Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-11-2012

El empeoramiento de sus relaciones distancia a Berln y Mosc

Ingo Niebel
Gara

Varias acciones unilaterales de representantes de segunda fila del Ejecutivo germano estn provocando, desde el pasado mes de octubre, el empeoramiento de las relaciones entre Alemania y Rusia. El enfriamiento se produce cuando el Gobierno de Angela Merkel debe decidir el rumbo estratgico de su poltica exterior entre Washington y Mosc.


No ha sido casualidad que los soldados rusos, que el 7 de noviembre participaron en el histrico desfile militar en la Plaza Roja de Mosc, llevaran tambin uniformes de la segunda Guerra Mundial. Hace siete dcadas empez la decisiva batalla de Stalingrado, que culmin el 3 de febrero de 1943 con la victoria del Ejrcito Rojo. As que el ao que viene la Rusia postsovitica tendr otra fecha clave que conmemorar. Sus actuales relaciones con Alemania han empeorado, pero no tanto como para tener que echar mano de la Gran Guerra Patritica.

Sin embargo, dos dcadas despus de la desintegracin de la Unin Sovitica, Rusia se ve de nuevo atacada en diferentes frentes -desde Oriente Medio y Oriente Prximo hasta Mosc- y tiene que velar por sus intereses econmicos y su soberana nacional. Al mismo tiempo, ha de definir sus relaciones con Alemania, que a lo largo de los dos ltimos siglos ha sido su mejor aliado y su peor enemigo, que lleg a aniquilar a 20 millones de ciudadanos soviticos entre 1941 y 1945.

En las ltimas dcadas, Berln ha querido aparentar ser un mediador entre Mosc y Occidente. Por eso llama la atencin que desde finales de octubre dos integrantes del Gobierno de Merkel hayan provocado sendos enfrentamientos con el Estado ruso.

El ltimo en irritar al Kremlin ha sido su encargado para los Derechos Humanos, el liberal Markus Lning (FDP), quien se mostr muy decepcionado por la nueva ley rusa de Alta Traicin que en adelante va a dificultar la labor de ONG extranjeras. Semejantes medidas legales han aprobado pases como Venezuela y Bolivia para protegerse de operaciones desestabilizadoras que, por ejemplo, la CIA suele llevar a cabo a travs de agencias como la USAID y la NED y Berln, con ayuda de su BND mediante las fundaciones cercanas a sus partidos polticos.

Me causa gran preocupacin que Rusia pueda evolucionar hacia una direccin que no nos puede gustar a nosotros, los demcratas, coment Lning refirindose a la nueva ley. El Ministerio alemn de Exterior, dirigido por el tambin liberal Guido Westerwelle, respald esta posicin.

Anteriormente, nada menos que el Encargado para Rusia del Ejecutivo, el demcratacristiano Andreas Schockenhoff, hipotec las relaciones con el principal mercado alemn en el este de Europa. Primero critic en una entrevista la nueva ley de manifestacin y el trato que recibieron el grupo Pussy Riot y la oposicin por parte del Gobierno ruso. Despus hizo que su grupo parlamentario elaborase una proposicin no de de ley, igualmente crtica con Rusia, que debera ser presentada en el Bundestag poco antes de la tradicional cumbre bilateral. Aunque el Ministerio de Westerwelle intervino, limando las partes ms speras del texto, y a pesar de la intervencin de los mbitos econmico e industrial alemanes, preocupados por sus negocios con la Rusia de Vladimir Putin, el Kremlin decidi cortar todo contacto con Schockenhoff.

Lnea directa

Por ahora, y hasta que se las elecciones generales en Alemania en 2013 diluciden la incgnita sobre otra Gran Coalicin entre CDU y SPD, Mosc opta por la lnea directa entre Merkel y Putin. La primera domina el ruso por ser exciudadana de la Repblica Demcrata Alemana (RDA), la fiel aliada socialista de la Unin Sovitica. Y Putin habla el alemn porque siendo oficial del servicio secreto sovitico KGB vivi varios aos en Alemania oriental.

Adems, el presidente ruso cuenta con otro as en la manga: Hasta ahora la diplomacia rusa ha sabido igualar la afinidad de Merkel (CDU) con Estados Unidos, especialmente con su entonces presidente George W. Bush, apostando por su antecesor en el cargo, Gerhard Schrder (SPD). Cuando, en 2005, el socialdemcrata tuvo que dejar el poder en manos de la cristianodemcrata, fich por representar a la multinacional rusa Gazprom en Alemania. Antes de abandonar la Cancillera, Schrder hizo posible la construccin del gaseoducto que, evitando su paso por pases como Polonia, fiel aliado de Washington en el este de Europa, trasporta ese combustible desde Rusia hasta Alemania, pasando por el mar Bltico.

El actual enfrentamiento con Rusia es resultado tambin de la actuacin, solo tctica y no estratgica, de Merkel y Westerwelle. Su apuesta por derrocar al presidente sirio, Bashar al-Assad, responde a que Berln no quera quedarse de nuevo al margen como cuando se abstuvo de intervenir contra la Libia de Muamar al-Gaddafi.

Esta decisin ha provocado un conflicto con Mosc, que no puede perder a Siria por razones geoestratgicas, ya que eso ayudara a EEUU a reducir un tanto ms la zona de influencia rusa. Washington, a su vez, intenta vender a Berln la ilusin de que Mosc ha dejado de ser una potencia a tener en cuenta. Si Merkel aceptara esta posicin perdera su posicin de mediador entre Rusia y Occidente. De hecho parece que Westerwelle s est dispuesto a alejarse de Mosc para evitar que EEUU corte con Europa y Alemania y mire hacia Asia. Con tal propsito, acaba de resucitar el antiguo, pero poco vital, proyecto de un rea de Libre Comercio entre Washington y Bruselas.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20121112/372122/es/El-empeoramiento-relaciones-distancia-Berlin-Moscu



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter