Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-11-2012

Impresiones de Gaza

Noam Chomsky
Chomsky.info

Traducido del ingls para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Incluso una sola noche en la crcel es suficiente para dar una idea de lo que significa estar bajo el control total de una fuerza externa. Y en Gaza apenas se tarda ms de un da empezar a apreciar lo que debe ser tratar de sobrevivir en la mayor crcel del mundo al aire libre, donde un milln y medio de personas, en la zona ms densamente poblada del mundo, son constantemente objeto de terror al azar y con frecuencia castigo salvaje arbitrario, con el nico propsito de humillar y degradar, y tambin de asegurar que las esperanzas de los palestinos de un futuro decente se aplasten y que el abrumador apoyo global para una solucin diplomtica que conceda estos derechos se declare nula.

La intensidad de este compromiso por parte de la dirigencia poltica israel se ha vuelto a ilustrar dramticamente en los ltimos das cuando han advertido de que van a "volverse loco" si las Naciones Unidas otorgan a los palestinos un reconocimiento limitado. No es una novedad. La amenaza de "volverse loco" (nishtagea) est profundamente arraigada, se retrotrae a los gobiernos laboristas de la dcada de 1950, reminiscencia del "complejo de Sansn": derribaremos los muros del templo si los cruzan. En ese momento era una amenaza vana, hoy no.

La humillacin intencional tampoco es nueva, a pesar de que constantemente toma nuevas formas. Hace treinta aos, los lderes polticos, entre ellos algunos de los halcones ms conocidos, presentaron al Primer Ministro Begin un relato detallado y estremecedor de las formas de abuso de los colonos sobre los palestinos de la manera ms perversa y con total impunidad. El destacado militar y analista poltico Yoram Peri escribi con indignacin que la tarea del ejrcito no es defender el Estado, sino "demoler los derechos de personas inocentes slo porque son araboushim (vocablo despectivo para referirse a los rabes, N. de T.), Kikes que viven en los territorios que Dios nos prometi.

Los habitantes de Gaza son los elegidos de un castigo especialmente cruel. Es casi un milagro que la gente pueda sobrevivir. Cmo lo hacen se describi hace treinta aos en un libro de memorias elocuente escrito por Raja Shehadeh (La Tercera Va), basado en su trabajo de abogado dedicado a la tarea imposible de intentar proteger los derechos elementales dentro de un orden normativo dirigido a asegurar el fracaso, y su experiencia personal como Samid, "un sujeto", que vigila su casa convertida en una prisin por los brutales ocupantes y no puede hacer otra cosa que "soportarlo".

Como escribi Shehadeh, la situacin ha empeorado mucho. Los Acuerdos de Oslo, que se celebraron con mucha pompa en 1993, determinaron que Gaza y Cisjordania son una entidad territorial nica. Entonces los EE.UU. e Israel ya haban iniciado su programa de separarlos completamente uno de otro, con el fin de bloquear un acuerdo diplomtico y castigar a los araboushim en ambos territorios.

El castigo de los habitantes de Gaza se hizo an ms grave en enero de 2006, cuando cometieron el gran delito de votar el "camino equivocado" en la primera eleccin libre en el mundo rabe, votaron a Hams. Demostrando su apasionado "anhelo de democracia", los EE.UU. e Israel, respaldados por la pusilnime Unin Europea, impusieron un cerco brutal, junto con intensivos ataques militares. Los EE.UU. tambin dieron un giro implantando un procedimiento operativo estndar cuando alguna poblacin desobediente elige al gobierno equivocado: organizar un golpe militar para restablecer el orden.

Los habitantes de Gaza cometieron un crimen an mayor un ao despus bloqueando el intento de golpe de Estado, lo que dio lugar a una fuerte escalada del asedio y a los ataques militares que culminaron en el invierno boreal de 2008-2009 con la Operacin Plomo Fundido, uno de los ejercicios ms cobardes y crueles de la fuerza militar en la historia reciente, contra una poblacin civil indefensa, atrapada sin escapatoria, que fue sometida a un ataque implacable de una de los ms avanzados sistemas militares mundiales que dependen de las armas de Estados Unidos y estn protegidos por la diplomacia de EE.UU. Un testimonio ocular volcado en un inolvidable relato -"infanticidio" segn sus palabras fue elaborado por los dos mdicos noruegos valientes que trabajaron en el principal hospital de Gaza durante el asalto despiadado, Mads Gilbert y Fosse Erik, en su notable libro Los ojos en Gaza.

El presidente electo Obama fue incapaz de decir una palabra, adems de reiterar su simpata por los nios menores bajo un ataque de misiles que cayeron en la ciudad de Sderot, Israel. El asalto cuidadosamente planeado finaliz justo antes de la toma de posesin del presidente Obama, para que luego pudiera decir que haba llegado el momento de mirar hacia adelante y no hacia atrs, frase de refugio clsica de los criminales.

Por supuesto hubo pretextos, como siempre. El ms conocido que se saca a relucir cuando es necesario, es la "seguridad": en este caso, los cohetes de fabricacin casera lanzados desde Gaza. Como tomo el mundo sabe, el pretexto careca de credibilidad. En 2008 se estableci una tregua entre Israel y Hams. El gobierno israel reconoce formalmente que Hams la cumpli plenamente. Hams no lanz ni un solo cohete hasta que Israel rompi la tregua al amparo de las elecciones de EE.UU. del 4 de noviembre de 2008, invadi Gaza por motivos absurdos y mat a media docena de miembros de Hams. Los altos funcionarios de inteligencia advirtieron al gobierno israel de que la tregua podra renovarse aliviando el bloqueo criminal y terminando con los ataques militares. Pero el gobierno de Ehud Olmert, supuestamente una paloma, opt por rechazar estas opciones, prefiriendo recurrir a su gran ventaja comparativa en la violencia: la Operacin Plomo Fundido. Los hechos bsicos son revisados una vez ms por el analista de poltica exterior Jerome Slater en el ltimo nmero de la revista del MIT Harvard International Security.

El patrn de ataque en la Operacin Plomo Fundido fue analizado cuidadosamente por el experto e internacionalmente reconocido abogado de los derechos humanos de Gaza Sourani Raji. Seala que el bombardeo se concentr en el norte, donde atacaron a civiles indefensos en las zonas ms densamente pobladas, con ningn pretexto militar posible. El objetivo, segn l, pudo se expulsar a la asustada poblacin hacia el sur, cerca de la frontera con Egipto. Pero los samidin (1) se quedaron donde estaban, a pesar de la avalancha de terror de los Estados Unidos e Israel.

Otro objetivo podra haber sido llevarlos ms lejos. Se remonta a los primeros das de la colonizacin sionista cuando se sostena en gran parte del espectro que los rabes no tienen ninguna razn real para estar en Palestina, ya que pueden ser igual de felices en otro lugar y deberan emigrar, educadamente las palomas sugeran "transferir". Esto concierne a Egipto y le causa no poca preocupacin, y es tal vez una razn por la cual Egipto no abre la frontera libremente a la poblacin civil o incluso a los materiales que la Franja necesita desesperadamente.

Sourani y otras fuentes bien informadas sealan que la disciplina de los resistentes esconde un barril de plvora que podra explotar en cualquier momento, de forma inesperada, como ocurri en la primera Intifada en Gaza en 1989 despus de aos de miserable represin que no despert ninguna noticia o preocupacin.

El simple hecho de mencionar uno de los innumerables casos, poco antes del estallido de la Intifada una nia palestina, Intissar al-Atar, fue asesinada a tiros en el patio de recreo por un residente de un asentamiento judo cercano. Fue uno de los varios miles de colonos israeles que llegaron a Gaza, en violacin del derecho internacional y protegido por la presencia un ejrcito enorme, tomando el control de la mayor parte de la tierra y el agua escasa de la Franja y que vivan "prdigamente en 22 asentamientos en medio de 1,4 millones de palestinos pobres ", tal como el delito es descrito por el acadmico israel Avi Raz. El asesino de la estudiante, Shimon Yifrah, fue arrestado, pero rpidamente liberado bajo fianza cuando la Corte determin que "el delito no es suficientemente grave" para merecer orden de detencin. El juez coment que lo nico que pretenda Yifrah era impresionar a la chica con el disparo de su arma en un patio de la escuela, no matarla, por lo que "no se trata de un caso de una persona criminal a la que haya que castigar o disuadir o que tenga que aprender una leccin encarcelndolo. Yifrah fue condenado a siete meses de prisin mientras los colonos en la sala estallaban en canto y baile. Y rein el silencio usual. Despus de todo, es una rutina.

Y as es. Cuando Yifrah fue puesto en libertad, la prensa israel inform de que una patrulla del ejrcito dispar en el patio de una escuela de nios de 6 a 12 aos en un campo de refugiados de Cisjordania, hiriendo a cinco, al parecer con la intencin nica "de impresionarlos. No hubo cargos y el suceso de nuevo no llam la atencin. Era slo un episodio ms en el programa de "la ignorancia como castigo", inform la prensa israel, incluyendo el cierre de las escuelas, el uso de bombas de gas, golpeando a los estudiantes con las culatas de los rifles, prohibicin de asistencia mdica a las vctimas; y ms all de las escuelas el imperio de una brutalidad ms severa, llegando a ser an ms salvaje durante la Intifada, bajo las rdenes del ministro de Defensa, Yitzhak Rabin, otra paloma admirada.

Mi impresin inicial, despus de una visita de varios das, era de asombro, no slo por la capacidad de sobrevivir, sino tambin por el vigor y la vitalidad de los jvenes, especialmente en la universidad, donde pas gran parte de mi tiempo en una conferencia internacional. Pero all tambin se pueden detectar signos de que la presin puede llegar a ser demasiado difcil de soportar. Los informes indican que entre los jvenes hay frustracin latente, est el reconocimiento de que bajo la ocupacin israel el futuro no les depara nada bueno. No es mucho lo que los animales enjaulados pueden soportar y puede haber una explosin, que tal vez tome formas feas, ofreciendo as una oportunidad para que los apologistas israeles y occidentales hagan un acto de justicia y condenen a las personas culturalmente retrasadas, como explic con perspicacia Mitt Romney.

Gaza tiene el aspecto tpico de una sociedad del tercer mundo, bolsones de riqueza rodeadas de pobreza espantosa. Sin embargo no est "subdesarrollada". Ms bien est "hiper-desarrollada", y de manera sistemtica, para usar los trminos de Sara Roy, la principal especialista acadmica en Gaza. La Franja de Gaza podra haberse convertido en una prspera regin del Mediterrneo, con una agricultura rica y una floreciente industria de la pesca, playas maravillosas y, como se descubri hace una dcada, con buenas perspectivas de amplios suministros de gas natural en sus aguas territoriales.

Por coincidencia o no, as ocurri cuando Israel intensific su bloqueo naval, hizo retroceder a las embarcaciones de pesca a la costa, por ahora a 3 millas ms o menos.

Las perspectivas favorables se abortaron en 1948, cuando la Franja tuvo que absorber un flujo de refugiados palestinos que huyeron aterrorizados o fueron expulsados por la fuerza de lo que se convirti en Israel, en algunos casos expulsados meses despus del alto el fuego oficial.

De hecho los estuvieron expulsando hasta cuatro aos despus, como inform Haaretz (25 de diciembre de 2008) en un inteligente estudio de Beni Tziper sobre la historia del Ashkelon israel bajo la perspectiva de los cananeos. En 1953, dice, exista un clculo fro necesario para limpiar de rabes la regin. El nombre original, Majdal, ya se haba "judaizado" al actual Ashkelon, una prctica usual.

Eso fue en 1953, cuando no haba ningn indicio de necesidad militar. El propio Tziper naci en 1953, y mientras caminaba por los restos del antiguo sector rabe, reflexionaba que "es muy difcil para m, muy difcil, darme cuenta de que mientras mis padres estaban celebrando mi nacimiento a otras personas las estaban cargando en camiones y expulsndolas de sus hogares".

Las conquistas de Israel de 1967 y sus consecuentes golpes administrativos. Luego llegaron los terribles crmenes ya mencionados que continan en la actualidad.

Los signos se ven fcilmente, incluso en una breve visita. Sentado en un hotel cerca de la costa, se puede escuchar el fuego de ametralladora de las caoneras israeles que obligan a los pescadores que estaban fuera de las aguas territoriales de Gaza a retornar hacia la costa, por lo que se ven obligados a pescar en aguas muy contaminados porque los Estados Unidos e Israel se niegan a permitir la reconstruccin de los sistemas de alcantarillado para las aguas residuales y los sistemas de alimentacin que ellos destruyeron.

En los Acuerdos de Oslo se establecieron los planes de dos plantas de desalinizacin, una necesidad en esta rida regin. Uno de ellos, que era una instalacin avanzada, se construy en Israel. La segunda est en Khan Yunis, en el sur de Gaza. El ingeniero encargado de obtener agua potable para la poblacin explica que esta instalacin se dise de manera que no se puede utilizar agua del mar, sino que debe basarse en el agua subterrnea, un proceso ms barato que degrada an ms el magro acufero, garantizando problemas graves en el futuro. Incluso con ello el agua es muy limitada. El organismo de las Naciones Unidas de Socorro y Obras Pblicas (UNRWA), que se ocupa de los refugiados (pero no de los habitantes originarios de Gaza), recientemente public un informe advirtiendo de que los daos en el acufero pueden convertirse pronto en "irreversibles" si no se toman medidas correctoras rpidamente, porque para 2020 Gaza puede convertirse en un "lugar inhabitable.

Israel permite la entrada de hormign para los proyectos de la UNRWA, pero no para las enormes necesidades de reconstruccin de los habitantes de Gaza. El equipo pesado se encuentra limitado y en su mayora ocioso, ya que Israel no permite la entrada de materiales de reparacin. Todo esto forma parte del programa general descrito por oficial israel Dov Weisglass, asesor del primer ministro israel Ehud Olmert, despus de que los palestinos desobedecieran la orden en las elecciones de 2006: "La idea", dijo, "es poner a los palestinos a dieta, pero no dejarlos morir de hambre. Eso no se vera bien.

Y el plan se est siguiendo escrupulosamente. Sara Roy ha proporcionado numerosas pruebas en sus estudios acadmicos. Recientemente, despus de varios aos de esfuerzo, la organizacin israel de derechos humanos Gisha logr obtener una orden judicial para que el gobierno abra sus registros que detallan los planes de la dieta y la forma en que se ejecutan. Establecido en Israel, el periodista Jonathan Cook los resume: "Los funcionarios de sanidad presentaron clculos sobre la cantidad mnima de caloras necesarias para el milln y medio de habitantes de Gaza para evitar la desnutricin. Estas cifras se tradujeron luego en los camiones cargados de alimentos que Israel deba permitir en Gaza cada da un promedio de solo 67 camiones, mucho menos de la mitad del requerimiento mnimo. Esto, comparado con ms de 400 camiones antes del bloqueo. "E incluso esta estimacin es demasiado generosa, informan los funcionarios de la ONU.

El experto en Medio Oriente, Juan Cole observa que el resultado de la imposicin de la dieta, es que "a) Alrededor del 10% de los nios palestinos de Gaza menores de 5 aos han tenido su crecimiento atrofiado por la desnutricin... adems la anemia est generalizada, y afecta a ms de dos tercios de los nios, el 58,6% de los escolares y ms de un tercio de las madres embarazadas. EE.UU. e Israel quieren asegurarse de que slo se permita la supervivencia mnima.

"Lo que hay que tener en cuenta", observa Raji Sourani, "es que la ocupacin y el cierre absoluto es un ataque actual sobre la dignidad humana de las personas en Gaza en particular y de todos los palestinos en general. Se trata de la degradacin sistemtica, la humillacin, el aislamiento y la fragmentacin del pueblo palestino. La conclusin es confirmada por otras fuentes. En una de las principales revistas mdicas del mundo, The Lancet, un mdico visitante de Stanford, horrorizado por lo que haba presenciado, describe Gaza como "una especie de laboratorio para la observacin de la falta de dignidad", una condicin que tiene "devastadores" efectos en las condiciones fsicas y en el bienestar mental y social. "La vigilancia constante desde el cielo, el castigo colectivo a travs del bloqueo y el aislamiento, la intrusin en los hogares y las comunicaciones y las restricciones a los que tratan de viajar, casarse o trabajar hacen que sea difcil vivir una vida digna en Gaza. Los araboushim deben aprender a no levantar la cabeza.

Haba grandes esperanzas de que el nuevo gobierno de Morsi en Egipto sea menos esclavo de Israel que la dictadura de Mubarak, respaldado por Occidente, y abra el cruce de Rafah, el nico acceso al exterior de los atrapados habitantes de Gaza que no est sujeto a control directo israel. Ha habido una ligera apertura, pero no mucha. La periodista Laila El-Haddad escribe que la reapertura bajo Morsi "es simplemente un retorno al statu quo de los ltimos aos: slo los palestinos que portan una tarjeta de identificacin de Gaza aprobada por el gobierno israel pueden usar el paso fronterizo de Rafah", excluyendo a muchos palestinos como por ejemplo a parte de la familia de Haddad, donde slo uno de los cnyuges tiene una tarjeta.

Adems, contina, "el cruce no conduce a Cisjordania ni permite el paso de mercancas, que solo pasan por los cruces controlados por Israel y sujetos a la prohibicin de los materiales de construccin y la exportacin. El cruce de Rafah restringido no cambia el hecho de que "Gaza sigue bajo asedio martimo y areo hermtico, y sigue cerrada para los palestinos cultural, econmica y acadmicamente en el resto de los [territorios ocupados], en violacin de las obligaciones de Estados Unidos e Israel en virtud de los Acuerdos de Oslo".

Los efectos son dolorosamente evidentes. El director del hospital de Khan Yunis, que tambin es jefe de ciruga, describe con ira y pasin que incluso carecen de medicamentos para el alivio de los pacientes, as como de equipo quirrgico simple, dejando indefensos a los mdicos y a los pacientes que agonizan. Historias personales que aaden una textura vvida al disgusto general que uno siente por la obscenidad de la dura ocupacin. Un ejemplo es el testimonio de una joven que desesperaba porque su padre de 60 aos, que se habra sentido orgulloso de que ella fuera la primera mujer del campo de refugiados que haba obtenido un grado superior, falleci tras 6 meses de lucha contra el cncer porque la ocupacin israel le neg un permiso para ir a los hospitales israeles a recibir tratamiento. Tuve que suspender mis estudios, el trabajo y la vida para ir a sentarme junto a su cama. Nos sentamos todos, incluyendo a mi hermano el mdico, el farmacutico y mi hermana, viendo todos impotentes y sin esperanza su sufrimiento. Muri durante el bloqueo inhumano de Gaza en el verano de 2006 con muy poco acceso a servicios sanitarios. Creo que la impotencia y la desesperanza son los sentimientos ms mortferos que se pueden sentir. Matan el espritu y rompen el corazn. Se puede luchar contra la ocupacin pero no se puede luchar contra el sentimiento de impotencia. Ni siquiera se puede diluir esa sensacin".

La repugnancia por la obscenidad agravada por la culpa. Tenemos la posibilidad de acabar con el sufrimiento de los samidin y permitirles que disfruten la vida, la paz y la dignidad que merecen.

Nota de la traductora:

(1) Los resistentes

Fuente: http://chomsky.info/articles/20121104.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter