Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2012

Conversacin con Paolo y Vittorio Taviani
El cine va en bsqueda de la verdad

Beatriz Leal Riesco
frica en cine


En una sala a rebosar del primer piso del Instituto Italiano de Cultura de Nueva York, se amontonaban este otoo cinfilos curiosos y seguidores fieles de Paolo y Vittorio Taviani, cineastas incombustibles y conversadores geniales, reunidos all para comentar su ltima pelcula, Cesare deve morire, ganadora del Oso de Berln en su ms reciente edicin. Con motivo de su presentacin en el Festival Internacional de cine de Nueva York, estos octogenarios irreverentes ofrecieron claves de anlisis de la pelcula y de su esttica como profesionales del cine durante ms de medio. Reconocidos internacionalmente por obras maestras como San Michele aveva un gallo (1972), Padre Padrone (1977), La notte de San Lorenzo (1982), Kaos (1984) o Good morning Babilonia (1987), Paolo y Vittorio vuelven a la direccin cuatro aos despus de firmar La masseria delle allodole (2007), adaptacin a la pantalla del relato homnimo de Antonia Arslan que narra el genocidio armeno en manos de los turcos en 1915. Las imgenes de los expatriados acampados en la faldas de la fortaleza de Aleppo, con Paz Vega como protagonista escoltada por ngela Molina, perduran indelebles en nuestra memoria y recuperan toda su actualidad tras los recientes acontecimientos en la zona

Charla moderad por el profesor, crtico y amigo Antonio Monda, la conversacin salpicada de fuertes dosis de irona y autocrtica, se desarroll como sigue:

Antonio Monda: los hermanos Taviani han sido mis maestros durante 30 aos, cuando tuve el honor de ser asistente de realizacin en La notte de San Lorenzo (1982). Durante su larga trayectoria de ya casi medio siglo (su primera pelcula de ficcin fue Un uomo de brusciare, 1962), se observa una constante: la bsqueda de la verdad. Esta bsqueda incansable de la verdad es para ellos una obligacin moral y, a pesar de definirse como ateos, considero que existe una contante de espiritualidad, un soplo mstico, en cada una de sus pelculas. Quizs la cita Il sole anche di notte pueda resumir su praxis artstica profundamente tica. La frase significa quien busca a Dios no lo encuentra, pero el que persigue la verdad, se encuentra a Dios por el camino. La libertad y la verdad han de ir inseparablemente unidas y, en tantas ocasiones, son lo mismo.

Esta idea de la libertad que nace del arte es, en efecto, el tema principal de Cesare deve morire. En la pelcula, que sigue la puesta en escena de Julio Csar de Shakespeare por un grupo de reclusos en una crcel de mxima seguridad italiana, uno de los personajes dice: desde que conozco el arte, esta celda se ha convertido en una prisin.

Otro elemento habitual del cine de los Taviani es la relacin de ste con las races culturales, histricas o tradicionales italianas. A veces, su huda del localismo (campanilismo) partiendo del mismo llega a desorientar, pero forma parte de su esttica. A esta se une ese optimismo de la voluntad que promulgaba Gramsci y que va inextricablemente ligado al pesimismo de la razn Sin duda, el haber nacido marxistas y comunistas crea una combinacin muy potente con lo antes apuntado.

Paolo Taviani: Para retomar lo que comentabas sobre el uso que hacemos de la tradicin, siempre tenemos presente una frase de Gustav Mahler a la hora de trabajar y entender el mundo del arte: la tradicin no es venerar las cenizas, sino mantener viva la llama.

Antonio Monda: por qu el recurso contante a los clsicos de la literatura? Habis adaptado a Dante, Tolstoi, Pirandello, Shakespeare, la Ilada cul es vuestra relacin con la gran literatura y por qu Shakespeare en este caso?

Paolo T: no voy a responder directamente a la pregunta, pues debo clarificar antes un par de cosas. Antonio Monda no fue un simple asistente hace tres dcadas, sino que es un gran amigo y un intelectual destacado, significativo como crtico, profesor y escritor. Por ello entenderis que algunas cosas que ha dicho no se correspondan con la verdad, empezando por la descripcin que ha hecho de nosotros como ateos. Lo cierto es que da miedo hacer una afirmacin as.

Vittorio T: que si creo en dios? creo en la divinidad de la msica de Mozart!

Paolo T: es mucho ms sencillo que lo que acaba de decir mi hermano; creemos que la humanidad no ha encontrado la respuesta a la pregunta de por qu estamos aqu y nos gustara saberlo antes de morir. Considero que se trata de una gran injusticia que no vayamos a saber la respuesta antes

Que me hayas llamado comunista tambin me ha tocado. Nuestra vida es muy larga y nos encontramos en ella con mucha gente. Nos denominara mejor rosellinianos mejor que comunistas. Como jvenes madurando en Toscana, nos encontramos envueltos por el movimiento de trabajadores y con el marxismo En aquel entonces nos daba gran placer pronunciar las palabras: soy comunista. Sin embargo, pagamos por esto ms tarde. Sin duda, nuestra dedicacin a la causa poltica tuvo efecto en nuestra carrera profesional.

La vida es transformacin y cambio como deca Marx: no se es slo una cosa, sino que se es como el ro, que cambia de curso pero permanece el mismo. Los seres humanos somos pasado y presente; dos cosas contiguas que no son lo mismo.

En cuanto a la religiosidad a la que aludas, te contar una ancdota relacionada con la pelcula. Cuando se distribuy Cesare deve morire por las salas italianas, nos lleg una carta de un padre franciscano dicindonos que en su congregacin haban llorado tanto al verla que no haban dormido en toda la noche rezando por los prisioneros y los directores. Es cierto que con nuestra ltima pelcula hemos tocado las almas de mucha gente

Antonio Monda: puede que la Biblia venga aqu en nuestra ayuda. En el Nuevo y el Viejo Testamentos no existen ateos, pero s religiosos e idlatras. Vosotros no sois idlatras

Cambiando de tema: por qu recurristeis a filmar en blanco y negro (B/N)?

Paolo T: fue una afirmacin perentoria, paradoxal. Queramos que transmitiera una sensacin irrealista. Hoy en da el color se relaciona con el naturalismo, a pesar de que antes el B/N era identificado por el pblico con lo realista al estar habituado a ste. Al filmar en color nos daba la sensacin de estar haciendo una pelcula para televisin. Recurrimos al B/N para infligir una violencia a la realidad, ya que estbamos tratando con gente que ha violado las normas de la sociedad, tal y como lo hicieron los personajes en el texto de Shakespeare. En esta lnea se encuentra tambin la determinacin de filmar las escenas en toda la crcel y no slo en el pequeo teatro que introduce y finaliza la cinta, porque recurrir al ambiente diario de los presos daba ms fuerza a las interpretaciones. Esto nos llev a buscar un cine que ofrezca un plus de realidad. Nos dejamos llevar por el mismo mpetu inconsciente que tenamos en nuestra juventud dentro de los muros de esa crcel

Antonio Monda: es cierto que la pelcula parece hecha por dos jvenes por su fuerza, su energa y vitalidad

Paolo T: S, quizs fuimos un poco ingenuos En cuanto a por qu recurrimos a Julio Csar, se debe a una casualidad el que llegsemos a tomar esta decisin. La casualidad o, si quieres, el destino, ha jugado un gran papel en nuestras vidas. Cuando fuimos a la crcel supimos que muchos de los reclusos cumplan la condena fine pena mai de por vida, por crmenes terribles relacionados con la mafia, la camorra, o la ndrangheta. En un determinado momento, escuchamos el canto de Federico de Rimini en el Infierno de Dante recitado por un prisionero. Dante deca que slo los prisioneros podan entender la desesperacin del amor entre Paolo y Francesca. Ese amor enorme, desesperado y condenado, recitado por un interno en dialecto napolitano entre sollozos nos lleg a lo ms hondo. Todas nuestras pelculas nacen de grandes emociones que surgen en este mundo, razn por la que escogimos Julio Csar, ya que se trata de una historia italiana y romana que habla sobre el homicidio, la traicin y el poder; todas ellas emociones fuertes directamente ligadas a los que han delinquido.

Una de las escenas ms bellas de Shakespeare es el momento en el que Marco Antonio dice de Brutus cuatro veces, para recordrselo: es un hombre de honor. Todos nuestros intrpretes son hombres de honor por encima de sus crmenes.

Antonio Monda: conocan los actores el texto de Shakespeare?

Paolo T: no Julio Csar, pero cuando les hablamos de los personajes, dijeron: este Shakespeare es un amigo que nos ha entendido. Saba lo que nos ha pasado, sobre todo lo que va sobre el mal.

Un momento muy emocionante de la pelcula es cuando Brutus est ante el cadver de Csar con Antonio para realizar sus oraciones. Vittorio y yo nos miramos y nos dijimos: estamos locos al rodar esta escena que se ha representado durante siglos y que es, quizs, la ms representada del mundo Supona un gran riesgo pero nos lanzamos, con el mpetu de la juventud (risas). Elegimos el campo de voleibol para rodar. Brutus nos conmovi: porque se ha convertido en un tirano, por eso lo he matado. El actor lo dijo con un dolor propio de una persona que ha visto la muerte, que ha tenido que matar. Es diferente a cuando el gran Marlon Brando interpreta esta escena. No estoy diciendo que los prisioneros lo hagan mejor, pero ellos llevan encima la tragedia de su propia vida.

Antonio Monda: es cierto que la pelcula parece hecha por dos jvenes por su fuerza, su energa y vitalidad

Paolo T: S, quizs fuimos un poco ingenuos En cuanto a por qu recurrimos a Julio Csar, se debe a una casualidad el que llegsemos a tomar esta decisin. La casualidad o, si quieres, el destino, ha jugado un gran papel en nuestras vidas. Cuando fuimos a la crcel supimos que muchos de los reclusos cumplan la condena fine pena mai de por vida, por crmenes terribles relacionados con la mafia, la camorra, o la ndrangheta. En un determinado momento, escuchamos el canto de Federico de Rimini en el Infierno de Dante recitado por un prisionero. Dante deca que slo los prisioneros podan entender la desesperacin del amor entre Paolo y Francesca. Ese amor enorme, desesperado y condenado, recitado por un interno en dialecto napolitano entre sollozos nos lleg a lo ms hondo. Todas nuestras pelculas nacen de grandes emociones que surgen en este mundo, razn por la que escogimos Julio Csar, ya que se trata de una historia italiana y romana que habla sobre el homicidio, la traicin y el poder; todas ellas emociones fuertes directamente ligadas a los que han delinquido.

Una de las escenas ms bellas de Shakespeare es el momento en el que Marco Antonio dice de Brutus cuatro veces, para recordrselo: es un hombre de honor. Todos nuestros intrpretes son hombres de honor por encima de sus crmenes.

Antonio Monda: conocan los actores el texto de Shakespeare?

Paolo T: no Julio Csar, pero cuando les hablamos de los personajes, dijeron: este Shakespeare es un amigo que nos ha entendido. Saba lo que nos ha pasado, sobre todo lo que va sobre el mal.

Un momento muy emocionante de la pelcula es cuando Brutus est ante el cadver de Csar con Antonio para realizar sus oraciones. Vittorio y yo nos miramos y nos dijimos: estamos locos al rodar esta escena que se ha representado durante siglos y que es, quizs, la ms representada del mundo Supona un gran riesgo pero nos lanzamos, con el mpetu de la juventud (risas). Elegimos el campo de voleibol para rodar. Brutus nos conmovi: porque se ha convertido en un tirano, por eso lo he matado. El actor lo dijo con un dolor propio de una persona que ha visto la muerte, que ha tenido que matar. Es diferente a cuando el gran Marlon Brando interpreta esta escena. No estoy diciendo que los prisioneros lo hagan mejor, pero ellos llevan encima la tragedia de su propia vida.

Pregunta del pblico: los actores hablan cada uno en su dialecto, lo que sin duda resulta un trabajo inestimable sobre el lenguaje. Ha sido una decisin ligada a los propios actores o para marcar la diferencia de Imperios? querais establecer la relacin entre el Imperio Romano y la Mafia?

Vittorio T: sta es una de estas maravillosas extraezas o casualidades de las que he hablado. Cuando fuimos a la crcel, ese hombre que lea versos de Dante (que era Toscano, como nosotros) recitaba en dialecto napolitano. Sentimos una cierto desafo, ya que la verdad surga de cmo ese hombre lea en su propia lengua. Entendimos que si queramos ser cmplices de esta experiencia, los hombres deban ser libres para expresarse en lo ms profundo de su verdad; en su propia lengua. Cuando preparbamos la pelcula en la prisin vimos cmo los reclusos se pasan horas y horas echados en sus catres mirando al techo. A esa actividad dedican gran parte de sus das, salvo por la noche. Uno de los actores nos dijo que deberamos llamarlos miradores de techos y no prisioneros. Veris que est recogido en los crditos del filme. En estas incursiones prelimares encontramos a los que seran nuestros intrpretes alrededor de una mesa escribiendo. Estaban traduciendo sus papeles a sus dialectos respectivos, mientras otros prisioneros les ayudaban, corrigindolos, a sus espaldas. Nos dimos cuenta de que no se trataba de un juego y que nuestras acciones tendran consecuencias, porque esa obra de teatro era algo que realmente les importaba. El montaje de Julio Cesar en esa prisin de mxima seguridad era algo profundo y verdadero de lo que estbamos empezando a formar parte

Fuente: http://africaencine.com/2012/12/10/el-cine-va-en-busqueda-de-la-verdad-conversacion-con-paolo-y-vittorio-taviani/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter