Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-11-2012

Precariedad del trabajo y reforma laboral

Adrin Sotelo
Rebelin


Finalmente el 8 de noviembre, tras cuatro horas de "discusin" y componendas entre sus miembros de todos los partidos evidentemente al margen y con la absoluta ausencia de la poblacin y de los trabajadores el Pleno del Poder Legislativo aprob el Proyecto de Reforma Laboral que envo el Ejecutivo Federal con 361 votos a favor y 129 en contra, y se instruy al Senado para que enviara a publicacin lo aprobado por ambas cmaras del Proyecto de Decreto en materia laboral.

De esta forma, con la aprobacin de esta reforma de Caldern y su respaldo por el futuro gobierno del PRI de Pea Nieto, se enviaron las seales suficientes al capital nacional e internacional para delimitar las caractersticas de las polticas neoliberales que adoptar e impulsar el nuevo gobierno en los prximos seis aos a partir del 1 de diciembre del presente ao, y que surtirn efecto en materia de relaciones contractuales, procesos productivos, contratacin individual y colectiva, empleos, calificacin, salarios y subcontratacin.

La flexibilizacin de las relaciones laborales, as como de la compra, uso y venta de la fuerza de trabajo, que implica dicha reforma, es slo el teln de fondo para implementar, en el mediano y corto plazos, la privatizacin del sector energtico, la reforma hacendaria que implicara un aumento sustancial al Impuesto al Valor Agregado (IVA) y la llamada reforma financiera por supuesto a favor de los grandes intereses nacionales y extranjeros del capital financiero que opera en el pas.

De esta manera cristaliz el compromiso histrico establecido entre el PRI y el PAN para garantizar la continuidad del patrn capitalista dependiente de acumulacin de capital implementado en Mxico hace ya treinta aos, es decir, desde que asumi el poder del Estado el prista Miguel de la Madrid Hurtado, quien reaccion con la imposicin de cientos de programas de ajuste econmico y austeridad social acordados con el FMI y el BM frente a la crisis estructural y financiera de 1982 que prcticamente desarticul y agot la fase expansiva de la industrializacin mexicana que se haba desarrollado en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial y marcado el llamado "milagro mexicano".

Desde entonces la historia del capitalismo mexicano ha sido la historia de la imposicin de sendos programas de ajuste econmico y de austeridad social para la gran mayora de la poblacin: recortes en los salarios, disminucin en los niveles de vida y de bienestar social, reducciones a los subsidios a la educacin pblica (primaria, secundaria, licenciatura y posgrados) en el pas; precarizacin monumental del mundo del trabajo, incremento de los niveles y grados de pobreza y de miseria extrema en que se debaten millones de personas para medio subsistir al respecto en la prensa nacional se anuncia que durante el actual sexenio aument en ms de 3 millones del nmero de pobres en el pas; incremento inusitado del endeudamiento global pblico y privado, interno y externo que absorbe grandes cantidades del producto interno bruto para amortizar los intereses y el pago del principal; privatizacin y extranjerizacin de las empresas pblicas prcticamente en todas las ramas y sectores productivos y de servicios que antes competan a la esfera pblica del Estado y un sinfn de medidas todas ellas encaminadas a incrementar los de por s ya altos niveles de rentabilidad de que gozan el gran capital nacional y extranjero que opera en el pas.

La reforma laboral tiende, as, a satisfacer las demandas patronales acumuladas durante treinta aos de vigencia del neoliberalismo en Mxico y constituye el corolario a partir del cual se debern establecer las relaciones sociales y de explotacin en Mxico bajo los intereses del mercado, de las empresas y, de manera particular, del capital financiero en su forma de capital ficticio que es hegemnico en el conjunto del ciclo del capital de la economa capitalista global.

Sin embargo, desde el punto de vista del mundo del trabajo no se aprecia, hasta ahora, una respuesta que est a la altura de estas imposiciones. Por el contario, el movimiento obrero y sindical se encuentra fracturado y fragmentado por la base, lo que, obviamente, opera a favor del capital y, en ausencia de una robusta oposicin, de la imposicin de las llamadas reformas estructurales.

El corporativismo, la adhesin ideolgica a travs de la cooptacin, la represin selectiva o abierta, la falta de unidad entre los trabajadores y de sus organizaciones de lucha han constituido factores para que la precariedad laboral se extienda en el tejido social y las mltiples, as como las distintas formas de superexplotacin de la fuerza de trabajo tales como el aumento de la jornada laboral (plusvalor absoluto), de la productividad (plusvalor relativo), la intensificacin del uso de la fuerza de trabajo con cargo en su mayor desgaste y, finalmente, la remuneracin de la fuerza de trabajo por debajo de su valor y la flexibilidad prosperen en un ambiente socioeconmico y poltico de crisis estructural que hasta ahora ha actuado como un acicate para frenar sus efectos perniciosos tanto para garantizar la reproduccin del capital (su tasa de ganancia) como para la supervivencia del trabajo en sus mltiples determinaciones: empleo, salario, calificacin, condiciones de despliegue de sus actividades, subcontratacin, desempleo, superfluidad y, finalmente, lo que caracteriza en la actualidad la realidad del mundo del trabajo: desechabilidad.

Por todo ello resulta vital recomponer el movimiento obrero y sindical, destruir todos los mecanismos de dominacin como el corporativismo poltico y el neocorporativismo, as como los caudillismos mesinicos que todo prometen pero nada cumplen, pero s lo atan a los designios de las dirigencias entreguistas al gobierno y al capital.

Propiciar la unidad por la base a partir de la discusin, los acuerdos tcticos y de principio y la elaboracin de estrategias comunes de lucha son otras tantas tareas que se tendrn que emprender para que el mundo del trabajo, convertido en movimiento social y clasista, est en mejores condiciones de luchar contra las imposiciones patronales, presentes y futuras, entre las que figuran la laboral y las estructurales (hacendaria, fiscal y energtica) que estn en las agendas del futuro gobierno prista que asumir el poder a partir del prximo 01 de diciembre y por los siguientes seis aos con pretensiones de repetir la "hazaa" de permanecer en el mismo por dcadas.

Los trabajadores tienen la iniciativa y la palabra!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter