Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-11-2012

Tradicin y maquinaria antipoltica
El grupo de hip hop palestino "Dam" seducido por los crmenes de honor

Lila Abu Kughod y Maya Mikdashi
Jadaliya

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn.


Escribimos este artculo como fans (decepcionadas) del grupo palestino de hip-hop DAM, en un momento en que el feroz ataque contra Gaza nos recuerda la desalentadora realidad que representa la existencia cotidiana de vida o muerte para las mujeres y los hombres palestinos.

Con canciones como Quin es el terrorista?, y Nacido aqu, DAM dio una emocionante voz poltica a una nueva generacin de palestinos y palestinas que haban dejado de guardar silencio sobre el racismo del Estado de Israel. Desafiaron la violencia de Estado que devastaba las vidas y las comunidades palestinas ya fuera en los guetos de las ciudades de Israel o en los territorios ocupados, asfixiados y bombardeados desde 1967. Se trataba de msica poltica; tajante, indignada, nacida de la experiencia.  

Dadas las posiciones polticas de DAM, sofisticadas y sin arrepentimientos, sorprende que cuando se deciden a abogar por los derechos de las mujeres sucumban a una maquinaria anti-poltica que hace responsable nicamente a la tradicin de lo intrincado de (algunos de) los problemas de la gente. Por qu cuando se deciden a hablar sobre la violencia contra las mujeres olvidan de pronto las realidades descarnadas y complejas de la vida sobre el terreno de los lugares que ellos conocen?  

El nuevo vdeo musical de DAM Si volviera atrs, trata sobre el crimen de honor aun cuando en los crditos finales se insiste en que no existe relacin posible entre el honor y matar a una mujer. Dirigido por Jackie Salloum, quien diera al mundo la inteligente preciosidad del Hip-hop de tira el zapato, opera en un absoluto vaco poltico, legal e histrico. No se ofrece marco alguno. Puede que no sea necesario cuando la historia parece tan familiar: la amenaza de un matrimonio forzado; un hermano que pega a su hermana; un coche en algn lugar; unos maderos en alguna parte; una tumba cavada; una mujer disparada en la cabeza por dos hombres, su hermano y su padre... El nico indicador acerca de quin es la gente que aparece en el vdeo es la casa familiar donde la madre contesta al telfono y donde un grupo de hombres recitan juntos al-fatiha para bendecir su decisin. Son hombres musulmanes.  

Con el respaldo de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Gnero y el Empoderamiento de la Mujer, el video musical sigue fielmente el guin de una campaa internacional contra el denominado crimen de honor. El crimen de honor tiene historia en Naciones Unidas. Surgi como una firme categora cultural-legal en la dcada de 1990 para convertirse en una causa popular internacional de feministas y hombres progresistas. Despus de todo, quin podra estar a favor de la violencia familiar? Pero la violencia contra la mujer nunca es tan sencilla como nos quiere hacer creer la seductora categora del crimen de honor. La violencia es densa y multifactica. Es econmica, poltica, militar y sexual. Y por encima de todo, la violencia contra las mujeres en nombre del honor tiene una historia. La categora del crimen de honor acenta la violencia en determinados contextos mientras que la oculta en otros. Ubica la causa en culturas brbaras y en tradiciones imperecederas fuera del tiempo pero en lugares particulares. Una vez ms, se olvida la historia de las leyes que hacen posible esta categora y el hecho de que deriven del Cdigo de Napolen para dar paso a una respuesta fcil: tradiciones y culturas de violencia.  

Y qu es lo que quiere la herona en cuyo nombre rapea DAM? Quiere libertad. Libertad de qu? De la tradicin, de la familia y de la comunidad. Libertad, para hacer qu? Para escapar en avin a un destino no especificado donde se comprar ropa nueva para vivir una nueva vida. Dnde ser eso?, nos preguntamos. De qu aeropuerto tena la esperanza de salir? Del de Tel Aviv, donde si es palestina probablemente la interrogarn y la obligarn a desnudarse para registrarle, en donde le requisarn todo lo que lleve para inspeccionarlo, y en donde profanarn su cuerpo?, o era desde Amn? Cmo habra obtenido el permiso de viaje? Lo habra conseguido en los puntos de control y mediante el cuestionario de fronteras en el momento de coger el vuelo? Cmo pudo comprar ese billete de avin a la libertad? Estudi en la Universidad de Haifa o en la de Birzeit? En qu se especializ?

En el nuevo video de DAM desaparece la densidad misma de las vidas palestinas. Nos quedamos con la caricatura de hombres furiosos, de la cultura patriarcal y de mujeres vctimas inocentes. Por qu se victimiza a esas mujeres? Si tuviramos que fiarnos nicamente de la informacin que nos aporta el video musical: porque su cultura las devala. Segn lo que canta DAM, aqu hay un lugar donde las familias reaccionan a la noticia del nacimiento de una hija como si hubiera sido un crimen. El verdadero crimen aqu quieren que sepamos nosotros (y quin es ese nosotros?) es que se ha matado a una mujer por buscar la libertad. No la libertad frente al Estado o frente a la violencia del colonialismo que moldea su comunidad sino la libertad frente a las decisiones de su familia acerca de su matrimonio.

Dnde quedan en la letra [de la cancin] de DAM sus hermanas palestinas que van a la escuela, que luchan con la familia, que se afilian a sindicatos polticos, que se encaran con la polica, que sortean el acoso, que se aterran ante las exigencias de los soldados, que recurren a abogados, que se quedan atrapadas en los sistemas de una justicia penal que les humilla, que compiten por puestos de trabajo, que discuten con sus hermanos sobre las tareas domsticas, que participan de manera desigual en las estrategias de supervivencia familiar, que lamentan las muertes, que persiguen el amor, que suean con un futuro..., y que buscan orientacin en los textos religiosos o en la msica hip hop? Las jvenes palestinas hacen todo eso a diario en lugares concretos y en condiciones histricas determinadas. Lo hacen todo, como revelaba una investigadora palestina feminista y activista, mientras viven bajo vigilancia constante, incluso en sus habitaciones (como dictan las leyes israeles de Ciudadana y de Entrada) y teniendo la libertad de apelar como vctimas al nico sistema que les ofrece el mismo Estado que las ha convertido en no-personas y que las inmoviliza en espacios sofocantes (Shalhoub-Kevorkian, 2011, 2012).

El fracaso de lidiar con la vida cotidiana o de imaginar futuros slidos se resume en las imgenes. Al rebobinar la vida de la vctima para que pueda comenzar de nuevo, la cancin devuelve a nuestra trgica herona de regreso a un paraso en tecnicolor donde chicas sonrientes con vestimenta atrevida portan sombrillas y varitas de hadas madrinas bajo rboles mgicos. Y Amal Murqus [cantante palestina residente en Israel], vestida de blanco, canta un estribillo sobre un mundo en que las mujeres son libres para escribir, cantar, enamorarse, y dibujar. Qu solucin es esta?

Al depender de un marco internacional promovido por Naciones Unidas que extrae el crimen de honor de la esfera de lo poltico, DAM ignora a las comprometidas activistas feministas palestinas que vienen trabajando desde hace dcadas en las diversas formas de violencia que padecen las mujeres palestinas. Estas activistas han llamado la atencin sobre problemas muy serios. Sin embargo, no han aislado ni elevado el crimen de honor, pues su prioridad es desarrollar intervenciones eficaces para el bienestar de las mujeres. Han analizado qu es lo que se combina para producir la violencia familiar: el estrangulamiento econmico, la frustracin por la ocupacin y el desempleo, la militarizacin de la sociedad, las barreras fsicas que alteran el movimiento y vigilan la vida, la falta de legitimidad de las leyes y de las autoridades. Examinan las formas en que los imperativos para defender a la comunidad bajo condiciones muy duras conforman ideologas de gnero. Sacan a la luz una larga historia de polticas israeles orientadas a congelar las formas patriarcales de la familia al objeto de facilitar el control. Consideran las muchas fuerzas que minan la [capacidad de] organizacin de las mujeres o que silencian otras fuentes de poder para ellas. Aunque la intencin haya sido demostrar que la violencia contra la mujer debe ser una preocupacin para todas las sociedades rabes y palestinas, el video musical decepciona porque despolitiza todava ms esa violencia y la hace descansar en discursos culturalistas que han servido para otorgar a los rabes una identidad racial y tnica como unos de los otros del liberalismo.

El video de DAM reproduce la lgica que sita a las vctimas palestinas en una cultura de la que los asistentes sociales, el personal jurdico, los trabajadores sociales y otros agentes de control social del Estado de Israel deben salvarlas (Shalhoub-Kevorkian, 2005). Se refuerza, y tal vez se justifica a los ojos de muchos, la conviccin de que son el atraso de los palestinos y la falta de civilizacin los culpables de la violencia contra la mujer en la comunidad. El vdeo de DAM no hace nada para recordarnos la violencia estructural que constituye normalmente el frente y el epicentro de sus canciones. No nos proporciona el contexto que fragmenta el apoyo familiar de las mujeres, que disloca los sistemas comunitarios de proteccin social, que vaca los presupuestos para la intervencin, y que niega la ayuda a aquellas a las que se considera menos que humanas porque son rabes, lleven jeans o hiyab. No mencionan el modo en que las discusiones sobre los crmenes de honor funcionan como una herramienta de odio en las universidades israeles. En el discurso internacional ms extendido de defender a las mujeres musulmanas, el crimen de honor juega un papel crucial. Se localiza el problema en la cultura y la tradicin. Se asla esta forma de violencia de cualesquiera otras. Al ubicar este tipo de violencia en comunidades atrasadas, se estigmatiza a sus grupos.

Nos sentimos decepcionados porque DAM ha perdido una oportunidad importante. Podran habernos ayudado a combatir a brazo partido la dinmica de la violencia de gnero en la Palestina histrica y ms all. Pero no han conseguido en este trabajo tratar a las mujeres como sujetos polticos. Las mujeres en esta cancin son vctimas descontextualizadas de su cultura que hombres jvenes de ideas ilustradas, la intervencin extranjera y la ayuda internacional deben defender. Mientras Israel bombardea una vez ms Gaza sitiada, lo que urgimos es que se nos recuerde que las hermanas de DAM viven en ese mismo mundo. Presentar sus problemas como derivados de la tradicin las expone al exhibicionismo para voyeurs. No les hace justicia. No ofrece una poltica para hacer realidad un futuro mejor en este mundo.

Para leer ms sobre la complejidad de la violencia contra las mujeres y la cuestin del crimen de honor en la Palestina histrica, vase:

-Abdo, Nahla. (2011). Women in Israel: Race, Gender and Citizenship. Zed Books.

-Abu-Lughod, Lila. (2011). Seductions of the Honor Crime. Differences 22 (1): 17-63.

-Shalhoub-Kevorkian, Nadera. (2005). Disclosure of Child Abuse in Conflict Areas. Violence Against Women 11 (10): 12631291.

-Shalhoub-Kevorkian, Nadera. (2004). Militarization and Policing: Police Reactions to Violence against Palestinian Women in Israel. Social Identities 10 (2): 171194.

-Shalhoub-Kevorkian, Nadera. (2011). It Is Up to Her: Rape and the Re-victimization of Palestinian Women in Multiple Legal Systems. Social Difference-Online 1: 3045.

Fuente original: http://www.jadaliyya.com/pages/index/8578/tradition-and-the-anti-politics-machine_dam-seduce

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter