Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-11-2012

En Paraguay acusan a Monsanto de abuso con patente
No se puede confiar ni en los amigos

Alfredo Boccia Paz
ultimahora.com


Hasta hace un tiempo las cosas estaban claras. La multinacional Monsanto era considerada por la izquierda y las organizaciones campesinas como una plaga ecolgica. Sus semillas genticamente modificadas creaban una gravosa dependencia tecnolgica, condenaban a la desaparicin a las variedades nativas y podran ser dainas para la salud. En cambio, la derecha y los productores sojeros endiosaban a la empresa y minimizaban estas crticas.

Un da las cosas cambiaron. Me desconcierta leer que los exportadores de soja hayan iniciado una furiosa rebelin contra la Monsanto, acusndola de abusiva.

Resulta que la soja que fabrica Monsanto est modificada de modo a resistir a un poderoso herbicida -el glifosato fabricado por la propia empresa-, que arrasa con todas las dems plantas. Pero todos quienes usen esta soja tienen que pagar royalties por los derechos de autor y comprar ao a ao las mismas semillas. Semillas que, adems, infiltran plantaciones vecinas. Y aqu radica el gran negocio de la Monsanto. Las regalas a pagar son de 4,4 dlares por tonelada de soja. Con una produccin de ocho millones de toneladas por zafra, son unos 35 millones de dlares. Por el cobro de royalties en el producto final, Monsanto gana diez veces ms de lo que obtiene con la venta de semillas.

Los sojeros descubrieron ahora es que la patente feneci hace dos aos y, por lo tanto, ya no hay nada que pagarle a la empresa. Al contrario, es ella la que debe devolver un montn de dinero cobrado indebidamente. El antecedente inmediato es un histrico juicio en el Brasil, en el que un grupo de productores de Ro Grande do Sul logr que Monsanto devuelva pagos efectuados a la empresa durante los ltimos aos. Hablamos de miles de millones de dlares.

La Justicia brasilea dictamin que la tasa cobrada era ilegal e injusta, y que las patentes de la semilla de soja "Roundup Ready" ya haban expirado. Nada ms natural, pues, que los sojeros paraguayos imiten el camino y los argumentos de sus colegas brasileos. Ms de un centenar de productores han anunciado que en esta zafra ya no pagarn a la Monsanto y que recurriran a las instancias judiciales. No todos estn de acuerdo en esto, pues hay una compleja trama de intereses y privilegios que gremios y cooperativas tienen en la cadena de agroexportacin. Pero queda claro que la Monsanto ya no puede confiar en nadie. Hasta los sojeros la atacan.

Supongo que la multinacional hubiera preferido enfrentar a los de siempre. Al fin y al cabo, con los campesinos no haba arreglo, eran enemigos ideolgicos. Pero estos traidores de ahora costarn ms caro. Tienen bufetes de abogados e influencias en las cmaras, en los despachos judiciales, en las redacciones.

Terminar Monsanto aorando los viejos buenos tiempos, en que solo era atacada por los campesinos y sus rotosos amigos?

Fuente: http://blogs.ultimahora.com/post/6510/50/no-se-puede-confiar-ni-en-los-amigos.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter