Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-11-2012

El Capitalismo narco

Dawn Paley
dawnpaley.ca

Dawn Paley sondea por debajo de la superficie de la guerra contra las drogas en Colombia y Mxico. Explora los mecanismos empleados, cuantifica la devastacin humana y econmica, analiza las posibles razones por las que la guerra contina adems de sugerir otras reas de investigacin.


Gracias a los editores y voluntarios asociados al proyecto Upside Down World, mi articulo Drug War Capitalism ya esta disponible en castellano. Aquesta la version publicada en Upside Down World en Espaol, aqu la version publicada por Agencia SubVersiones en Mxico DF, y aqu la version publicada por ALAI desde Quito, Ecuador.

***

Tanto en los Estados Unidos como en Canad ha habido esfuerzos sostenidos de grupos de base para destacar las injustas encarcelaciones en masa y la criminalizacin de la gente pobre, sobretodo la gente pobre de color, en cuanto a detenciones relacionadas con drogas. Pero se ha encontrado muy poco anlisis sobre las razones detrs de los mecanismos de esta guerra y el impacto econmico que tiene sobre Mxico y ms all.

Incluso antes de que la retirada de Irak o Afganistn se hubiera alcanzado, los Estados Unidos ya estaban involucrados en una serie de conflictos desde la frontera norte de Mxico hasta Per. Tanto los gobiernos como los medios de comunicacin la han catalogada como la Guerra contra las drogas. Es importante examinar como la creciente Guerra contra las drogas se conecta con la expansin de empresas transnacionales que toman control de mercados, obreros y recursos naturales.

En Honduras cuatro indgenas fueron asesinados a balazos en mayo, cuando la polica hondurea abri fuego desde un helicptero del Departamento de Estado estadounidense, todo bajo la supervisin de agentes uniformados de Estados Unidos. En Mxico con la orientacin de Estados Unidos, Canad, Israel y Colombia, la polica y el ejrcito han sido transformados.

En Colombia la guerra ha durado ya cuatro dcadas y se han gastado billones de dlares estadounidenses, pero ahora se est calificando como lucha contra el crimen. Durante la dcada de los 1980s el Estado colombiano se convirti en un estado paramilitarizado, en un proceso que segn el historiador German Alfonso Palacio Castaedase manifiesta con amenazas, atentados y asesinatos selectivos y masacres colectivas de funcionarios gubernamentales (principalmente pero no exclusivamente de la izquierda), y de lderes polticos populares, obreros, campesinos, profesores, activistas de derechos humanos y miembros de organizaciones no gubernamentales.

En la forma de financiacin para programas antinarcticos, la asistencia de EE.UU. en Colombia result en el fortalecimiento de grupos paramilitares y de policas no oficiales, los cuales segn informes patrullaban junto al ejrcito de Colombia y se vieron involucrados en la gran mayora de masacres y desplazamientos forzados en el pas.

Decir que la guerra contra las drogas ha fracasado es no entender algo, coment Noam Chomsky, en un discurso en el mes de mayo. Uno tiene que preguntarse qu est en la mente de los planeadores ante tanta evidencia de que no funciona lo que dicen que estn intentando lograr. Cules son las intenciones probables?(1)

Los comentarios de Chomsky apuntan hacia un rea urgente de investigacin para los y las activistas y periodistas que desean entender las guerras actuales contra las drogas. Cada vez es ms claro que hay mucho trabajo por hacer para reconstruir juntos los motivos de la militarizacin liderada por Estados Unidos en las Amricas.

Una reconsideracin de la llamada guerra contra las drogas requiere entre otras cosas una evaluacin de la forma en que ha favorecido la expansin de la inversin extranjera directa y de las industrias extractivas en Colombia, Mxico y Centroamrica.

La guerra, cuando los golpes no bastan

As es como se senta el inicio del neoliberalismo, dijo Raquel Gutirrez, reflexionando sobre lo que es tratar de entender la guerra en curso en Mxico. Ahora catedrtica de la Universidad Autnoma de Puebla, Raquel era militante clandestina en Bolivia a mediados los aos 80, cuando las primeras polticas neoliberales tuvieron efecto en aquel pas, creando una pauperizacin de la clase obrera. Han pasado 10 aos desde que regres a Mxico.

Raquel se detiene y da una pitada a su cigarrillo, como si tratara de recordar un idioma que ha olvidado. No viene. Luego me pregunta si he ledo el libro de Naomi KleinLa doctrina del shock. Asiento con la cabeza. Silencio. La cosa es que en Mxico, los choques no funcionaron, dice ella.No es por una escasez de choques. Las polticas econmicas neoliberales se introdujeron por primera vez en forma de programas de ajuste estructural. Esto puso fin a un perodo de crecimiento econmico sostenido, la industrializacin de sustitucin de importaciones, y los altos precios del petrleo conocido como el milagro mexicano.

De 1980 a 1991, Mxico recibi trece prstamos de ajuste estructural del Banco Mundial, ms que cualquier otro pas, escribi Tom Barry en su libroLa venganza de Zapata, publicado en el 1995. Tambin se firmaron seis acuerdos con el FMI, todo lo cual trajo una mayor presin para liberalizar el comercio y la inversin. (2)

En la dcada de 1980, a veces llamada la dcada perdida, se derrumbaron los precios del petrleo, junto con el peso. De ms de mil empresas estatales en 1983, el estado mexicano era dueo de 200 en 1993. En 1991, el programa mexicano trajo ms dinero a las arcas del gobierno (EE.UU. $ 9.4 mil millones) que todas las ventas de otras empresas pblicas en Amrica Latina en conjunto.(3) A finales de 1994, Mxico haba firmado el Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte y fue testigo del levantamiento Zapatista, adems de ser sometido a otra devaluacin de la moneda.

Pero a la vuelta del siglo 21, el territorio y la economa de Mxico todava no estaban totalmente abiertos a los inversionistas extranjeros. No obstante estas reformas, el desempeo de la economa mexicana en las ltimas tres dcadas ha sido insatisfactorio, notaba un informe publicado a principios de este ao por el Banco de Mxico(4).

Las comunidades campesinas e indgenas continuaron ejerciendo el ttulo comunal sobre las tierras ricas en recursos. Una gran clase media es propietaria de las pequeas empresas y las familias ms ricas de Mxico han mantenido el control sobre los sectores lucrativos de la economa. De acuerdo con el departamento de Estado de EE.UU. las 10 familias ms ricas de Mxico no son el nico obstculo para la mejora de la competencia en la economa mexicana. Pemex, la 17 mayor empresa petrolera del mundo, sigue en manos del Estado. (5)

Algo ms que un choque econmico estaba a la orden: una estrategia integral que ya est probada que aumente la inversin extranjera directa. Tena que asegurarse de que la polica local, el ejrcito, y todo el sistema jurdico funcionara de acuerdo a las normas estadounidenses. Esta es la estrategia que coloquialmente se conoce como la guerra contra las drogas.

Desde la presidencia de Nixon, el gobierno de EE.UU. ha invertido casi un billn de dlares (6) en la guerra contra las drogas en pases como Colombia y Afganistn. Los vnculos directos entre las polticas de combate a las drogas y el clima de mejora de la inversin se revelan a travs de un examen cuidadoso de la participacin de EE.UU. en Colombia desde 2000 hasta 2006. La estrategia se ha perfeccionado y ampliado en las ltimas dos dcadas a travs de la experimentacin a nivel nacional e internacional.

El modelo econmico de Colombia

El Plan Colombia fue un programa de seis aos de lucha antinarctico financiado conjuntamente por los Estados Unidos y Colombia. Diplomticos no estadounidenses afirman que el primer borrador del Plan Colombia fue escrito en ingls, y luego traducido al espaol. (7)

En los 11 aos desde que se puso en marcha el Plan Colombia, el gobierno de EE.UU. ha gastado ms de 3.6 mil millones de dlares en iniciativas de aplicacin de la ley contra los narcticos. Sin embargo, el gobierno de los EE.UU. informa que Colombia sigue siendo uno de los mayores productores y exportadores mundiales de la cocana, as como un pas de origen de la herona y la marihuana. (8)

En 2008 la Oficina de Contabilidad del Gobierno de los EE.UU. (GAO por sus siglas en ingls) encontr que Plan Colombia no cumpli con los objetivos de reduccin de la produccin de drogas, ya que el flujo estimado de cocana hacia los Estados Unidos desde Sudamrica aument entre 2000 y 2006. (9)

En lugar de que esto fuera una causa para un cambio en la estrategia, el fracaso del Plan Colombia se minimiz en favor de una serie de indicadores emergentes vinculados a la seguridad y a mejorar el entorno empresarial. Bradford Higgins, Subsecretario de Gestin de Recursos de EE.UU., argument: En muchos sentidos, los programas de Colombia y el apoyo de EE.UU. han evolucionado a partir de nuestro enfoque original ms estrecho, hacia una estrategia integral que puede servir como modelo para informar esfuerzos en otros estados fallidos o deficientes. (10)

Esfuerzos previos de Estados Unidos para hacer cumplir las sanciones relacionadas con narcticos en Colombia impactaron negativamente las inversiones de Estados Unidos. El Consejo de Empresas de Amrica un consorcio de empresas estadounidenses en Colombia inform que en 1996 sus empresas afiliadas perdieron 875 millones de dlares estadounidenses debido a las sanciones. (11) Ese mismo ao el Departamento de Estado inform sobre las sanciones requeridas por laOverseas Private Investment Corporationy el Banco de Exportacin e Importacin resultaron en la congelacin de cerca de $1.5 mil millones en crditos de inversin y prstamos. Esto incluy una prdida de $280 millones para una empresa de EE.UU. activa en la industria petrolera de Colombia (12).

De acuerdo con un informe elaborado por el gobierno colombiano, los objetivos del Plan Colombia son promover las condiciones para la generacin de empleo y la estabilidad social y la ampliacin de las preferencias arancelarias en compensacin por los efectos negativos del trfico de drogas para favorecer un acuerdo de libre comercio que ample las oportunidades de empleo. (13)

Al comienzo del Plan Colombia, el total de la Inversin Extranjera Directa (IED) fue calculado en $2.4 mil millones. (14) En 2011, la IED en Colombia sum $14.4 mil millones, la tasa de crecimiento ms rpida en Amrica Latina. (15) El petrleo y el gas constituyen una parte cada vez ms importante de la IED, al sobrepasar alrededor de una dcima a mediados de los 90 a casi un tercio en 2010, cuando alcanz los $ 4.3 mil millones (16).

Un decreto aprobado en 2003 permiti a la inversin privada en el sector petrolero de Colombia a travs de la privatizacin parcial de la ex empresa estatal Ecopetrol. (17) A partir de 2010 la IED en el sector minero (incluyendo la minera de carbn) se situ con ms de $2 mil millones, lo que representa ms de la mitad de la inversin no petrolera. (18)

En 2008, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) se jact de que el despegue econmico de Colombia despus de 2003 no ocurri por casualidad. Cincuenta y dos reas del sistema econmico de Colombia fueron objeto de reforma, y bajo el Plan Colombia, USAID proporcion asistencia tcnica para ayudar a disear e implementar polticas que van desde la reforma fiscal hasta el fortalecimiento del sector financiero y mejorar el entorno para las pequeas empresas, y muchos otros.(19)

Esto se logr mediante una combinacin de reformas legales e incentivos fiscales, la firma de nuevos acuerdos de libre comercio (entre Colombia y los Estados Unidos, as como entre Colombia y Canad) y la militarizacin de la industria extractiva. EE.UU. entren batallones de energa para proteger oleoductos, carreteras y otros proyectos de infraestructura.

Un informe preparado en 2007 por el Centro de Estudios Estratgicos e Internacionales (20) afirm que Colombia tuvo una recuperacin fuerte con impresionantes tasas de crecimiento, reduccin del desempleo, aumento de los niveles de inversin, expansin del comercio, reduccin de la inflacin y un aumento de la confianza de los inversores. Estos beneficios, segn informa, estn estrechamente vinculados a mejoras en cuanto a la seguridad y, a su vez, ayudarn a crear ms empleos en la economa legtima, como una alternativa a las actividades ilegales.

Desde la perspectiva del Departamento de Estado de EE.UU., el Plan Colombia no es un fracaso. Todo lo contrario: se ha permitido la creacin de un nuevo modelo eficaz para la intervencin de EE.UU.. En 2010 los inversionistas extranjeros ms grandes de Colombia eran Panam y Anguila (un territorio britnico de ultramar), ambos parasos fiscales, seguidos por Estados Unidos, Inglaterra, Canad, Bermuda y Espaa (21).

El lenguaje de la estrategia integral, utilizado para resaltar el Plan Colombia, refleja el lenguaje oficial de la guerra de contrainsurgencia. [La contrainsurgencia] es una forma muy compleja de la guerra El logro de estos objetivos requiere la sincronizacin de esfuerzos de muchas agencias no militares y agencias [de la Nacin Anfitriona] en un enfoque integral, se lee en un manual de contrainsurgencia del ejrcito estadounidense, publicado en 2006. (22)

Incluso el director de asuntos internacionales y comercio de la GAO, en su testimonio ante la Cmara de Representantes, afirm que los programas internacionales se enfrentan a retos importantes en la reduccin de la oferta de drogas ilegales, pero apoyan a los objetivos generales de la poltica exterior estadounidense. (23)

Pero como han sealado Gian Carlo Delgado-Ramos y Mara Silvina Romano, en la guerra contra las drogas la estrategia es compleja y peligrosa, ya que vincula una multiplicidad de actores aparentemente opuestos, legales e ilegales que, sin embargo reciben beneficios en forma de aumento de potencia o riqueza. Al mismo tiempo, est claro que la explotacin de las personas, las naciones y los recursos se profundiza en la regin. (24)

Con estos antecedentes, vamos a examinar el tema de Mxico.

Aplicacin del modelo en Mxico

Un viernes en septiembre de 2006, justo despus de su disputada eleccin como presidente, Felipe Caldern y su esposa invitaron a cenar a Antonio Garza, entonces embajador de EE.UU. y su esposa. En algn momento, Caldern le dijo al embajador que la mejora de la seguridad sera una parte clave de su administracin.

Cuando Garza present su resumen por escrito de la noche a sus jefes del Departamento de Estado, incluy comentarios de Caldern. De acuerdo con sus propias notas, el embajador respondi: Las ganancias en la competitividad, la educacin y el empleopodran ser rpidamente eclipsadas por cuadrillas del crimen organizado relacionadas con narcticos. (25) Para poner en marcha la economa de Mxico, los extranjeros y mexicanos por igual merecen que se les asegure que la ley prevalecer.(26)

Apenas dos meses ms tarde, Caldern lanz la guerra contra las drogas en Mxico. Al ao siguiente, los gobiernos de Estados Unidos y Mxico anunciaron la Iniciativa Mrida, que se describe como un paquete de los EE.UU. contra las drogas y la asistencia contra el crimen en Mxico y Centroamrica. (27) En el momento en que fue firmada por George W. Bush en 2008, lo que dijo Garza de pelear contra los narcos con el fin de impulsar el negocio qued en el olvido. En cambio, la principal justificacin para que los legisladores apoyaran el proyecto de ley era detener el flujo de drogas hacia Estados Unidos. (28)

Tanto el gobierno de los EE.UU. como los crticos coinciden en que la Iniciativa Mrida en Mxico y Centroamrica es una iteracin refinada del Plan Colombia. Sabemos que Estados Unidos ha apoyado a Colombia y ahora a Mxico para que con un buen liderazgo, la inversin proactiva y asociaciones comprometidas se cambie el rumbo, dijo Hillary Clinton a los delegados a la Conferencia de Seguridad de Centroamrica en la ciudad de Guatemala el pasado verano. (29)

El financiamiento de EE.UU. para la Iniciativa Mrida entre 2008 y 2010 sum $1.3 mil millones para Mxico, cuyo gobierno contribuy fondos con una proporcin de 13 a 1. (30) Los fondos de la Iniciativa Regional de Seguridad para Amrica Central que fluyen hacia Centroamrica durante el mismo perodo se situaron en $248 millones, mientras que de los fondos de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe, $42 millones se destinaron a Hait y la Repblica Dominicana (31).

La estrategia integral de Mrida incluye fondos para el entrenamiento de policas y soldados para proteger la infraestructura crtica, la militarizacin de la polica y equipamiento de las fuerzas de seguridad locales con el equipo de EE.UU., la transformacin del sistema judicial mexicano a un sistema de estilo juicios orales, la modernizacin de la frontera Mxico-Estados Unidos y la promocin de fortalecimiento institucional y la reforma econmica.

Uno de los objetivos del programa de USAID es que el Gobierno de Mxico se vuelva ms eficaz en la reduccin de los monopolios y la eliminacin de prcticas anticompetitivas. (32) Se centra en la legislacin relacionada con las telecomunicaciones, la banca y la regulacin de la energa. Otro objetivo importante es promover un nuevo rgimen regulatorio y la privatizacin adicional, la desregulacin y la inversin extranjera directa en los sectores de transporte, financiero, energtico y de telecomunicaciones. (33)

Junto con la Comisin Federal de Electricidad, Pemex es la perla ms preciada del esfuerzo de privatizacin. Muchos mexicanos prominentes han abogado por su privatizacin, entre ellos Enrique Pea Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y candidato favorito en las elecciones presidenciales de 2012. Algunos, como el jefe de la Bolsa Mexicana de Valores, han propuesto utilizar como modelo la reforma de Colombia en el sector petrolero. (34)

En una presentacin en marzo de 2012, un representante del Banco de Mxico habl sobre la agenda de reformas pendientes para el banco central del pas. Esto incluye la mejora de la facilidad con que las empresas puedan hacer negocios en Mxico, la eliminacin de obstculos legales, que impiden la flexibilidad laboral, fortalecimiento del estado de derecho, y la consolidacin de las polticas macroeconmicas. (35)

En 2008, antes de que la crisis financiera se extendiera a Mxico, la IED alcanz $23.2 mil millones, pero cay al ao siguiente a $11.4 mil millones de dlares. (36) Sin embargo, la IED se ha recuperado, y en 2011 se situ en $19.43 mil millones, principalmente en el sector manufacturero (44,1%), seguido por servicios financieros (18%) y minera (8%). (37) Anuncios recientes indican que habr una oleada de nuevas inversiones en automviles y la fabricacin aeroespacial en el centro de Mxico.

El Ministro de Finanzas de Mxico, Bruno Ferrari, dijo aBloombergen una entrevista en ingls en agosto de 2011 que hoy en da lo que estamos viendo es que estamos teniendo una gran lucha contra la delincuencia de manera que, como he dicho, [se] garanticen las inversiones futuras y las inversiones que se tienen en este momento porque lo que estamos viendo es que Mxico est luchando para prevalecer contra la delincuencia. (38)

Las aseveraciones de Ferrari estn respaldadas por las experiencias de la lite empresarial transnacional. De acuerdo con un artculo de portada deBusiness Weeken 2009, (39) los ataques contra personal extranjero y de las fbricas han sido poco frecuentes en Ciudad Jurez y otras ciudades fronterizas a lo largo de las rutas del narcotrfico, incluyendo Reynosa, Nuevo Laredo y Tijuana.

La polica ya ha sido entrenada con instrucciones especiales para atender a las empresas transnacionales. Tras el secuestro de un ejecutivo de una empresa, la polica sugiri a sus administradores que alteraran sus rutinas de trabajo; que dejaran Jurez antes de la puesta del sol, y que se adhirieran a las dos arterias principales. Las patrullas fueron reforzadas a lo largo de estos caminos, creando corredores relativamente seguros entre la frontera y los parques industriales. (40)

An de mayor importancia es otro tipo de seguridad que necesitan las empresas transnacionales. Como subray el director de la Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe, Lo que es importante para un inversionista en cuanto a la seguridad tiene que ver con la seguridad jurdica y el riesgo en el pas. (41)

Esta nocin de seguridad evoca el modelo de Colombia: la paramilitarizacin al servicio del capital. Ese modelo incluye la formacin de escuadrones de la muerte paramilitares, el desplazamiento de la poblacin civil, y un aumento en la violencia. En el sector comercial, son los y las trabajadores, las pequeas empresas y un sector de las lites locales, quienes son los ms afectados por las polticas de la guerra contra las drogas.

Aunque estos aspectos no oficiales de la guerra contra las drogas se presentan a veces como dao o amenaza a la inversin extranjera directa, de hecho, es la violencia la que controla a los y las trabajadores y desplaza comunidades campesinas de los territorios de inters para la expansin de las empresas transnacionales.

El otro lado del modelo colombiano

Durante generaciones, las comunidades indgenas y campesinas en Colombia haban defendido el ttulo colectivo de sus tierras, sin embargo, los grupos paramilitares los han obligado a huir.

Este fenmeno es descrito brevemente por David Maher y Andrew Thompson: las fuerzas paramilitares siguen avanzando en un proceso de acumulacin de capital a travs del desplazamiento forzado de comunidades en zonas de importancia econmica. Una gran parte de los ciudadanos de Colombia siguen abandonando sus tierras ya que son desplazados por la fuerza de sus hogares, satisfaciendo el apetito voraz de corporaciones multinacionales extranjeras (principalmente de Estados Unidos) para el territorio colombiano, a la vez que se arraiga el programa econmico neoliberal en la sociedad colombiana. (42)

En 2001, los paramilitares fueron responsables de la mitad de los desplazamientos forzados en Colombia. Los grupos de guerrilla causaron 20% de los casos, y tanto los paramilitares como la guerrilla, otro 22%. (43) Los grupos paramilitares no slo tienen la mayor parte de la responsabilidad, sino que tambin son ms eficaces en la instigacin de desplazamiento. (44)

En Colombia, la paramilitarizacin es tambin beneficiosa para las empresas transnacionales que desean disuadir a la organizacin sindical: Como parte del prolongado apoyo para la campaa de contrainsurgencia, la violencia paramilitar-estatal mantienen como objetivo sistemtico a los grupos civiles, tales como las organizaciones sindicales, que se consideran una amenaza para la poltica econmica y la estabilidad que favorezca el desarrollo neoliberal de Colombia. Esto ha convertido a Colombia en un lugar atractivo para la inversin extranjera, pues las malas condiciones laborales y los bajos salarios mantienen altos los ndices de ganancia. (45)

Los bien documentados casos de la bananera Chiquita Brands, la minera Drummond, y el gigante del petrleo BP, han examinado vnculos entre grupos paramilitares y empresas transnacionales de Estados Unidos. (46) En marzo de 2007 en una corte de Washington, DC, representantes de Chiquita Brands se declararon culpables por haber efectuado pagos al grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). (47)

Chiquita realiz ms de 100 pagos a las AUC con un valor de ms de $ 1.7 millones, segn el Departamento de Justicia de EE.UU. Chiquita Brands pag dinero manchado de sangre a los terroristas como Carlos Castao para proteger sus propios intereses financieros, segn la firma de abogados que representa a las vctimas.

La experiencia (hasta ahora)

La colusin directa entre las transnacionales estadounidenses y los grupos paramilitares es en general difcil de probar, y cuando las pruebas surgen es probable que no se descubran rpidamente.

Pero ya sabemos que a un grupo de compaas de Texas se les acusa de complicidad con los Zetas para importar ilegalmente combustibles robados. (48) (Los Zetas son el brazo armado del Crtel del Golfo, que opera en el noreste de Mxico. Los dos grupos se dividieron en 2010, y desde entonces los Zetas se han convertido esencialmente en un grupo narco-paramilitar, a pesar de que en los medios de comunicacin se refiere a ellos como un crtel de drogas.)

Los Zetas son una fuerza paramilitar, el Dr. William Robinson, autor deUna teora del capitalismo global, me dijo en una entrevista realizada el verano pasado. Bsicamente se trata de la creacin del paramilitarismo junto con la militarizacin formal, lo cual es un modelo colombiano.

Los Zetas estn activos en varias partes de Mxico, particularmente Tamaulipas, Nuevo Len y Veracruz, y tambin tienen la culpa por las masacres en el estado mexicano de Jalisco y en el Petn, Guatemala. Aunque no son el nico grupo paramilitar en Mxico, son el grupo que sin duda recibe la mayora de la atencin por parte de los medios de comunicacin.

Hay que tener en cuenta que Santos, el Presidente colombiano, al igual que [el presidente guatemalteco Otto] Prez Molina, quiere ampliar el Plan Colombia, que no slo significa el fortalecimiento de la lucha contra el narcotrfico, sino tambin en realidad significa convertirlo en una forma de paramilitarismo a fin de generar un nuevo tipo de contrainsurgencia, no en contra de los movimientos sociales, sino en contra de las comunidades indgenas, dijo Mximo Ba Tiul, un analista Maya Poqomchi y profesor radicado en Guatemala.

Si bien existe una vacilacin por parte de los periodistas para vincular la cobertura de la guerra contra las drogas con las luchas en torno a los recursos naturales, hay una creciente lista de lugares donde este tema y las lecciones de la guerra de EE.UU. en Colombia se pueda explorar.

Los residentes de Ciudad Mier, una pequea comunidad en Tamaulipas, salieron en masa a causa de la violencia paramilitar. La ciudad se encuentra en lo alto del campo de gas ms grande de Mxico, al igual que una gran parte del violento estado.

En el Valle de Jurez, considerado el lugar ms peligroso en Mxico, los asesinatos y las amenazas han obligado a muchos a abandonar el lugar. A la vez, se est construyendo un nuevo cruce fronterizo entre los EE.UU. y Mxico.

En Santa Mara Ostula, una pequea comunidad indgena nahuatl en la costa de Mxico, por lo menos 28 personas han sido asesinados (y otros cuatro han desaparecido) por la violencia paramilitar y estatal desde 2009. Estratgicamente ubicado, su territorio se encuentra en una zona rica en minerales.

En la Sierra Madre en el norte de Mxico, las empresas mineras canadienses operan en reas en las que incluso funcionarios del gobierno temen entrar a causa de la presencia de narcotraficantes armados.

En el Petn, Guatemala, debido a la presencia de los Zetas los funcionarios del gobierno militarizaron la zona y declararon un estado de sitio de ocho meses que concluir a principios de 2012. Anuncios recientes indican que una nueva fiebre del petrleo est teniendo lugar en la misma regin.

La paramilitarizacin tambin puede afectar a los capitalistas locales, regionales e incluso nacionales relacionados con la economa nacional, obligndoles a cerrar sus tiendas y negocios. Esto, a su vez, abre el espacio para que las empresas transnacionales y los inversionistas obtengan acceso a los sectores de la economa anteriormente dominada por los capitalistas locales.

Las empresas mayormente afectadas por la violencia son las ms pequeas y aquellas ubicadas en los estados del norte de Mxico, escribe Guadalupe Correa Cabrera, un profesor de la Universidad de Texas en Brownsville. La inseguridad perjudica en mayor medida a pequeos y medianos productores, empresarios y comerciantes debido a que el crimen organizado tiene ms facilidad de penetracin con ellos, que con los directivos de empresas grandes los cuales, en muchos casos, operan desde fuera del pas (49).

De acuerdo con la Coparmex, una asociacin empresarial mexicana, 160,000 empresas cerraron debido a la inseguridad durante el 2011. (50) Hay una reconversin de la economa que tiene lugar a nivel nacional que est favoreciendo a [las grandes empresas], y est haciendo que [los mexicanos] sean conviertidos en empleados en lugar de ser empresarios, dijo Correa Cabrera durante una presentacin en Baja California Sur en febrero.

Los precedentes en Colombia y los actuales acontecimientos en otros lugares sugieren posibles reas para la profundizacin de la investigacin con el fin de determinar mejor en qu medida Mxico y Centroamerica estn siendo sometidas a un modelo en el cual, como informan David Maher y Andrew Thomson, el terror paramilitar siga teniendo un papel decisivo en la creacin y el mantenimiento de las condiciones propicias para la expansin del programa neoliberal, tales como los bajos costos laborales y el acceso a la tierra(51)

El aumento de estudio e investigacin de las nuevas polticas econmicas alentadas por las polticas antinarcticos de los Estados Unidos podra ayudar a revelar la magnitud de la transformacin econmica que se ha iniciado en Mxico y Centroamrica.

Las elecciones en Mxico no prometen alivio del horror y la violencia de la guerra, que lo ms probable continuar durante al menos otros seis aos. Todos los aspirantes a la presidencia propondrn continuar o intensificar la guerra contra los mafiosos, segn un artculo recin publicado enThe Economist(52).

Sin una mejor comprensin, las discusiones sobre la guerra en Mxico podran permanecer restringidas dentro de la retrica de la prohibicin de las drogas frente a su liberalizacin. Este tipo de debate es totalmente errneo como medio para denunciar y movilizar resistencia a la guerra contra las drogas, que se trata de implementar mayor control social y territorial sobre las tierras y las personas, en el inters de la expansin capitalista.

Dawn Paley es periodista independiente y co-fundadora de la cooperativa de medios de Vancouver, Canad. Su twitter es @dawn_. Este articulo fue escrito en ingls y publicado en su version original porAgainst the Current.


Notas

1. La Jornada. Fracaso de Lucha antinarco es intencional, asegura Chomsky. 13 mayo 2012. Consultado el 14 de mayo 2012 a partir de:http://www.diario.com.mx/notas.php?f=2012/05/13&id=31c61357e326f44eaad52d40dac06e74.

2. Barry, Tom. Zapatas Revenge. South End Press, 1995. pp 43.

3. Teichman, Judith. Privatization and political change in Mexico. Pittsburgh: University of Pittsburgh, Biblioteca Digital de Investigacin. 12/22/2009. Consultado el 10 de marzo 2012 a partirhttp://digital.library.pitt.edu/cgi-bin/t/text/text-idx?idno=31735055592376; vista = toc, c = pittpress.

4. Snchez Gonzlez, Manuel. Economa Mexicana: Una mirada de Largo Plazo. Banco de Mxico. 08 de marzo 2012. Consultado el 20 de marzo 2012 a partir de: pg. 24.

5. Petro Strategies Inc. Worlds Largest Oil and Gas Companies. Consultado el 10 de mayo 2012 a partir de:http://www.petrostrategies.org/Links/worlds_largest_oil_and_gas_companies.htm.

6. Robert J. Bunker (2011): Grand strategic overview: epochal change and new realities for the United States.Small Wars & Insurgencies, 22:05, 736.

7. Chomsky, Noam. Plan Colombia. Extrado de Rogue States.Consultado el 17 de marzo 2012 a partir de:http://www.chomsky.info/books/roguestates08.htm.

8. Just the Facts. Grant Aid to Colombia through International Narcotics Control and Law Enforcement.Obtenido el 17 de marzo 2012 a partir de: OFICINA de asuntos Internacionales de Narcticos y Asuntos de Orden Pblico. 2012 INCSR: Country Reports Colombia.07 de marzo 2012. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://www.state.gov/j/inl/rls/nrcrpt/2012/vol1/184098.htm# Colombia.

9. United States Government Accountability Office. PLAN COLOMBIA: Drug Reduction Goals Were Not Fully Met, but Security Has Improved; US Agencies Need More Detailed Plans for Reducing Assistance.Octubre de 2008. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://www.gao.gov/new.items/d0971.pdfp. 17.

10. United States Government Accountability Office. PLAN COLOMBIA: Drug Reduction Goals Were Not Fully Met, but Security Has Improved; US Agencies Need More Detailed Plans for Reducing Assistance.Octubre de 2008. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://www.gao.gov/new.items/d0971.pdfp. 90.

11. United States General Accounting Office. DRUG CONTROL: US Counternarcotics Efforts in Colombia Face Continuing Challenges.Febrero de 1998. Consultado el 13 de marzo 2012 a partir de:http://www.gao.gov/archive/1998/ns98060.pdfp. 6.

12. United States General Accounting Office. DRUG CONTROL: US Counternarcotics Efforts in Colombia Face Continuing Challenges.Febrero de 1998. Consultado el 13 de marzo 2012 a partir de:http://www.gao.gov/archive/1998/ns98060.pdfp. 28.

13. Departamento Nacional de Planeacin de Colombia, Departamento de Seguridad y Justicia de Colombia. Plan Colombia Progress Report, 1999-2005. Septiembre de 2006. Consultado el 07 de abril 2012 a partir de: (Pp 9).

14. Banco de la Repblica. FLUJO DE Inversin Extranjera Directa (IED) EN COLOMBIA BALANZA DE PAGOS. 2011. Consultado el 20 de marzo 2012 a partir de:http://www.banrep.gov.co/economia/flujos/C2Flujo_Paises_2007.xls.

15. Gordon, Julie. PDAC-Colombia to award mining concessions gradually. Reuters.05 de marzo 2012. Consultado el 17 de marzo 2012 a partir de:http://www.reuters.com/article/2012/03/05/canada-mining-pdac-colombia-idUSL2E8E57EP20120305.

16. Banco de la Repblica. Flujos Inversin Extranjera DIRECTA EN COLOMBIA SEGUN LA ACTIVIDAD ECONOMICA BALANZA DE PAGOS. 2011. Consultado el 20 de marzo 2012 a partir de:http://www.banrep.gov.co/economia/flujos/C1flujoinv.xls. The Economist. Gushers y armas. The Economist. 17 de marzo 2012. Consultado el 20 de marzo 2012 a partir de:http://www.economist.com/node/21550304.

17. Ecopetrol. Perspectiva histrica Obtenido 14 de mayo 2012 a partir de:http://www.ecopetrol.com.co/contenido.aspx?catID=32&conID=36271.

18. Banco de la Repblica. Flujos Inversin Extranjera DE DIRECTA EN COLOMBIA SEGUN ACTIVIDAD ECONOMICA BALANZA DE PAGOS. 2011. Consultado el 20 de marzo 2012 a partir de:http://www.banrep.gov.co/economia/flujos/C1flujoinv.xls.

19. United States Government Accountability Office. PLAN COLOMBIA: Drug Reduction Goals Were Not Fully Met, but Security Has Improved; US Agencies Need More Detailed Plans for Reducing Assistance.Octubre de 2008. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://www.gao.gov/new.items/d0971.pdfp. 101.

20. DeShazo, Peter et. Al. Back from the Brink evaluating Progress in Colombia, 19992007.Noviembre, 2007. Consultado el 11 de marzo 2012 a partir de:http://csis.org/files/media/csis/pubs/071112-backfromthebrink-web.pdf.

21. Banco de la Repblica. FLUJO DE Inversin Extranjera Directa (IED) EN COLOMBIA BALANZA DE PAGOS. 2011. Consultado el 20 de marzo 2012 a partir de:http://www.banrep.gov.co/economia/flujos/C2Flujo_Paises_2007.xls.

22. Department of the Army. Counterinsurgency. FM 24.3, MCWP 3-33.5. Diciembre, 2006. Consultado el 11 de mayo 2012 a partir de:http://www.fas.org/irp/doddir/army/fm3-24.pdf(pg. 1-28).

23. Ford, Jess T. DRUG CONTROL: International programs face significant challenges reducing the supply of illegal drugs but support broad US foreign policy objectives. Testimony Before the Subcommittee on Domestic Policy, Committee on Oversight and Government Reform, House of Representatives.21 de julio 2012. Consultado el 11 de marzo 2012 a partir de:http://www.gao.gov/products/GAO-10-921T.

24. Delgado-Ramos, Gian Carlo, Romano, Silvina Mara Political-Economic Factors in U.S. Foreign Policy: The Colombia Plan, the Mrida Initiative, and the Obama Administration 2011 38: 93 Perspectivas de Amrica Latina. pp 94.

25. Embajada de EE.UU. en Mxico. Ambassadors Private Dinner With President-elect Calderon. 29 de septiembre de 2006. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://cablegatesearch.net/cable.php?id=06MEXICO5607#para-4964.

26. Embajada de EE.UU. en Mxico. Ambassadors Private Dinner With President-elect Calderon. 29 de septiembre de 2006. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de: #http://cablegatesearch.net/cable.php?id=06MEXICO5607prrafo-4964-1.

27. Seelke, Clara R. Mrida Initiative for Mexico and Central America: Funding and Policy Issue. Congressional Research Service. Congressional Research Service. 19 de abril 2010. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://fpc.state.gov/documents/organization/141560.pdf.

28. La crisis de la droga hacia los Estados Unidos sigue siendo una amenaza significativa para la seguridad nacional, reza el primer Congreso en la bsqueda de la Iniciativa Mrida.110th Congress (2007-2008). Merida Initiative to Combat Illicit Narcotics and Reduce Organized Crime Authorization Act of 2008 (Referred in Senate RFS).H.R.6028. SEC. 101. FINDINGS. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://www.gpo.gov/fdsys/pkg/BILLS-110hr6028rfs/pdf/BILLS-110hr6028rfs.pdf.

29. Clinton, Hillary R. Remarks at the Central American Security Conference (SICA). 22 de junio de 2011. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://www.state.gov/secretary/rm/2011/06/166733.htm.

30. Voz de Amrica. Meridas New Direction 3 de marzo de 2012. Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://www.voanews.com/policy/editorials/MERIDAS-NEW-DIRECTION-141416863.html(Esto representa una capacidad mucho mejor por parte de los EE.UU. obtener fondos mexicanos en comparacin con el compromiso de Colombia bajo el Plan Colombia, que estaba ms cerca de 2 a 1). Ver: Departamento Nacional de Planeacin de Colombia, Departamento de Seguridad y Justicia de Colombia, pp 9.

31. Seelke, Clara R. Mrida Initiative for Mexico and Central America: Funding and Policy Issue. Congressional Research Service. 19 de abril 2010.Consultado el 09 de marzo 2012 a partir de:http://fpc.state.gov/documents/organization/141560.pdfp. 2.

32. Misin de la USAID a Mxico. Competitiveness program 2nd quarter FY 2010. (Enero-marzo 2010). Consultado el 11 de mayo 2012 a partir de:http://pdf.usaid.gov/pdf_docs/PDACR720.pdf.

33. Lara Monroy, Magdalena, Ed. ACCIONES CRUCIALES en Competencia y Regulacin. Centro de Investigacin Para El Desarrollo, AC 2011. Consultado el 12 de mayo 2012 a partir de:http://accionescruciales.cidac.org/documentos/acciones.pdf.

34. Frnandez, Diana. PEMEX can be more competitive. 2 de abril de 2012. Consultado el 14 de mayo 2012 a partir de:http://eng.fundsamericas.com/news/business/8845/PEMEX-can-be-more-competitive.

35. Snchez Gonzlez, Manuel. Economa Mexicana: Una mirada de Largo Plazo. Banco de Mxico. 08 de marzo 2012. Consultado el 20 de marzo 2012 a partir de: pg. 22.

36. Lange, Jason. Mexico sees 2010 FDI bouncing back. Reuters. Consultado el 14 de mayo 2012 a partir de:http://www.reuters.com/article/2010/05/04/us-latam-summit-mexico-investment-idUSTRE64351D20100504.

37. COMISIN NACIONAL de Inversiones Extranjeras. Informe Estadstico Sobre el COMPORTAMIENTO de la Inversin Extranjera DIRECTA EN MXICO. (Enero-diciembre de 2011). Consultado el 14 de mayo 2012 a partir de:http://www.economia.gob.mx/files/comunidad_negocios/comision_nacional/Informe_2011_IV.pdf.

38. Bloomberg. Mexicos Ferrari on Foreign Investment, Economy. 22 de agosto de 2011.Consultado el 13 de marzo 2012 a partir de:http://www.bloomberg.com/video/74229052/(19:45 sus comentarios fueron hechos en Ingls.)

39. Engardio, P. Smith, G. The Other Mexico: A Wave of Investment.Businessweek. 09 de abril 2009. Consultado el 19 de marzo 2012 a partir de:http://www.businessweek.com/magazine/content/09_16/b4127034232864.htm.

40. Smith, G. Doing Business in Harms Way. Businessweek. 09 de abril 2009. Consultado el 19 de marzo 2012 a partirhttp://www.businessweek.com/magazine/content/09_16/b4127034241721.htm.

41. Citado en: Duff, Devon, Rygler, Jen. Drug Trafficking, Violence and Mexicos Economic Future.Knowledge @ Wharton. 26 de enero 2011. Consultado el 07 de abril 2012 a partir de:http://knowledge.wharton.upenn.edu/article.cfm?articleid=2695.

42. Maher, David Thomson, Andrew. The terror that underpins the peace: the political economy of Colombias paramilitary demobilisation process. Estudios Crticos sobre el terrorismo, 4:1. (2011). pp 96.

43. Ibnez, A., Vlez, C. Civil Conflict and Forced Migration: The Micro Determinants and Welfare Losses of Displacement in Colombia., World Development, vol. 36, N 4, 2008. pp 661.

44. Ibnez, A., Vlez, CCivil Conflict and Forced Migration: The Micro Determinants and Welfare Losses of Displacement in Colombia., World Development, vol. 36, N 4, 2008. pp 661.

45. Maher, David Thomson, Andrew. The terror that underpins the peace: the political economy of Colombias paramilitary demobilisation process.Estudios Crticos sobre el terrorismo, 4:1. (2011). pp 96.

46. National Security Archive. The Chiquita Papers. 7 de abril de 2011. Consultado el 14 de mayo 2012 en:http://www.gwu.edu/~ nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB340/index.htm.

47. U.S. Department of Justice. Chiquita Brands International Pleads Guilty to Making Payments to a Designated Terrorist Organization And Agrees to Pay $25 Million Fine.Marzo 19, 2007. Consultado el 04 de junio 2012 a partir de:http://www.justice.gov/opa/pr/2007/March/07_nsd_161.html.

48. Paley, Dawn. Gulf of Mexico Agreement: Increased Oil Cooperation in a Time of War.Upside Down World. 25 de febrero 2012. Consultado el 14 de mayo 2012

49. Correa Cabrera, Guadalupe. Flujos de Inversin, Desarrollo Empresarial y Seguridad en Mxico: Las Empresas Mexicanas y Extranjeras en la ONU Entorno Violento. 1er Congreso Internacional: Gestin y Administracin Empresarial Para El Siglo 21. Febrero de 2012. P. 18-19

50. Desigaud, A. No Ms Retrica: Soluciones concretas un Inseguridad-la. Seal Coparmex 120. 03 de abril 2012. Consultado el 08 de abril 2012 a partir de:http://www.coparmex.org.mx/upload/SC_0120_AED_Inseguridad_al_alza.doc.

51. Maher, David Thomson, Andrew. The terror that underpins the peace: the political economy of Colombias paramilitary demobilisation process. Estudios Crticos sobre el terrorismo, 4:1. (2011). pp 103.

52. The Economist. Mexicos Drug War: Storm Clouds with Silver Linings.The Economist. 19 de mayo 2012. Consultado el 15 de junio 2012 a partir de:http://www.economist.com/node/21555593.
Fuente:http://upsidedownworld.org/main/en-espatopmenu-81/3815-el-capitalismo-de-la-guerra-contra-las-drogas

Fuente: http://dawnpaley.ca/2012/08/20/el-capitalismo-narco/#more-598


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter