Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-12-2012

COP18 de Doha
Balance de urgencia desde Bolivia

Katu Arkonada
Rebelin


Con un da de retraso sobre el calendario de trabajo previsto, termin la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climtico (COP18) de Doha. Los equipos de los gobiernos miembros de Naciones Unidas haban estado negociando desde el 26 de noviembre tratando de lograr un acuerdo que garantizase la prolongacin del Protocolo de Kioto (ratificado por 187 pases ONU con las excepciones de Estados Unidos y Canad) que expiraba a finales de 2012.

No sabemos si fue casualidad o causalidad que la COP18 se haya realizado en Qatar, el mayor emisor de gases de efecto invernadero per cpita del mundo, pero en cualquier caso el principal resultado de esta Cumbre de Naciones Unidas ha sido el acuerdo por un segundo periodo del Protocolo de Kioto hasta 2020 en el que no estarn incluidos por supuesto Estados Unidos y Canad, pero tampoco Rusia o Japn.

Posicin de Bolivia

El equipo negociador boliviano, conformado por delegados de la Unidad de la Madre Tierra y Agua de la Canciller boliviana, y con Rene Orellana, delegado presidencial, como jefe negociador, ha tenido entre sus principales prioridades el que los pases que se haban salido del Protocolo de Kioto o no estaban dispuestos a firmar el segundo periodo de compromisos, no tuvieran acceso a los llamados mecanismos de flexibilidad, que son bsicamente transferencias de emisiones y reducciones de emisiones legales reguladas por Kioto con un sistema riguroso, entre los cuales se incluyen los proyectos del llamado Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), es decir, la mitigacin del cambio climtico ligada a los mercados econmicos y financieros internacionales.

Estos MDL basados en los mercados de carbono que promueven la mercantilizacin de la naturaleza han sido siempre un objetivo de pases como Estados Unidos, Canad, Rusia, Japn o Nueva Zelanda que despus del paquete de acuerdos de Doha al no firmarlo tampoco van a poder comprar crditos de carbono quedndose en un fuera de juego que solo les deja dos salidas, o la reduccin domestica de emisiones de carbono, o promover un mercado de carbono basada en la compra de crditos bilaterales obviamente ilegal que ser denunciada por el Estado Plurinacional de Bolivia junto al resto de pases del ALBA.

Los pases del Norte capitalista que pudieron industrializarse a costa del saqueo de los pueblos y las riquezas naturales del Sur queran introducir como parte de los mercados de carbono el carry over, es decir, 11 Gigatoneladas de carbono equivalentes a una cuarta parte de las emisiones mximas permitidas para no superar los 2C de calentamiento global, y es algo que tambin se ha logrado paralizar en el texto final junto con la apertura de nuevos mercados de carbono que no eran parte del Protocolo de Kioto.

Todo lo anterior no quiere decir que no va a haber nuevos mecanismos de mercado, pero si que al menos se ha podido paralizar su puesta en marcha durante todo el 2013, tregua que permite a los gobiernos aliados, pueblos del mundo, movimientos sociales y organizaciones indgenas un ao entero para sentarse y articular una respuesta a la mercantilizacin de la naturaleza.

En esa misma direccin debemos subrayar tambin que se ha conseguido abrir en Doha un programa de trabajo para desarrollar enfoques no basados en el mercado desde donde se empezara a desarrollar el mecanismo conjunto de mitigacin y adaptacin para el manejo integral y sustentable de bosques. Programa que adems va a considerar como se desarrolla este enfoque de no mercado en el capitulo de reduccin de emisiones sobre deforestacin y degradacin forestal, lo cual nos permite afirmar que se ha dado un paso firme para construir un instrumento alternativo a REDD+.

Podemos definir asimismo como una victoria que la concepcin boliviana de Madre Tierra o el derecho al acceso equitativo al desarrollo han entrado en el documento final en el capitulo de Visin Compartida pese a la feroz oposicin de los Estados Unidos que presentaron una interpretacin propia a ese prrafo. La Unin Europea permaneci callada debido a que Bolivia contaba con el apoyo del recientemente constituido Grupo de Afinidad, o Like-Minded Group, conformado por pases en desarrollo que son actualmente parte del G77+China, pases entre los que destacan Argentina, Argelia, China, Cuba, Malasia, Mali, Congo, Dominica, Ecuador, Egipto, El Salvador, India, Irn, Irak, Kuwait, Malasia, Mali, Nicaragua, Pakistn, Filipinas, Arabia Saudita, Sri Lanka, Sudan, Tailandia o Venezuela.

Sombras

Obviamente lo anterior se trata de pequeas luces de resistencia dentro de una lectura geopoltica internacional, pero hay muchas sombras que no podemos dejar de mencionar.

El principal problema es que la reduccin de emisiones que Bolivia peda fuese de entre el 40 y 50% ha quedado en un difuso por amplio 24% a 40%, reduccin para la que adems no se asegura el financiamiento del Norte al Sur debido a la crisis global que afecta especialmente a Estados Unidos y la Unin Europea.

El otro gran punto negro de estas negociaciones multilaterales en Cambio Climtico es que el Norte sigue impidiendo que el Comit de Tecnologa tenga la competencia de remover las barreras que impiden el acceso a tecnologa, derechos de propiedad intelectual (IPR por su sigla en ingles, Licencias y Patentes. Mientras no se de una transferencia de tecnologa, el Sur seguir en condiciones muy desiguales para hacer frente al cambio climtico.

Oportunidades

La lnea de negociacin del Estado Plurinacional de Bolivia, que ya fue puesta en marcha en la Cumbre de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible de Rio+20, es clara. Se trata de ir generando consensos polticos en el ALBA y el G77+China, no censurar todo el documento dejando que de manera significativa sean Estados Unidos y Rusia los que estn en contra, e ir introduciendo pequeos avances de cara a ir generando una situacin mas favorable en los mbitos diplomticos de negociacin multilateral.

No podemos considerar una victoria el que se siga permitiendo por parte del Norte el calentamiento del planeta, pero si hay que ver esta estrategia de generar alianzas y coaliciones como un pequeo paso que debe permitirnos expandir esta estrategia a otros escenarios internacionales.

Se ha conseguido un respiro en la lucha contra los mercados de carbono. Ahora, los gobiernos aliados, pueblos y movimiento sociales del mundo debemos aprovechar esta pequea pausa y ver una ventana de oportunidad en este escenario, debemos sentarnos y comenzar a articular y fortalecer alianzas que permitan hacer frente a la nocin mercantilista que tiene el Norte capitalista de la naturaleza. Debemos comenzar la construccin de una agenda poltica Sur Sur, diseando nuestros propios instrumentos de cooperacin. La prxima COP19 en noviembre de 2013 en Polonia ser un buen momento para demostrar que otras relaciones geopolticas son posibles y necesarias en los escenarios de negociacin multilateral.

Katu Arkonada. rea Poltica de la Universidad y Fundacin de la Cordillera http://www.ucordillera.edu.bo

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes. 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter