Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-12-2012

El Partido Comunista Chino suea con un mundo que comercia en yuanes, pero tiene que empezar limpiando su propia casa
Se acerca la era del yuan

Pepe Escobar
Al-Jazeera

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Todos conocemos los nombres de la nueva generacin, de Xi Jinping, ahora secretario general del Partido Comunista Chino (PCCH) antes de ser consagrado como presidente el prximo ao, al vice-premier Li Keqiang. Pero qu importa el nombre? No gran cosa, porque ahora en China todo tiene que ver con el ataque estructural; cmo retocar el modelo de crecimiento econmico precipitado combinado con estancamiento poltico mientras al mismo tiempo se combate la corrupcin.

Xi ya ha hecho una advertencia al Politbur: Si la corrupcin aumenta en seriedad, arruinar inevitablemente el Partido y el Estado. Bueno, ya es tan seria que el propio Xi no puede dormir ante la posibilidad muy real de una Primavera rabe en mandarn, aunque una China en rpido desarrollo no es exactamente un Egipto econmicamente subdesarrollado. Pero la autocracia y la corrupcin siguen dominando la escena.

La cultura china es una cuestin de nmeros. Las tres principales fuentes de noches de insomnio para la mayora de los chinos son la inflacin, la corrupcin y la desigualdad. Lo mismo vale, esencialmente, para la economa, estpido. Pero a medida que la economa llega a un terreno ms escabroso, es inevitable que las masas comiencen a formular preguntas sobre todas las cosas disfuncionales involucradas en un rgimen de un solo partido. Por lo tanto, finalmente, este aumento de la corrupcin constituye una amenaza existencial para el sistema.

Oh, de nuevo esa crisis

Comencemos por la economa. Desde 2008, con los efectos de la fusin de la crisis financiera global hecha en EE.UU. con el incremento de los salarios en China, ahora es evidente que el antiguo modelo chino de exportacin tiene que ser reajustado. El aparato intensivo en mano de obra se deslocaliza ahora en masa a Indochina, especialmente a Camboya y Vietnam.

Economa china

Para complicar las cosas, hay una burbuja del mercado inmobiliario lista para estallar. Y luego est el Gran Salto Adelante de la generacin MTV/Google de China, la explosin demogrfica de los aos ochenta y noventa. En lo que a ellos se refiere, la pareja letal de la autocracia y la corrupcin es el opuesto absoluto a la tpica situacin beneficiosa china en la que todos ganan.

Pero a largo plazo, es todo eso tan poco prometedor para el modelo chino? No realmente. Despus de todo, la competencia no muestra un rendimiento realmente superior.

Hagamos un desvo geopoltico. La semana pasada, el reelecto presidente Obama se present en una cumbre en Phnom Penh, Camboya, para vender un Acuerdo Estratgico Trans-Pacfico de Asociacin Econmica (TPP), un mecanismo de libre comercio al estilo del NAFTA, que excluye a China.

Bueno, lo que sucedi realmente es que el 20 de noviembre, la Asociacin de Naciones del Sudeste Asitico (ASEAN), ms China, India, Japn, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda o sea nada menos que la mitad de la poblacin del mundo anunciaron que iniciaran un Acuerdo de Asociacin Econmica Regional Integral, excluyendo ya adivinasteis al propio EE.UU. Juego, set y partido para Pekn.

No cuesta ver por qu. Un nmero basta: 2008.

Hasta 2008, la globalizacin turbo-capitalista, centrada en EE.UU., era el nombre del juego. En The Making of Global Capitalism: The Political Economy of American Empire (Verso, London and New York, 2012), Leo Panitch y Sam Gindin demuestran ampliamente la importancia estratgica del capital estadounidense en reas como la tecnologa de la informacin.

Hasta 2008, EE.UU. representaba casi un 75% de toda la inversin en investigacin y desarrollo del mundo industrializado en el espacio areo y los instrumentos cientficos, y hasta un 50% en la electrnica y los productos farmacuticos. Las corporaciones estadounidenses dominaban en la alta tecnologa y los servicios empresariales (de administracin, legales, de ingeniera, consultora y financieros).

EE.UU. tenatres de las cuatro principales empresas de hardware tecnolgico, software y ordenadores, aeroespaciales/militares y equipamientos y servicios petroleros. Tena cuatro de cinco en los medios globales. Tena dos de tres en productos farmacuticos, transporte industrial, equipamiento industrial y telecomunicaciones de lnea fija. Tenanueve de los principales 10 en servicios financieros globales.

Despus de la mayor crisis econmica desde (e incluida) la Gran Depresin, la principal ventaja competitiva de EE.UU. su ilimitado impulso innovador fue cuesta abajo, ya que el capital de riesgo para la manufactura de alta tecnologa simplemente desapareci. Asia quiere y necesita de EE.UU. productos de alta tecnologa de alto valor agregado. Lo que no necesita es una superpotencia que pide prestado como si se acabara el mundo para financiar una deuda gubernamental multibillonaria.

Mientras tanto, en paralelo, haba comercio entre China y el resto de Asia que sobrepasaba el comercio entre Asia y EE.UU. Otra manera de decirlo es que, en trminos econmicos, el pivoteo hacia Asia ya est moribundo.

Una vez ms, consideremos las cifras. Asia exporta en conjunto 20% ms que el mximo exportado antes de la crisis de 2008. Europa, por otra parte, exporta ms de 20% menos.

China exporta un 50% ms al resto de Asia no menos de tres veces ms que lo que exporta a EE.UU. Las exportaciones chinas a EE.UU. no aumentan. Hace diez aos, China importaba cinco veces ms de Asia que de EE.UU. Ahora importa 10 veces ms de Asia, en comparacin con EE.UU.

La moneda sigue al comercio (y pensar que Mitt Romney quera lanzar una guerra monetaria/comercial contra China el Primer Da de su fallida presidencia!). Prcticamente, casi cada divisa asitica comercia ms en yuanes que en dlares de EE.UU. Cualquiera que viaje por Asia del Este se dar cuenta de que el yuan ya es la moneda de referencia de facto. Es un resultado inevitable de la creciente integracin comercial regional.

Tengo yuanes, viajar

Durante los ltimos meses, se ha exagerado mucho la posibilidad de un aterrizaje forzoso (de la economa) china. Al contrario, la economa china se est recuperando en el cuarto trimestre, creciendo un 8,4% (en comparacin con 7,4% en el tercer trimestre), segn un reciente informe del Instituto de Investigacin Econmica de la Universidad Renmin.

China terminar por crecer un 8% en 2012, por cierto 1,3% menos que en 2011, pero todava por sobreel 7% predicho. Esto se debe a un auge del consumo interior y mucha inversin en infraestructura; al mismo tiempo, no hay seales de desempleo masivo o deflacin. Podra ser una seal de que el PCCh est haciendo bien las cosas antes de la tan cacareada lucha interna contra la corrupcin. Segn el Instituto de Investigacin Econmica, en 2013 China volver a crecer un sorprendente 9,3 por ciento.

Los think-tanks de la escuela excepcionalista en Washington deberan comenzar a considerar un hecho contundente: a EE.UU. le resulta cada vez ms complejo y costoso mantener su hegemona. En toda Asia, el dlar estadounidense est en relativa cada. E histricamente esa cada se parece a la decadencia de la libra esterlina britnica as como del poder imperial de Gran Bretaa de 1918 a mediados de los aos sesenta.

Obviamente, la decadencia del dlar estadounidense tiene lugar en paralelo con el ascenso del yuan. Este ser totalmente convertible incluso antes de la fecha sealada usualmente mencionada de 2020. Esto significa que dentro de los prximos cinco aos, la mayor parte de Asia Oriental, si no toda, formar parte del bloque del yuan. Inevitablemente, China ser el mayor socio comercial de todas las naciones de Asia Oriental.

Esto significa que la mayor parte de su comercio ser en yuanes; la moneda de referencia de sus propias monedas ser el yuan; y la moneda de reserva para todos ser el yuan. Por cierto, habr un perodo de tres monedas de reserva global simultneas, el dlar estadounidense, el euro y el yuan; pero, en ltima instancia, la principal moneda del mundo ser el yuan.

No hay nada que un pivoteo del Pentgono pueda cambiar. En cuanto al Reino del Medio, ahora es el momento de combatir al monstruo de Tres Cabezas: corrupcin, corrupcin, corrupcin.

Pepe Escobar es el corresponsal itinerante de Asia Times. Su ltimo libro es Obama Does Globalistan (Nimble Books, 2009).

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2012/11/2012112895215981884.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter