Portada :: Europa :: La regresin de Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-11-2012

El neonazismo crece en Alemania de la mano de la complicidad policial

Ingo Niebel
Gara

En estos tiempos ser directivo del servicio secreto interior alemn perjudica la carrera profesional. Hace das dimiti la jefa regional de Berln despus de descubrirse que sus agentes han vuelto a destruir documentos relacionados con el grupo neonazi NSU. Es el cuarto directivo que abandona su puesto porque sus subordinados obstruyen la investigacin. Al mismo tiempo la Fiscala Federal acusa a la nica superviviente de la NSU de ser la organizadora de los crmenes mientras que en el este alemn sube el neonazismo.


Un ao ha pasado desde que dos integrantes de la hasta entonces desconocida Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU) se quitaron la vida, segn la versin oficial, y su cmplice, Beate Zschpe, hizo volar por los aires la casa que habitaron. A pesar de los destrozos la Polica encontr abundante documentacin y un amplo arsenal de armas de fuego que le ayud a esclarecer una serie de asesinatos de nueve inmigrantes y de una polica mas varios atracos a bancos y atentados con explosivos, cometidos entre 1998 y 2011.

Las pruebas le han valido a la Fiscala Federal para inculpar a Zschpe y a otros cuatro supuestos colaboradores. Entre ellos se halla el miembro del neofascista Partido Nacionaldemocrtico de Alemania (NPD), Ralf Wohlleben. Este ltimo y Zschpe son los nicos inculpados que se encuentran en prisin preventiva; los dems quedaron en libertad provisional ya hace meses.

En verano el juez instructor meti prisa a los fiscales federales porque si no presentaban pronto su acusacin, tendra que dejar en libertad a la nica superviviente de la NSU para no incurrir en un delito de prevaricacin. Ni ms ni menos que el fiscal federal Harald Runge firm el acta de acusacin, que ha encontrado su camino hasta los medios de comunicacin. El juicio se celebrar en la capital bvara de Munich.

En la emblemtica ciudad, donde el lder nazi Adolf Hitler fracas con su golpe de Estado en 1923, opera una de las tres comisiones de investigacin parlamentarias que deben esclarecer los atentados de la NSU y la reaccin de las Policas y del servicio secreto interior. Se ha descubierto que esta agencia de espionaje poltico pag unos 150.000 marcos (75.000 euros) a un tal Kai Dalek por su trabajo en la creacin de la red informtica Thule-Netz. Mediante este sistema los neonazis intercambiaban datos sobre estructuras antifascistas y planeaban acciones. Los diputados sospechan que Dalek podra haberse topado con la NSU en alguna ocasin pero no es el nico confidente que ha operado en el mbito del grupo violento.

En setiembre los parlamentarios de Berln descubrieron que un tal Thomas S. haba sido colaborador de la Polica regional desde el ao 2000 hasta 2010. En 2002 avis que la NSU quera proveerse de armas y dnde podra dar con el tro que en 1998 haba pasado a la clandestinidad antes de que la Polica les pudiera detener. Se sospecha que recibieron un aviso. Antes Thomas S., que mantena una relacin sentimental con Zschpe, les haba conseguido un kilo del explosivo TNT. Tambin en setiembre salt la noticia de que la Polica de Turingia contact dos veces a Wohlleben. No se sabe si para ficharle como colaborador. Wohlleben es acusado de haber facilitado a la NSU la pistola con la que cometieron los asesinatos.

Incgnitas y falta de documentos

Por eso extraa - o no - que el servicio secreto interior -tanto en su sede central en Colonia como en oficinas regionales- haya suscitado repetidas veces la ira de las comisiones de investigacin parlamentarias destruyendo material relacionado con la NSU.

Varios directores, empezando por su jefe superior, tuvieron que dimitir por eso. La ltima ha sido la jefa de la oficina de Berln, Claudia Schmid, la pasada semana. En junio, agentes suyos acabaron con actas relacionadas con la NSU y en 2010 se deshicieron de otro material relacionado con la organizacin neonazi Blood & Honour, sospechosa de haber prestado logstica al tro.

En total la obstruccin y la negligencia por parte de los cuerpos policiales y de los servicios secretos es tan grande que cada vez es ms difcil creer en su incompetencia a la hora de detener al grupo neonazi ms sangriento de Alemania y ms fcil pensar que pueda haber bastante ms. Valga de ejemplo que se descubri que el Servicio Militar de Contraespionaje (MAD) haba interrogado a mediados de los ao 90 a uno de los varones de la NSU porque el soldado era sospechoso de ser neonazi. Los agentes llegaron a la conclusin de que no era polticamente motivado y que rechazaba la violencia fsica contra peticionarios de asilo.

En aquella poca hubo asaltos a casas de inmigrantes. Los de Rostock y Hoyerswerda tuvieron eco internacional. Veinte aos despus la situacin es peor. En Hoyerswerda la Polica recomend a una pareja de alemanes que abandonara la ciudad porque no poda protegerle de una docena de neonazis que les amenazaban. El caso, muy discutido en la prensa, confirma un estudio de la fundacin socialdemcrata Friedrich-Ebert, segn el cual en la Alemania oriental el apoyo a la ultraderecha ha aumentado del 6,6 al 15,8% desde 2006. Ah es fuerte el NPD, que a su vez ha tenido la osada de solicitar a la Corte Constitucional su constitucionalidad.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20121129/375048/es/El-neonazismo-crece-Alemania-mano-complicidad-policial



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter