Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2012

Espaa
Con los mayores tampoco se juega

Alberto Montero Soler
Financial Red


Este viernes pasado, como tantos otros viernes de este ao que est a punto de concluir, el almuerzo vena con sorpresa: el gobierno no iba a revalorizar las pensiones de los jubilados por la prdida de poder adquisitivo acumulada durante el ao 2012. Eso significaba, bsicamente, que todos ellos iban a perder para siempre casi un 2% de su poder adquisitivo (la diferencia entre la subida del 1% decretada para 2012 y la tasa de inflacin a noviembre de este ao, que era del 2,9%). Eso s, para el prximo ao, las pensiones inferiores a mil euros subiran un 2% y un 1% las superiores a ese importe. Dicho lo cual, el gobierno y el partido que lo respalda desplegaba toda su batera retrica para infundir espritu de responsabilidad entre los jubilados y hacerles entender que la decisin no era culpa del gobierno y vena impuesta por la realidad, en palabras del propio presidente del gobierno.

Tanta desfachatez cansa. Creo que habra que recordarle a Mariano Rajoy qu nos dice la realidad porque igual hay una parte de esa realidad a la que l no le presta excesiva atencin, a pesar de ser la que ms la merece.

La realidad nos dice que la medida de revalorizacin hubiera supuesto 4 mil millones de euros que, al parecer, no tenemos; pero la realidad tambin dice que, desde que comenz la crisis, se han aprobado ayudas directas para salvar a los bancos por valor de 216 mil millones de euros, es decir, el 21% del PIB o, lo que es lo mismo, que lo que se ha dedicado a salvar a la banca equivale a 54 veces lo que supondra la revalorizacin de las pensiones. Al parecer, la realidad s que daba para una cosa, pero no para la otra.

Pero, adems, la realidad tambin nos deca este lunes pasado que somos, junto a Rumana y Bulgaria, el pas de la Unin Europea con un mayor porcentaje de poblacin en riesgo de pobreza, el 21,8%; es decir, incluso despus de producirse todas las transferencias sociales por parte del Estado para tratar de paliar esa situacin, casi 12,5 millones de personas se encontraba en riesgo de exclusin social en 2011. Esto es completamente lgico si tenemos en cuenta que Espaa es el pas de la UE-27 en donde ms estn creciendo las desigualdades sociales: si antes de la crisis el 20% de la poblacin ms rica ingresaba 5,3 veces lo que ingresaba el 20% de la poblacin ms pobre, en 2011 esa proporcin haba subido hasta 6,8 veces, cuando la media europea es del 5,1 o la de Alemania es de 4,5.

Como pueden imaginarse, estos datos son una expresin inequvoca de lo que est suponiendo la crisis para Espaa y, especialmente, para sus grupos sociales ms desprotegidos: una transicin acelerada y sin paracadas hacia la pobreza y el subdesarrollo.

Pero si seguimos indagando un poquito ms sobre la realidad, Eurostat tambin nos dice que casi el 21% de las personas mayores de 65 aos se encontraban, despus de haber recibido su pensin, por debajo del umbral de pobreza. Esto tambin es comprensible si tenemos en cuenta que, segn datos del Ministerio de Trabajo y de la Seguridad Social, el 43,6% de los jubilados cobra una pensin inferior a 641 euros o que la pensin ms frecuente, la que cobran ms de 885 mil jubilados, se sita entre los 550 y los 600 euros y miles de ellos tienen a varios familiares sin ingresos a su cargo.

As que tampoco es de extraar que el 73% de los espaoles tema no tener suficiente dinero para poder jubilarse e integren el grueso de ese 11% de europeos que piensan que no va a poder jubilarse nunca. Y los que se jubilen siempre podrn seguir el modelo alemn, la nueva tierra de las oportunidades, en donde casi 800 mil jubilados, 120 mil de ellos mayores de 75 aos, trabaja en un minijob por 400 euros mensuales para complementar su pensin y realizando tareas tan gratificantes como repartir peridicos o reponer productos en las estanteras de los supermercados.

Y si esa es la situacin de muchos jubilados que dependen de su pensin pblica, para aqullos que tuvieron la posibilidad de ahorrar durante su vida activa y han cado en la trampa de los planes de jubilaciones privados el panorama tampoco es muy halageo: en el ltimo ao, slo un 16% de los 1.199 planes de pensiones privados existentes en el pas obtenan una rentabilidad por encima del 1,9% que era la tasa de inflacin interanual en junio (as que el porcentaje se habr reducido significativamente si tenemos en cuenta la tasa de inflacin del 2,9% de noviembre); el resto, la gran mayora, perda poder adquisitivo cuando no directamente sufra minusvalas. Pero, claro, para difundir esto ltimo los bancos e instituciones financieras no dedican tantos recursos como a sufragar trabajos acadmicos para demostrar que el sistema pblico de pensiones no es sostenible, algo completamente falso como he defendido en otros escritos.

As que, cansado de tanta visin sesgada de la realidad como la que muestra el presidente del Gobierno, slo me queda decir que, si hace unos das escriba ante el brutal incremento de la tasa de pobreza infantil que con los nios no se juega, ahora es el momento de reivindicar que, sobre todo por respeto a nosotros mismos, tampoco se puede jugar con los mayores.

Artculos relacionados:

Qu mala es la realidad!

Con los nios no se juega

Hablemos de las pensiones

Fuente:

http://financialred.com/el-gobierno-ha-dedicado-a-salvar-a-la-banca-54-veces-mas-de-lo-que-costaria-revalorizar-las-pensiones/

Alberto Montero Soler (@amonterosoler) es profesor de Economa Aplicada de la Universidad de Mlaga y presidente de la Fundacin CEPS. Acaba de publicar junto a Juan Pablo Mateo el libro "Las finanzas y la crisis del euro: colapso de la Eurozona", en Editorial Popular. Puedes leer otros textos suyos en su blog La Otra Economa.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter