Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2012

Rechazan la politiquera de los gamonales liberales
Campesinos del Putumayo exigen a Santos sus derechos

Horacio Duque Giraldo
Rebelin


En el mes de julio del ao en curso, ms de 15 mil campesinos e indgenas del departamento amaznico del Putumayo realizaron una potente y organizada movilizacin entre los municipios de Puerto Ass y Mocoa para exigir la solucin de los difciles problemas que el conflicto social y armado ha provocado en toda la regin, uno de los principales escenarios de la guerra contrainsurgente del gobierno contra la resistencia campesina revolucionaria.

Miles de indgenas y campesinos de Putumayo marcharon en verano de 2012 hacia Mocoa,

en protesta por la declaracin del departamento como distrito minero,

las fumigaciones y para exigir la salida de los actores armados.

La Asociacin de Campesinos del Sur Oriente/Acsomago, es la cabeza de esta amplia manifestacin popular que se expresa con disciplina, cohesin y claridad en sus objetivos sociales, polticos y ambientales.

El pliego de peticiones de la Marcha campesina incluy los siguientes elementos:

a) El cese definitivo de la guerra y de toda su infraestructura blica;

b) Sacar a los civiles del conflicto armado y plena vigencia de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, eliminando los actos violentos contra la poblacin civil;

c) Desactivacin de las minas anti persona que en lo corrido del ao han provocado cerca de 50 vctimas entre nios, estudiantes, mujeres y ancianos;

d) Regulacin democrtica de la minera y suspensin del Distrito Minero, parte de la Locomotora minera santista, que impide la titulacin de tierras a campesinos e indigenas, porque todo se le ha entregado a las multinacionales de la draga y la explotacin a cielo abierto con abierta afectacin del medio ambiente amaznico;

e) Suspensin de las fumigaciones con glifosfato que daa los cultivos de pan coger e ignora la reduccin real de los

cultivos de coca (1000 hectareas despues de que existian 10 mil), particularmente en Piua Negro, Piua Blanco, San Miguel, Puerto Nuevo, Puerto Asis y Teteye;

f) No a la desaparicin forzada, a los falsos positivos santistas, a las masacres, a las torturas, a los atropellos de la tropa estatal en contubernio con los paramilitares reactivados desde los batallones en las localidades de Puerto Garzon, Santiago y Teteye;

g) Ampliacin de la inversin pblica en salud, educacin, vas, servicios pblicos, empleo, recreacin e infraestructuras sociales; y

h) Castigo a la corrupcin de la clase politiquera liberal/conservadora santista del seor Rivera, que manipula a su amao los recursos estatales para enqriquecer familias y clanes de contratistas.

Han transcurrido 6 meses de este importante evento democrtico/popular y el seor Santos, de la mano de los corruptos jefes politiqueros liberales (del moribundo partido liberal), ha viajado hasta el Putumayo para ofrecer unas limitadas acciones que no reconocen la plenitud de los derechos y soluciones reclamadas.

Altos funcionarios del rgimen anunciaron este 9 de diciembre en Mocoa unas medidas de corto alcance como el Plan Departamental de Organizaciones Campesinas para entrar en la repartija clientelar de las regalas petroleras; un Foro Minero ambiental para legitimar la explotacin de las multinacionales que destruyen los recursos naturales de la amazonia; y la creacin de unos comits de veedura ciudadana que estarn bajo el control del Directorio Liberal Departamental y su propietario, el conocido gamonal de apellido Rivera.

En el fondo, estas politicas hacen parte de un plan de operaciones militares contrainsurgentes que pretenden legitimar la continuidad de la guerra y el exterminio de la poblacin agraria de la regin. Son las conocidas operaciones cvico/poltico/militares que, con financiacin gringa, se ejecutan en otros puntos del territorio nacional en el marco de las denominadas zonas de consolidacin y recuperacin estratgica del territorio que cuentan con el Plan Espada de Honor de las militares implementado para destruir la Mesa de Conversaciones de La Habana.

Es que el neoliberalismo de choque de la clase dominante constituye la prioridad en los objetivos de control de la sociedad porque la paz est en un cuarto lugar. La lite dominante quiere mantener el dominio total sobre el Estado y la sociedad. Sus reformas demagogicas, como las que contiene la Ley de restitucin de tierras y reparacin de vicitmas es una mascarada para apalancar los politiqueros liberales, conservadores y de otras marcas electoreras, quienes reparten desde sus podridos directorios las reparaciones autorizadas en valor de 20 millones de pesos . A eso se reduce la famosa revolucin agraria del autor de los "falsos positivos". Se necesita mirar lo que ocurre en Ccuta para confirmar toda esta farsa redentora de la Prosperidad Social.

Los campesinos e indigenas del Putumayo exigen con dignidad al Seor Santos y sus Ministros, el reconocimiento de sus derechos politicos, economicos, sociales y ambientales. Obviamente, sin la vulgar manipulacin de los politiqueros que coordina el Cacique Rivera.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter