Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-11-2012

Bob Jessop en Bolivia
El Estado Plurinacional como respuesta al Estado schumpeteriano

Katu Arkonada
Rebelin


La crisis econmica develada en 2008 supuso un punto de ruptura con el consenso hegemnico del neoliberalismo en torno al modelo de Estado y al modelo econmico a nivel global. Previamente, la crisis del modelo del Estado de Bienestar impulsado por el keynesianismo haba permitido la consolidacin del modelo neoliberal ensayado en un primer momento por los Chicago Boys en la Chile golpista de Pinochet, y en segundo lugar por Thatcher en el Reino Unido y Reagan en Estados Unidos. Despus de los ensayos solo se necesitaba construir el Consenso de Washington que dio inicio a la larga noche neoliberal en Amrica Latina.

Sin embargo en Bolivia el punto de quiebre se produjo antes incluso de que Europa comenzara a reaccionar y cuestionar el modelo hegemnico. El neoliberalismo fue quebrado en esencia mediante rupturas sociopolticas como las sucedidas durante las guerras del agua o del gas, y epistemolgicas como las que se producen durante el proceso constituyente y quedan recogidas en la nueva Constitucin Poltica del Estado. El cuestionamiento del modelo de Estado y del modelo econmico, incluso del modelo territorial implementado por el capitalismo despojado de todo maquillaje como es el neoliberalismo, permiti dar paso a un debate que generara un nuevo horizonte de Estado.

Juan Carlos Monedero se pregunta en el prologo escrito a El futuro del Estado capitalista de Robert Jessop si la crisis del neoliberalismo se trata de una crisis en el modelo o del modelo en si en una pregunta que recuerda a la de otro amigo y compaero con el que hemos podido debatir y trabajar en Bolivia, Samir Amin, cuando reflexiona sobre si debemos buscar una salida a la crisis del capitalismo o mas bien la solucin pasa por salir del capitalismo en crisis. Jessop nos responde en su ultimo libro que a pesar de que el neoliberalismo siempre haya planteado la crisis como algo propio, inherente al sistema, el hecho de que cada vez las contradicciones se agudicen mas nos debera hacer pensar que realmente estamos hablando de una crisis del modelo capitalista en si, que est absolutamente imposibilitado para desarrollarse sin exprimir las sociedades sobre las que se sustenta, despojndolas de toda su esencia.

En Amrica Latina de nuevo las contradicciones se agudizan cuando los pueblos del continente se levantan contra un sistema injusto recuperando su soberana poltica y econmica, impidiendo al Norte construir sus estados gracias a la plusvala generada a costa de los pueblos, personas y recursos naturales del Sur, convirtiendo el cuestionamiento al modelo capitalista en algo tangible. Los pueblos recuperan el control del Estado ejercido por unas pocas elites polticas y econmicas en las calles, a costa de la sangre de los y las que haban sufrido un doble despojo, el de los 20 aos de saqueo neoliberal superpuestos sobre los 500 aos de colonizacin. Pero lo hace tambin ganando la batalla de las ideas, conformando un bloque histrico que comienza a pensarse en clave de hegemona y bajo un horizonte no capitalista. Ese paso de comenzar a pensarse en trminos hegemnicos obliga tambin a cuestionar si las instituciones surgidas del modelo capitalista sirven como base sobre la que sustentar otro modelo de transicin que haga frente a la crisis econmica y financiera, ecolgica, alimentaria y energtica a la que el capitalismo nos ha llevado.

Jessop nos ofrece un marco terico y conceptual para debatir estas cuestiones a partir de su estudio del Estado capitalista desde un anlisis multidisciplinar basado en la economa poltica, en la relacin entre la forma Estado y el capital desde la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros das. El docente de la Universidad de Lancaster (Inglaterra) sigue los pasos de Gramsci y Poulantzas para presentarnos al Estado como una relacin social donde el Estado tiene la obligacin de garantizar el funcionamiento del sistema capitalista adoptado por su sociedad.

Monedero plantea que los Estados nacionales se estn enfrentando a una desnacionalizacin de la estatalidad (las funciones que ejerca el Estado ya no se ejercen en exclusiva en los entornos nacionales). El Estado atraviesa una crisis de legitimidad, de confianza y de acumulacin y por lo tanto hay que pensar en una nueva forma Estado que vaya mas all de la herencia del capitalismo y la modernidad en un momento en el que la disputa poltica e ideolgica a nivel global se da en marcos geopolticos supranacionales.

En ese horizonte se mueve el subcontinente latinoamericano en general y los procesos de cambio en particular. Y en ese horizonte es donde la apuesta de Bolivia por conformar un Estado Plurinacional se vuelve significativa. La construccin de un Estado Plurinacional en Bolivia es el reflejo de un proceso histrico que debe responder a los intereses de las clases populares y sectores subalternos que primero resistieron 500 aos y despus disputaron el poder para construir una alternativa al Estado moderno capitalista.

Y precisamente como el Estado Plurinacional de Bolivia no es un ente aislado en el mundo, sino la consecuencia, el hijo bastardo aun no constituido del todo ni tampoco reconocido plenamente, de unas relaciones sociales, dispone de una autonoma relativa muchas veces condicionada por las luchas sociales. En ese marco debe enfrentar las tensiones surgidas entre los movimientos sociales y pueblos indgenas, el gobierno, y la propia estructura estatal. Lo anterior debe ser realizado adems consolidando una hegemona pero sin hacer tantas concesiones que el ncleo duro que ha conquistado el poder estatal lo abandone, con el objetivo de definir polticas publicas que mantengan un equilibrio entre el desarrollo y el respeto a la Madre Tierra. Todo lo anterior son componentes esenciales para la construccin de un nuevo modelo de Estado, el del Estado Plurinacional.

Jessop nos va a describir la prxima semana como estamos pasando en trminos globales de la propuesta de Estado de Keynes a la Estado competitivo defendida por Schumpeter sobre la base de la propiedad privada, la produccin para el mercado y la produccin bancaria de crditos, es decir, la financiarizacin de la econmica. Frente a esa tendencia de la globalizacin neoliberal, Bolivia tiene el enorme reto de dar la disputa en dos mbitos, el de la transformacin estatal, pero tambin la disputa del sentido histrico, porque como ya defini Rene Zabaleta, son los desposedo, a los que nunca se consider parte del Estado, los que ms soaron con l. Y esos subalternos, aqu y ahora, no solo han disputado y recuperado el poder estatal, sino que estn construyendo el Estado Plurinacional, estn haciendo historia.

Katu Arkonada es diplomado en Polticas Publicas, autor del prologo al libro de Slavoj Zizek Bienvenidos a tiempos interesantes!: La izquierda ante la crisis, ideologa y hegemona (Txalaparta, 2012).

Publicado originalmente en el suplemento Animal Poltico del diario boliviano La Razn

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter