Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2012

Sin Chvez en campaa cada quien atiende su juego

Aram Aharonian
Rebelin


Las elecciones presidenciales del pasado 7 de octubre marcan inevitablemente el rumbo de los comicios regionales que se llevarn a cabo el 16 de diciembre. No se pueden trasladar los resultados de las elecciones presidenciales a un escenario totalmente diferente, pero el triunfo del proceso bolivariano marca de manera positiva la campaa electoral de las candidatas y candidatos chavistas.

Hay otra diferencia. El presidente Hugo Chvez est en tratamiento mdico en Cuba, reduciendo su participacin en la campaa.

Pero, a diferencia de los comicios presidenciales de octubre, los venezolanos no estn demasiado animados por las elecciones de gobernadores, ni preocupados por la disparada del dlar negro. En realidad estn ms entusiasmados con las gaitas estridente msica zuliana que ocupa todos los espacios sonoros cada fin de ao-, el campeonato nacional de bisbol y, obviamente, la fiebre de las compras navideas y los eventuales viajes de fin de ao con el cupo de tres mil dlares al dlar oficial.

Pero el calendario electoral as lo establece: primero las presidenciales, luego la de gobernadores y, tres meses despus, la eleccin de alcaldes y ediles. En esta ocasin, diez de los 23 candidatos chavistas son militares, todos ellos designados por el comando partidista y no por las bases. Los abanderados de la oposicin, salvo en dos estados donde se presentan dos opciones (Monagas y Tchira), fueron electos en comicios internos en febrero de este ao.

Lo cierto es que en Venezuela no habr una eleccin el 16 de diciembre, habr 23 elecciones, son 23 realidades que tienen algunos denominadores en comn.

Para los analistas, el inters en las elecciones regionales se concentra en diez estados: Miranda, Zulia, Carabobo, Tchira, Nueva Esparta, Lara, Monagas, Aragua, Mrida, Anzotegui. De ellos, Miranda, Zulia, Carabobo, Tchira, Lara y Nueva Esparta son vitales para la oposicin. Los actuales gobernadores vienen de la oposicin o saltaron (caso Henri Falcn en Lara) la tranquera.

Para Luis Vicente Len, director de la encuestadora Datanlisis y letrista de la oposicin, para sta el xito no depende del nmero de estados que gane sino de la relevancia de los mismos.

Los votos obtenidos en las elecciones presidenciales y en las regionales no coinciden. Se pierden cerca de 15 puntos porcentuales de votantes entre uno y otro (que en este caso representan cerca de dos millones y medio de personas).

La razn, segn Datanlisis, es que hay un grupo relevante de votantes que se siente cautivado por Chvez y vota en presidenciales por l y luego se divide entre quienes simplemente no votan en ningn otro evento electoral hasta la prxima presidencial (lo que reduce la participacin) y quienes lo hacen, pero cruzan su voto para premiar o castigar la gestin especfica de un gobernante regional. Los nmeros indican que este efecto combinado afecta ms al chavismo que a la oposicin. Claro si los opositores votan.

La verdad es que no es posible que la oposicin gane la mayora de las gobernaciones en esta oportunidad, pero eso ha sido cierto tambin en el pasado. S tiene la opcin de retener las gobernaciones rebeldes de Lara y Monagas y tiene posibilidad de conquistar algn espacio chavista, en Mrida, Anzotegui, Bolvar y Aragua.

En la llamada Mesa de Unidad Democrtica, prcticamente en situacin de retiro efectivo, se tiene conciencia que la mayora de las gobernaciones quedar en manos del chavismo. No habr sorpresa en eso, pero puede haberla en algunos smbolos. Es claro que la oposicin no va a retener todos los estados que tiene pero, la batalla fuerte est en los dos smbolos principales, Zulia y Miranda, los de mayor poblacin en el pas, la guinda del postre.

Mientras, siguen las presiones para unificar fuerzas en Tchira y Monagas, porque de ir por separado los candidatos opositores, harn posible una victoria chavista.

El general Jorge Luis Garca Carneiro (gobernador de Vargas) y el teniente coronel de la aviacin Wilmer Castro Soteldo (de Portuguesa) son los aspirantes a la reeleccin que seguramente ganarn con mayor nmero de sufragios.

El mismo espritu de victoria pero para el antichavismo ronda en los estados en los que la oposicin obtuvo ms votos que Chvez en los comicios del 7 de octubre; Mrida y Tchira, aunque la figura de Jos Vielma Mora, ha cambiado el panorama en la segunda entidad, fronteriza con Colombia.

Buena parte del electorado opositor piensa que hay que seguir adversando, en cualquier terreno, el desarrollo del modelo pas que encabeza el presidente, pero habr un hbrido en estas elecciones, con un sector que valorar la gestin de los gobernadores que van a la reeleccin.

La abstencin en el ao 2008, cuando se realizaron las elecciones regionales, estuvo entre 29% y 36%. El 7 de octubre la abstencin alcanz su nivel ms bajo: fue de 19%. Algunos estados tendrn una eleccin muy cerrada, y eso seguramente puede movilizar mucho ms al electorado: Miranda, Lara, Zulia, Tchira, Carabobo.

Hay un elemento que intenta convertir en nacional la campaa electoral de los candidatos bolivarianos a las gobernaciones. La campaa de los candidatos oficialistas arranc con un diseo que demuestra que hay un esfuerzo y un mensaje por desarrollar una campaa muy coherente a escala nacional, es decir, con un mensaje base muy homogneo, insistiendo mucho en que esta eleccin del 16 de diciembre tiene que ser la ratificacin de la victoria del 7 de octubre. O sea, nuevamente Chvez es el portaaviones para sus candidatos.

Desde 1989, cuando en Venezuela se aprob la eleccin directa de gobernadores nunca se ha exigido a ningn candidato que sea originario o que viva en el estado para el cual opta. Es el caso del maestro y ex ministro de Educacin Aristbulo Istriz, candidato a gobernador de Anzotegui, y de Tareck El Aissami, hasta hace poco ministro del Interior, en Aragua.

En los estados Delta Amacuro, Portuguesa, Monagas, Vargas, Gurico, Yaracuy, Cojedes, Apure, Falcn y Barinas hay claramente un escenario de triunfo oficialista. En Anzotegui, Aragua, Sucre, Carabobo y Trujillo hay una inclinacin en este sentido y en Zulia, Tchira, Lara y Miranda y Carabobo va a ser ms trabajoso.

Preocupa seriamente a las filas bolivarianas la posibilidad de perder el reducto de Bolvar, gobernado desde hace ocho aos por el general Francisco Rangel Gmez. Estado rico en hidrovas, oro y toda clase de minerales, es sede de las industrias bsicas del hierro, acero y aluminio de la regin Guayana. Geopolticamente, tanto Amazonas como Bolvar son zonas fronterizas con Brasil, Colombia y la Repblica Cooperativa de Guyana, de acceso directo a la Amazonia y al Atlntico.

Estos dos estados, junto a la insular Nueva Esparta y la andina Mrida son los ms difciles de conquistar por la Revolucin Bolivariana. En Monagas las divisiones marcadas de la oposicin hacen muy difcil un acuerdo, lo que le da una ventaja inicial a la chavista Yelitze Santaella. En Bolvar y Mrida la divisin es en las filas bolivarianas, lo que debilita las candidaturas oficiales.

Transicin

Una ciudadana vctima de la ineficiencia y paradjicamente comprometida con el proyecto socialista, se activa ante la crtica y la irreverencia para denunciar la burocratizacin, las mafias enquistadas y la corrupcin administrativa, delatando una burocracia disfuncional e ineficiente, que se solaza en el exceso de formalismo y papeleo y se regodea en la superconformidad con rutinas y procedimientos, seala la sociloga Marycln Stelling.

Aade que la ciudadana exige la devocin estricta a las normas y procedimientos, que adquieren carcter absoluto y sagrado para el funcionario, orientado al interior de la organizacin y al superior jerrquico que evala su desempeo.

Quedan en evidencia virtuosos burocrticos contrarios a los cambios y organizaciones divorciadas de sus fines y, ms aun, de su compromiso poltico con la transicin al Socialismo S XXI.

Lo cierto es que desde filas chavistas, usualmente la crtica se percibe como un acto de traicin que demanda estigmatizacin y exclusin. Pero felizmente, en este su tercer perodo, el presidente Chvez ha legitimado la crtica y la autocrtica en tanto principalsimas fuerzas motoras del proceso, que convocan la participacin activa de la ciudadana en la profundizacin y direccin de esta transicin.

Pero lo cierto agrega Stelling- es que hasta tanto la autocrtica y la eficiencia no se consoliden, seguirn surgiendo gritos desesperados, gritos del silencio producto de la sordera burocrtica, de una gestin y un seguimiento deficiente y de la obstruccin de los canales de participacin. No basta la cacareada madurez poltica alcanzada por la ciudadana que se expresa en sus intentos de participacin, reprimidos, maniatados y aplastados por un techo burocrtico, firma la coordinadora del Observatorio de Medios y directora ejecutiva del Centro de Estudios Latinoamericanos Rmulo Gallego (Celarg).

Los socialdemcratas, los de adentro y los de afuera de la revolucin pacfica, siempre han intentado ralentizar el proceso, seala Un grano de maz, una de las columnas ideolgicas del proceso. Ese parece ser su papel principal. Saben que proceso detenido o extraviado es fcil presa. Llega a un perodo de reformismo donde define su destino, es el de mayor peligro, en el se cruzan las lneas de la Revolucin y la Reforma, es una encrucijada.

La Revolucin, ya lo adverta Gramsci, en el claroscuro que unos llaman transicin y otros perodo de reformismo, se corre el grave peligro del surgimiento de los monstruos. Aade que la socialdemocracia comenz hace rato su labor de zapa: primero plantearon el hbrido capitalsocialismo, luego propusieron formas capitalistas de organizacin social, las comunas y los consejos comunales, mientras que en lo poltico plantearon dilogo, amnistas.

Y, en un comunicado Accin Democrtica, el partido socialdemcrata, seal que se va a insertar, sin complejos de ninguna ndole, en el debate propuesto por el oficialismo sobre el Poder Popular. AD se sabe propulsora de la actividad comunal desde su fundacin y mal puede un partido como AD, que ostenta la Vicepresidencia de la Internacional Socialista, oponerse al empoderamiento de la poblacin venezolana.

Guerra intestina

Aparece con claridad una cierta decepcin dentro de un sector del mundo opositor y un reclamo porque el candidato Henrique Capriles cambi el escenario nacional por el regional, lo que puede desmovilizar a una parte de los electores de Capriles, que en general tampoco ven con buena calificacin a su gestin de gobierno en el estado Miranda.

Hace dos o tres meses Capriles Radonski haca un denodado esfuerzo no solo por parecerse a Hugo Chvez, sino por apropiarse y resignificar algunas de las ideas-fuerza del chavismo. Derrotado, hoy vuelve a su esencia: el ms rancio anticomunismo. Capri- les argument en televisin que el plan de gobierno bolivariano para Miranda presuntamente lo estn elaborando en Cuba. Nosotros no le vamos a entregar a Miranda al castro-comunismo, dijo.

Asimismo, hay un cierto desmembramiento de algunos factores de la autodenominada Mesa de la Unidad Democrtica, que se manifiesta en la renuncia de algunos de sus miembros, los reclamos y las observaciones que han hecho los partidos tradicionales Accin Democrtica y Copei, en virtud del comportamiento de Primero Justicia y del comando de Capriles en la campaa nacional en el marginamiento de esos partidos.

No es secreto alguno el hecho de que una nueva derrota de Capriles lo sacar del juego poltico, seguramente junto a sus compaeros de la derechista Primero Justicia, lo que ser del agrado, sin dudas, de la gente de AD y Copei y, sobre todo del lder acciondemocratista Henry Ramos Allup que cree que puede ser el prximo candidato a gobernador de Miranda, para posicionarse en la carrera presidencial.

Por eso no llam demasiado la atencin el hecho que Accin Democrtica (AD) informara que se insertar sin complejo de ninguna ndole en el debate propuesto por el Gobierno Bolivariano sobre el Poder Popular, lo que abre una brecha con sus socios unitarios de la MUD.

Constituyente?

Enftico y tajante fue el presidente Hugo Chvez para explicar que el llamado a Constituyente que realizaron lderes del PSUV, no es para cambiar la Constitucin o eliminar las gobernaciones y alcaldas sino para debatir el Segundo Plan Socialista de la nacin.

El programa socialista es indispensable para sacar a Venezuela del atraso al que fue sometida durante la Cuarta Repblica, recalc Elas Jaua, ex vicepresidente y candidato a gobernador de Miranda.

En el debate constituyente convocado por el presidente Hugo Chvez vamos a hacer un anlisis crtico de lo que hemos alcanzado hasta ahora, en lo que hemos fallado, en aquello en lo que podamos mejorar, para hacer realidad el sueo de nuestros hijos, aadi el nuevo ministro de Informacin, Ernesto Villegas, quien dijo que el debate seguir hasta el 10 de diciembre.

Y el gobierno debi dar un paso al costado: consider anormal que surgieran algunas opiniones suspicaces que tomaron al pie de la letra la proclamacin del proceso constituyente, cuya meta pareciera ser ms darle participacin al pueblo en la discusin del Segundo Plan Socialista de la Nacin 2013-2019, que comenz el 11 de noviembre con diversas asambleas de trabajo.

Para algunos analistas, este debate popular servira para demostrar la participacin popular, en momentos en que nacan crticas desde distintos sectores por la aplicacin de la dedocracia en la seleccin de los candidatos a gobernadores.

Para el diputado, escritor, docente y periodista Earle Herrera, la ocasin no es propicia para andar debatiendo planes, sino para subir cerros y patear barrios buscando votos.

Mientras, desde el exterior y desde nichos acadmicos se insiste en un necesario dilogo entre gobierno y oposicin, en base a que sta acumul un buen porcentaje de votos, el jefe parlamentario de AD, Edgar Zambrano, aparece promoviendo una amnista.

Quiz fueran factibles medidas de gracia para los polticos presos y los expatriados voluntarios, si comienzan por aceptar la realidad, con su portavoz dando el ejemplo, sealan analistas bolivarianos.

Mientras, las gaitas siguen sonando a todo volumen, los shoppings, centro comerciales y ferias populares estn llenas de pueblo que, con sus aguinaldos cobrados, van en busca de los regalos navideos, mientras todos estn seguros que aquel 81% de participacin en las elecciones del 7 de octubre no se repetir este 16 de diciembre.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter