Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-06-2005

Hacer que la pobreza sea historia, y la Historia de la Pobreza
Cmo poner fin a la pobreza

Vandana Shiva
Znet


El artculo principal del 14 de marzo de 2005 del Time Magazine estaba dedicado a "Cmo acabar con la Pobreza". Se basaba en un ensayo de Jeffrey Sachs, "The End of Poverty", de su libro del mismo ttulo. Las fotos que acompaan el ensayo retratan a chicos sin hogar, recogedores de basura en vertederos, heroinmanos. Son imgenes de gentes de usar y tirar, gentes cuyas vidas, recursos y medios de vida les han sido arrancados a travs de procesos de exclusin brutales e injustos, que generan pobreza para la mayora y prosperidad para unos pocos.

La basura es el derroche de una sociedad de usar y tirar las sociedades ecolgicas nunca han tenido basura. Los chicos sin hogar son consecuencia del empobrecimiento de las comunidades y familias que han perdido sus recursos y medios de vida. Son imgenes de la perversin y las externalidades de un modelo de crecimiento insostenible, injusto y falto de toda equidad.

En mi escrito "Staying Alive" yo me haba referido a un libro titulado "Poverty: the Wealth of the People" (la Pobreza: Bienestar de la Gente), en el que un escritor africano traza una distincin entre la pobreza como subsistencia, y la miseria como carencia. Es til separar un concepto cultural de una vida simple y sostenible entendida como pobreza, de la experiencia material de la pobreza como resultado del desposeimiento y la carencia.

La pobreza percibida como tal desde una perspectiva cultural no necesita ser una pobreza material real: las economas de subsistencia que satisfacen las necesidades bsicas mediante el autoaprovisionamiento no son pobres en el sentido carencial del trmino. Sin embargo, la ideologa del desarrollo las declara pobres por no participar de forma predominante en la economa de mercado, y por no consumir bienes producidos en el mercado mundial y distribuidos por l, incluso aunque puedan estar satisfaciendo las mismas necesidades mediante mecanismos de autoaprovisionamiento.

Se percibe a la gente como pobre si comen mijo (cultivado por las mujeres) en lugar de la comida basura procesada que es producida y distribuida de forma mercantil por los agronegocios globales. Se les ve como pobres si viven en viviendas hechas por ellos mismos a partir de materiales ecolgicos como el bamb y el barro en lugar de hacerlo en casas de cemento. Se les ve como pobres si llevan ropa hecha a mano a partir de fibras naturales en lugar de sintticas.

La subsistencia percibida culturalmente como pobreza no implica necesariamente una baja calidad de vida fsica. Por el contrario, porque las economas de subsistencia contribuyen al crecimiento de la economa de la naturaleza y de la economa social, aseguran una elevada calidad de vida en trminos de alimentos y agua, sostenibilidad de los medios de vida, y una robusta identidad y significado social y cultural.

Por otro lado, la pobreza de 1 billn de personas hambrientas y de 1 billn de personas deficientemente alimentadas, vctimas de la obesidad, adolece tanto de pobreza material como cultural. Un sistema que crea la negacin y la enfermedad, mientras acumula trillones de dlares de megabeneficios para los agronegocios, es un sistema diseado para crear la pobreza para la gente. La pobreza es un estado final, no un estado inicial de un paradigma econmico, el cual destruye los sistemas ecolgicos y sociales que mantienen la vida, la salud y la sostenibilidad del planeta y de la gente.

Y la pobreza econmica es slo una de las formas de la pobreza. La pobreza cultural, la pobreza social, la pobreza tica, la pobreza ecolgica, la pobreza espiritual son otras formas de pobreza con mayor prevalencia en el as denominado rico Norte, que en el Sur, denominado pobre. Y estas otras pobrezas no se pueden borrar con dlares. Necesitan compasin y justicia, cuidados y formas de compartir.

Poner fin a la pobreza requiere conocer los mecanismos por los cuales se crea. De todos modos, Jeffrey Sachs considera la pobreza como el pecado original. Cuando declara:

Hace unas pocas generaciones, casi todo el mundo era pobre. La Revolucin Industrial cre nuevos ricos, pero gran parte del mundo fue dejada atrs.

sta es una historia de la pobreza completamente falsa, y no debe ser la base para una historia de la pobreza. Jeffrey Sachs lo ha entendido mal. Los pobres no son los que quedaron atrs, sino los que son empujados hacia afuera y excluidos del acceso a su propia riqueza y sus propios recursos.

Los "pobres no son pobres por ser vagos o porque sus gobiernos sean corruptos". Son pobres porque otros se han apropiado de su riqueza, destruyendo su capacidad para crearla. Las riquezas acumuladas por Europa se basaron en las riquezas arrebatadas a Asia, frica y Latinoamrica. Sin la destruccin de la rica industria textil de la India, sin la aparicin del comercio de especias, sin el genocidio de las tribus indgenas americanas, sin la esclavitud africana, la revolucin industrial no habra creado nuevas riquezas para Europa o los Estados Unidos. Fue la violenta absorcin de los recursos del Tercer Mundo y de los mercados del Tercer Mundo lo que cre la riqueza en el Norte pero simultneamente cre la pobreza en el Sur.

Dos mitos econmicos facilitan el separar dos procesos ligados ntimamente: el crecimiento de la opulencia y el crecimiento de la pobreza. En primer lugar, se ve el crecimiento slo como crecimiento del capital. Lo que se deja de percibir es la destruccin de la naturaleza y de la economa de subsistencia de la gente que crea este crecimiento. Las dos "externalidades" del crecimiento creadas simultneamente la destruccin medioambiental y la creacin de la pobreza son vinculadas luego de forma incidental, no a los procesos de crecimiento, sino entre s. Se afirma que la pobreza crea destruccin medioambiental. Y se ofrece la enfermedad como remedio: el crecimiento resolver los problemas de la pobreza y la crisis medioambiental, a los que inicialmente dio lugar. ste es el primer mensaje del anlisis de Jeffrey Sachs.

El segundo mito que separa la opulencia de la pobreza es suponer que si produces lo que consumes es que no produces. sta es la base en que se trazan los lmites de la produccin para las contabilidades nacionales que miden el crecimiento econmico. Ambos mitos contribuyen a la mistificacin del crecimiento y del consumismo, pero tambin ocultan los procesos reales que crean la pobreza.

En primer lugar, la economa de mercado dominada por el capital no es la nica economa; no obstante, el desarrollo se ha basado en el crecimiento de la economa de mercado. Los costes invisibles del desarrollo han sido la destruccin de otras dos economas: la de los procesos de la naturaleza y la de la supervivencia de la gente. Ignorar o descuidar estas dos economas vitales es la razn por la cual el desarrollo ha planteado una amenaza de destruccin ecolgica y una amenaza a la supervivencia humana, habiendo permanecido ambas, sin embargo, como "ocultas externalidades negativas" del proceso de desarrollo.

En lugar de verse como resultados de la exclusin, se presentan como "dejados atrs". En lugar de verse como los que sufren la peor carga de un crecimiento injusto bajo la forma de pobreza, se les presenta errneamente como aquellos que no han sido tocados por el crecimiento. Esta falsa separacin entre los procesos que crean la opulencia y los que crean la pobreza se encuentran en el corazn del anlisis de Jeffrey Sachs. Por eso sus recetas agravarn y profundizarn la pobreza en lugar de ponerle fin.

El comercio y el intercambio de bienes y servicios siempre han existido en las sociedades humanas, pero estaban sujetos a las economas de la naturaleza y de la gente. La elevacin del dominio del mercado y del capital creado por el hombre a la posicin de principios organizadores supremos ha llevado a descuidar y destruir los otros dos principios organizadores la ecologa y la supervivencia que mantienen y sostienen la vida en la naturaleza y en la sociedad.

Las economas y conceptos del desarrollo modernos apenas cubren una nfima parte de la historia de la interaccin humana con la naturaleza. Durante siglos los principios de la sostenibilidad han proporcionado a las sociedades humanas la base material para sobrevivir, obteniendo sus medios de vida directamente de la naturaleza a travs de mecanismos de autoaprovisionamiento. Se han respetado los lmites de la naturaleza y stos han marcado los lmites del consumo humano. En la mayora de los pases del Sur, gran cantidad de personas continan obteniendo su sustento en la economa de supervivencia que permanece invisible al desarrollo orientado hacia el mercado.

Todas las personas en todas las sociedades dependen de la economa de la naturaleza para su supervivencia. Cuando el principio organizador de la relacin entre la sociedad y la naturaleza es la sostenibilidad, la naturaleza se ofrece como propiedad comn. Se convierte en un recurso cuando los beneficios y la acumulacin se vuelven principios organizadores y dictan imperativamente la explotacin de los recursos para el mercado.

Sin agua limpia, suelos frtiles y cosechas y diversidad gentica botnica, la supervivencia humana no es posible. Esta propiedad comn ha sido destruida por el desarrollo econmico, dando lugar a la creacin de una nueva contradiccin entre la economa de los procesos naturales y la economa de supervivencia, porque la gente privada de sus tierras y medios de supervivencia tradicionales por parte del desarrollo es obligada a sobrevivir en una naturaleza cada vez ms degradada.

La gente no muere por falta de ingresos. La gente muere por falta de acceso a los recursos. Tambin aqu se equivoca Jeffrey Sachs cuando dice: "En un mundo de abundancias, mil millones de personas son tan pobres que sus vidas estn en peligro." Los indgenas en la Amazona, las comunidades montaesas en el Himalaya, los campesinos cuyas tierras no han sido expropiadas y cuyas aguas y biodiversidad no ha sido destruida por la deuda para crear una agricultura industrial poseen riqueza ecolgica, incluso aunque no ganen un dlar al da.

Por otra parte, incluso con cinco dlares al da la gente es pobre si tiene que comprar los productos ms bsicos a precios elevados. Los campesinos indios convertidos en pobres y empujados hacia la deuda durante las pasadas dcadas para crear mercados para las costosas semillas y productos agroqumicos a travs de la globalizacin econmica estn poniendo fin a sus vidas por millares.

Cuando se patentan las semillas y los campesinos han de pagar un trilln de dlares US en concepto de royalties, su pobreza aumenta en un trilln de dlares USdlares US. Las patentes mdicas aumentan los costes de los medicamentos para el SIDA de 200 $ US a 20.000 $ US, y los medicamentos para el cncer de 2.400 $ US a 36.000 $ US para un ao de tratamiento. Cuando se privatiza el agua y las corporaciones mundiales ganan un trilln de dlares US por convertir el agua en un bien negociable, los pobres aumentan su pobreza en 1 trilln de dlares US.

Los movimientos contra la globalizacin econmica y el maldesarrollo son movimientos para poner fin a la pobreza poniendo fin a las exclusiones, a las injusticias y a la insostenibilidad ecolgica, races de la pobreza.

Los 50.000 millones de dlares US de "ayuda" del Norte al Sur son una dcima parte de los 500.000 millones de dlares US que fluyen del Sur al Norte en concepto de pago de intereses y otros mecanismos injustos de la economa global impuestos por el Banco Mundial y el FMI. Con la privatizacin de los servicios esenciales y la globalizacin injusta impuesta a travs de la OMC se convierte a los pobres en ms pobres.

Los campesinos indios estn perdiendo anualmente 26.000 millones de dlares US por la cada de los precios agrcolas debidos al dumping y a la liberalizacin del comercio, aresultas de una globalizacin injusta, que est haciendo que las empresas se hagan cargo de la comida y del agua. Ms de 5 billones de dlares US van a ser transferidos por la gente pobre a los pases ricos, slo por la comida y el agua. Los pobres estn financiando a los ricos. Si nos tomramos en serio lo de poner fin a la pobreza, tendramos que poner fin seriamente a los sistemas injustos y violentos que para crear riqueza crean pobreza robando a los pobres sus recursos, medios de vida e ingresos.

Jeffrey Sachs pasa por alto deliberadamente estos actos de "tomar" y slo habla de "dar", lo que significa un mero 0,1% de lo que "toma" el Norte. Poner fin a la pobreza es ms una cuestin de tomar menos que de aadir una cantidad insignificante a lo que se da. Para convertir la pobreza en historia se necesita primeramente elaborar una historia real de la pobreza. Y Sachs lo ha entendido rematadamente mal.

  • Ttulo original: How To End Poverty: Making Poverty History And The History Of Poverty
  • Origen: ZNet; Mircoles 11 de Mayo, 2005
  • Traducido por Marga Vidal y revisado por Lucio Salas Oroo


  • Envía esta noticia
    Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter