Portada :: Cultura :: Msica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-11-2012

Flamenco y revolucin

Luis Mariano Garca
La Hiedra

A pesar de haber sido utilizado por el espaolismo y la clase dirigente, el flamenco ha servido, desde sus orgenes, de medio de expresin popular de las injusticias y la opresin.


El flamenco es la expresin musical ms autntica de la cultura andaluza. Es el resultado de someter el folclore andaluz tradicional, de origen castellano, rabe y judo, a un proceso de evolucin y estilizacin, principalmente a cargo del pueblo gitano. El origen popular, las duras circunstancias socioeconmicas de quienes participaban de l, y la carga emocional con la que se interpreta, han dado como resultado una serie de estilos musicales de alto nivel expresivo, que han servido originariamente al pueblo andaluz para expresar su realidad.

El flamenco como tal, surgi formalmente a finales del S. XVIII, pero las condiciones que determinaron su aparicin datan de mucho antes. Como hecho histrico de partida podramos tomar el fin de la Reconquista por parte de los Reyes Catlicos y la constitucin del Estado espaol, en el ao 1492. Esta fecha supuso, entre otras cosas, el comienzo del proceso de homogeneizacin segn los valores castellanos al que se someti a la poblacin en los territorios bajo su control, y que se ha continuado dando, con mayor o menor intensidad, hasta nuestros das. Un pueblo muy influyente en el flamenco, y que ha sufrido esta persecucin hacia su cultura y sus formas de vida con especial intensidad, ha sido el pueblo gitano. El orden social que se estableci tras la reconquista, basado en el absolutismo, el poder feudal y eclesistico, el acoso a las minoras y la desigualdad, influy en gran medida en la aparicin de una expresin popular que acab convirtindose en el flamenco.

El flamenco nace de la injusticia

Las circunstancias socioeconmicas en Andaluca hicieron que los romances tradicionales andaluces mudaran su temtica original (leyendas, amores, batallas) hasta expresar la realidad social y personal del pueblo andaluz. As nacan, a finales del S. XVIII, las Tons y las Soles, primeras expresiones del cante flamenco:

Las lindes del olivar,
Anchas p los don mucho,
Estrechas p los don n
Sole1

A partir de aqu, y con la posterior incorporacin de la guitarra, comienzan a proliferar los diferentes estilos, como las Buleras, que resultan de aumentar el ritmo de la Sole. Surgen tambin estilos originales creados por el pueblo gitano, como la Seguirilla, un estilo de cante muy utilizado para expresar el lamento.

En una primera instancia los cantes carecan de contenido poltico y de un sentido colectivo de las reivindicaciones. Esto cambi con el primer acontecimiento histrico destacable que vivi el flamenco: la invasin napolenica. Este acontecimiento se vivi de forma especial en Cdiz y su entorno, ya que las tropas francesas no llegaron a tomar la ciudad. Esto fue un motivo de orgullo colectivo que propici la aparicin de una familia de cantes nuevos de carcter jovial, cuya muestra principal son las alegras:

Un baluarte invencible,
Fue la Isla de Len,
Porque con los gaditanos,
No pudo Napolen
Alegras de Cdiz2

En Cdiz se respiraban aires progresistas, que cuestionaban el poder establecido y defendan la soberana popular. As lo expresa otro cante de aquella poca, el Mirabrs:

A mi qu me importa
Que un rey me culpe.
Si el pueblo es grande
Y me abona.
Voz del pueblo, voz del cielo.
Que no hay ms ley,
Que son las obras.
Mirabrs3

En esta poca se rechaz, a travs del flamenco, el absolutismo de Fernando VII y la poltica imperialista de la corona espaola, por la que muchos acababan luchando en las guerras coloniales a travs del servicio militar. Este imperialismo espaol propici as mismo el contacto con los afro-americanos de las colonias, surgiendo cantes mestizos que relacionaban directamente la baja Andaluca con las colonias a travs de la msica. Son los llamados Cantes de ida y vuelta, siendo ejemplos de estos la Rumba, las Colombianas, el Tango o la Milonga.

La postura social del flamenco supuso una gran evolucin. Ya no es tanto la visin romntica de asumir la realidad como viene y resignarse a aceptarla con el lamento cmo nica respuesta, sino la voz del pueblo en los acontecimientos y el rechazo a los motivos de su precaria situacin.

Expresin del movimiento obrero

El flamenco, en su evolucin, tambin ha servido para expresar problemticas propias de la clase trabajadora, tales como la explotacin, las condiciones laborales, la migracin, el reparto de la tierra o el asociacionismo proletario. Esta realidad se ha expresado, entre otros, por los estilos propios surgidos del campo andaluz: los Cantes del Campo. Como ejemplo, tenemos los Cantes de Trilla, cuyo comps lo marca el ritmo del trillo sobre la era:

Trabajo de sol a sol,
Trabajo de sol a sol,
Las ganancias son pal amo,
P m solo es el sudor
Trillera4

Otro ejemplo significativo de esto son los Cantes de las minas, pertenecientes a la familia de los Cantes de Levante. Surgieron en las cuencas mineras de Linares, Murcia y Almera, debido a la gran emigracin que se produjo hacia estas zonas desde toda Andaluca en el S.XIX. En estos cantes es muy tpico que aparezcan conceptos propios del marxismo como la plusvala, la acumulacin, y la explotacin capitalista.

Minero, p que trabajas,
Si p t no es el producto?
P el patrn son las alhajas,
Para tu familia el luto,
Y para t la mortaja
Fandangos Mineros5

En la lnea de los cantes anteriores surgieron los Martinetes, que son los cantes de las fraguas, oficio muy ejercido por el pueblo gitano.

Otro tema que se ha expresado a travs del cante flamenco ha sido la represin sufrida por los movimientos de trabajadores y trabajadoras en la lucha por sus derechos.

En el ltimo tercio del S. XIX la influencia del internacionalismo obrero llega al poniente andaluz, sobre todo a travs de la zona de Jerez de la Frontera, que destaca en aquel entonces por su gran produccin y exportacin de vino. El movimiento obrero, unido a las duras condiciones en que se viva en el campo, las malas cosechas, etc., hizo que comenzaran las huelgas y las reivindicaciones, con la consiguiente represin. El flamenco, como expresin popular, sirvi para denunciar estos sucesos:

T lo tienen preparao,
Los civiles en los cortijos,
Por eso matan a obreros,
Para agradar a los ricos.
Cante a la represin6
Le pregunt a mi morena,
Que por qu me despreciaba,
Y me contest serena,
Que en la asociacin entrara.

Cante al asociacionismo obrero7

Capitalismo y nacional-flamenquismo

A comienzos del S. XX, el flamenco haba alcanzado una gran difusin, lo que impuls la profesionalizacin de los y las intrpretes, as como de los espectculos. Se convirti en una posibilidad de negocio. Al entrar en los circuitos comerciales, a travs principalmente de los Cafs Cantantes y posteriormente de la pera Flamenca, los y las artistas tuvieron que dirigir sus cantes hacia un pblico ms abierto, lo que hizo que tanto para los Seoritos que comenzaban a aficionarse al flamenco, como para el gran pblico en general, los cantes tuvieran que dejar de lado sus reivindicaciones y adaptar sus letras a las nuevas circunstancias. Se puede distinguir entonces, entre el flamenco de uso, ms ligado a la forma y al fondo tradicional, y el flamenco de cambio, ligado al espectculo, a lo comercial y accesible y asimilable por la clase dominante8. Esta nueva realidad del flamenco se combin con la necesidad de la clase dirigente espaola de dotar al Estado de una identidad cultural propia. Este objetivo se vena persiguiendo ya desde finales del S.XIX, cuando las crisis coloniales y las revoluciones liberales amenazaban al espaolismo, y lleg a su mximo desarrollo con la llegada del franquismo.

El rgimen utiliz, entre otros, elementos de la cultura andaluza para dotar al estado de un folclore propio. El flamenco, previa adaptacin y censura, sirvi a este fin, influyendo en la cancin espaola que prolifer durante la poca. Pasaron aos oscuros para el flamenco, que haba de interpretarse sin esencia. La mayora de los y las artistas se adaptaron, como pudieron, a las nuevas circunstancias. Otros se exiliaron, y algunos no sobrevivieron a la guerra y a la represin.

El flamenco y la izquierda

Para encontrar intrpretes especialmente comprometidos socialmente hubo que esperar, en primer lugar, a que la profesionalizacin del cante diera intrpretes conocidos, y en segundo lugar, a la gran convulsin social de los aos de la II Repblica. Cuando sta se proclam, la mayora de los y las artistas flamencos se proclamaron partidarios de la misma. Los cantes dedicados a la libertad, la Repblica, a la bandera tricolor, o a los Capitanes Galn y Hernndez fueron muchos en estos aos.

Entre quienes interpretaban el republicanismo flamenco cabe destacar, por su relevancia y su compromiso, los nombres de Guerrita, Corruco de Algeciras, Antonio Mairena (maestro enciclopdico y gran impulsor del flamenco), Jos Cepero, La Nia de los Peines (considerada la mayor artista de su poca y que defendi el ideal de mujer libre y republicana), o el Chato de las Ventas. ste ltimo cantaor cre los llamados Fandangos Republicanos, un tipo de cante de naturaleza reivindicativa. Muri fusilado en Badajoz. Durante la guerra, hubo artistas que cantaron a los soldados en el frente republicano. Tal es el caso de Juanito Valderrama o Antonio Chaqueta.

Los y las artistas que tomaron parte por la Repblica corrieron suertes muy dispares. Muchos no sobrevivieron a la guerra y a los primeros aos de posguerra, muriendo en el frente o por la represin, caso del Corruco de Algeciras y del Chato de las Ventas. Otros tuvieron que exiliarse para evitar la persecucin. Quienes permanecieron en el Estado espaol, tuvieron que adaptarse a las nuevas circunstancias. Algunos, como el caso de Jos Cepero, tuvieron muchas dificultades para subsistir como artistas al ser sealados como rojos. Todos los que se quedaron tuvieron que dejar de lado la parte reivindicativa del cante flamenco para trabajar en los aos del franquismo. El flamenco de verdad pas a la clandestinidad, y estaba perseguido.

Quiere decir con pasin,
Este fandango que canto,
Espaa es republicana,
Y lo es de corazn,
Abajo la ley tirana!

Fandango Republicano de El Guerrita9

En los ltimos aos del franquismo y en la transicin resurgi el flamenco reivindicativo en toda su plenitud. Son muchos los y las artistas del flamenco que cantan a la libertad y la justicia, a la democracia, y al autonomismo andaluz. As, podemos citar a Enrique Morente, un cantaor muy comprometido socialmente durante toda su carrera. A comienzos de los 70, sufri la censura por un disco homenaje a Miguel Hernndez, en el que no se permiti incluir el poema Andaluces de Jan. Morente fue un defensor del andalucismo, movimiento al que cant. Grab tambin canciones inspiradas en la obra de Federico Garca Lorca (poeta muy unido al flamenco y al pueblo gitano), destacando el genial disco de flamenco-fusin Omega, en el que canta poemas de la obra lorquiana Poeta en Nueva York, de marcado carcter anticapitalista.

Sin salir de Granada, hay que nombrar a Curro Albaycin, artista y estudioso del flamenco cercano al comunismo (inaugur con su cante sedes del PCE). Cant los Tangos del Obrero. Su militancia le cost un intento de asesinato por un simpatizante de Fuerza Nueva, que le dispar al grito de Ya no recitas ms a Lorca.

Tambin hay que destacar a Manuel Gerena, el cantaor mas perseguido en los 70. Sufri cientos de detenciones, generaba siempre una gran expectacin y durante mucho tiempo se prohibieron sus actuaciones en todo el estado. Otros artistas de gran conciencia social fueron Luis Marn (militante de la Organizacin Revolucionaria de Trabajadores, ORT) y El Piki, que grab un disco homenaje a Blas Infante, gran impulsor del andalucismo poltico. Ambos murieron atropellados.

Un artista muy destacado de esta poca fue Camarn de la Isla. Considerado por muchos el cantaor ms grande que ha dado el flamenco, fue una figura controvertida. Interpretaba de forma genial el flamenco tradicional, pero adems, inici el desarrollo del Nuevo Flamenco con su disco La Leyenda del Tiempo, en el que se incluan por primera vez ciertos tipos de ritmos, instrumentos y formas de interpretacin. Sus dotes para el cante tradicional, unido a la revolucin musical que supuso su nueva forma de hacer flamenco (a la que no le faltaron crticos), contribuyeron a la difusin de ste y abrieron las puertas del flamenco a nuevas fusiones y mestizajes, fomentando su universalidad. Con Camarn el mensaje del flamenco pas de los tablaos, los festivales y las peas, al mundo entero.

Por ltimo, citar a El Cabrero, el cantaor protesta ms importante en la actualidad, cercano al anarcosindicalismo y gran intrprete de los Fandangos Republicanos. La crtica social est muy presente en sus intervenciones:

No critiques a mi copla,
Y aprndela t tambin,
Que corra de boca en boca,
P que el pueblo sepa bien,
Quien lo engaa y quin lo explota.

Fandango Republicano de El Cabrero10

Desde sus orgenes el flamenco ha servido como medio para expresar la injusticia. Las condiciones de vida han mejorado en general, pero la gran mayora de las reivindicaciones histricas del flamenco siguen vigentes, y ms ahora que estamos sufriendo el mayor retraso en derechos desde hace dcadas. El flamenco es cultura viva, y por lo tanto evoluciona, pero cierta forma de sentir las cosas y expresarlas es intrnseca a este, estando determinada por el carcter y la historia de sus protagonistas.

La Andaluca que canto,
Es la flamenca de veras,
Que est llorando por dentro,
Y se rebela por fuera.

Cante de El Piki11

Notas

1. Grimaldos, Alfredo, 2011: Historia Social del flamenco. Ediciones Pennsula, Barcelona.


2. Ortiz Nuevo, Jose Luis, 1985: Pensamiento poltico en el cante flamenco. Editoriales andaluzas unidas, Sevilla.

3. Ibid, p. 80

4. Rs Piqueras, Lola; Ros J. Carlos, 2009: La identidad andaluza en el flamenco. Editorial Atrapasueos.

5. Ortiz Nuevo, Jose Luis, 1985: Pensamiento poltico en el cante flamenco. Editoriales andaluzas unidas, Sevilla.

6. Ibid., p. 142

7. Ibid., p. 119

8. Rs Piqueras, Lola; Ros J. Carlos, 2009

9. Pinilla, Juan: 2011: Las voces que no callaron. flamenco y Revolucin. Editorial Atrapasueos, Sevilla.

10. Chain Revuelta, Francisco Javier, 2012: Letras de Fandangos Republicanos El Cabrero. Disponible en:http://grandesmontanas1204.blogspot.com.es/2012/04/fandangos-republicano [entrada 8/4/2012]

11. Pinilla, Juan: 2011

Fuente: http://enlucha.wordpress.com/2012/10/10/flamenco-y-revolucion/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter