Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-11-2012

Costa Rica: Reflexiones sobre la violencia (8 das despus)
Evitar la poltica de olvido y perdn

Roberto Herrera
Rebelin


Manifestantes desfilaron con orden y respeto; Polica custodi, como es su deber; autoridades de la CCSS escucharon. As debe ser!

Laura Chinchilla, desde Espaa, 15 de noviembre 2012, en su cuenta de Twitter.


El 8 de noviembre la represin se cerni sobre una manifestacin pacfica de usuarios de la CCSS (1), una semana despus la respuesta popular fue contundente, varios miles de personas desfilaron por las calles de San Jos en repudio a la represin policial y en defensa de la CCSS.

Esta demostracin de fuerza popular tiene una gran importancia poltica, los pueblos latinoamericanos sabemos muy bien que slo con la movilizacin masiva y decidida es posible cortar las intentonas autoritarias de las clases dominantes, si se dejan pasar las intentonas autoritarias, el paso a los gobiernos de mano dura y de guerra sucia est garantizado. En ese sentido la movilizacin fue un xito, una victoria democrtica.

La re legitimacin del aparato represivo

Pero nuestra reflexin va en otro sentido, queremos poner en discusin otro punto menos evidente, a saber: el proceso de relegitimacin de las fuerzas armadas y el orden social que estn llevando adelante el gobierno y otras instituciones del Estado.

Es ms que evidente que la bravuconada del gobierno hace 8 das, fue una psima lectura poltica del gobierno de Chinchilla, su calculo fue que una represin ejemplar contra una marcha modesta, iba ser una punto de apoyo para su alicada popularidad, el resultado fue todo lo contrario, cundi la indignacin.

Las primeras respuestas del rgimen fueron errticas, los medios de comunicacin se dividieron, algunos apoyaron a las FFAA y al gobierno, otros lo criticaron, el gobierno dej las decisiones polticas en manos de los jefes de seguridad. La primera respuesta fue poner a policas razas a demandar penalmente a los diputados Villalta y Monge por agresin, asimismo a la diputada Granados por daos a los bienes pblicos, un montaje absurdo y ridculo a todas miras. Es importante sealar que de los 40 detenidos el gobierno solo acus penalmente a uno de ellos en el tribunal de flagrancia, el nico imputado es un activista de la juventud universitaria del Frente Amplio: Rolando Fernndez; el mensaje era claro: amenaza a los estudiantes universitarios, amenaza a la izquierda poltica.

El gobierno cambia de tctica.

Pero el intento de resolver la crisis poltica abierta con represin policial, con represin judicial fue infructuoso. Muchas personas vieron con hostilidad el actuar policial, el argumento de la defensa de la libertad de trnsito, no cal en la poblacin esta vez, mxime que es bastante notorio que la libertad de trnsito es sobretodo violentada por la misma ineficiencia y corruptela del gobierno, que ha vuelto la existencia de buenas vas de transito casi un sueo en Costa Rica.

Cuando el gobierno se vio derrotado polticamente, cambi de orientacin. En el ltimo tramo su poltica fundamental fue relegitimar a las fuerzas armadas y hacer un llamado a las organizaciones populares a comportarse como buenos ciudadanos protestando, pero respetuosamente. Es decir, se activ la clsica apelacin ideolgica a la paz y la concordia, a la excepcionalidad costarricense que siempre nos permite ponernos de acuerdo.

La primera medida fue llamar al dilogo y a la protesta responsable. Luego el gobierno, usando una dosis extraordinaria de cinismo, utiliz para resguardar la marcha a mujeres policas, as pervirtiendo totalmente la temtica de la violencia contra las mujeres, intent presentar unas FF AA amigables, pacificas.

As como se asocia ideolgicamente a la mujer con la maternidad que cuida y nutre, el efecto que quera lograr el gobierno era demostrar que los policas estn all para cuidarnos, que su violencia es responsable y casi cariosa, como la de una madre con sus hijos.

Los artculos de Seidy Salas y Diana Herrero muestran con claridad el cinismo y el reforzamiento de la violencia contra las mujeres que significa esta desvergonzada poltica gubernamental.

Esta orientacin fue clave para relegitimar la polica. El mensaje que transmita el gobierno era: si hay violencia, esta viene del pueblo, nosotros somos el orden y la bondad, la metfora monstruosa era hacer equivalente al pueblo trabajador con un agresor de mujeres y el orden estatal con sus policas y sus crceles, como una mujer vctima y agredida Cnico, no? Esta poltica del gobierno obliga a una contra respuesta Qu hacer para contrarrestar la poltica del cinismo?

La poltica de las flores

Durante la movilizacin tanto manifestantes como las y los diputados del PAC y la ex defensora de los Habitantes Lizbeth Quesada, les repartieron flores a las mujeres policas que vigilaban la marcha. Aqu hay dos sentimientos y dos polticas, que valdra la pena no confundir.

Los manifestantes, sobre todo mujeres que repartieron flores a las policas, respondan de manera ingenua a una pregunta que es realmente progresiva que los sectores populares se realicen: Si las fuerzas armadas estn reclutadas entre los pobres y sirven para reprimir al mismo pueblo del que proceden, que se puede hacer para neutralizarlos, para desmoralizarlos? Esta pregunta clave en cualquier proceso de transformacin radical es muy importante hacrsela, pero la respuesta que se dio es ingenua. Las flores no detienen a los fusiles, las experiencias histricas que confirman este aserto son demasiado dolorosas como para olvidarlas.

El gobierno evita la represin exclusivamente cuando calcula que polticamente no vale la pena reprimir, que los costos polticos y frente a la opinin pblica son muy altos; normalmente si los costos polticos son bajos o administrables, el gobierno siempre usa la fuerza. El otro momento poltico en donde se imposibilita la represin es cuando las FFAA estn divididas y/o paralizadas internamente, normalmente por una combinacin de crisis en las alturas y en el mando militar mismo o bien porque el campo popular est dispuesto a enfrentarse con ellas y organiza sus propios destacamentos de lucha y resistencia armada. Esta ltima opcin, a saber: convencer polticamente al movimiento de masas de la necesidad de auto organizarse y armarse en su propia defensa, es la poltica clsica del marxismo.

El olvido y el perdn

En el caso especfico de la poltica del PAC y de la ex-Defensora de los Habitantes no es ingenuidad bondadosa, es la poltica natural y necesaria del segundo partido de la burguesa del pas, es el signo de la reconciliacin de la burguesa con sus propias fuerzas armadas, son las flores de loto, las flores del olvido y el perdn.

Si, hace una semana ramos opresores y oprimidos, reprimidos y represores, hoy todos somos costarricenses pacficos y dialogantes. Detrs de las lneas de fuego de la represin y los golpes, se esconden y se unen unas lneas superiores, las lneas de la unidad de clase de la burguesa detrs de sus propias fuerzas armadas; para esto sirve la poltica de olvido y perdn que se ha activado desde este jueves en todos los medios de prensa y en todos los discursos gubernamentales.

Los hechos son que Zamora, Gamboa, Rivera y los policas responsables de la represin siguen impunes, nadie ha sido juzgado, ni sancionado administrativamente, ni siquiera un regao vigoroso ha existido contra quienes efectuaron una represin y arrestos injustificados a todas miras. Por eso es ms necesario que nunca que todas las vctimas de arrestos injustificados el jueves 8 de noviembre, procedan a denunciar y a demandar penalmente al Estado costarricense, no porque tengamos particular confianza en la prudencia de la justicia, sino como parte de una campaa para mostrar a ojos vista de los trabajadores como el Estado burgus es bsicamente un aparato que usa una violencia legitimada en contra de los explotados y los oprimidos y que protege y justifica a las clases dominantes y a sus lacayos y funcionarios.

La criminalizacin de la protesta social contina, la acusacin ejemplar contra Rodolfo Fernndez se mantiene, la represin policial y parapolicial en los lugares ms alejados del centro poltico como Medio Queso, Los chiles y Limn, tambin se mantiene, un nuevo ciclo de mano dura es inevitable, pues es la nica forma que tiene el gobierno de doblegar la resistencia cada vez ms espontnea en contra de los recortes sociales, los aumentos en los servicios pblicos, el despojo, el hambre y el autoritarismo.

Otra debilidad a subsanar: el rol de los sindicatos.

Aunque muchos trabajadores participaron en la marcha, participaron auto convocados, en tanto que ciudadanos individuales, o por un tmido llamado de sus organizaciones sin convocatoria de Huelga, como suele hacer el movimiento sindical para sacar a su gente a la calle. Lo cierto es que las organizaciones de la clase trabajadora como tal pese a que sta es una de las que ms sufre el deterioro y el saqueo de la CCSS, y que algunas como APSE tuvieron afiliados detenidos el 8 de noviembre, no intervinieron con toda su fuerza en este conflicto.

Lo correcto hubiera sido que sindicatos claves en esta lucha como APSE y UNDECA, as como el FIT-ICE (que sufre su propio desmantelamiento) llamaran a sus bases y a todo el movimiento sindical a un paro nacional de un da en defensa de la CCSS y por el derecho a protestar y organizarse. En todos estos sectores la comprensin de la necesidad de defender la CCSS y de defender el derecho de protesta y organizacin es fcil de entender, pues estn sufriendo estos mismos ataques en cada uno de sus sectores.

As pues, se impone ms que nunca un encuentro de organizaciones populares que unifique las mltiples demandas que hoy tiene movilizado casi a diario a los distintos sectores, as mismo se vuelve un imperativo la denuncia contra la represin y criminalizacin de la protesta social, que no se ha detenido ni mucho menos; de hecho se ha cubierto de impunidad, gracias a la poltica de olvido y perdn.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter