Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2012

El rescate bancario: prstamos a cambio de despidos

Alberto Montero Soler
Funds People


Ya tenemos aqu el tan esperado rescate bancario y, como no poda ser de otra forma, llega dando una nueva vuelta de tuerca sobre la economa espaola y, ms concretamente, sobre los trabajadores del sector y sobre el conjunto de los contribuyentes.

Hasta ahora, la condicionalidad asociada al rescate, contenida de forma convenientemente difusa en el Memorndum de Entendimiento, haba afectado al conjunto de la economa tanto por la va de los ajustes asociados a la persecucin draconiana de un equilibrio fiscal imposible como por la de las reformas estructurales centradas en el mercado de trabajo y destinadas a quebrar cualquier tipo de capacidad negociadora de los trabajadores. Una condicionalidad que se ha convertido en la lnea directriz de una poltica econmica que empuja de manera suicida a la economa espaola hacia un abismo sin fondo, tal y como acaban de poner de manifiesto las previsiones recin publicadas de la OCDE para el ao 2013.

Pero en el Memorndum tambin se deca que el rescate tendra implicaciones sobre el sistema financiero y que ste debera verse sometido a un proceso de reestructuracin. Dada la hipertrofia adquirida por el mismo durante su proceso de cebado de la burbuja inmobiliaria, esto era, hasta cierto punto, lgico y esperable. Nadie puede dudar de que era necesaria una reestructuracin del sistema financiero que eliminara parte de su excedente de capacidad y lo readecuara a las necesidades de una economa en proceso de desapalancamiento.

Pero, claro, hay reestructuraciones y reestructuraciones y la que se nos ha impuesto es de las que, ms que ayudar a una transicin suave y a amortiguar sus costes sociales y personales, deja a los pies de los caballos a los trabajadores, convirtindolos en moneda de cambio de unos beneficios que difcilmente aparecern en una economa en cada libre como es la espaola. Aunque eso no debe quitar el sueo a la Comisin que sabe que detrs de las instituciones rescatadas se encuentra el erario pblico y, por tanto, el dinero de todos los contribuyentes por si aqullas no pueden devolver por s mismas los fondos recibidos.

Y es que, si algo no debemos olvidar, es que los prstamos del presente son los recortes sociales del futuro; as de torcidos son los renglones con los que escribe la troika sus pactos mefistoflicos y slo de esa forma puede calificarse la reestructuracin llegada desde Bruselas en el da de ayer cargada de argumentos para la indignacin. Vemoslos.

En primer lugar hay algo que, aunque pudiera parecer una cuestin meramente nominal, creo que no lo es. Hablamos de ayudas para instituciones nacionalizadas a las que se aporta fondos pblicos directamente y a las que se respalda el monto del rescate con el dinero de nuestros impuestos y, sin embargo, sigue sin plantearse ningn tipo de participacin pblica activa en la gestin de las instituciones, no slo por ejercer mnimamente el derecho de propiedad, sacrosanto en el capitalismo, sino para reconducir su actividad hacia la recuperacin del crdito. Pues no, se les entrega el dinero de todos y se les permite que sigan con su negocio, que si no responden ya lo har el resto de espaoles por ellos.

En segundo lugar, nos encontramos con que tan slo cuatro instituciones van a recibir, en total y de momento, una inyeccin de 67.000 millones de euros de ayudas pblicas (37.000 millones aportados por Europa y 30.000 millones aportados por Espaa, tal y como recoge el comunicado de prensa de la Comisin Europea), es decir, ms del 6% del PIB espaol, mientras se recortan cada da derechos sociales que afectan al bienestar de todos nosotros porque, segn nos dicen, no hay recursos para atenderlos.

Las preguntas, entonces, son claras: por qu motivo estas instituciones deben ser rescatadas y no se poda permitir su quiebra y que fueran los accionistas y acreedores quienes cargaran con el coste de la mala gestin? Es realmente sistmica Bankia como para que se le inyecten 36.000 millones de euros? Cunto de sistmicos tienen NovaGalicia o Catalunya Caixa para que nos cuesten 10.000 y 14.000 millones de euros, respectivamente? Y ya el colmo es el caso de Banco de Valencia que, en lugar de dejarlo quebrar, se lo sanea completamente con dinero pblico por valor de 7.000 millones de euros y se vende a CaixaBank por 1 euro. Ahora que cada cual piense lo que quiera de la operacin.

Si ninguna de las entidades rescatadas tena carcter sistmico, qu podra justificar entonces que no se les dejara quebrar? Eso nos lleva al tercer argumento para la indignacin. La nica razn que podra esgrimir el gobierno para legitimar el rescate sera su voluntad de proteger los puestos de trabajo del sector intentando que la reestructuracin fuera lo menos traumtica posible. Pero tampoco es el caso. Lo que acaba de hacer Bruselas con la aquiescencia del gobierno, que es quien avala los planes de reestructuracin de cada entidad, es cortar por lo sano y facilitar que las empresas traten de conseguir beneficios por la va de despedir masivamente trabajadores. Es decir, nuevamente el empleo se convierte en la variable de ajuste del sistema, su nica va para recomponer la tasa de ganancia.

Qu ms da si para conseguir beneficios Bankia tiene que despedir a 6000 personas o NovaGalicia a 2500? Por qu no probamos a hacer los nmeros del rescate sobre otros parmetros y dividimos los 1.000 millones de euros aprobados para Bankia en el plan de rescate entre los 6000 despedidos? El resultado no puede dejar indiferente a nadie: por cada despido Bankia recibir de Bruselas 3 millones de euros que es, paradjicamente, casi la misma cantidad que se llev Miguel Blesa al abandonar Caja Madrid (2,7 millones de euros). Ahora, si lo deseamos, podemos devolver el anlisis a los parmetros financieros convencionales y relacionar las ayudas con los ratios de capital y las provisiones o podemos, por el contrario, preguntarnos cunto, de esos tres millones de euros por despido, se destinar a pagar la respectiva indemnizacin de cada trabajador. Corrern todos ellos la misma suerte que Blesa? Un Blesa que, para ms inri, se enorgulleca en su comparecencia parlamentaria de haber multiplicado el balance del banco por seis como si eso no tuviera nada que ver con la quiebra de la institucin, como si el incremento de cantidad no tuviera ningn tipo de relacin con la calidad.

Eso s, en cualquier caso que sepan esos trabajadores que sern inmolados por una causa superior y que, por tanto, su sacrificio no ser baldo, como ha declarado Goirigolzarri, porque sus despidos se harn en aras de una autntica refundacin del banco nacionalizado. Ofrecer un consuelo de esa naturaleza a 6.000 trabajadores a punto de ser despedidos es de una inmoralidad que raya en lo obsceno.

Y, para concluir, hay algo que todos deberamos tener meridianamente claro: nada garantiza que con estas reformas se puedan obtener beneficios o, si lo prefieren lo digo en roman paladino, lo ms probable es que todas estas ayudas tengan que ser devueltas con el dinero de los contribuyentes. Y es que con las limitaciones a las que se ha sometido a las instituciones rescatadas tanto en trminos de negocio (centrado en las pymes y particulares cuya situacin financiera es de todos conocida), como geogrficas (lo cual no deja de ser sorprendente: Bruselas ha restringido el derecho de establecimiento a nivel autonmico para estas cuatro entidades. Podra salir alguien de este gobierno a explicarlo, por favor?) o para la captacin de financiacin, mucho tendra que cambiar la coyuntura econmica para que las entidades pudieran generar los beneficios necesarios para cubrir el monto del rescate. As que, por lo que pueda pasar, vayan pensando que de aqu a unos aos la factura de estas ayudas la tendremos sobre la mesa para digerirla entre todos. Y, si no, al tiempo.

http://www.fundspeople.com/gente/alberto-montero-soler/blog/el-rescate-bancario-prestamos-a-cambio-de-despidos

Alberto Montero Soler (@amonterosoler) es profesor de Economa Aplicada de la Universidad de Mlaga y presidente de la Fundacin CEPS. Acaba de publicar junto a Juan Pablo Mateo el libro "Las finanzas y la crisis del euro: colapso de la Eurozona", en Editorial Popular. Puedes leer otros textos suyos en su blog La Otra Economa.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter