Portada :: Cultura :: Teatro
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2012

"Theatre Uncut/Teatro sin cortes" en Mxico: entrevista con Sebastin Liera
"Cuando las realidades son complejas, las respuestas de quienes hacemos teatro deben ser igualmente complejas"

La Otra Chilanga


En el centro del monitor, la imagen de la webcam queda enmarcada entre una modesta torre de videos a la izquierda y una va de libros, revistas y carpetas de documentos engargolados a la derecha. Es algo as como una ventana virtual por la que podemos asomarnos a la habitacin de Sebastin Liera, coordinador operativo de Teatro Hacia el Margen, A.C. y co-organizador en Mxico de la campaa internacional Theatre Uncut/Teatro sin cortes que del 12 al 18 de noviembre de 2012 se llev a cabo en diversos espacios escnicos de distintos rincones del planeta. Despus de 12 aos de gobiernos panistas, es decir, de derechas, Mxico regresa a manos del priismo que lo gobern desde 1929 con los nombres de Partido Nacional Revolucionario (de 1929 a 1938), Partido de la Revolucin Mexicana (de 1938 a 1946) y Partido Revolucionario Institucional (de 1946 a 2000); el primer da de este regreso, los gobiernos federal y de la Ciudad de Mxico, encabezados por Enrique Pea Nieto y Marcelo Ebrard, reprimieron a sangre y fuego las manifestaciones de organizaciones y movimientos que afirman que el triunfo electoral del ex gobernador del Estado de Mxico fue resultado de un fraude de escandalosas proporciones. Este el contexto de nuestra entrevista.

Sebastin, cuntanos un poco en qu consisti la campaa de Theatre Uncut/Teatro sin cortes para quienes apenas nos estamos enterando de ella.

Theatre Uncut/Teatro sin cortes tiene, creo yo, tres momentos: el primero fue la declaracin de corte al gasto social en 2010 por parte del Gobierno de Coalicin de David Cameron y Nick Clegg en Gran Bretaa, al mismo tiempo que en Grecia y Espaa estaban sucedindose el sin fin de manifestaciones que seran el caldo de cultivo para el Movimiento Global de Los Indignados; el segundo es la respuesta ante dicho anuncio (el recorte a Cultura podra alcanzar hasta un 40 por ciento) por parte de algunas colegas mujeres de teatro convocadas por Hannah Price, mismo que desemboca en la primera edicin de Theatre Uncut, en marzo de 2011, con la participacin de unas 80 agrupaciones teatrales de distintas partes del Reino Unido y cuatro ciudades ms en otros pases: Nueva York y Chicago, en Estados Unidos; Dubln, en Irlanda, y Berln, en Alemania, y el tercero es la decisin de Hannah Price y Emma Callander, como directoras artsticas de Theatre Uncut, y Sarah Brocklehurst, como productora ejecutiva, de ampliar la convocatoria a otros pases con situaciones de crisis diversas en sus particularidades pero hermanadas en su origen: el modo de produccin capitalista, respondiendo dramaturgas y dramaturgos de Grecia, Espaa, Islandia Siria y Estados Unidos, adems del mismo Reino Unido.

No hubo respuesta de escritoras o escritores latinoamericanos?

Lo ignoro; no s cmo se llev a cabo la convocatoria. Supongo que en la medida en que la iniciativa fuera prendiendo ms colegas se iran enterando y diran esta boca es ma, y que algunos lo hicieron y otros no.

T, cmo te enteraste?

A travs de Twitter: Carolina Jimnez, una escengrafa mexicana cuyo trabajo admiro y una persona a quien quiero mucho, tuite algo as como ya vieron esto?; clique en el enlace y fui a dar a la pgina web de la Red de Teatros Alternativos que desde su plataforma Cultura contra la mentira, y junto con Teatro Nuevo Fronterizo y la Sala Beckett, de Barcelona, estuvo replicando la experiencia de Theatre Uncut en Espaa y compartiendo los trece textos de esta edicin traducidos al castellano.

Cmo es eso?

El qu?

La participacin de un nodo organizativo en Espaa que se encargara de las traducciones al castellano.

Bueno, como yo lo entiendo, el equipo nuclear de Theatre Uncut (Hannah, Emma y Sarah) concentr los trece textos dramticos que se reunieron de los pases que te digo; entre ellos, dos obras en espaol y una en cataln, y supongo que una cosa llev a la otra.

Qu se haca con los textos que enviaban los dramaturgos?

Se ponan se pusieron a disposicin de quien quisiera y pudiera llevarlos a la escena, ora a manera de simples lecturas en la sala de su casa o en el caf de costumbre o en la escuela o en el trabajo, ora en una puesta en escena hecha y derecha con todos los elementos de produccin, y todas las posibilidades intermedias.

Algo as como el teatro de guerrillas de los setenta?

Algo parecido, s. Aunque me recuerda ms a los circuitos de Teatro Abierto, en la Argentina de principios de los ochenta, o los de Teatro Clandestino y Teatro til, de Casa del Teatro y el Foro Shakespeare, en los noventa y ahora en 2011.

Pienso en lo de Theatre Uncut/Teatro sin cortes y no puedo dejar de recordar un poema de Benedetti, Hechos / Noticias, donde dice que lo que para los europeos fue un hecho para nosotros fue slo noticia, y viceversa: por eso nunca nos entendimos bien. No sucede ms o menos as con una iniciativa como sta que, luego de surgir en Europa como respuesta a los recortes a la cultura, se retoma en el Tercer Mundo?

Es el Benedetti de Inventario, no?

S, as es.

Pues, no lo s. Supongo que en cierta medida s, tal vez. Pero, bueno, el mundo del Benedetti de Inventario no es el mismo mundo de ahora, unos cuarenta aos despus. Benedetti se refiere al estalinismo, a Cuba y a Nicaragua, y a los desencuentros entre los militantes de los partidos comunistas europeos y latinoamericanos: segn Benedetti, en Amrica Latina no entendamos el estalinismo y en Europa no entendan Cuba ni Nicaragua. Creo que, ahora, ni unos ni otros entendemos nada de nada. La burocratizacin y el totalitarismo del Partido Comunista sovitico, la dictatorial inamovilidad de la octogenaria cpula del Partido Comunista cubano o la reparticin del pastel entre los altos cuadros del Frente Sandinista tras la derrota electoral de 1989, slo pueden entenderse a travs de la lente del pragmatismo que llev a Stalin acordar con Hitler la invasin a Polonia, al gobierno cubano a saludar a los gobiernos priistas en Mxico y desdear los movimientos de liberacin nacional y a los sandinistas a coincidir con el clero ms reaccionario y distanciarse de la clase trabajadora.

Es el pragmatismo lo que hace que una iniciativa como Theatre Uncut/Teatro sin cortes, surgida en Inglaterra ante el anuncio de recortes al gasto pblico, pueda ser entendida y retomada, incluso, en Mxico?

Son las coincidencias. Tras la cada del llamado bloque socialista, el pragmatismo sent sus reales ganndole la partida a la ideologa; las izquierdas, los partidos de izquierdas, se fueron destiendo. En Europa, la socialdemocracia lim las aristas, o crey haberlo hecho, al modo de produccin capitalista con el Estado de bienestar; en el Tercer Mundo, la dictadura ms larga de que se tenga memoria: la del PRI, en Mxico, goza del beneplcito de la Internacional Socialista. En se contexto, el del neoliberalismo, la produccin artstica y cultural entr a los parmetros de la balanza comercial, los productos creativos se convirtieron en mercancas y la nocin de cultura como argamasa que da solidez al tejido social se impregn del canon comercial donde el placer y el deseo son la materia prima. Quienes antes nos autonombrbamos trabajadores del arte y la cultura en consonancia con el discurso constructivista ruso, nos quitamos los overoles al vernos convertidos en prestadores de servicios; la globalizacin capitalista hizo con nosotras y nosotros aquello que la propaganda estadunidense siempre acus al internacionalismo proletario: nos homogeniz.

Pero, a pesar de sa homogeneizacin que dices, los discursos estticos son tantos como creadores hay en el mundo.

S, claro, no creamos igual; los universos de nuestro imaginario pueden llegar a ser de lo ms diversos; pero las diferencias, cuando de negociar con el modo de produccin capitalista se trata, son cada vez menos diferentes. En Mxico, y en buena parte de Latinoamrica, no contamos con los recursos que la iniciativa privada y el sector pblico han puesto hasta hace poco a disposicin de las y los creadores artsticos en Europa; incapaces, salvo quizs la excepcin de las y los argentinos, de encontrar modelos de autogestin, el ejemplo europeo era el ideal a seguir para muchos. La crisis estructural que est echando abajo el Estado de bienestar, el reventadero de burbujas financieras, la deuda que est ahogando las economas nacionales de los pases de la Unin Europea arrastrando al euro consigo y, finalmente, los recortes en gasto pblico, especialmente en educacin, salud y cultura, es algo que en Mxico entendemos perfectamente.

Por qu?

Porque ac siempre hemos estado en crisis. La crisis es el pan nuestro de cada da. Nosotros, nosotras, le hemos entrado al trabajo creativo en crisis. En Europa, que alguien cuente con 350 mil euros para producir una puesta en escena quizs no indigne a nadie; pero, en Mxico, eso equivale al presupuesto que durante las dos ltimas administraciones federales se ha asignado para la operacin anual de la red de teatros del Seguro Social, la ms grande de Amrica Latina. As, pues, otorgarle esa misma cantidad: alrededor de unos 6 millones de pesos, a un solo productor teatral, no slo lo vemos como un dispendio; nos parece una chingadera.

Ha pasado?

Entiendo que s. Y, sin embargo, cabra preguntarse si hacer un gasto as es necesario para hacer buen teatro.

Lo es, Sebastin? T crees que es necesario?

No, por supuesto que no, no creo que sea indispensable; los botones de muestra sobran en todo el pas. Pero s creo que la calidad de muchas puestas en escena mejoraran si quienes participamos en ellas gozramos de salarios u honorarios justos y de las prestaciones mnimas que hasta antes de la contrarreforma laboral recin promulgada otorgaba la ley.

Segn t, cunto sera lo justo?

Mira, imaginemos un montaje cuya produccin, slo la produccin, nada de honorarios, podra oscilar entre 100 y 200 mil pesos. A esto summosle, ahora s, los honorarios; pero pensemos en que las y los actores cobraran por ensayo, como en Europa, aunque un solo salario mnimo, como buena parte de los trabajadores en Mxico; un reparto de unas 20 personas, incluyendo al director y al productor con sus respectivos asistentes, a razn de 60 pesos tanto por ensayo cuanto por funcin, significaran unos 36 mil pesos por mes de ensayos para cubrir los honorarios del reparto: 108 mil en los tres meses de un proceso de puesta en escena tambin promedio, y 120 mil para una temporada de 100 funciones despachadas a lo largo de los nueve meses restantes del ao. Estaramos hablando de que un actor o una actriz, con un proyecto teatral as, estara percibiendo unos 7 mil 800 pesos al ao: menos de 500 euros.

Eso te parece justo? Eso es una miseria.

Exactamente: es una miseria. Un actor, en esas condiciones, con al menos otros tres proyectos iguales, ganara unos cuatro salarios mnimos por ocho horas de trabajo si cada ensayo fuera de dos horas y percibira al ao poco ms de 31 mil pesos; algo as como 2 mil 600 pesos al mes.

Perdn, pero sigue siendo una miseria.

En efecto, lo sigue siendo, y es justo a lo que voy: que an pagando esa miseria, cada proyecto costara mximo 428 mil pesos; un milln 712 mil, para levantar los cuatro proyectos. Cuntas agrupaciones teatrales en Mxico pueden contar, ya no digamos con el milln y medio, sino nada ms con los 400 mil pesos anuales para producir una sola de sus puestas en escena?

Creo que muy pocas.

Y estamos hablando de condiciones de miseria. Ves entonces a lo que me refiero?

Que en Mxico se produce teatro en condiciones inframiserables.

As es. Mira, quizs no podamos responder a cabalidad cunto sera lo justo; pero s podemos asegurar que aquello con lo que contamos es, a todas luces, injusto. 400 mil pesos, es lo mximo que otorga el FONCA en su Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones; un milln 950 mil, es lo mximo que otorga en su Programa Mxico en Escena. Ni uno solo de los 15 proyectos que salieron seleccionados en la categora de teatro de la convocatoria ms reciente del primero, llega a los 300 mil pesos; del segundo an no sabemos los resultados de la convocatoria ms reciente, pero en el mejor de los casos en la categora de teatro quedaran seleccionados unos diez proyectos, dos o tres de los cuales obtendran el mximo estimado.

Eso, sin hablar de corrupcin.

Eso, sin hablar de corrupcin que, para hacerlo, tendramos que tener los documentos que probaran que la hay. Yo slo estoy haciendo una accidentada radiografa de la situacin; estoy hablando de cmo estn en general las finanzas en materia cultural y del contexto de crisis en que stas estn, digamos, funcionando en Mxico.

De all que digas que la crisis estructural que se est viviendo en Europa y que propici Theatre Uncut/Teatro sin cortes es algo que entendemos perfectamente en Mxico.

Creo que se resume con un tuit que le le a Pascual Serrano recientemente y que cito de memoria: Ellos exigen mejores salarios y prestaciones, nosotros que nos devuelvan a dnde estbamos. Ellos somos las y los trabajadores del Tercer Mundo; nosotros son [email protected] del Primer Mundo. Al ellos, que somos nosotros, nos parece injusto que la Compaa Nacional de Teatro cuente con 19 millones y medio de pesos al ao para operar, porque la miseria en el pas es tanta que eso es una desigualdad intolerable; pero al nosotros, que son ellos, 1 milln 218 mil 750 euros les alcanza para muy poco: la Old Vic Theatre Company, con todo y recorte a la Cultura, tiene garantizada una subvencin de ms de 5 millones de euros por parte del Bristol Arts Council y al Royal National Theatre se le aprob una renovacin de 70 millones de euros para su sede de South Bank Riverwalk.

Cules son, entonces, las coincidencias?

Parafraseando a Serrano, podramos decir: nosotros exigimos mejores salarios y prestaciones, ellos que los devuelvan a dnde estaban. La coincidencia entre el ellos y el nosotros, en el marco de Teatro sin cortes, puede resumirse en que nosotros quisiramos tener las oportunidades que tienen ellos y en que ellos no quieren perderlas.

Cambiar el orden actual de las cosas.

Comparaste a la Compaa Nacional de Teatro con la Old Vic; crees, entonces, que es justo el gasto pblico que se hace en la CNT?

Mencion a la CNT para poner un ejemplo. Creo que es injusto el gasto pblico que se hace en educacin, ciencia, deporte, arte y cultura (con todo y que el presupuesto en este ltimo rubro haya alcanzado niveles histricos durante el sexenio de Caldern); creo que es ms injusto an que el gasto pblico que se destina a las secretaras de Marina, Defensa Nacional y Seguridad Pblica aument ms decididamente que el gasto que se etiqueta para las universidades pblicas del pas, y creo que es ms injusto todava que las recetas para salvar las finanzas nacionales pasen por rescatar a los bancos y las empresas y exprimir a las y los trabajadores.

Pero eso no responde mi pregunta.

No, no la responde; porque, por un lado, la entrevista no es sobre la CNT, sino sobre Theatre Uncut en Mxico y, por otro lado, tu pregunta lleva jiribilla, es medio tramposa.

Tramposa por qu?

Porque, siendo simplistas, la respuesta es: no, no es justo; pero, si somos complejos, veremos que no es justo en el orden actual de las cosas; as, pues, lo importante es cambiar se orden de cosas, porque es se orden lo injusto. Pero, en lugar de eso, exigimos (porque ni siquiera nos organizamos) que se le recorte el presupuesto a la Compaa Nacional de Teatro o a cualquier otro proyecto cientfico y cultural que incomoda nuestro populismo de escritorio. La desigualdad social, el que haya actores de primera y actores de segunda, como dice Enrique Olmos de Ita en un artculo publicado recientemente en la revista Replicante, porque la medida es lo que ganan y cmo lo ganan, no es producto de la existencia de la Compaa Nacional de Teatro; es producto de un sistema donde la existencia de la Compaa Nacional de Teatro evidencia dichas desigualdades.

Entonces, que siga?

Que siga o que no siga no es lo importante; lo importante, insisto, es cambiar el orden actual de las cosas. En el actual orden existe una CNT; bajo otro orden, redefiniendo sus propsitos y reajustando su presupuesto, podran crearse muchas ms compaas nacionales; treinta, cincuenta, cien

Crear dos, tres, muchas CNTs, es la consigna?

Ingeniosa parfrasis de la frase del Che para descalificarme.

Es que Compaa Nacional slo puede haber una.

Te respondera parafraseando ahora a Mario Cant Toscano en Arrojados al mundo sin cobertor de lana: eso es un problema de semntica. No hay un slo Mxico; Mxico es muchos Mxicos; qu es lo nacional y qu no lo es? Por qu, si no hay un slo teatro ni un slo pblico teatral (la revista Paso de Gato habla incluso de la Repblica Teatral), s hay una sola CNT?

Pero si una CNT ya es un dispendio, no lo sera el que hubiera otras cien?

S, si lo que se pretende es darle a cada una 19 millones y medio de pesos para su operacin anual en un pas con las enormes desigualdades que tiene Mxico; pero el problema de la CNT no es su existencia, sino la crisis en medio de la cual existe, y, sa crisis, a su vez, no es en s misma el problema, sino el modo de produccin que la ocasiona.

No son lo mismo?

No, una va de la mano del otro; pero no son lo mismo. El capitalismo est inmerso en infinitas contradicciones; pero, a veces, esas contradicciones parecen guardar un cierto equilibrio entre s y no se habla de crisis: es el caso del Estado de bienestar. Pero, cuando las contradicciones son insostenibles, el equilibrio muestra su esencia de precariedad y se rompe; es entonces cuando salimos a las calles y exigimos mejores presupuestos, que no nos hagan recortes y hasta nos llamamos de nuevo trabajadores del arte y la cultura para convocar a otros sectores de la clase trabajadora a que se solidaricen con nosotros, sus hermanos de clase, porque nuestro trabajo, decimos, da fortaleza al tejido social. Sin embargo, mientras el equilibrio se mantena en pie, limitamos los gestos revolucionarios al Facebook, acudimos puntualmente por nuestra beca y la clase trabajadora, ms que nuestros hermanos, son nacos miserables a los que les llevamos teatro porque, o somos bien buena onda, o nos lo pide quien nos otorg la beca.

Sebastin..!

Queras que hablramos de justicia, no? Ahora bien, como parece que no podemos siquiera imaginar un modo de produccin econmica distinto al capitalismo, nos hacemos preguntas cuyas respuestas no impliquen acabar con la explotacin, la burla, la represin y el saqueo. Una de ellas, por ejemplo, es cunto costara tener cien compaas donde pudiera pagarse 10 mil pesos per cpita al mes a una nmina de 20 actores y actrices, donde tambin estuvieran incluidas la direccin y la produccin con sus asistentes, para poder exigir un mnimo de compromiso suyo que permita llevar a cabo dos o tres laboratorios decentes de puesta en escena al ao, cuya produccin oscilara entre los 100 mil y los 200 mil pesos cada una? Para algunos, esto es lo ms cercano que pueden estar de la equidad y la justicia.

Pero sera una reparticin ms justa que de qu te res?

De que confundimos la justicia con la reparticin del pastel; en Nicaragua, el Frente Sandinista crey que hacer lo mismo era democracia.

Pero eso, no lo de Nicaragua, lo de repartir el presupuesto que recibe la CNT, es ms justo que otorgar 19 millones y medio a un solo proyecto bastante cuestionable.

S, puede ser.

Te res; pero, estaramos hablando de unos 3 millones de pesos por cada una, no de 19 millones y medio a una sola.

300 millones de pesos para cien compaas de teatro de distintos puntos del pas, desde Baja California a Yucatn.

Y, no sera eso mucho mejor que crear 500 teatros salpicados por todo el pas que tarde o temprano estaran, o vacos y convertidos en bodegas, o en manos de algn funcionario que los rentara para fiestas de XV aos y graduaciones?

Por supuesto.

Pero, te da risa.

No me ro porque me burle; me ro porque, finalmente, las soluciones que se nos ocurren siguen respondiendo a lgicas capitalistas; o sea, siguen siendo fundamentalmente injustas e inequitativas. Pero, por supuesto que es mejor eso a la idea de los 500 teatros que recin se propuso desde el Conaculta; sobre todo, porque ya existe una red de edificios teatrales cuya poltica ha sido abandonarlos cada vez ms: la red de teatros del IMSS; lo que acabas de augurar no es una premonicin, es justo lo que le est pasando a sa red de teatros. Y, como ese caso, hay muchos ms; existe infinidad de espacios que podran convertirse en salas para teatro de pequeo formato, como ha sugerido el maestro Jos Ramn Enrquez desde su columna Pnico escnico en el diario Reforma, pero lo que va a hacer falta son compaas que puedan ocupar dignamente esos espacios.

No existen?

Claro que existen! Es ms, muchos de esos 500 teatros tambin ya existen; los mantienen heroicamente esas mismas compaas: en la ciudad de Mxico estn El Milagro, el Foro Shakespeare, LAB trece o Carretera 45 Teatro; en San Luis Potos, el Teatro del Rinoceronte Enamorado; en Yucatn, El Teatrito, La Rendija, Tovivo o Tapanco Centro Cultural. Lo que no existe es una poltica cultural que les abrigue y garantice su continuidad. Detrs de estos espacios hay esfuerzos titnicos de compaas que, a pesar del modo de produccin capitalista, apuestan por se camino porque, de algn modo, contar con espacios propios te da un cierto margen, una cierta libertad, aunque el mercado y sus leyes dicten los procesos de produccin y esa libertad se vea siempre acotada. En ese sentido, yo prefiero cien compaas de teatro como sas, con espacios propios dnde hacer laboratorio y recibir compaas hermanas, tejiendo un circuito de intercambios y residencias en el seno de la informe comunidad teatral y vinculndose con las comunidades, con sus vecinas y vecinos, donde residen, que todas las compaas y las muestras nacionales de teatro que a la megalomana y al patrioterismo se le ocurran.

Sin embargo, defiendes la existencia de la CNT y, supongo, aprovechando que la mencionas, de la Muestra Nacional de Teatro.

Defiendo que los espacios que se han abierto, sigan abiertos. Y, cuando hablo de espacios, no me refiero slo a lugares fsicos; hablo tambin de leyes, iniciativas que se convierten en programas, discursos que permean planes de estudios, acciones que se vuelven instituciones. Al modo de produccin capitalista y a los regmenes polticos que se ponen a sus pies, los espacios que signifiquen el que las personas salgamos de nuestras casas y vayamos al encuentro de las y los dems a dejarnos tocar por las emociones, las palabras y las ideas que nos hablen de nosotras y nosotros mismos, les resultan peligrosos; su existencia nos lleva a descubrir que no estamos solos, que otras y otros padecen y gozan lo que nosotros y que algunas de esas cosas, sobre todo las que padecemos, son resultado de un estilo de vida promovido por un modo de produccin econmica y vigilado por regmenes polticos autoritarios que tienen nombre y rostro.

Pero

Ms que un pero, es un por ende. Yo no puedo estar de acuerdo con quienes apuestan por que desaparezca la CNT, aunque est de acuerdo con ellas y ellos en que significa un dispendio; ni que se deje de organizar la MNT, aunque crea que muchas veces es slo la fiestota anual de un grupo muy reducido de colegas que se regodean en la soberbia de sus vanidades exacerbadas.

Por qu?

Fundamentalmente, por dos cosas: la una, que muchas y muchos de ellos han protestado despus de ser rechazados para entrar a la CNT que tan acremente critican o luego de haber quedado fuera de la seleccin que las direcciones artsticas de cada MNT hizo tal o cual ao u ocultando que ellas y ellos mismos han mamado del presupuesto que les han otorgado gobiernos a los que tildan de toda clase de insultos mientras se siguen llamando independientes.

Y, la otra?

Que, amn de toda esa hipocresa y toda esa mamonera que ha servido sobre todo para ir consolidando una extraa mafia de creadores que detentan el uso y disfrute del gasto pblico en materia artstica y cultural, estoy convencido que cerrar cualquier espacio, llmese CNT o MNT o como quieran y gusten bautizarlo, es un triunfo para quienes nos mal gobiernan: los verdaderos capos de capos del crimen organizado que tiene al pas sumido en la miseria en que sobrevive. Podemos no estar de acuerdo en cmo funcionan esos espacios, podemos sealar sus innumerables imperfecciones; pero, exigir que se cierren, es echar a la basura triunfos que costaron un chingo de trabajo alcanzar.

Aunque signifiquen un dispendio.

Yo no estoy tan seguro que el gasto en arte, cultura y ciencia sea un dispendio; creo que el tema fundamental es el de la desigualdad y el de la inequidad: muchos de los que sealan el dispendio en la CNT o la MNT son o han sido cmplices de se mismo dispendio cuando la desigualdad y la inequidad no los ha tocado a ellos. Aclaro: muchos, no todos; otros, sealan la desigualdad que hay detrs de las decisiones para apoyar tal o cual proyecto y abandonar a otros a su suerte, cardando ms fino en sus crticas.

Y, t?

Yo no soy nadie, lo que yo diga no importa y lo vers por el nmero de visitas a esta entrevista si la publicas. Pero quisiera sacar el lpiz para explicar a qu me refiero con que el tema fundamental es el de la desigualdad y la inequidad: el orden actual de las cosas, y, con ello, regresar a la razn principal de nuestra entrevista: por qu le entramos a la organizacin de Theatre Uncut/Teatro sin cortes y los planes que tenemos para darle continuidad en Mxico. Puedo?

S, adelante.

Bueno, segn el artculo de Enrique Olmos de Ita al que hice alusin antes, La Compaa Nacional de Teatro percibi poco ms de 19 millones 599 mil en 2012; habra que ver cunto han obtenido sus pares en los estados, pero si las cifras son similares a los 3 millones de pesos que se dice cost la operacin de la Compaa Estatal de Yucatn entre 2009 y 2011 y existen proyectos similares en todas las entidades federativas del pas, podramos estar hablando de alrededor de 100 millones de pesos. Por otra parte, siguiendo a Olmos, combinando recursos pblicos y capital privado, el EFITEATRO, con base en el Artculo 226 Bis de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, otorg un apoyo de 50 millones de pesos para el ao fiscal 2011 que reparti a un total de 51 proyectos de teatro; las producciones detrs de dichos proyectos, a su vez, para gozar de dicho apoyo, debieron comprometer a empresas de la iniciativa privada a aportar un monto igual; estaramos hablando de producciones que costaron entre uno y 4 millones de pesos cada una, 100 millones en total.

Llevaramos 200 millones si hacemos la suma.

Y, no he contado an las becas en los estados ni las que otorga la federacin, ni lo que cuestan las muestras y festivales nacionales y estatales de teatro cada ao; pero, djame seguir.

S, perdn.

Ya estoy como personaje de Eugenio Derbez, no?

S: Cllese, cllese; no me interrumpa!

Bien, los 19 millones y medio que se destinan a la Compaa Nacional de Teatro son insultantes a la luz del chingo de compaas que no reciben nada, y lo es ms todava si las becas de nuestros colegas en la CNT se comparan con lo que perciben los 82 millones de mexicanas y mexicanos que sobreviven en la pobreza. Segn cifras oficiales, el 10 por ciento de la poblacin con menos ingresos en Mxico obtiene un promedio de 8 mil pesos al ao; nuestros colegas de la CNT que menos perciben, los actores y actrices jvenes con experiencia, obtienen unos 250 mil pesos durante el mismo perodo; 400 mil, los actores y actrices de nmero, y 685 mil, su director artstico. Si comparas lo que perciben las personas en extrema pobreza y lo que ganan nuestros colegas por su trabajo, obviamente que la tendencia al melodrama nacional y a la crtica poca rigurosa te har decir que eso es una injusticia. Sin embargo, la injusticia no radica en cunto ganan nuestros colegas de la CNT; sino en las razones de por qu hay quien percibe en este pas sueldos tan miserables, y, esas razones estn en un modo de produccin criminal.

Que, como dices, tiene nombre y rostro.

Exacto. En medio de su alargada y pattica despedida, con todo y ridculo besito a la banda presidencial, Caldern dijo que l no era ningn delincuente; eso tendr que determinarse despus de enviarlo a juicio; pero, la verdad es que los delitos pertenecen ontolgicamente al mbito de lo moral: lo que no est en duda, porque pertenece al mbito de lo tico, es que es un criminal, y lo es porque es cmplice y socio de quienes han cometido, cometen y cometern prcticas e ideas criminales. Les parece injusto que el director artstico de la CNT pueda ganar por su trabajo 685 mil pesos cuando todava hay personas que ganan 8 mil pesos durante el mismo tiempo? Qu tan injusto les parece que un senador o un diputado, quienes son corresponsables de las leyes que hacen posible que an hoy alguien gane slo 8 mil pesos al ao, ganen entre 1 milln 560 mil y 1 milln 824 mil pesos en el mismo perodo? O, que un consejero del IFE, impuesto tras los nada democrticos acuerdos de los partidos polticos para ver quin y cmo controla la entelequia institucional que llaman rbitro electoral, gane 2 millones 148 mil? O, que el presidente de la Repblica, principal responsable de la administracin pblica que propicia tamaa injusticia, perciba hasta 2 millones 496 mil? Y, que un ministro de la Suprema Corte, sancionador privilegiado de este orden de cosas, obtenga hasta 4 millones 200 mil pesos?

Y eso que no hablas de nuestros empresarios en Forbes.

Porque me estoy limitando a los personajes que, como Caldern, son corresponsables de una injusticia y una inequidad que llamamos criminal por ser gobierno o parte del Estado; pero, aprovechando la mencin, dado que son los principales beneficiarios del criminal modo de produccin que padecemos, mencionemos a los que ms prensa han tenido: mientras en este pas sigue habiendo personas que ganan 8 mil pesos al ao y con ello tienen que ver cmo sobrevivir, El Chapo Guzmn, capo del narcotrfico protegido por los regmenes panistas con la venia de los grandes decididores del pas: el crtel del PRI, gana unos 27 mil 330 millones de pesos al ao, y los tres grandes capos de las telecomunicaciones en Mxico: Azcrraga Jean, Salinas Pliego y su familia y Carlos Slim, ganan respectivamente: 54 mil 663 millones, el primero; 455 mil 520 millones, los segundos, y 1 billn 822 mil 80 millones de pesos, el ltimo.

En un ao?

En un ao.

De dnde obtienes estas cifras?

Son pblicas. Las encuentras leyendo la prensa. Y, como vers, son parte de la principal coincidencia que tenemos con [email protected] colegas que organizaron Theatre Uncut/Teatro sin cortes en Gran Bretaa, Espaa, Portugal, Argentina, Brasil o Estados Unidos: la de hacer teatro bajo los dictados del modo de produccin capitalista, que es, insisto, criminal. Estoy de acuerdo que proyectos como la CNT y las compaas en los estados sean nostlgica reminiscencia de tiempos imperiales; pero, personalmente, yo prefiero que las administraciones pblicas tengan proyectos teatrales, dancsticos, musicales, cientficos y artsticos propios que, por eso mismo, puedan ser supervisados por la sociedad civil y las comunidades de creadoras y creadores, de investigadoras e investigadores; lo prefiero mil veces a que se recurso se emplee en vigilar, acotar, reprimir y coartar la libertad de la gente en nombre del orden y la seguridad.

Otra coincidencia con Theatre Uncut/Teatro sin cortes

As es. El Estado est obligado a velar por la pervivencia de trabajos de creacin e investigacin en las artes, las ciencias y la cultura. Lo que me parece mal es que el gasto pblico en estos rubros no abrigue a ms proyectos con iguales o mejores resultados en la escena: yo no quiero, por ejemplo, que a la Escuela Nacional de Arte Teatral del INBA o al Centro Universitario de Teatro de la UNAM les recorten el presupuesto que invierten en sus montajes de titulacin o puestas en escena de final de cursos; lo que yo quiero es que la Licenciatura en Teatro de la ESAY, por decir un ejemplo, pueda llevar a cabo prcticas escnicas que den cuenta a la sociedad yucateca de la formacin que nuestros estudiantes han alcanzado, sin la merma que significa estar montando con 9 mil pesos lo que en escuelas hermanas se monta con 40, 60 hasta 100 mil pesos. Lo que me molesta es que no todos tengamos la misma posibilidad de realizar las producciones que nuestro trabajo merece.

Pero se llegar a un punto en el que no se pueda seguir subvencionando por igual a una compaa que otra.

Porque las soluciones que se nos ocurren siguen estando inscritas a criterios capitalistas de produccin. Sin embargo, an as, esos criterios, de porqu a una compaa s se le subvenciona y porqu a otra no, deben ser muy claros. Ahora bien, ni la subvencin estatal ni la privada podrn resolver las finanzas del teatro en el seno del capitalismo. Creo en la bsqueda de modelos de autogestin y en la propiedad colectiva de los medios de produccin: en la autonoma financiera est la verdadera independencia de una agrupacin y es el mejor caldo de cultivo para la libertad creadora. Creo, tambin, en la austeridad de los recursos y en la apropiacin de los proyectos artsticos, cientficos y culturales por parte de las mismas comunidades. Creo en el abrigo de la gente y en la complicidad que se genera cuando la gente de una comunidad asume que un proyecto cultural es suyo. Creo en el teatro como espacio fundamental de encuentro de la tribu. Pero, si no cambiamos de raz el modo de produccin econmica de opresin que padecemos, todos los esfuerzos que hagamos en esos sentidos terminarn siendo asfixiados.

Entonces?

Hay que echarlos a andar, sin duda; son esos esfuerzos los que apuntalarn el cambio. Pero no bastar slo con ello; hay que sumarse a otras luchas, otros esfuerzos, otros proyectos.

Como Theatre Uncut/Teatro sin cortes

S, pero no slo. Yo, ms bien en lo que estoy pensando es en proyectos, luchas y esfuerzos polticos de otros sectores de la sociedad. Algunos artistas e intelectuales mexicanos se sumaron a la lucha electoral y apoyaron al candidato que, segn ellos, garantizara mejores condiciones de produccin; otros, quizs en un infantilismo de izquierdas, yo tengo mis dudas al respecto, al no considerar a dicho personaje sino otra pieza del rompecabezas capitalista nos decantamos por caminar de la mano de otras luchas con menos reflectores y menos prensa que la electoral porque consideramos que los modos de hacer poltica institucional, es decir: electoral, estn priizados. El problema es que no nada ms la poltica profesional est priizada, tambin nuestra manera de relacionarnos y ponernos de acuerdo est priizada; es muy difcil sacudirnos los modos priistas de pensar y de actuar, modos que son de agandalle, de corrupcin, de compadrazgos, de sacarle una tajada a todo con el menor esfuerzo, de hacer como que se hace pero sin hacer nada, de ser crticos hasta que nos toque una rebanada del pastel o de mojigateras hipcritas que rechazan la violencia venga de donde venga como si la violencia fuera un estado puro y no un mecanismo de control, cuando la ejerce el Estado, o un mtodo de lucha, cuando la emprenden los pueblos.

Piensas en lo que pas ayer durante la toma de posesin de Enrique Pea Nieto.

Sin duda. Una de las obras que se leyeron en el marco de Theatre Uncut/Teatro sin cortes, Ayer, de Helena Tornero, lo explica con toda claridad: un hombre y una mujer estn en medio de una cita romntica; l, ha dispuesto todo para pedirle que sea su esposa; ella, en cambio, comienza a cuestionarlo sobre lo que hizo ayer. l, responde que se qued hasta tarde revisando papeles; ella, pregunta: vas a decirme de una vez qu hiciste ayer o tendr que decrtelo yo. l, ayer, haba infiltrado una manifestacin que sera pacfica con el objetivo de reventarla; para ello, se visti, junto con otros compaeros suyos, con las ropas que acostumbran vestir los grupos de compas que militan en el anarkismo; con el rostro cubierto, hicieron destrozos y pusieron en la mesa el pretexto que necesitaban las fuerzas policacas para ejercer la represin; se retiraron dejando a las y los manifestantes a merced de toletes y gases lacrimgenos; se quitaron las ropas y volvieron a ponerse sus uniformes. Al da siguiente, los medios de comunicacin dieron cuenta de los destrozos haciendo una doble justificacin: la respuesta violenta de la polica, como legtima violencia; la detencin de las y los manifestantes, como cumplimiento de la ley.

Ayer, de Tornero, es el 1 de diciembre de 2012 en la ciudad de Mxico!

Y era el 15M, en la Puerta del Sol, o el 25S, en torno al Congreso, en Espaa.

Qu es lo que sigue, Sebastin?

Organizarnos. Hay colegas del oficio levantando espacios, mantenindolos y articulndose con otros. Por ejemplo, durante la semana de Theatre Uncut/Teatro sin cortes, el maestro Antonio Ziga, quien participaba en la Muestra Nacional de Teatro que este ao se celebr en San Luis Potos, nos escribi para decirnos que quera mandar el manifiesto de la recin creada RETA (que, entiendo, es una red de espacios de teatro alternativos) a las organizadoras en Londres; le ofrecimos servir de intermediarios y le propusimos que en el marco de la misma MNT organizara lecturas de Teatro sin cortes; nos dijo que aceptaba, pero no lo hizo; an as, aunque ya no haga nada de Theatre Uncut, estamos esperando el manifiesto, no tanto para enviarlo, porque quizs l ya lo envi directamente (aunque nos dijo que no lo ha hecho), sino para sumarnos a la RETA. Por otro lado, est el acompaamiento a nuestros colegas y compa[email protected] que se sumaron a #YoSoy132 y a la Convencin Nacional vs la Imposicin y que ayer fueron reprimidos, como es el caso del compaero Kuy Kendall, de Mitote Teatro, que est hospitalizado en la Cruz Roja de Polanco con exposicin de masa enceflica despus de haber recibido el impacto de una lata de gas lacrimgeno que le abri el crneo.

Igual que Alexis Benhumea.

Igual; aunque esperamos que el final no sea el mismo.

Dos frentes distintos.

Tenemos que caminar todas las trincheras y, adems, generar las propias.

Que seran, cules?

A raz de Teatro sin cortes algunos colectivos, como Teatro Hacia el Margen, el Colectivo Escnico El Stano, Por Qu No? Producciones, Paper Ennui Poesa Escnica y Proyecto Escnico, estrechamos vnculos de trabajo y una de las cosas hacia las que estamos apuntando es la solicitud formal de los derechos de las obras para organizar representaciones de las mismas; por otra parte, independientemente de lo que decidan en RETA y en esfuerzos similares, vamos a impulsar la organizacin de una red en la que coincidamos los colectivos y personas que llevamos a cabo las acciones de Theatre Uncut en Mxico, para dos tareas fundamentalmente: convocar a un esfuerzo similar al de Teatro sin cortes, pero con textos escritos por dramaturgas y dramaturgos mexicanos que aborden las realidades de los distintos Mxicos que somos, y crear un tejido que pueda replicar de mejor manera la siguiente edicin de Theatre Uncut.

Aspiran a ser coorganizadores de Theatre Uncut/Teatro sin cortes en 2013?

Tanto el Colectivo Escnico El Stano como Teatro Hacia el Margen, s; eso es lo que queremos. Es, no obstante, una discusin an pendiente en el seno de las otras agrupaciones. En todo caso, lo que queremos es hacerlo en conjunto con otras y otros colegas; mnimo, quienes respondieron a la convocatoria en 2012: Delta Teatro, de Sinaloa; Nova Teatro, de Veracruz; Holodrama y Teatro del Fantasma, del Distrito Federal; Berta Alicia Macas Lara y Artistas Escnicos, de Morelos; la Compaa Municipal de Teatro de Los Cabos, de Baja California; el Teatro Taller de Investigacin y Experimentacin Mexicano, de Puebla, y, de Yucatn, los que te mencion antes: Paper Ennui, Proyecto Escnico y Por Qu No?

Propondran, adems, los textos de escritoras y escritores mexicanos?

Por supuesto, es parte de la intencin de solicitar ser coorganizadores.

Crees que le entren, Sebastin? Crees que haya ms agrupaciones teatrales que quieran entrarle a todo se trabajo que ustedes les propondrn?

No s qu creer; pero s qu esperar, y espero que s.

Crees que el gobierno de Pea Nieto se los permita?

El gobierno de Pea Nieto, ni ningn otro gobierno, no tendra por qu no permitirlo.

No tendra por qu no; pero, crees que no?

Creo que se no debe ser nuestro punto de partida. A ttulo personal, cada una, cada uno, podemos estar de acuerdo o en desacuerdo con la represin; yo, y en esto quiero ser muy claro, a ttulo personal declaro que estoy en contra y en total desacuerdo con la represin: soy, como Kuy Kendall, adherente de la Sexta Declaracin de la Selva Lacandona del EZLN y milito en la Otra Campaa; la represin del 1D, como la de Atenco y la de Oaxaca, por mencionar algunas de las ms visibles, o la estrategia contrainsurgente contra las comunidades y pueblos zapatistas, es tambin una represin y una estrategia que me vulnera y atenta contra m y los mos

El Si tocan a [email protected], nos tocan a [email protected]?

As es Pero, y en esto tambin quiero ser muy claro, no puedo hablar en nombre de las y los dems, ni en nombre de mi agrupacin, ni en nombre de las dems agrupaciones. Somos, todas, compaas de teatro sin fines de lucro ni militancia partidista; nuestra trinchera es otra, muy distinta a las trincheras personales.

No es una contradiccin, una incongruencia?

No, de ninguna manera; cuando las realidades son complejas, las respuestas de quienes hacemos teatro deben ser igualmente complejas. Yo no soy un solo Sebastin; soy varios: el Sebastin pap, el Sebastin pareja amorosa, el Sebastin que escribe en los peridicos que le publiquen, el Sebastin que hace teatro, el Sebastin que da clases, el Sebastin amigo de sus amigas y amigos, el Sebastin hermano, el Sebastin hijo, el Sebastin etctera; la regla debe ser, siempre, no traicionar, no lastimar. No siempre lo logro; pero todos los das pongo, como muchas y muchos [email protected], todo mi esfuerzo en no hacerlo. La verdadera contradiccin sera la crueldad y el cinismo. Me he equivocado, nos hemos equivocado; pero [email protected] de [email protected] se ha vendido ni rendido; [email protected] de [email protected] somos c[email protected] ni crueles.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter