Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-11-2012

Un voto crtico a la CUP

Felipe Alegra
Rebelin


Entre las diferentes candidaturas a que se presentan las elecciones catalanas, la CUP-AE es la ms a la izquierda. Es una candidatura que no arrastra el estigma de haber participado en ningn gobierno y la que recoger el voto radical y combativo de una parte importante de la juventud del pas. Es por eso que la gente de Corrent Roig, ante la necesidad de repudiar el espaolismo reaccionario y de impedir la mayora absoluta de Mas, llamamos a votar contra los recortes y por la autodeterminacin y, en particular, por la CUP-AE, la candidatura de la izquierda independentista.

Un voto crtico a la CUP

Tenemos muchas reivindicaciones comunes con los compaeros y compaeras de la CUP y un largo recorrido para continuar luchando juntos (contra los recortes y en defensa de los servicios pblicos, por la suspensin del pago de la Deuda pblica a los banqueros, por el derecho a la autodeterminacin, en defensa de la lengua, contra la opresin patriarcal ...). Damos nuestro voto a la CUP, pero no queremos pasar por alto las importantes diferencias que nos separan.

Habr compaeros y compaeras que piensen que exageramos la nota o le buscamos tres pies al gato. No es sta nuestra intencin. Por el contrario, si planteamos estos puntos es porque estamos convencidos que los problemas de programa y de estrategia acaban pasando facturas muy pesadas.

La CUP y la Unin Europea

Un primer aspecto que creemos capital clarificar es la actitud de la CUP hacia la Unin Europea. Despus de todo, la soberana catalana, la actual catstrofe social, el futuro de la clase trabajadora y el destino de Europa dependen de la salida de la crisis de la UE.

Antes que nada tenemos que decir que nos alegramos mucho cuando lemos en el programa de la CUP-AE que la candidatura rechaza formar parte de la Unin Europea, el Euro, la OTAN y el Euroejrcito. Es importante este rechazo cuando Artur Mas no se ha cansado de repetir que su proyecto de Estado propio descansa sobre la permanencia en la UE y que sin ello no tiene sentido y habra que revisarlo. Es importante porque el Estado propio de Mas no es otra cosa que una falsa independencia, un cambio de amo, un pasar a recibir directamente las rdenes de Berln y Bruselas. El proyecto de Mas slo favorece a una pequea minora e implica dos cosas: una, que la soberana catalana quedara anulada, reducida a una caricatura grosera, y dos, que la espiral infernal de la actual catstrofe social continuara sin freno.

El referndum de Mas: La nica fraccin de segundo en que coincidiremos

El problema surge cuando se trata de concretar el programa. Nos estamos refiriendo a las declaraciones que David Fernndez, cabeza de lista de la candidatura por Barcelona, hizo el 6/11 a la publicacin El singulardigital.cat. Cuando el periodista le plantea: Si la pregunta en el referndum finalmente habla de Catalua como nuevo Estado de la Unin Europea, apoyaran al Govern en la consulta?, responde: De entrada, s, votaramos que s, pero no con Mas, sino junto a nuestro pueblo.

Se podra pensar que estas declaraciones, contradictorias con el programa, responden a un lapsus del candidato, pero no parece ste el caso cuando han sido reiteradas sin ninguna rectificacin pblica. David Fernndez dio la misma respuesta al diario Ara de 22/10 y la repiti cuatro das ms tarde a la publicacin electrnica sintesisianalisis. En los dos casos seal que ser la nica fraccin de segundo en que coincidiremos con Mas. En realidad, la respuesta de David Fernndez concreta de manera explcita lo que el diario de campaa de la CUP-AE deja ms nebuloso: No seremos un obstculo para la convocatoria de una consulta o referndum aunque no se haga en los trminos de nuestro proyecto poltico, pero no daremos un cheque en blanco en forma de S incondicional.

David Fernndez habla de una fraccin de segundo, pero es justo la que marca la independencia poltica de una organizacin.

Entonces los activistas se podrn preguntar legtimamente cul es la utilidad del programa si a la hora de la verdad, en nombre de una independencia formal, la CUP cede en lo fundamental y acaba cubriendo por la izquierda la falsa independencia de Artur Mas. En vez de votar S con Mas durante esa fatdica fraccin de segundo no se tendra que denunciar su referndum como un fraude donde la nica opcin que se ofrece es continuar como ahora o convertirnos en una provincia de Berln y Bruselas? No se podra, por ejemplo, ir a una gran confrontacin poltica y levantar un movimiento masivo y desde la base, con el sindicalismo combativo, los estudiantes, los movimientos sociales, los barrios y pueblos, para organizar una consulta alternativa donde el pueblo pudiera optar realmente entre las diferentes alternativas?

"Estaremos a favor del nuevo Estado, lo hemos pedido, pero como paso transitorio

Pero el problema va ms all del referndum. De hecho, David Fernndez declar a la publicacin sintesisanalisis: "estaremos a favor del nuevo Estado, lo hemos pedido, pero como paso transitorio. Pero entonces cmo encaja esto con el rechazo a formar parte de la Unin Europea?

De hecho, el propio enfrentamiento con la UE queda muy matizado. Hay un abismo entre el diagnstico (una Europa de gngsters con corbata, profundamente antidemocrtica, una mquina de guerra neoliberal) y la alternativa que plantea: no su destruccin, sino su reforma en un sentido democrtico: estamos por otra Unin Europea que traiga la democracia no slo a los pueblos de Europa sino en todo el mundo -entrevista de sintesisanalisis-.

Pero sta es, en realidad, la postura tradicional de fuerzas como ICV o IU, que critican a la UE pero reconocen su legitimidad y llaman a una reforma imposible. Desde otro punto de vista, es tambin la posicin de la izquierda abertzale, que reconoce a la UE y plantea el Estado vasco como parte integrante (tambin se ha negado a secundar el 14N, la primera huelga general con carcter europeo). Ahora bien no han sido suficientes estos aos para dejar en absoluta evidencia que la UE es un arma de guerra del capital imposible de reformar a nuestro favor y que tiene que ser destruida si queremos evitar la catstrofe y construir una Europa de los trabajadores y de los pueblos?

Abogamos por permanecer dentro del euro, pero no a cualquier precio

Pero la cosa no acaba aqu, porque al posicionamiento sobre la UE se aade otro, salido del mismo molde, sobre el Euro: abogamos por permanecer dentro del euro, pero no a cualquier precio (entrevista a sintesisanalisis). Tambin en este caso estas declaraciones habran podido venir de polticos como Joan Herrera o Cayo Lara, expertos en jugar con las palabras.

Pero el euro no es un instrumento neutro sino una pieza central de la hegemona del capitalismo alemn y del sometimiento de la periferia europea. Para el capital financiero espaol y cataln, el euro es una condicin necesaria para mantenerse como socios menores y continuar rapiando. Para la clase trabajadora de la periferia, en cambio, la permanencia en el euro implica un retroceso social traumtico de 50 aos.

Por otro lado, alguien piensa que es posible avanzar en una reivindicacin esencial para parar los recortes, como es la suspensin del pago de la Deuda pblica ilegtima a los banqueros, sin plantearse la ruptura con el euro y la UE? No hay tacticismo que valga. Se tiene que romper con el euro, y cuando antes lo hagamos, ms sufrimientos ahorraremos.

La alianza con los pueblos del Estado espaol, la unidad de la clase trabajadora y la lucha por una Europa socialista

Por nuestra parte, pensamos que la ruptura con la UE es condicin necesaria para la liberacin social y nacional, pero no es condicin suficiente. Y no lo es porque en este mundo globalizado y bajo el dominio imperialista, ni uno solo de nuestros grandes problemas tiene salida en el marco nacional, sino en el marco europeo (y mundial). Artur Mas, con su Estado propio de la UE, lo expresa desde el punto de vista de la burguesa y nosotros lo tenemos que hacer desde el punto de vista de la clase trabajadora: levantando la bandera de la destruccin de la UE y la construccin de una Europa socialista de los trabajadores y de los pueblos. Slo en su seno el pueblo cataln podr disfrutar de soberana real, progreso y una vida social plena.

Pero esto no es ninguna tarea al margen de la clase trabajadora y los pueblos del resto del Estado espaol. La batalla por el derecho a la autodeterminacin y la Repblica Catalana es parte de la lucha comn para derrumbar el rgimen surgido de la Transicin y por levantar una Unin de Repblicas ibricas, comprometida en la batalla por una Europa Socialista.

La lucha por el derecho a la autodeterminacin (es decir, por el derecho a la secesin) no es un elemento separador sino la base democrtica sobre la que construir la unidad de los trabajadores catalanes y del resto del Estado y asegurar la fraternidad entre los pueblos.

Confundir a la clase trabajadora y los pueblos del Estado con la clase dirigente espaola, olvidar los vnculos de lucha tejidos a lo largo de la historia y el propio origen de la mayora de la clase trabajadora catalana, desconocer la necesidad vital de combatir unidos contra aquellos que nos condenan a la miseria social, sera una aberracin imperdonable.

Debates fundamentales que hay que profundizar

Es posible que sectores de la CUP defensores del Frente Patritico con la burguesa catalana consideren que estas apreciaciones no merecen mayor consideracin. Pensamos, sin embargo, que no ser el caso de aquellos que se reivindican de la tradicin comunista.

Creemos, adems, que desde esta tradicin hay toda una serie de puntos que merecen debate y reflexin. Antes de mencionarlos, queremos aclarar que cuando decimos tradicin comunista nos referimos a la tradicin de Lenin y de la Tercera Internacional mientras l vivi y no a la brutal degeneracin stalinista posterior, anttesis del leninismo.

Uno de los puntos de reflexin es qu entendemos por socialismo: si estamos hablando de algn tipo de socialismo en un solo pas, en este caso restringido al mbito de los Pases Catalanes, o de un rgimen social que slo tiene sentido y futuro como socialismo internacional, empezando por una Europa socialista. El desastre resultante de las experiencias stalinistas de socialismo en un solo pas demuestra con creces su inviabilidad histrica.

Otro aspecto de este problema es si entendemos que la transformacin socialista de la estructura productiva pasa por sentar los trabajadores en los consejos de administracin de las empresas donde trabajan. Y por fomentar el cooperativismo, como dice el diario de campaa de la CUP (Cap als Pasos Catalans que anhelem). O si pasa, al contrario, por la expropiacin del capital, la estatizacin de los grandes medios de comunicacin y transporte, el control obrero de la produccin y la planificacin econmica democrticamente centralizada. Sera conveniente, en este sentido, recuperar las polmicas de Rosa Luxemburgo con Eduard Bernstein (Reforma o revolucin) contra las tesis reformistas de este terico socialdemcrata, defensor de la transformacin gradual y pacfica del capitalismo por medio de una combinacin entre lucha parlamentaria y cooperativismo.

Inseparable de qu entendemos por socialismo, es la estrategia para llegar a l: si es a travs de una evolucin pacfica y progresiva, basada en una combinacin de democracia municipalista, parlamentaria y participativa o si es mediante una estrategia leninista de toma de poder, basada en la democracia directa de las masas trabajadoras. La resolucin del segundo congreso de la III Internacional sobre El partido comunista y el parlamentarismo es una buena fuente de inspiracin en este debate.

Para acabar, creemos muy importante retomar el debate sobre el patrimonio leninista acerca de la cuestin nacional, un patrimonio tan vital como, a nuestro entender, escasamente valorado en la izquierda independentista. Una reflexin necesaria sobre cmo entienden los marxistas revolucionarios la relacin entre la revolucin social y la liberacin nacional, sobre el sentido leninista del derecho a la autodeterminacin, la centralidad de la clase obrera y la batalla intransigente por preservar su unidad. La misma formulacin de Pasos Catalans se vera de forma diferente desde esta ptica.

Felipe Alegra (Corrent Roig)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter