no puede medirse al indgena a partir del idioma. Ni puede medirse a partir de su poncho o de su vestimenta, ni a partir de su vivienda, ni a partir de su msica. El indgena hoy es rapero, rockero, est en la discoteca, con sus cabellos parados, ese es el indgena de hoy. El indgena de hoy no puede ni siquiera autodefinirse. En trminos de autodefinicin, puede autodefinirse como mestizo, y se autodefine como mestizo, nadie puede definirse como indio ni como indgena. Precisamente el trmino indgena aqu en Bolivia creo que en toda Amrica Latina, y en el mundo, ha sido totalmente estigmatizado (30) Patzi ubica la identidad indgena a partir de lo biolgico. Pero como hacerlo si la poblacin urbana en Bolivia asciende al 70 % del total, lo que provoca entrecruzamientos, nuevos mestizajes e interculturalidades que se enriquecen cada da? Hablar de continuidad biolgica, a la que los nazis contribuyeron tanto a desprestigiar, slo oscurece el tema.

Los indigenismos pretenden destruir a los Estados nacionales in constituidos. Su capacidad de proponer alternativas viables es nula. Por esta razn, se agotan en la repeticin de generalidades, carentes de propuestas concretas. Y es lgico que as sea. En efecto, cmo proponer algo coherente desde visiones atomizadas por cientos de pluralismos, entrecruzados por cosmovisiones incompatibles entre s? Estas crticas son compartidas por idelogos de pueblos originarios, como Fernando Untoja Choque, fundador del Katarismo Nacional Democrtico (KND), quien anota lo siguiente: Lo indgena y el indigenismo son construcciones discursivas coloniales, puestas al servicio del colonialismo. El indigenismo es el neo-colonialismo ejercitado por los izquierdistas para gozar del poder en nombre de sus otros. El indigenismo es la manera de ocuparse del colonizado, ya sea para destruir o conservarlo. Es alienar hasta el embrutecimiento y quitar los valores a una nacin, destruir su identidad y hacer que juegue el papel que asigna el colonizador Otra actitud del indigenismo es proponer la salvacin del indgena: 36 nacionalidades, defenderlos junto al rbol, autonoma indgena para que no toquen el bosque; pintar su mundo de pobreza y llevarles regalos; al mismo tiempo consolarles porque el mundo indgena es el bal donde se guarda las virtudes de toda la humanidad (31).

Para Untoja la identidad es la capacidad de afirmacin en el entrecruzamiento entre la cultura, la historia, la tcnica y los saberes. Sobre el particular dice: Actualmente, los blancos-criollo-mestizo, en su versin indigenista y salvadores de los indios, con la misma mentalidad feudal presentan a Bolivia como un campo de concentracin con indgenas clasificados en 36 nacionalidades. El colonizador reconoce a sus otros como indgenas, es decir como sus vasallos, esta vez con el nombre de hermano indgena, ste para ser reconocido debe deambular como un paria en el campo plurinacional y si alguna vez se rebela debe ser castigado o desterrado de su territorio (32). El dirigente katarista no cree en el indigenismo, pero s en lo kolla y en lo aymara, a los que considera el eje de la nacin boliviana. Por esta razn pone de relieve el empuje empresarial de los aymaras, con estas palabras: El mundo kolla en su desplazamiento es mercader, artesano, obrero, agricultor, empresario, profesional etc. En su recorrido, establece posiciones; adquiere cuerpo, crea, traslada su cultura, su msica; teje relaciones de parentesco, relaciones culturales, se adapta e impone su habitus. Este avance es el proceso de la dominancia kolla; quien ignore este proceso se encuentra en el mundo de los prejuicios feudales y por tanto niega la identidad boliviana. En la plstica est presente lo kolla, en literatura, msica y lenguaje existe el retorno al imaginario y al ritmo cultural kolla, los proyectos, aspiraciones, la rebelin estn destinadas a la afirmacin de lo kolla; el comercio es el medio que le permite explorar e enraizarse en todos los rincones de Bolivia, Si el 80% de la poblacin crucea es kolla, lo camba no es nada mas que el deseo kolla de reivindicacin regional (33).

Las incoherencias del indigenismo han sobrepasado lo imaginable. Uno de sus voceros, Ral Prada Alcoreza, plantea el retorno al Tawantinsuyo, para luego admitir la imposibilidad de conocer el pasado incaico, debido a la carencia de escritura. Sostiene que el problema ser resuelto acudiendo a la imaginacin de los antroplogos (34). El analista portugus, Boaventura de Souza Santos, considera que la NCPE corresponde a un Estado experimental y que, ante las dificultades creadas en el pas, lo que corresponde es continuar experimentando (35). Quienes nacimos en Bolivia tenemos el derecho de preguntarnos si el impulsor europeo del indigenismo nativo hara tambin experimentos sociales que coloquen a su pas en riesgo de disgregacin. Uno de los mayores impulsores del Convenio 169 de la OIT, Rodolfo Stavenhagen, estima que el indigenismo no tiene que hacer pedazos a sociedades bien integradas (36). Las sociedades bien integradas son justamente las potencias imperialistas, interesadas en desintegrar a los pases perifricos. No ser fcil encontrar otra cita en la que un idelogo del Convenio 169 refleje con mayor nitidez sus objetivos. Al cabo de una dcada, la manipulacin del censo de 2001, que permiti edificar un Estado indigenista que desconoce la realidad mestiza, fue puesta en evidencia por decenas de encuestas nacionales, regionales, municipales y zonales, elaboradas por fundaciones y universidades pblicas y privadas, hasta dejar en claro que divorciar lo mestizo de lo indgena en Bolivia es tan absurdo como pretender que un ser humano contine viviendo separando sus glbulos rojos de sus glbulos blancos de su torrente sanguneo. Esta constatacin se produce a diario. Inclusive, el Director del Instituto Nacional de Estadstica (INE), Ricardo Laruta, inform que en el censo piloto (preparatorio al censo nacional), realizado el 13 de junio de 2012, en Guaqui (poblacin rural lacustre del Departamento de La Paz), las personas mayores se identificaron como aymaras, pero sus hijos se declararon mestizos, de donde dedujo la necesidad de incluir la opcin mestizo en la boleta censal (37). La ministra de Planificacin, Viviana Caro, desautoriz a Laruta con indignacin y reiter que esa opcin no ser considerada por tener connotaciones raciales. La ministra no pudo salir de su propio enredo mental, al declarar que la opcin mestiza ser registrada por los empadronadores del censo, pero que no ser contabilizada. El mismo da, AGL admiti que todos somos mestizos y que nadie es autnticamente originario, pero que la respuesta sobre el mestizaje no contribuye a la planificacin de los objetivos cruciales del pas (38).

 

Como puede advertirse, cada aclaracin del gobierno slo serva para que se sumergiera de manera cada vez ms profunda en sus propias contradicciones. No es posible entender la pregunta ms importante en el censo del pas, relativa a la auto identificacin, se registre, pero que no se contabilice. Cmo se puede comprender que se pretendan planificar los objetivos cruciales de un pas, sobre la base de su dispersin tnica. Las 36 naciones indgenas, y no sobre la categora sociolgica que lo unifica, que le da cohesin y continuidad en nuestra historia. Lo cierto es que al pretender ocultar la raiz mayoritaria de la poblacin boliviana, el proyecto poltico del partido de gobierno (el Movimiento al Socialismo) y la NCPE quedaron flotando en el aire.

 

Tal conclusin se reforz con observaciones prcticas. Un sencillo formulario entregado a estudiantes de la Universidad Pblica de la ciudad de El Alto (El Alto tiene la poblacin aymara de origen migrante ms numerosa del pas), por los investigadores Ren Pereira Morat y Nelson Andrade Lima, demostr en octubre pasado, que el 67.1 % de los jvenes se declararon mestizos (39).  La locura de las 36 naciones llev a exigir la presencia en la NCPE de pueblos que desaparecieron por invasiones del imperio incaico. Tal la opinin del catedrtico de la UMSA, Mario E. Barragn, quien anot lo siguiente: Es desde luego evidente que las bases histricas e ideolgicas sobre las que se asienta ese instrumento y desde luego su fundamento legal -la actual Constitucin Poltica del Estado (CPE)- tienen muchsimas fallas que son, la mayora, de carcter intencional y tratan de consolidar la herencia que dej la invasin y la conquista inca, dando preeminencia a los pueblos que quedaron despus del enorme avasallamiento de pueblos y culturas que actualmente evidentemente no existen pero que no dejan de tener presencia. El resultado es que las naciones actualmente reconocidas por el llamado Estado Plurinacional son solamente las que, por una u otra razn, respet la invasin inca, cometindose una enorme injusticia con aquellas que fueron sometidas y exterminadas por los invasores incas y, hay que decirlo, sus aliados locales. stas tratan de consolidar una aristocracia aymaro-quechua sobre todas las dems, ya que la presencia de las restantes 34 etnias que todava conservan su idioma dentro del Estado Plurinacional es slo nominal. En suma, lo que los idelogos de la NCPE quisieron hacer es tratar de revivir un imperio aymaro-quechua con las mismas bases ideolgicas (ama sua', etc.) y organizativas del primitivo Imperio Inca al que tratan de copiar y emular, manteniendo su dominio sobre las antiguas posesiones incas. Quedan desde luego en el limbo todas las culturas y pueblos que fueron sometidos y exterminados por los incas. Entre ellos hay que contar a los cotas, chuis y charcas que habitaban Cochabamba, los que vivan en toda la zona de Yamparez, Chichas, Lpez e, indudablemente, conforme se demostr hace poco, de Tarija, con churumatas, moyos moyos y tomatas, todos los cuales fueron barridos por los incas dejando restos que perdieron su base cultural, organizativa, ideolgica e, indudablemente tambin idiomtica, base fundamental que se toma en cuenta para su reconocimiento como pueblos originarios por la NCPE (40).

Finalmente, los redactores de la NCPE han puesto nfasis, al igual que los autores del documento Emancipacin..., en la necesidad de debilitar al idioma espaol, sobre todo a partir del artculo 234, inciso 7, que exige, dentro de los requisitos para el desempeo de funciones pblicas, hablar por lo menos dos idiomas oficiales del pas. Los constituyentes tuvieron, felizmente, la precaucin de incluir el artculo transitorio nmero diez, que dice: El requisito de hablar por lo menos dos idiomas oficiales para el desempeo de funciones pblica ser de aplicacin progresiva de acuerdo a Ley. Apenas promulgado el texto, hubo una fiebre por aprender un idioma nativo, ante el temor de perder la fuente de trabajo o la necesidad de conseguirla, si bien muchos se consolaban pensando que ni Evo y AGL cumplen ese requisito. Pese a una sostenida propaganda en medios de comunicacin, al cabo de ms de tres aos, el temor ha pasado. La asistencia a los cursos en las oficias pblicas fue decreciendo, al extremo de que casi no se habla de ellos, sin olvidar que los propios jvenes aymaras, por ejemplo, y mucho ms los de los que dicen pertenecer a las 36 naciones originarias, tampoco hablan el idioma de sus padres.

Los esfuerzos por debilitar al idioma castellano no condicen con los beneficios de hablar una lengua compartida con 400 millones de personas y que permite al acceso de culturas, tecnologas y conocimientos del gnero humano. Si las ONGs repudian al castellano, cul ser el idioma de la Abla Yala? (trmino que usa el indigenismo para reconstituir la supuesta unidad de pueblos indgenas que habra existido antes de la colonia. Cuando se realizan convenciones para alcanzar el citado objetivo, en qu idioma hablan sus delegados? Cmo se comunican entre s quienes forman parte de las 36 naciones indgenas y en que idioma exponen sus demandas? Sobre el tema, el Embajador de la Repblica Popular China en Bolivia, Li Dong, aclar a un apresurado columnista local la inexactitud de su columna Mandarn derrota al Ingls, al advertirle que El Mandarn no derrotar a ningn otro lenguaje, porque el ncleo de la civilizacin milenaria representada por ese idioma es la bsqueda de autoperfeccin y coexistencia armoniosa. No es factible derrotar deliberadamente a los otros en cualquier manifestacin cultural. El respetar y conocer constituye la base para superarse a s mismo, tanto para un pas como para cualquier individuo humano (41). Exactamente lo mismo podra decirse en la relacin entre el castellano y los idiomas nativos. El Estado nacional debe crear las condiciones para el desarrollo de todos los idiomas que se hablan en el pas y dejar que la realidad concreta determine la sobre vivencia y enriquecimiento de cada uno de ellos.

 

LO NACIONAL POPULAR EN AMERICA LATINA

 

Lo nacional popular es el segundo aporte ms importante de Amrica Latina al pensamiento sociolgico, entendido como las experiencias y planeamientos econmicos y polticos de los pases sometidos, en procura de su liberacin nacional. Tiene como objetivo construir un socialismo latinoamericano, enraizado en lo nacional popular, es decir en sus propias caractersticas y especificidades. Lo nacional popular se basa en la alianza de conglomerados humanos y clases oprimidas, cuyos perfiles no son precisos debido a que el capital financiero impide su estructuracin interna. Lo nacional popular es descalificado por el poder mundial que cuestiona la capacidad de Amrica Latina para dotarse de un pensamiento propio. Este criterio es compartido por la social democracia europea y las internacionales del estalinismo y del trotskismo. Para estas corrientes lo nacional popular es sinnimo de carencia de fundamentos tericos, desorden, comportamientos anrquicos, promesas demaggicas e irresponsables frente a multitudes insatisfechas. Lo nacional popular, como advirtiera Alberto Methol Ferr, es reducido slo a lo popular, en tanto que lo nacional, que determina el enfrentamiento con el imperialismo y sus agentes internos, es cuidadosamente silenciado. La polisemia del trmino popular ha permitido a los medios acadmicos y de comunicacin del sistema equiparar, cuando les conviene, populismo con fascismo, como en los casos de Pern y Villarroel, o comunismo, como ocurri con Ovando, Jacobo Arbenz y Velasco Alvarado.

En el enfrentamiento entre el capital financiero y lo nacional popular subyace la vieja pugna entre libre mercado e intervencionismo estatal. Para lo nacional popular la nica posibilidad de planificar la economa y derivar las ganancias de las empresas a los sectores populares es que el Estado intervenga en la economa, regule el mercado e impida que las grandes empresas se apropien del excedente. Los consorcios, a tiempo de defender el libre mercado, dicen que la intervencin del Estado la distorsiona, lo que deriva en autoritarismos antidemocrticos y violadores de derechos humanos. La propaganda neoliberal aade que las ganancias estatales no benefician a sectores populares, sino a cpulas corruptas y antidemocrticas (42). Una de las mayores hazaas del libre comercio, defendido a ultranza por las potencias coloniales, son las guerras anglo- chinas del opio, las que tuvieron lugar entre 1839 y 1842, y 1856 y 1860. Los conflictos se desataron ante la negativa china de convertirse en mercado del contrabando britnico de opio, procedente de la India britnica. Los intereses comerciales llevaron al conflicto. Francia luch al lado de Gran Bretaa en la segunda guerra. Al trmino de los conflictos, El Reino Unido coaccion al gobierno de Pekn a firmar Tratados Desiguales, abriendo varios puertos al comercio exterior y entregndole Hong Kong a Gran Bretaa. Portugal sigui a Gran Bretaa y forzaron trminos de intercambio desiguales para China (Tratado de Nankn, cesin de Hong Kong a Gran Bretaa y ampliacin de Macao para Portugal) (43).

 

LO NACIONAL POPULAR Y LA REVOLUCION CUBANA

 

Lo nacional popular ha tenido difciles relaciones tericas y polticas con la Revolucin Cubana, que es, sin duda, el acontecimiento ms notable de Amrica Latina, en la segunda mitad del Siglo XX. Methol Ferr sostiene que Fidel Castro fue, en los inicios de su lucha revolucionaria, ms nacional popular que marxista ortodoxo. Sin embargo, por una necesidad geopoltica, tuvo que apoyarse en el bloque sovitico para evitar que la gesta cubana fuera aplastada por Washington. Aade que Fidel tom el poder reivindicando una identidad nacional popular y que se volvi marxista pro sovitico para mantenerlo. Quedan flotando, sin embargo, las siguientes incgnitas: Sin la ex URSS, hubiera sobrevivido la revolucin cubana, acosada por un bloqueo implacable, agresiones terroristas y mediticas y sabotajes internos? Frente a las crticas a Castro en torno a derechos humanos, libertad de expresin y pluralismo poltico, cebe preguntarse si esos principios podan ser aplicados en medio de la guerra fra URSS-EEUU, que estuvo a punto de desatar un holocausto nuclear? Methol hace notar que en Cuba hubo demora en entender la importancia de los regmenes nacional populares, al considerar que, slo podan ser revolucionarios aquellos partidos polticos que reconocieran que el camino de los soviet era el nico posible para iniciar transformaciones sociales. Sin embargo, la necesidad de enfrentar al imperialismo influy para que Castro apoyara ms tarde a Velasco Alvarado, en Per, u Omar Torrijos, en Panam. La complejidad de Amrica Latina influy, asimismo, para que un gobierno que se proclam socialista, como el de Salvador Allende, tuviera, al mismo tiempo, fuertes connotaciones nacional populares. Algo parecido sucede hoy con la Venezuela de Hugo Chvez, que combina discursos socialistas con el fuerte asistencialismo que le permite los ingresos petroleros.

 

La angustia por quebrar su aislamiento, condujo a La Habana, en la dcada de los sesentas y setentas, a propiciar el foquismo guerrillero, que tambin neg la importancia de lo nacional popular, al plantear la lucha armada de manera generalizada. Lo nacional popular, por su parte, argument que la experiencia de Sierra Maestra era irrepetible y que cada pas deba elaborar sus formas de lucha, basadas en sus propias tradiciones y experiencias (44). El foquismo se enajen a las capas medias, asalariados y, salvo excepciones, conglomerados campesinos, lo que lo condujo a negar, sin matices necesarios, la lucha por conquistas democrticas, los escenarios parlamentarios, los derechos humanos, la libertad de expresin, las huelgas y las reivindicaciones salariales. Lo nacional popular, por su parte, considera que sin articular al conjunto de la nacin oprimida, los procesos antiimperialistas no tienen destino. Lo nacional popular, sinnimo de movimientos patriticos, estima que quienes lo descalificando por no proponer de inicio la hegemona de la clase obrera, olvidan que la resistencia de los pueblos asume diversas modalidades que no se agotan en esquematismos mecnicos. En Bolivia, por ejemplo, sectores patriticos de las FFAA abrieron procesos de liberacin nacional, al llevar a cabo nacionalizaciones del petrleo en 1937 y 1969. El MNR, que ampli como ningn otro los horizontes de la democracia boliviana, condujo la Revolucin del 9 de abril, invocando la figura del Coronel Gualberto Villarroel, quien tambin como ningn otro que lo precediera, avanz en la participacin indgena en la vida poltica del pas, gracias al primer congreso indigenal. Lo anterior fue logrado por el MNR con direcciones de clase media. El MAS de Evo Morales tiene connotaciones indigenistas en su conduccin. Lo importante, en consecuencia, no reside en discutir la forma en que emerge un movimiento patritico, sino en evitar que claudique ante el imperialismo y sus aliados internos, como aconteci precisamente con el MNR Lo nacional popular cree que la emergencia de militares patriotas en la lucha poltica debe encaminarse hacia el establecimiento de regmenes democrticos, que fortalezcan la autodeterminacin nacional, a diferencias de las democracias neoliberales, utilizadas para prolongar la presencia del capital financiero. Lo dicho es vlido tambin con respecto a la libertad de expresin, la que debe estar limitada a la ingerencia irrestricta del capital financiero en el manejo de los medios de comunicacin social.

.

 

LO NACIONAL POPULAR, ESTALINISMO Y SOCIAL DEMOCRACIA

 

El Estalinismo us su influencia para someter, a travs de polticas pendulares, los procesos revolucionarios del Tercer Mundo a los intereses de Mosc. Sobre el particular, la Izquierda Nacional ha recordado que el Partido Comunista de Cuba form parte del gobierno de Fulgencio Baptista, con la designacin de ministros de Estado como Carlos Rafael Rodrguez y Juan Marinelo (45) El partido comunista argelino estuvo en contra de la guerra de liberacin nacional de su pueblo, en concordancia con el Partido Comunista francs que, a su vez, obedeca las instrucciones de la Internacional Comunista (46). La Revista Correspondencia Internacional, de la Tercera Internacional, calumni, en 1930, a Augusto Csar Sandino, al sostener que el caudillo nicaragense se haba dejado comprar por el imperialismo. La ceguera sectaria del estalinismo lo llev a condenar a dirigentes antiimperialistas como Antonio Guiteras de Cuba y Lzaro Crdenas de Mxico. Durante casi dos dcadas, el PC peruano calific al APRA, de Vctor Ral Haya de la Torre, de Aprofascista. El PC cambi de actitud, en 1935, cuando el APRA haba comenzado a abandonar sus postulados antiimperialistas (47). En Bolivia, el PIR, la cara del estalinismo nativo, integr el Frente Democrtico Antifascista que colg a Villarroel. Luego obtuvo varios ministerios en el gobierno rosquero de Enrique Hertzog. Codovilla y Ghioldi del PC argentino manifestaron su alborozado apoyo a la Junta de Gobierno que ahorc al presidente mrtir de un farol de la Plaza Murillo y Neruda dedic versos de elogi a los colgadores. Con esos antecedentes, puede extraar que el PC argentino integrara la Unin Democrtica alrededor del Embajador de EEUU en Buenos Aires, Spruille Braden? (48).

El otro adversario de lo nacional popular es la social democracia europea, la que nace en los Congresos de msterdam y Sttutgart (1904 y 1907). En estos eventos, los socialdemcratas europeos, repudiados por Lenin, sostuvieron que podan ser, al mismo tiempo, socialistas y colonialistas, ya que sus metrpolis necesitaban las materias primas de las periferias. En la actualidad, los socialdemcratas se han convertido en neoliberales reciclados (49). Hechos concretos avalan esta afirmacin. El ex primer ministro de los Pases Bajos, Wim Kok, integr en aos precedentes los directorios de los trusts neerlandeses ING, Shell y KLM. Su homlogo alemn, el ex canciller, Gerhard Schrder, incursion en el mbito privado como presidente de la empresa Nord Stream AG (joint-venture Gazprom/E.ON/BASF/GDF Suez/Gasunie), consejero del grupo petrolero TNK-BP y asesor para Europa de Rothschild Investment Bank. Antiguos miembros de su gabinete, miembros del Partido Socialdemcrata de Alemania (SPD), tambin cambiaron el traje de funcionario pblico por el de hombre de negocios: El ex ministro del Interior Otto Schilly asesora al trust financiero Investcorp (Bahrin), donde se encontr con el canciller austriaco Wolfgang Schssel, el vicepresidente de la Convencin Europea Giuliano Amato o incluso Kofi Annan, ex secretario general de la ONU.

Las figuras de mayor relieve del socialismo europeo intervienen actualmente en decisin de poderosas multinacionales: El ex canciller austraco (1986-1997) Franz Vranitzky, administra el grupo canadiense Magna International (equipamiento para automviles); el ex presidente del Gobierno espaol Felipe Gonzlez lanz un fondo de capital de riesgo (Tagua Capital) y forma parte del Consejo de Gas Natural; su ministro de Economa, Carlos Solchaga, asesor a Citigroup y a la agencia de calificacin Fitch (grupo Fimalac). Los socialdemcratas escandinavos, a menudo presentados como "modernos", por oposicin a los socialistas "arcaicos", no escapan a esta tendencia: Gro Harlem Brund-tland(PepsiCo), Thorvald Stoltenberg (East Capital Management) y Gran Persson (JKL Group, filial de Publicis) pasaron al sector privado antes de recorrer, en algunos casos, el camino inverso. Las finanzas tienen, pues, rostros, nombres y apellidos: Se los puede ver desde hace mucho tiempo en los pasillos del poder, y muchos de ellos son "socialdemcratas" (50).

La principal filial boliviana de la socialdemocracia europea fue el MIR, del ex Presidente Jaime Paz Zamora, en cuya gestin se aprob sin observaciones el Convenio 169 de la OIT. Hoy, el partido ms relevante de la oposicin, el Movimiento Sin Miedo (MSM), del ex alcalde Juan del Granado, se identifica con la socialdemocracia (51). Sera un error, sin embargo, confundir gobiernos socialdemcratas con dictaduras, sobre todo en regiones perifricas. La social democracia, si bien enmascara su sumisin a los imperialismos de occidente, al defender, as sea en teora, la democracia formal, permite, en mayor o menor grado, el ejercicio de derechos humanos y libertades polticas que muchas veces sirven de apoyo para que los movimientos nacionales y populares puedan reabrir los procesos liberadores. Lo nacional popular no rechaza la defensa de la democracia esgrimida por la social democracia. Lo que busca es profundizarla y despojarla de elementos alienantes (uso irrestricto de financiamientos forneos sin fiscalizacin alguna), que evitan que se alcance la autodeterminacin nacional y latinoamericana que requieren nuestros pueblos. La incomprensin de lo nacional popular alcanza a Garca Linera, conocido por su inestabilidad ideolgica, quien ha afirmado que el nacionalismo revolucionario busca enterrar con una nueva loza categorial (sic: la palabra categorial no existe) la vigorosa cultura, raz social y auto identificacin de los pueblos originarios (52). Lo que AGL no dice es que en tanto lo nacional popular y el indigenismo no supeditado a las ONGs estn enfrentados, el proceso de liberacin carece de destino. A esta conclusin parece haber llegado el Ministro de la Presidencia, Juan Ramn Quintana, a quien preocupa la urgencia de construir ciudadana en los territorios indgenasLa necesidad de enfrentar los grandes problemas nacionales pasa, dijo la autoridad, por resolver el dficit de estatalidad en los territorios indgenas, ste es uno de los mayores desafos que tendremos en los prximos 50 aos, porque es un dficit de la colonialidad y la repblica y tambin es un gran desafo en la construccin del Estado Plurinacional La estatalidad territorial en territorios indgenas implica una transformacin de esta lgica estatal, que se acostumbr a construir ciudadana en los ncleos urbanos y en las periferias; hoy el gran desafo es construir ciudadana, construir universalidad cvica-ciudadana en los territorios indgenas; ste ser uno de los mayores desafos del Estado (53). No importa que Quintana denomine a la construccin de ciudadana una tarea plurinacional. Lo real es que el Ministro de Evo Morales ha rescatado un importante planteamiento de lo nacional popular en el pas.

Para que el Frente Nacional recupere el rumbo de la Revolucin Nacional (la articulacin indo mestiza), los idelogos del indigenismo deben aclarar su confusin en torno a lo cuantitativo y cualitativo de sus planteamientos. En efecto, si el hablar una lengua diferente es el nico requisito para ser nacin, puede existir una nacin de 500 personas, de 200, de 50 o de 2? Cmo se lograr la delimitacin de territorios ancestrales superpuestos con departamentos, territorios indgenas, originarios, campesinos, departamentos, municipios y otras comunidades? Cmo evitar interminables colisiones entre ellas? La pregunta es vlida tambin en cuanto al uso de idiomas, justicias comunitarias, autodeterminacin y derechos sobre recursos naturales. Los Estados nacionales, con el reconocimiento pleno de los pueblos indgenas, no dependientes de financiamientos forneos, es el nico escenario capaz de incorporar a la sociedad en su conjunto valiosos aportes del indigenismo, como el Vivir Bien, la importancia de la reciprocidad, el respeto a la otredad y la preservacin del medio ambiente. El caos originado en la Asamblea Constituyente se debi a que no fue precedido de un proceso pre-constituyente, en el que los actores sociales debatan, con profundidad y sin premura, la nueva organizacin del pas. Los debates debieron culminar en acuerdos sectoriales progresivos, hasta contar con un denominador comn, que unifique al pas y lo proyecte al futuro. Es el momento de rectificar el error y abrir el proceso pre constituyente que las ONGs impidieron que se realizara.

 

EL PAPEL DE LOS BANCOS

 

La confrontacin entre indigenistas y la corriente nacional popular es simultnea al inicio de la desoccidentalizacin del mundo, ya que la riqueza ha comenzado a fluir de Occidente a Oriente y de Norte a Sur, lo que est ocasionado el desplazamiento del eje econmico mundial del Atlntico al Pacfico y al ndico. Como consecuencia de lo anterior, la proyeccin militar de EEUU y de la Organizacin del Atlntico Norte (OTAN) se ha debilitado, lo que no significa ignorar su podero y brutalidad. La privatizacin de las guerras, a favor de contratistas, la creciente dificultad del dlar para mantenerse como moneda mundial, el fracaso de la autorregulacin de los mercados, los crecientes problemas de funcionamiento del sistema capitalista mundial, en lo relativo a la provisin de empleo, alimentos y energa y el vaciamiento casi total de contenidos humanos en la actividad poltica, sobre todo en los centros de poder, los que se aferran slo a la real politik, corroboran lo anotado (54).

La situacin descrita se ha tornado irreversible debido a que, desde inicios de los ochentas, la burguesa financiera de EEUU, al privilegiar la fabricacin de productos de alta tecnologa, en desmedro de su produccin industrial (lo que pudo hacer de manera simultnea), ha permitido que parte importante de su produccin emigre a pases del Asia. Si bien ocurri algo similar en los sesentas y setentas, cuando empresas norteamericanas instalaron factoras en Brasil, Argentina y Mxico, cuya produccin fue destinada a los mercados de estos mismos pases, la produccin trasladada a pases de Asia ingresa ahora al mercado de EEUU, lo que agudiz la crisis del imperio y agrava su incontrolable dficit comercial. La idea de Alvin Tofler (La Tercera Ola), recogida por los sectores de vanguardia de la burguesa estadounidense, obnubilada por altas ganancias inmediatas, caus la crisis estructural del podero norteamericano, a la que, en mayor o menor medida, fueron arrastradas las economas de Europa Occidental (55).

En este panorama, si bien el indigenismo es la punta de lanza en Amrica Latina del poder mundial, la Banca que lo financia es el obstculo principal del nuevo modelo civilizatorio. Muchos consideran que plantear la anulacin del podero bancario es una meta muy limitada ya que se demanda de inmediato la instauracin del socialismo y la destruccin del sistema capitalista. No debe olvidarse que la Banca es el eje del sistema capitalista vigente. La Banca Mundial gira alrededor del Banco de la Reserva Federal (BRF) de EEUU, que es una asociacin de Bancos privados, que, desde 1913, imprime dlares en forma exclusiva, sin fiscalizacin adecuada, en cantidades que ella decide, arrogndose el derecho de fijar tasas de inters. Los grandes Bancos se fundan, se organizan, se auto financian y se rescatan con dinero de los contribuyentes. Predican el libre mercado, pero planifican en funcin de sus intereses la economa mundial. Caern, si cae el sistema, porque son su esencia. Los ocho accionistas mayores del BRF son el Banco Rothschild de Londres y Berln; el Banco Lazard Brothers de Pars; el Banco Israel Moses Seif de Italia; el Banco Warburg de Hamburgo y msterdam; el Banco Lehman Brothers de Nueva York; el Banco Kuhn Loeb de Nueva York; el Banco Chase Maniatan de Nueva York y el Banco Goldman Sachs de Nueva York. Estas entidades son dueas del Sistema de la Reserva Federal a travs de aproximadamente 300 accionistas, todos los cuales se conocen unos a los otros y en algunos casos estn emparentados los unos con los otros. Nadie eligi a los grandes banqueros para que, en muchos casos, definan el destino de pueblos y pases. Son el poder ms totalitario y anti democrtico imaginable. Todas las monedas del mundo dependen del dlar y el dlar de la voluntad de los banqueros. El BRF emite dlares respaldados por deudas reconocidas por los gobiernos, los que, a su vez, las garantizan con el patrimonio de las naciones. Si incumplen sus obligaciones, se produce fuga de divisas, recesiones, insolvencias y quiebras, con lo que los banqueros se apropian de esos bienes (56).

No obstante, el dlar es una moneda cada vez menos aceptada como divisa en importantes transacciones. China, por ejemplo, viene insistiendo en que a corto plazo realizar sus transacciones petroleras con su propia moneda. Lo mismo ocurre con Rusia. El hecho de que en poder de China se hallen depositadas enormes cantidades de dlares de reserva, dificulta las presiones de EEUU para revertir la situacin, en momentos en que sus aliados de la OTAN atraviesan por enormes problemas econmicos. En varias latitudes, se ha ubicado tambin al enemigo principal. Si en Europa Occidental y EEUU los indignados se organizaron a partir del estallido de burbujas financieras que causaron millones de expropiaciones de viviendas, la conciencia de que ese abuso fue digitado por la Banca es irreversible.

Ignacio Ramonet destaca que el poder ha pasado de los polticos a los especuladores de Bolsa y a una cohorte de tramposos banqueros Su podero es tan grande que pueden ahora derrumbar Gobiernos, dictar polticas y someter a pueblos cuya impunidad es casi total En 2001, Goldman Sachs ayud a maquillar las cuentas de Grecia para que pudiese ingresar en el euro, la moneda nica europea. Aade que la realidad estall como una bomba Casi un continente sumido en la crisis de la deuda; un pas, Grecia, expoliado y de rodillas; recesin, despidos masivos, prdida de poder adquisitivo para los trabajadores; reestructuraciones y sacrificios de los beneficios sociales; planes de ajuste y miseria Qu sanciones recibieron los autores de tan nefasto engao? Mario Draghi, ex vicepresidente de Goldman Sachs para Europa, al corriente por tanto del fraude, fue premiado con la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) Y Goldman Sachs cobr en recompensa, por el maquillaje de las cuentas, 600 millones de euros

 

Luego de recordar los escndalos de Bankia y el de las participaciones preferentes que afect a 700.000 ahorristas en Espaa, de cuyo pas fugaron 220 mil millones de euros hasta septiembre de 2012, el analista aade que el banco HSBC (una de las ms grandes organizaciones de servicios bancarios y financieros del mundo, cuya sede central est en Londres), fue acusado de blanquear el dinero de la droga y de los narcotraficantes mexicanos. El JP Morgan se lanz a especulaciones desmedidas asumiendo inauditos riesgos que le acarrearon prdidas de 7.500 millones de euros, arruinando a decenas de clientes. Igual le sucedi a Knight Capital que perdi ms de 323 millones de euros en una sola noche a causa de un error de un programa informtico de especulacin automtica por ordenador Pero el escndalo que ms est irritando, a escala mundial, es el del Libor. La Asociacin de Banqueros Britnicos propone cada da un tipo interbancario llamado London interbank offered rate o Libor por sus siglas en ingls. El clculo de esa tasa lo realiza la agencia Reuters la cual, diariamente, pregunta a diecisis grandes bancos a qu tipo de inters estn obteniendo crditos. Y establece una media. Como es el tipo al que se prestan dinero los principales bancos entre ellos, el Libor se convierte en una referencia fundamental de todo el sistema financiero mundial. En particular, sirve para determinar, por ejemplo, los tipos de las hipotecas de las familias. En el mundo, el Libor influye sobre unos 350 billones de euros de crditos Cualquier variacin por mnima que sea de ese tipo puede tener una incidencia colosal. Varios bancos (de los que sirven de referencia para establecer el Libor) se concertaron entre ellos y decidieron mentir sobre sus tipos, manipulando de ese modo el Libor y todos los contratos derivados, o sea los crditos a los hogares y a las empresas. Y eso durante aos. Las investigaciones han demostrado que una decena de grandes bancos internacionales Barclays, Citigroup, JP Morgan Chase, Bank of America, Deutsche Bank, HSBC, Crdit Suisse, UBS (Union des Banques Suisses), Socit Gnrale, Crdit Agricole, Royal Bank of Scotland se organizaron para manipular el Libor. Este enorme escndalo demuestra que la delincuencia se halla en el corazn mismo de las finanzas internacionales. Y que, probablemente, millones de familias pagaron sus hipotecas a unas tasas indebidas. Muchas tuvieron que renunciar a sus viviendas. Otras fueron expulsadas de ellas por no poder pagar unos crditos artificialmente manipulados Una vez ms, las autoridades encargadas de velar por el buen funcionamiento de los mercados hicieron la vista gorda. Nadie ha sido sancionado, aparte de cuatro compinches. Todos los bancos implicados siguen haciendo negocios. Hasta cundo las democracias podrn soportar esa impunidad? (57) Ramonet dice que los movimientos sociales pueden ser una respuesta frente al agotamiento de la poltica. Y es verdad, pero con la condicin, aadimos nosotros, que los movimientos sociales no se convierten en apndices de las ONGs y de los Banqueros, como ha ocurrido con el indigenismo y el ambientalismo en Bolivia.

 

En Amrica del Sur, los procesos de integracin, como el MERCOSUR, la COMUNIDAD ANDINA DE NACIONES (CAN), el ALBA, la UNASUR y la CELAC, abren perspectivas, aun que limitadas, de un nuevo modelo civilizatorio, debido a que las transnacionales y sus bancos continen siendo el referente principal de las economas de la regin. en tanto no funcione efectivamente el Banco del Sur y los organismos de integracin no controlen las reas estratgicas de la economa, como la Banca, la minera, los bosques, las semillas y el petrleo, los discursos bolivarianos seguirn siendo slo expresiones de buenos deseos. Por otra parte, es un clamor generalizado el lograr el rescate de la poltica de manos de los banqueros. La eleccin de Obama o Romney, Hollande o Sarkozy y Rajoy o Rubalcaba carece de significacin, ya que, al margen del resultado, el ganador debe cumplir los mandatos de Wall Street y de la City. Como complemento de lo anterior, los medios privados de comunicacin social son cada vez ms crticos, sobre todo con los gobernantes identificados con lo nacional popular, pero prudentes frente a Banca, lo que no ocurra cuando los gobiernos tenan efectivamente el poder en sus manos. El punto ms vulnerable de los Bancos frente al sentimiento popular son los parasos fiscales, que sirven de cobertura al narcotrfico, trata de personas y fbricas de armas, que son las peores lacras de la humanidad. Detrs de los parasos fiscales se encuentra siempre al mismo ncleo de banqueros, que, pese a cambios de las coyunturas, tienen una centenaria tradicin mafiosa, como Goldman Sachs, UBS, Credit Suisse, Bank of America, Wells Fargo, JP Morgan Chase y sus asociados. Los banqueros son el puntal del neoliberalismo y el neoliberalismo significa, a su vez, el triunfo del mercado sobre el Estado.

 

La cruzada contra los Bancos tiene como antecedente histrico a la ley Glass Steagal, promulgada por el presidente Franklin D. Roosevelt, para evitar la repeticin de la crisis mundial de 1929. Roosevet deca que prefera rescatar a los que producen alimentos que a los que producen miseria. La citada ley impuso la separacin entre banca de depsito y banca de inversin (bolsas de valores), as como la creacin de un sistema bancario conformado por bancos nacionales, estatales y locales. En consecuencia, los banqueros fueron impedidos de participar en los consejos de administracin de las empresas industriales, comerciales y de servicios. La finalidad de estas medidas era que no se pudiera especular con el dinero de los depositantes. Esta separacin de funciones contribuy a limitar el tamao de los grupos bancarios estadounidenses. La ley, al limitar el podero de los Bancos en EEUU, debido a la competencia de Bancos europeos y japoneses, que actuaban sin control, fue derogada por Bill Clinton. Desde ese momento, los bancos comerciales de EEUU tomaron ms riesgos e incrementaron sus actividades comerciales y de inversin. Son cada vez ms numerosas las voces de quienes exigen volver a las regulaciones de la Glass Steagal (58).

 

Las movilizaciones sociales contra la Banca, a nivel internacional, tendern a radicalizarse de manera inevitable. Tal el criterio del ex vicepresidente de la Comisin de DDHH de la ONU, Jean Ziegler, quien propone ocupar y nacionalizar la Banca, para luego advertir que vivimos en un orden mundial criminal y canbal, donde las pequeas oligarquas del capital financiero deciden de forma legal quin va a morir de hambre y quin no. Por tanto, estos especuladores financieros deben ser juzgados y condenados, reeditando una especie de Tribunal de Nremberg. En su ltimo libro: Destruccin Masiva. Geopoltica del hambre (Pennsula), plantea multiplicar rpidamente las fisuras en el muro capitalista para derrumbarlo y crear un nuevo orden mundial ms justo, la que se transformar en un frente de resistencia intercontinental y en una nueva forma de solidaridad entre todos los pueblos. La neutralizacin del podero de los Bancos est asociada a la urgencia de reformas estructurales a la ONU, ente que, dice Ziegler, se fund con el objetivo principal de defender el inters general de los pueblos y promulgar los principios recogidos en la Carta de los Derechos Humanos. Sin embargo, los mercenarios han pervertido su papel y destruido su credibilidad moral La refundacin de esta organizacin pasa por imprimirle mucha ms democracia eliminando el poder de veto de las naciones integrantes del Consejo de Seguridad, limpindola de golpistas y eliminando las prebendas del FMI y el BM. El neoliberalismo delictivo, concluye el diplomtico, debe acabarse ya. (59)

 

AMRICA LATINA Y BOLIVIA EN EL ESTADO CONTINENTAL

 

La crisis de los Estados nacionales fue advertida por el gegrafo alemn, Federico Ratzel, a fines del Siglo XIX, al constatar que EEUU se haba convertido en el primer Estado Continental y que los dems Estados nacionales no tenan destino sino se agrupaban de acuerdo a regiones geogrficas. Los Estados Nacionales emergieron en el Siglo XIX. Los primeros fueron Inglaterra y Francia, seguidos por Alemania, Italia y Japn. Aunque las previsiones de Ratzel, con relacin a EEUU se cumplieron slo al concluir la Segunda Guerra Mundial, qued demostrado que Europa Occidental slo poda convertirse en Estado Continente si consolidaba la Unin Europea (UE), la que naci en 1950, a travs de la alianza de Francia y Alemania, sustentada en la explotacin conjunta de sus yacimientos fronterizos de hierro y carbn. Inglaterra, por su parte, encontr su propio espacio, a lo largo del Siglo XX, al forjar una slida alianza anglosajona con Washington. Rusia es, por sus dimensiones y poblacin, otra Nacin Continente, al igual que China y la India. En el Siglo XXI, en el que EEUU no dejar de ser un Estado Continente, al igual que la UE, si evita que su actual crisis econmica la destruya. El Estado Continental Sudamericano es la nica posibilidad que tiene Latinoamrica para influir en el mundo actual, el que servir de base para proyectarlo por el resto de Latinoamrica y el Caribe.

 

La historia de Amrica Latina ha sido una permanente tensin dialctica entre monrosmo y bolivarismo. El monrosmo, expresin de la doctrina Monroe, elaborada por el Presidente James Monroe, en 1823, postula la hegemona perpetua de EEUU sobre Amrica Latina. El bolivarismo anhela, por su parte, la unin del polo hispano latinoamericano, ya que considera que Amrica Latina no es un conjunto de naciones, sino una Nacin deshecha (60). El monrosmo busc consolidarse a travs de la Conferencia Panamericana (1899), la Junta Interamericana de Defensa (1942), el Tratado Interamericano de Asistencia Recproca (1947) y la Organizacin de Estados Americanos (1948). El bolivarismo lo hizo mediante la generacin del 900, la fundacin del APRA (1924); el intento de Pern de crear la Unin Aduanera entre Argentina, Brasil y Chile (1953), y ltimamente, con el nacimiento del MERCOSUR, la UNASUR, el ALBA, la CELAC y el Consejo Suramericano de Defensa (CSD), que concretan decenas de esfuerzos anteriores. El CSD es un hito dentro de los planteamientos bolivarianos. Con la creacin del CSD se ha roto el excluyente anlisis geopoltico de Occidente con relacin a nuestra Amrica. Y sin anlisis propio, no hay destino posible. Despus de la cada del muro de Berln, se ha transitado del bipolarismo (Washington-Mosc), al unipolarismo, que EEUU no ha podido consolidar, lo que ha dado paso a la formacin de un sistema apolar (sin polos hegemnicos, de acuerdo a la expresin de Henry Kissinger), desde donde se avanza al multipolarismo. Con el CSD, Amrica Latina, por primera vez en su historia, busca defender su seguridad y planificar sus propios objetivos, sin la vigilancia de la Doctrina Monroe (61). Por tanto, no es evidente que la humanidad se halle frente a la desaparicin de los Estados Nacionales, sino ante el avance de Estados Continentales, consolidados o en vas de formacin.

 

Cuando el indigenismo y el ecologismo predican un nuevo modelo civilizatorio carecen de una explicacin racional de las estrategias, metodologas y procedimientos que emplearn para lograr las transformaciones que postulan. La prdica de sus metas genricas (Vivir Bien, visibilizacin de pueblos indgenas sometidos por el colonialismo, defensa de culturas e idiomas precolombinos, preservacin de la naturaleza o nueva relacin entre seres humanos) no incomodan a los centros de poder mundial, razn por la que, inclusive, prefieren financiarla. En cambio, los Estados Continentales que han emergido y otros que avanzan por ese camino si constituyen una amenaza real al podero de los Bancos y de los centros de poder mundial que los impulsan.

 

Han sido tres los grandes intentos de Amrica Latina por lograr su unificacin. La primera tuvo lugar entre 1520 y 1560, en cuyo perodo comienza a configurarse un pueblo nuevo, mestizo en la historia. Todas sus partes entran en relacin, luego de milenios de dispersin o comunicaciones fragmentarias. En pocas dcadas, se funda la red de villas y ciudades esenciales de Amrica, la que incluye a casi todas las que sern sus capitales. El idioma y la religin ayudan a cohesionar regiones dispersas. Antes de este ciclo, slo se haban configurado los imperios Azteca e Inca, que tuvieron importantes concentraciones poblacionales. Tal situacin facilit la emergencia del mestizaj, salvo en otras latitudes en las que las poblaciones aborgenes fueron exterminadas, al igual que lo ocurrido en las colonias sajonas del norte. El mantener la exclusin indgena, las encomiendas y la mita, sin atender las opiniones del Libertador, junto al fortalecimiento de oligarquas comerciales, digitadas por Inglaterra, in viabiliz la emergencia de burguesas nacionales. En tanto Brasil, debido a su independencia tarda del dominio portugus, conserv su unidad territorial, en el resto de la Amrica del Sur, las Antillas y el Caribe surgieron pases deformados por el monocultivo o la mono produccin minera, en funcin de intereses externos, lo que les impidi constituir su mercado interior. En los procesos de independencia se fueron perdiendo los vnculos de cohesin que suministraban la relacin con la Metrpoli. As se cre la alienacin propia de las semicolonias latinoamericanas, la mistificacin de creerse naciones cuando no son ms que esquirlas de una gran frustracin Consumada la balcanizacin, todos somos vecinos de espaldas, hermanos extraos que se desarrollan hacia fuera, divididos y enajenados por la pax britnica (62)

 

El segundo intento comenz alrededor de 1808 y concluy hacia 1830, con el fracaso del congreso anfictinico de Panam, convocado por Simn Bolvar, quien aspiraba a conformar una Nacin de Repblicas, el que fue bloqueado por el naciente imperio britnico, que pas a controlar econmicamente a las jvenes repblicas. La Generacin del 900 hizo que Hispanoamrica tomara conciencia de la dimensin de su tragedia, sobre todo a travs del argentino Manuel Ugarte, quien sostena que haba llegado el momento para que nuestra Amrica dejara de ser rica para los dems y pobre para si misma (63). El uruguayo Jos Enrique Rod, con su libro Ariel, el ao 1900, es considerado el pionero de esta corriente, que tuvo tambin entre sus principales referentes al mexicano Jos Vasconcelos, al peruano, Francisco Garca Caldern, al venezolano Rufino Blanco Bombona y al colombiano Jos Mara Vargas Vila. La Generacin del 900 influy en la Reforma Universitaria de Crdoba de 1918, en la fundacin del APRA, en 1924, gracias a la visin de Vctor Ral Haya de la Torre, y en el proyecto de unin aduanera de Argentina, Brasil y Chile, propuesta por el presidente Argentino Juan Domingo Pern, en 1953. La Revolucin boliviana de 1952, la Revolucin cubana de 1959, y el rebrote de movimientos nacional-populares con Velasco Alvarado en el Per, el proceso Ovando Torres en Bolivia, entre 1969 y 1971 y el triunfo de Salvador Allende, en 1970, crearon las condiciones del Pacto Andino, antecedente directo de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

 

Ramos y Methol coinciden en que el MERCOSUR es el acontecimiento ms importante para Amrica Latina, desde la gesta de Bolvar. La Unin Europea (UE) demostr que sin un eje econmico, alrededor del cual gire el resto de los pases, la integracin regional no pasa de los discursos. Ese eje fue Alemania y Francia en el viejo continente y son Brasil y Argentina en Sudamrica. Los dos pases ms grandes de la regin incorporaron tambin a Uruguay y Paraguay, sabiendo, de antemano, que su gravitacin en el acuerdo sera muy reducida. El golpe parlamentario del vicepresidente Federico Franco en contra de Fernando Lugo, en junio de 2012, hizo que el MERCOSUR suspendiera a Paraguay del organismo integrador, cuyo parlamento, controlado principalmente por la oligarqua y terratenientes paraguayos, que haba vetado durante una dcada al ingreso de Venezuela, permiti que este pas se incorporara al MERCOSUR, que pas a tener una influencia geopoltica que abarca de la Patagonia al Caribe. Por otra parte, el MERCOSUR ha sido, al mismo tiempo, el impulsor de entidades integradoras afines, como UNASUR y la CELAC, en tanto Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y otros pases de Centro Amrica y el Caribe formaron la Alianza Bolivariana para Amrica Latina y el Caribe (ALBA).

 

Sin embargo, la ruta del MERCOSUR hacia el Estado Continental Sudamericano es abrupta y complicada, EEUU, como contrapartida, ha facilitando la estructuracin de la Alianza del Pacfico, integrada por Mxico, Colombia, Per y Chile. Sus impulsores dicen que se trata de un ente que busca cohesionar a los pases ms grandes y poblados de la regin, con excepcin de Brasil. En los prximos lustros, la confrontacin entre EEUU y Amrica Latina, por una parte, y entre el MERCOSUR y la Alianza del Pacfico, por otra, se agudizar de manera sostenida. En ese contexto, el poder mundial ha conquistado importantes posiciones en Bolivia, a travs del indigenismo y del ambientalismo. El economista brasileo Luciano Wexell Severo pone de relieve, una vez ms, que Bolivia, debido a que su tringulo territorial estratgico, Santa Cruz, Cochabamba y Tarija, es el nico que gravita, de manera simultnea, sobre las cuencas del Pacfico, del Plata y de la Amazona. La Cordillera de los Andes divide a Sudamrica de Este a Oeste, en tanto que las cuencas del Amazonas y del Plata la dividen de Norte a Sur (64). Con una Bolivia fragmentada en 36 naciones indgenas la posibilidad de consolidar al MERCOSUR est neutralizada.

 

Mario Travassos, en su libro La Proyeccin Continental de Brasil, deca que Bolivia era una nacin de estructuras centrpetas, razn por la que no haba logrado gravitar en ninguno de los espacios geogrficos a los que pertenece. La importancia geopoltica de Bolivia fue advertida de manera temprana por sus vecinos los que lograron, desde la dcada de los 30, conectar a Santa Cruz por va frrea con Corumb (Brasil) y Yacuiba (Argentina), en tanto Bolivia fue incapaz de construir el ferrocarril Cochabamba - Santa Cruz, que articulara su territorio. Sendos gasoductos conectan a los megacampos e Tarija y Santa Cruz con Brasil y Argentina y Bolivia carece de gasoductos que lleguen al salar de Uyuni (con su riqueza de litio, manganeso y potasio), con los yacimientos de hierro el Mutn y o con nacientes ciudades industriales, como la del Alto de La Paz.

 

La prdida de su extensa costa en el Pacfico, en 1879, origin un complejo de inferioridad en el pas, que no ha logrado contener, agravada por sus contrastes en sus conflictos blicos posteriores con Brasil y Paraguay. Para las oligarquas vecinas y sus burguesas vinculadas al capital transnacional el atraso de Bolivia sigue siendo un negocio rentable, ya que obtienes todas las ventajas que desean. En los ltimos aos, el gobierno de Evo Morales ha encontrado inmensas dificultades para construir un camino entre Cochabamba y el Beni, proyectado hace 200 aos. La indigenista NCPE entraba, an ms, la vertebracin del pas. Hoy, todos los sectores sociales exigen el cumplimiento de la nueva Constitucin, la que no hacerlo por sus contradicciones insalvables. La NCPE no fue suficientemente debatida. El poder mundial y sus ONG la impusieron como un regalo, cuya envoltura no permiti ver su contenido. Slo ahora hay conciencia de ello. Razn suficiente para rectificar los pasos equivocados. El problema de la NCPE es que no tuvo un proceso pre constituyente, en el que los actores sociales expongan sus demandas y una comisin pluralista vaya tomando nota de los acuerdos progresivamente alcanzados. Ese proceso debe ser cumplido ahora, a fin de que Bolivia cumpla su papel articulador en el Cono Sur, dentro del proyecto bolivariano, en lugar de ser, como hasta ahora, instrumento de su propia disgregacin y de quienes lucran con la atomizacin de nuestra Patria Grande.

 

 

 

 

 

NOTAS BIBLIOGRAFICAS

 

 

1.- Foro Bolivia, 07-11-11

 

2.- Xavier Alb: La Razn, 15-11-09

 

3.- Rafael Puente: Pgina 7, 10-08-12

4.- Leonardo Boff: noticias.masverdedigital.com/.../ 8 Jul 2012

5.- internacional.elpais.com/internacional/.../1341510064_723166.html

 

6.- http: www.voltairenet.org/Las-ONG-instrumentos-de-gobiernos, 03-08-09.

 

7.- actualidad.rt.com/.../54374-julian-assange-advierte-interferencia-eeu...

8.- www.aceprensa.com/articles/print/id/1745/

9 .- WWW.MAPUCHE-NATION.ORG.

 

10.-  Claudio Lozano. Proyecto Sur: www.mst.org.ar/.

11.- (es.wikipedia.org/wiki/Pascua_Lama).

12.- A Contra Ruta: Conferencia en el Museo Nacional de Etnografa y Folklore (MUSEF). 18-03-07. Rebelin, 25-03-10

13.- www.larazon.es/noticia2897

14.- Peridico "La Razn", 03-XII-06.

15.- www.apostamosxbolivia.org

16.- ASR: Bolivia: Entre Petroleras y ONG. Rebelin, 17-XII-07

17.- Peridico Cambio, Juan Carlos Zambrana Marcheti, 11-08-2012

 

18.- Geopoltica de la Amazonia, Poder Hacendal-Patrimonial y Acumulacin Capitalista ( 105272720-Libro-Final-1-Geopolitica-de-la-Amazonia-poder-hacendal-patrimonila-y-acumulacion-capitalista) Pginas 26, 27, 63 y 75.

 

19.- http://www.derechos.org/nizkor/bolivia/doc/convenio6.html

 

20.- http://www.cof.org/whoweserve/international/committee/index.cfm?navItemNumber=15638, http://www.nativephilanthropy.org/news/first_peoples_fund_announces_2012_artist_business/112811 (Michel Chossudovsy. es.wikipedia.org/wiki/Michel_Chossudovsky). 

 

21 .- Bolpress, 30-12-11

 

22.- Prlogo de La Raza Csmica. Agencia Mundial de Libreras. Impreso en Tipografa

Cosmos. Barcelona, 1927

 

23.- http://www.centrostudilaruna.it/

 

24.- Alejandro Lipschutuz: El problema racial en la conquista de Amrica y el mestizaje. Pag.

226 Ed. Austral. Santiago de Chile, 1963

 

25.- Citado por Alexis Mrquez Rodrguez: Nebrija, Bello, Rosenblat

www.hispanista.com.br/revista/artigo51esp.htm

 

26.- www.columbia.edu/cu/spanish/courses/spanish3350/.../jamaica.pdf

 

..27.- ASR: Mariano Moreno y el Capitalismo de Estado. Rebelin, 18-05-10.

 

28.- Lus Oporto: El Ideario de Autodeterminacin de los Pueblos Indgenas. Revista La

Migraa. Vicepresidencia del Estado. Ao 1. Nmero 2. Septiembre de 2012. Pginas 69

Y 70

 

29.- www.eldeber.net/alv.htm

 

30.- Seminario Internacional: El Cambio de Pndulo en Amrica Latina. Intervencin de Flix

Patzi, 26.05-08. Pgina 97

 

31.- El Diario, 04-06-12

32.- El Diario, 02-07-12

33.- El Diario. 09-08-12

34.- ASR: Pachamamismo Eurocntrico. Bolpress. 15-11-11

35.- ASR: El Experimento Plurinacional. Bolpress. 03-01-10

36.- ASR: La Arquitectura del Abismo. Bolpress. 03-08-09

37.- La Razn, 24-08.12

38.- Pgina 7, 22-10-12

39.- www.institutoprisma.org/.../ ...

40.- www.elnacional tarija .com/?cat=13&paged=4

 

41.- El Diario, 02-11-12

 

42.- Juan Pablo Feinmann: Peronismo: Filosofa Poltica de una Persistencia Argentina. Tomo I..

  Segunda Edicin. Planeta. Buenos Aires, 2010. Pgina 255

 

43.- http://es.wikipedia.org/wiki/Guerras_del_Opio

 

44.-. Abelardo Ramos: La Historia de la Nacin Latinoamericana. Tomo II, . de la N. L. Tomo II.

  A. Pea Lillo Editor SRL. Segunda edicin. Agosto 1973. Buenos Aires Argentina. Pginas 286, 287 y 288

 

45.- Roberto A. Ferrero: Nacionalizacin y Enajenacin del Socialismo Latinoamericano. Alcira Editora 2010. Crdoba Argentina. Pgina 233

 

46.- Ramos (Ob. Cit), Pgina 244.

 

47.- Ferrero (Ob. Cit). Pginas 225, 235 y 236

 

48.- Ferrero. Ob. Cit. Pgina 237

 

49.- James Petras El Mercurio digital, 19-09-12

 

50.- Geffrey Geuens: http://www.rojoynegro.info/articulo/ideas/los-mercados-tienen-nombre-apellidos-muchos-ellos-son-socialdemocratas

 

51.- MSM: Tesis Ideolgicas. Segunda Parte. Edicin: Secretara Poltica Permanente MSM.

La Paz. Junio de 2012. Pgina 38

52.- AGL: Ob. Cit. Pgina 77.

53.- Peridico La Razn, 20-10-12

54.- Miguel Angel Barrios: Consejo Sudamericano de Defensa: Desafos Geopolticos y

  Perspectivas Continentales. Editorial Biblos, 2011. Buenos Aires. Pgina 86.

 

55.- Marcelo Gullo: La Crisis Estructural del Poder Norteamericano y la Conformacin de un

  Nuevo Sistema Internacional Multicntrico. Revista Patria Grande. Octubre 2011. La Paz

  Bolivia

 

56.- ASR: Encubridores de la mafia planetaria. Bolpress, 22-11-09

 

57.- Ignacio Ramonet: Tramposos Banqueros. Le Monde Diplomatique. 02-11-12

 

58.- es.wikipedia.org/wiki/Ley_Glass-Steagall

 

59 El Confidencial, 23/05/2012 (Reuters)

 

. 60.- Felipe Herrera: Comunidad Latinoamericana de Naciones. Editorial Universitaria. Santiago

de Chile. Octubre 1983. Pgina 62

 

61.- Miguel ngel Barrios Ob. Cit. Pgina 77

 

62.- Alberto Methol Ferr: El Uruguay como problema y otros escritos. Publicaciones del Sur.

Cuarta edicin, Buenos Aires 2010. Pginas 31, 50 y 53

 

63.- Miguel Angel Barrios: Ob. Cit. Pgina 135

 

64.- Luciano Wexell Severo: Importancia Geopoltica de Bolivia y la Integracin de la Amrica

del Sur. Revista Patria Grande- Septiembre 2012. La Paz - Bolivia

 

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter