Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2012

Los transgnicos en la consulta del SENACYT

Elizabeth Bravo
IEETM/Rebelin


El 1 de septiembre de 2012 el presidente del Ecuador pidi que se abra un debate sobre el tema de los transgnicos especialmente en referencia a la disposicin constitucional a travs de la cual se declara al pas libre de cultivos y semillas transgnicas, y no descart la posibilidad de enmendar la Constitucin si despus de un debate nacional se llega a una conclusin cientfica sobre ello [1].

La respuesta del SENACYT fue convocar a un grupo de cientficos duros para debatir el tema de los transgnicos, con un pblico formado en la mayora de casos por estudiantes de biotecnologa o ciencias de la vida. Muchos de los ponentes se manifestaron la necesidad de que se haga investigacin en transgnicos en el pas, usando argumentos como que nos vamos a queda por afuera del tren del progreso; que los principales journal cientficos slo publican artculo que incluyan herramientas procedentes de la biologa molecular o sobre la necesidad de tener una ciencia autnoma.

A partir de estos argumentos y esta forma de consulta surgen varias preguntas como las siguientes: Quin determina lo que es el progreso? Quin determina el tipo de tecnologa que necesita una sociedad? Nos har autnomos un tipo de investigacin cientfica que depende totalmente de insumos y tcnicas patentadas e importadas del exterior?

En el Ecuador, pas plurinacional y megadiverso, hay un gran campo de trabajo para los investigadores, donde se puede realizar una ciencia innovadora, nacida del Ecuador y basada en nuestra gran biodiversidad, que sin necesidad de instrumentalizarla en beneficio de la industria, pueda ser un medio para la consecucin del Sumak Kawsay de la poblacin. Por qu no pensar por ejemplo, en obtener nuevas medicinas a partir de la flora ecuatoriana? No para la exportacin o para obtener patentes (que es una forma de privatizacin de nuestra biodiversidad, y que est prohibida de manera explcita en nuestra constitucin [2]), sino para resolver los problemas de salud que aquejan a nuestro pas. Si de esa investigacin sale una publicacin cientfica, en buena hora, pero esta no puede ser la principal motivacin.

A eso hay que aadir que la obtencin de nuevos medicamentos (aun cuando estos sean desarrollados con tecnologa de punta) no es la nica inversin en salud que necesita el pas. La construccin de ambientes saludables, el mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo de la poblacin, por mencionar solo algunos aspectos, son prioridades y necesidades que aun no ha sido resueltas y que por su puesto no son resueltas con tecnologa trasngnica.

Esto nos lleva a preguntar, quin determina la agenda de investigacin de las universidades a nivel global.

La universidad es cada vez ms dependiente de la inversin privada, pues la retirada del Estado ha facilitado el ingreso de la industria. Ahora, mucha de la investigacin de punta ya no es publicada, pues est protegida por secretos comerciales e informacin confidencial; y lo que es ms grave, puede llegarse a cambiar resultados cientficos a pedido de los auspiciantes. Veamos lo que al respecto dice la cientfica britnica Mae Wan Ho, 2000).

El Instituto de Profesionales y Gerentes en Especialidades (del Reino Unido) realiz una encuesta de cientficos que trabajan en el gobierno o en los laboratorios recin privatizadas a principios de este ao. A un tercio de los encuestados se les haba pedido cambiar los resultados de sus investigaciones para satisfacer la preferencia del cliente, mientras que el 10% estaban presionados para duplicar sus resultados para ayudar a que se firmen contratos de seguros. En unas pocas universidades lderes en investigacin de Gran Bretaa, la dependencia de la financiacin privada es aguda, a menudo asciende al 80-90% del presupuesto total de investigacin. Los cuatro sindicatos que representan a los cientficos y personal tcnico han puesto en marcha una carta, donde piden que en las investigaciones se debe garantizar "la revisin por pares, publicacin abierta y autonoma en una proporcin significativa en el uso de los recursos". La comercializacin rompe los tres principios.

Es cada vez ms difcil hablar de una ciencia independiente.

Sobre la metodologa de consulta surgen tambin algunas preguntas como las siguientes: Son slo los bilogos moleculares los que tienen algo que decir sobre el tema de los organismos genticamente modificados?, siendo una tecnologa que afecta a toda la sociedad qu nos pueden decir los productores? los consumidores? los movimientos ecologistas? la sociedad en general?

De acuerdo a Wynne (2007), a pesar de que existen distintos procesos de involucramiento del pblico en las decisiones sobre ciencia y tecnologa, lo que sucede en la realidad es que las consultas involucran slo a expertos, y se tratan temas que pueden ser comprendidos slo por ellos, a pesar de que las decisiones que se tomen afecten a toda la sociedad.

El critica por ejemplo la reunin realizada en la Sociedad Real de Londres donde se hizo una consulta sobre la agricultura biotecnolgica en Europa. Al proceso se invit a varias organizaciones no gubernamentales y ciudadanos que se oponan a los transgnicos, a quienes se les permiti slo hacer preguntas a un grupo de cientficos seleccionados; pero se les prohibi desafiarlos en el campo poltico sobre los posibles beneficios de los cultivos transgnicos, porque ellos no eran cientficos (Wynne (2007: 103). Los cientficos que participan en estos procesos manejan reas del conocimiento tan restringido, que no estn en capacidad de ver de manera ms integral los impactos que los cultivos transgnicos pueden tener en la agricultura campesina, en los consumidores pobres, en la salud de las personas ms vulnerables, e inclusive en la agrobiodiversidad.

Es importante preguntarse si deben ser los propios cientficos ser los llamados a escrudiar la ciencia. Es como si el dueo de una empresa es quien hace la evaluacin de los riesgos de una obra que l quiere desarrollar. Ellos son juez y parte.

Sobre este tema, Funtowicz y Ravetz hacen reflexiones muy pertinentes sobre cmo ha de evaluarse la ciencia y la tecnologa que entraa peligros para la sociedad, y desarrollan el concepto de la ciencia posnormal, que consiste en una metodologa de evaluacin de la ciencia que se aplica cuando los factores son inciertos, hay valores en disputa, los riesgos son altos y las decisiones urgentes (Funtowicz y Ravetz, 2000).

Grandes temas como el cambio climtico y el desarrollo y adopcin de nuevas tecnologas (como la ingeniera gentica, la nanotecnologa y otras), deben ser evaluados por una comunidad extendida de pares compuesta por todos los actores afectados. Ellos aaden que los expertos (en tanto una clase que incluye a sus propios administradores) estn asociados con las causas de los desastres y no siempre son exitosos en sus intentos por mejorar o paliar los efectos no esperados o no deseados de los acontecimientos. Las tcnicas aplicadas en estos casos, heredadas de las experiencias exitosas del mtodo cientfico inspirado en el laboratorio, son inadecuados en diversos grados. Aquellos expertos que los usan acrticamente y luego los defienden pblicamente como "cientficos" corren el peligro de debilitar la credibilidad y legitimidad de la ciencia. Estos nuevos "experimentos" proporcionan pruebas en favor de la tesis de que la ciencia de laboratorio tradicional debe evolucionar en respuesta a los desafos que plantean los riesgos que estn acaeciendo en una escala global. La metodologa cientfica para abarcar estos nuevos problemas no puede ser la misma que ayud a crearlos (Funtowicz y Ravetz, 2000).

De esta manera, se propone como la metodologas para la toma de decisiones sobre ciencia y tecnologa la evaluacin de riesgos, la misma que tericamente debe basarse en informacin cientfica, y quienes la aplica utilizan los mismos criterios cientficos con los que la tecnologa o producto final a ser evaluado fue creado o desarrollado [3].

De acuerdo a Funtowicz y Ravetz (2000) se da primaca a la ciencia el rol conductor de la sociedad, y se supone que el experto cientfico es el componente crucial en la toma de decisiones, tanto en lo que concierne a la naturaleza como a la sociedad.

En el debate sobre los organismos genticamente modificadas que se est dando en el Ecuador, ese rol se lo encarga al bilogo molecular, ignorando las necesidades de los pequeos y medianos productores, la opinin de los grupos de consumidores, los riesgos que pueden entraar los transgnicos los pobladores que viven en las zonas de influencia de los cultivos, etc. [4]

QUIN ES EL DUEO DE LA VERDAD?

Para analizar esta pregunta, tomar prestada una ilustracin hecha por Esther Daz (2010) al referirse a la pelcula del directo japons Akira Kurosowa llamada Rashomon, donde se presenta una imagen con un hombre muerto, su caballo ha desaparecido y su sombrero est en el suelo; hay una mujer violada. Ante un jurado invisible (que es el pblico), un humilde leador dice que encontr al hombre sin vida, pero que no vio a la mujer, ni caballos ni armas. La viuda dice que no sabe cmo muri su marido y que un desconocido la ultraj. Un espritu del bosque dice que fue el violador pero no el asesino y el murto a travs de un mdium acusa a su esposa y al delincuente de su muerte. Quin dice la verdad? Hay, en esta escena una sola verdad?

La verdad depende de la perspectiva desde la que se analiza la realidad. Lo mismo sucede con la ciencia positiva. Dependiendo del modelo experimental, de la prioridad que se de a una variable y no a otra -aun cuando se siga una metodologa estrictamente cientfica-, los resultados pueden variar ostensiblemente entre los que encuentra un investigador y otro. Y aun cuando estos resultados sean similares, la interpretacin de los datos tambin dependen de la perspectiva del investigador.

Este en un problema aun mayor cuando se trata de resolver problemas provocados por la tecnociencia, la que generan mucha incertidumbre, porque se crean vacos de informacin que puede entraar peligros para la salud humana o el ambiente, pero que no son abordados correctamente porque prima la urgencia de que el producto salga al mercado.

En muchos casos, los vacos son llenados a travs de modelos matemticos o simulaciones en los laboratorios. Sin embargo, estos modelos de incertidumbre son imprecisos y casi nunca se aplican a las condiciones de la vida real. Hay tambin un abuso de las estadsticas. Algunos cientficos dicen que han probado que algo es seguro cuando en realidad lo que han hecho es probar que algo no es inseguro (al menos bajo el diseo experimental usado). Es la forma matemtica de demostrar que la ausencia de evidencias de riesgos, es lo mismo que la evidencia de la ausencia de riesgos.

Por ejemplo, si estamos evaluando dos variedades de un maz y aun cuando ambas son sembradas en dos campos y tenemos distintos resultados estadsticos, porque posiblemente no se estudi detenidamente el tipo de suelo de cada uno de los suelos, los microorganismos presentes, las fluctuaciones climticas; la percepcin cultural que las comunidades locales tienen de cada una de las variedades y el valor nutricional de cada una. Si se toma una decisin slo con base a datos estadsticos que analizan nicamente el rendimiento de los cultivos, podemos llegar a conclusiones equivocadas.

LAS VOCES DE RASHOMON: LOS DICURSOS EN EL DEBATE DE LOS TRANSGNICOS EN EL ECUADOR

En la serie de debates que tuvieron lugar en los meses de octubre noviembre, donde participaron investigadores de varias universidades del pas, ms los llamados Prometeos cientficos extranjeros o expatriados, invitados por el gobierno de Ecuador para que trabajen aqu un ao, y algunos cientficos invitados de otros pases; se pudo notar una gran diversidad de versiones sobre los organismos transgnicos. Tan variados como las voces que Rashomon.

Quiero usar el ejemplo de dos cientficos argentinos, ambos profesores de la Universidad de Buenos Aires, pas donde los cultivos transgnicos ya cubren ms de 23 millones de hectreas.

Por un lado, el Dr. Moiss Burachik sostuvo que no existe ninguna prueba cientfica seria que demuestre que los cultivos transgnicos hayan producido impactos en la biodiversidad, cuestion el principio de precaucin [5] y dijo que es culpa de las organizaciones ecologistas el hecho de que slo Monsanto tenga el monopolio de las semillas transgnicas, pues ellas han elevado tanto los estndares de seguridad, que ninguna pequea empresa puede producir semillas GM que cumplan dichos estndares.

Por otro lado, el Dr. Andrs Carrasco [6] dijo que el ncleo de la clula es la organela celular ms controlada y compleja de la naturaleza, con una edad de 2 mil millones de aos. No se puede manipular el ncleo celular (que es lo que sucede cuando se hace un transgnico), sin esperar que no pase nada en la naturaleza, e hizo votos para que el Ecuador no emprenda el mismo camino de Argentina y su adopcin masiva de cultivos transgnicos.

Cmo se puede tener dos perspectivas tan distintas en torno a una misma tecnologa? Burachik fue miembro del Direccin de Biotecnologa del Ministerio de Agricultura y de la CONABIA [7] y actual director de asunto Regulatorios de Bioceres [8]. Carrasco es un embrilogo e investigador del CONACET quien ha hechos estudios sobre los impactos del glifosato y otros herbicidas en la formacin embrionaria de anfibios, con alarmantes resultados, y ha apoyado algunos procesos de lucha contra los impactos del glifosato en su pas. Estas respuestas tan distintas responden a las historias de vida de cada uno de los investigadores, y a los intereses que representan.

Notas:

[1] http://www.eluniverso.com/2012/09/27/1/1355/rafael-correa-descarto-enmendar-constitucion-tema-transgenicos.html

[2] Ver por ejemplo los artculos 322, 57.12 y 402.

[3] Sin embargo, las decisiones tomadas a travs de la metodologa de la evaluacin de riesgos, incluye criterios polticos y econmicos antes que cientficos, y son de carcter subjetivo porque incluye muchas presunciones basadas en la percepcin y valores del evaluador.

[4] Como ha sido reportado de manera en Argentina, donde los pobladores de zonas aledaas a los grandes monocultivos de soya estn sufriendo enfermedades como el cncer y leucemia en rangos varias veces superiores que las media nacional.

[5] Principio reconocido en nuestra constitucin y el derecho ambiental internacional que sostiene que la falta de evidencias cientficas conclusivas no debe ser una justificacin para tomar medidas de proteccin de la salud humana y la naturaleza.

[6] El Dr. Andrs Carrasco particip en una foro organizado por el IAEN.

[7] Comisin Nacional Asesora de Biotecnologa Agropecuaria.

[8] Sociedad inversora focalizada en la creacin, gerenciamiento y financiamiento de empresas y proyectos vinculados al desarrollo de tecnologas, productos y conocimientos en agro-biotecnologa).

Referencias

Das Esther. La construccin de una epistemologa ampliada. Editorial Biblos. (Buenos Aires). 167 pp.

Funtowicz Silvio y Ravetz Jerome. 2001. La Ciencia Posnormal: Ciencia con la Gente. 109 pp. Icaria Editorial (Barcelona).

Funtowicz Silvio y Ravetz Jerry, 2000, Epistemologa poltica: ciencia con la gente. Barcelona: Ediciones Antrazyt.

Ho, Mae Wan y Mathews Jonathan. 2001. Nuevos pensamientos polticos suprimen la ciencia disidente. Institute of Science in Society No. 7/8b

Winne Bryan, 2007. Publica Participation in Science and Technology: Performing and Obscuring a Political-Conceptual Category Mistake. East Asia Science, Technology and Society: an International Jounal 1:99 110.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter