Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2012

Internet: Exencin del mundo fsico

Ernesto Yhanes
La Jiribilla


Este no fue un jueves ms, pues, como todos los seguidores de Temas saben, los ltimos jueves de cada mes la revista organiza un debate sobre cuestiones de la realidad cubana. En esta ocasin trat sobre Internet y las redes sociales.

El panel moderado por Rafael Hernndez, director de la revista lo integraron la investigadora y profesora del Instituto Internacional de Periodismo Milena Recio, la periodista y editora del sitio web Cubadebate Rosa Miriam Elizalde, el periodista, bloguero y activista por los derechos a la libre orientacin sexual Francisco Rodrguez (Paquito), el acadmico Juan Fernndez y el bloguero Iroel Snchez.

La primera parte del debate gir entorno a qu entendemos por Internet. Milena Recio la describi como un espacio de socializacin, un lugar donde compartimos experiencias de vida. Luego, remarc que todo lo que all hacemos no ocurre en un universo paralelo, sino que se trata de una continuacin de lo que hacemos fuera de ella:

Las redes sociales e Internet no son un reflejo de los movimientos de relacin que existen en el mundo real, sino un continuo de esos modos de relacin. Un continuo de ida y regreso, no solo hacia Internet, porque esta tambin modela, modifica y conforma las maneras en que somos socialmente hablando, incluso individualmente.

Rosa Miriam Elizalde secund esta visin de Internet al referirse a ella como una herramienta absolutamente nueva en la sociedad humana, con la capacidad de ser herramienta y, al mismo tiempo, una forma organizacional; la cual, adems de modificarse constantemente a una velocidad inusitada, tambin transforma al individuo que la utiliza. Ha llegado, incluso, a transformar la realidad cotidiana, explic, pues esta ya no est conformada solamente por el mundo fsico, sino que tambin se le ha agregado otro escenario: el mundo virtual.

La vida cotidiana no es la misma de hace 30 aos asegur, por eso muchas veces no nos entendemos con los jvenes que han vivido en la franja de lo que los tericos llaman los nativos digitales, y experimentaron un cambio generacional, pues ya tienen dentro de su ADN un importantsimo cambio evolutivo. Incluso, se habla de una singularidad, ellos son otra cosa, han vivido en la ecologa digital, se han apropiado de esa otra realidad en su relacin con la cultura, con el mundo.

El bloguero Francisco Rodrguez coment sobre su experiencia con una bitcora personal que tiene desde hace casi tres aos. Algo que comenz como una necesidad personal de comunicacin transform su vida de una manera que l nunca lleg a sospechar:

A partir de ese momento me fui identificando con las luchas por los derechos a la libre orientacin sexual e identidad de gnero. Me asoci a grupos de personas que abogan por el cese de discriminaciones y prejuicios que todava tenemos. O sea, contar una experiencia personal se convirti en una causa. Lo que tiene lugar en Internet no es ajeno a lo que ocurre en nuestra cotidianeidad, sino que extiende el campo de lo que podemos hacer y posibilita encontrar nuevos marcos para organizarnos en funcin de determinados propsitos, que no siempre resultan fciles de lograr por las vas tradicionales.

Por su parte, Juan Fernndez se opuso a considerar a Internet de una manera casi mstica, atribuyndole un impacto desmesurado en la sociedad contempornea:

Internet no es ms que una tecnologa, una tecnologa extraordinaria, es cierto; pero decir que es determinante en el devenir histrico y en las relaciones sociales de la actualidad es caer en un determinismo tecnolgico. Internet es una tecnologa, y como tal impacta en la sociedad, pero no es autnoma ni neutral, sino que refleja los valores de aquellos pases que la desarrollaron y la controlan.

Iroel Snchez sigui este hilo de argumentacin cuando explic la forma en que Internet y las redes sociales reproducen las jerarquas que ya existen en el mundo fsico. Invit a los presentes a analizar la lista de los medios de comunicacin ms importantes del mundo y estudiar cmo se posicionan en Google y Facebook. Demostr que en ambos sitios las estrategias de posicionamiento funcionan de la misma manera, por tanto, para encontrarse en los primeros lugares hace falta tener la tecnologa, publicidad y dinero. Algo que siempre est controlado por las mismas personas: los accionistas de los medios.

No quiere decir esto que el sistema sea invulnerable y que no pueda tener una modificacin seal, pero tampoco debemos creer que Internet puede cambiar por s misma las jerarquas existentes en la realidad.

Sin embargo, la profesora Milena Recio reafirm la idea de un cambio en las estructuras sociales motivado por la irrupcin de las nuevas tecnologas. Segn ella, es cierto que en la sociedad que habitamos permanecen muchas jerarquas tradicionales, pero avanza inevitablemente hacia un orden reticular. La forma en que hoy nos relacionamos con la informacin, tambin se basa en la novedad de esas tecnologas. A fin de cuentas, Internet es mucho ms que una herramienta capaz de poner en contacto a personas alejadas fsicamente, es un nuevo espacio que tiene el ser humano para relacionarse de manera que antes no conoca.

No se mantienen las mismas jerarquas repuso, pues Internet nos da la capacidad de visibilizar espacios y realidades que antes no se vean. Las tecnologas que existan en los 70 y 80 no se haban dispersado y democratizado del modo en que lo han hecho las actuales. Entonces, no seamos fetichistas de las tecnologas, pero tampoco obviemos la realidad de que ellas han provocado un cisma en nuestra sociedad.

Incentivado por las preguntas del pblico, el debate se desplaz entonces al estado de la conectividad en Cuba y los retos que tenemos como nacin dentro del mundo digital. Una vez ms, Milena Recio habl primero:

Ya es casi imprescindible crear una universidad para los no informticos, para que las personas comunes y corrientes podamos comprender las particularidades de la hora actual tecnolgica y que lo hagamos acompaando el incremento de la conectividad en Cuba. Esa conectividad va a llegar, es un proceso irrefrenable.

Pero, qu tan preparados estamos para ese momento? Los cubanos estamos preparados en muchos sentidos, tengamos en cuenta que hablamos de una sociedad donde el nivel de escolaridad promedio es de preuniversitario. Pero este proceso de informatizacin que no se refiere nicamente a la conectividad, sino al modo de apropiacin y uso de la tecnologa debe partir de un proceso de alfabetizacin. Que en este momento tiene la misma importancia que la Campaa de Alfabetizacin de 1961.

Remarc que esta nueva campaa alfabetizadora es una de las tareas ms urgentes que tiene hoy el pas. Debe ser un trabajo colectivo que nos aproxime a un enfoque propio, con el tono y el sentido socialista de nuestra sociedad. De este modo, seremos capaces de apropiarnos de la tecnologa del modo en que mejor nos sirva a los cubanos, y no de la manera en que se nos quiera imponer: Es decir, que nuestra poblacin, nuestros ciudadanos, nuestra dirigencia, nuestros empresarios, nuestros nios, todos avancemos hacia un modelo de sociedad donde la informacin y los flujos de informacin tengan un valor primordial.

Poco despus, Rosa Miriam Elizalde apoy esta posicin al destacar la importancia de la apropiacin cultural de las nuevas tecnologas. O sea, que sus usos vengan potenciados por un proceso de alfabetizacin. Especialmente en Cuba, donde se vive una circunstancia excepcional, pues la apropiacin cultural de estas tecnologas comenz mucho antes que el desarrollo de la infraestructura. Dentro del espectro de la poblacin cubana, asegur, casi 5 millones de personas estn en la franja de los llamados nativos digitales, aquellos que nacieron despus de los aos 80:

Alguien preguntaba: Es posible una discusin abierta sobre las nuevas tecnologas en nuestra realidad? Yo dira que no solo es posible, sino que adems existe. Los ms jvenes intercambian memorias flash con contenidos, o sea, hay una interaccin con la informacin que a ellos les interesa. Tambin existen mecanismos de mercado que estn creciendo, muchas veces con regulaciones propias. Pero hay otros elementos que gravitan alrededor del uso de Internet, como el hecho de que EE.UU. destine ms de 20 millones de dlares para crear apropiaciones en un sector que a ellos les interesa. Todos son fenmenos que estn incidiendo, lo que sucede es que, como los medios tradicionales muchas veces no traducen estas realidades tal como ocurren en la vida cotidiana, los entornos de Internet y las redes sociales estn sustituyendo funciones de esos espacios tradicionales. Pero la discusin existe y no se pueden vivir al margen de ella.

Por su parte, Juan Fernndez propuso analizar las dinmicas econmicas que rigen Internet. Al respecto, seal que, a diferencia de la telefona y tecnologas similares, en el esquema econmico de Internet el flujo del dinero va en un solo sentido, hacia fuera. Por tanto, para un pas como Cuba, que no es dueo de las redes principales, Internet representa una importacin. Es decir, ms all de las inversiones internas de infraestructura, para lograr que Internet llegue a todas las casas es necesario un enorme gasto de importacin.

Para Fernndez, es importante acceder a Internet, aunque sea una importacin, porque el beneficio que genera para la economa y la sociedad es indirecto. El reto que tenemos para acceder a Internet est en convertir a las Tecnologas de la Informtica y las Comunicaciones en algo provechoso para la economa y la sociedad en su conjunto de una manera incuestionable.

La clave est en cmo encontramos nosotros, en nuestras condiciones, esa viabilidad apostill Iroel Snchez. Teniendo en cuenta que somos una sociedad penalizada, como dijo Galeano cuando intent conectarse desde Cuba. En esas condiciones nosotros tenemos que estudiar qu potenciamos, a qu destinamos los recursos, no solo en las estructuras superiores, sino tambin en las inferiores, para lograr que nuestra sociedad se dinamice y renovarla de la misma manera que estamos renovando otras esferas. Porque nuestra sociedad, gracias a la Revolucin, est mejor preparada para eso. Tenemos que ser consecuentes en nuestras polticas, desde nuestra realidad econmica, pero potenciando una cultura del uso de estos recursos a favor del proyecto que queremos defender.

Fuente: http://www.lajiribilla.cu/node/2104



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter