Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-11-2012

Los rostros del poder: Jens Weidmann

Rafael Poch
magazinedigital.com


En el desbarajuste que rodea a la eurocrisis, el alemn Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, ocupa un lugar central. Es el ms joven presidente que ha tenido nunca esa institucin. Nacido en 1968, con 38 aos se convirti en el principal asesor econmico de la canciller Angela Merkel y en el 2011 esta le design para dirigir, con 43 aos, el Bundesbank con un sueldo de 400.000 euros anuales.

Separarme de l se me hace duro, tanto en el terreno profesional como desde el punto de vista personal, coment la canciller en febrero del 2011, cuando su asesor fue designado para presidir el Bundesbank. Casi dos aos despus, Weidmann y su institucin se estn quedando solos en los debates que acompaan el desbarajuste europeo. Por qu? Quin es y qu tiene este brillante jovencito de fulgurante carrera y aspecto tmido y frgil?

Naci en Solingen (Renania del Norte-Westfalia), en el seno de una familia de clase media. La madre de Weidmann era maestra, y el padre, ingeniero. Al presidente del Bundesbank no le gusta hablar de su vida privada, no existen libros sobre su persona, no pisa los plats de la tele, y la prensa alemana no est particularmente interesada en el cotilleo, as que se sabe poco de su vida personal, de sus aficiones, nada no profesional; slo que est casado y tiene dos hijos, lo que obliga a conocer su perfil desde su faceta profesional.

Desde que empez a trabajar en Berln, en el 2006, alquil un piso discreto en la plaza Postdam, cerca de la oficina. Cuando poda, no todas las semanas, se iba a ver a la familia, que continu viviendo en Frankfurt. Cuando uno de sus hijos hizo la primera comunin, Weidmann lleg tarde. Parece que llev como pudo la relacin con la familia durante esa separacin por motivos profesionales, que dur hasta su nombramiento en el Bundesbank, que tiene su sede en Frankfurt.

El presidente del Bundesbank es un hombre entregado al trabajo. Discreto, porque en su cargo una palabra de ms puede desencadenar terremotos econmicos. Afable en el trato con la prensa, carente de vanidad, dicen quienes le conocen, pero al mismo tiempo se muestra como un negociador duro e inflexible.

Estudi Economa en Pars y Bonn y tuvo dos mentores y un padrino. Sus directores de tesis fueron los profesores Roland Vaubel y Manfred Neumann. Primera sorpresa: cuando fue nombrado presidente del Bundesbank y se pregunt a Vaubel si su discpulo era la persona apropiada para el cargo, respondi con una tajante negativa: Temo que no est a la altura de la tarea, dijo. Cuando le pidieron que describiera a su pupilo, aadi: Es un tecncrata gris. Muchos se quedaron pasmados. En cambio, su otro mentor sali en su defensa: No hay nadie mejor que l, dijo.

El padrino de Weidmann fue Axel Weber, un profesor de la Universidad de Bonn que fue nombrado presidente del Bundesbank en el 2002. Weber se llev a Weidmann como director del departamento de poltica monetaria. Ms tarde le hizo vicedirector econmico. De all, recomendado por Weber, pas a la cancillera, donde Merkel le encarg la direccin de la preparacin de sus encuentros con el G-8 y el G-20 en los complicados aos del inicio de la crisis.

Aunque el Banco Central Europeo (BCE) se dise a imagen y semejanza del Bundesbank, es decir, como guardin independiente de la estabilidad de precios, el BCE se encuentra con que la eurocrisis y el sentido comn le empujan a salirse un poco de ese guin. Al frente del Bundesbank, Weber denunci tal sacrilegio y acab dimitiendo de su cargo por ese motivo. Pero Weidmann sigue estrictamente los pasos de Weber y se ha convertido en un adversario del presidente del BCE, Mario Draghi, especialmente desde que este dio a conocer en septiembre su programa de compra ilimitada y condicional de deuda de pases en dificultades.

La moneda europea est en crisis por los altos costes que dej la crisis financiera, los defectos de nacimiento del euro y toda una serie de problemas nacionales de los pases de la eurozona; desde el dumping salarial y el desequilibrio en competitividad entre socios, hasta los embellecidos presupuestos griegos, la corrupcin y el clientelismo mediterrneos... Ignorando esos motivos y la interrelacin nacional que toda crisis sistmica tiene, la eurocrisis prefiri explicarse a s misma como un problema de deuda de pases meridionales mal administrados. Y Weidmann encaja muy bien con ese esquema que el economista Heiner Ganssmann denomina Merkelantismus o, en latn, furiosa Teutonicorum insania y que define como una especfica doctrina alemana contempornea con fuertes connotaciones morales.

El Bundesbank y su presidente son los mximos representantes de esa doctrina, as que no era casualidad que Weidmann se opusiera a Draghi. Weidmann defiende el papel clsico del BCE con la intransigencia de un Thomas Becket ante Enrique II de Inglaterra, ha reconocido quien fue su mentor, Manfred Neumann.

Cuales son las races del empecinamiento de Weidmann y su banco? La respuesta obliga a explorar el mundo acadmico alemn de los aos 60, cuando se forj la ortodoxia econmica alemana. El economista alemn ms influyente de la posguerra, Herbert Giersch, reneg de la teora de la demanda de Keynes en la que el Estado tena mayor credibilidad que el mercado y que haba dominado el pensamiento econmico desde la crisis del 29, para abrazar un dogmatismo neoliberal. Su centro fue el Instituto de Economa Mundial de Kiel.

El Instituto de Kiel, el consejo de sabios que asesora al gobierno y el Bundesbank crearon la santsima trinidad que durante casi 40 aos domin el debate econmico alemn, dice el periodista econmico Robert von Heusinger, autor de un ensayo sobre Weidmann titulado El impasible. Keynes fue demonizado, y se estableci un particular dogmatismo monetarista. Quien quisiera llegar a ser algo como economista en Alemania deba adaptarse a las instituciones y ser un poco dogmtico, explica Von Heusinger.

Mientras los esquemas neoliberales eran puestos a prueba por la prctica y daban lugar a las desastrosas experiencias mundiales de los 80 y 90 que an se pagan hoy en algunos pases, en Alemania, la reunificacin nacional de 1990 impuso una experiencia completamente diferente, lo que el execonomista jefe del Deutsche Bank Norbert Walter describe como el mayor programa keynesiano de la historia: dos billones de euros (un 8% del PIB alemn a lo largo de 25 aos, desde 1995 hasta el 2015) gastados en la anexin y absorcin de la RDA. Aquello gener cierta alergia al gasto pblico y al endeudamiento y es mucho ms significativo que la siempre citada memoria de la inflacin de la Repblica de Weimar. En la poca de Weimar, no ya Weidmann, que naci casi 40 aos despus, ni siquiera su padre haba nacido.

En cualquier caso, esa mezcla alemana de dogmatismo acadmico y alergia emprica al gasto pblico y las cuentas desmadradas que Weidmann y su institucin encarnan, est de capa cada. En el contexto de la crisis, hasta algunos prominentes discpulos del fallecido profesor Giersch han cambiado un poco el chip y apoyan las compras de deuda decididas por el BCE. La santsima trinidad alemana se tambalea, pero Weidmann se mantiene impertrrito.

Dos de los cinco miembros del consejo de sabios y el director del Instituto de Kiel se han pronunciado a favor de la compra de deuda a corto plazo, explica Von Heusinger. Tambin la canciller Merkel ha tenido que flexibilizar su postura. Slo el Bundesbank de Weidmann se opone. Weidmann dice que comprar deuda es una droga peligrosa, un factor de inflacin y una manera de destruir la disciplina de los pases culpables. Y el pblico alemn? Como dijo en cierta ocasin Jacques Delors, no todos los alemanes creen en Dios, pero todos creen en el Bundesbank. Weidmann contra todos, podra ser el ttulo de la pelcula de la que el jovial presidente del Bundesbank es protagonista.

http://www.magazinedigital.com/reportajes/los_reportajes_de_la_semana/reportaje/cnt_id/8503


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter