Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-12-2012

Los huracanes privatizadores de CiU (y grupos afines) amenazan el Hospital Clnico de Barcelona

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


El gobierno (en funciones) de los mejores privatizadores, el dirigido por Mas el conquistador y Mas-Colell el compulso privatizador (y en la sombra -por supuesto!- por las 400 familias tipo Millet-Pujol), con el apoyo de algunos gestores del Hospital Clnico Provincial de Barcelona, un hospital universitario asociado a la Facultad de Medicina de la UB, amenazan con cambiar el rgimen jurdico del HC, un hospital de referencia entre la ciudadana barcelonesa y en mbitos acadmicos, y ubicarlo directamente en manos de la gestin privada [1]. El programa de fondo para SCEEP -su Catalunya con Estructuras de Estado Propias- sigue siendo el que era: todo lo pblico se desvanece aceleradamente en compulsivos e insaciables intereses privados. Barcelona s bona si la bossa sona!

La gestin del Clnic est en manos de una Junta de Patronato en el que participan, mayoritariamente, la Generalitat catalana y la Universidad de Barcelona. El modelo que se quiere implantar, del que ya se habl antes de las elecciones del 25N momento en el que la ciudadana no slo puso de manifiesto sus razonables dudas ante los planes nacind (nacionalistas-independentistas) de CIU sino su crtica a la totalidad a sus prcticas privatizadoras desalmadas (y ms reales que nunca: caso del CAP de lEscala)-, el modelo del HC, deca, sera en sus neoliberales ensoaciones muy parecido al modelo de gestin que rige actualmente en el Hospital de Sant Pau (de San Pablo): se crean unas fundaciones privadas que gestionan, segn sus criterios y finalidades, el patrimonio del hospital y los servicios pblicos a l asociados. La barbarie social y la corrupcin asociadas al Hospital de Sant Pau, que han llevado al centro sanitario a una investigacin judicial, son un excelente argumento para transitar en sentido opuesto y para tomar consciencia de las dimensiones alficas de la estafa-desposesin-popular de convergentes y aliados. Sin perdn y sin alma [2].

Ciudadanos de la Esquerra de lEixample recuerdan que la gestin actual (con netos vrtices privatizadores) del hospital presenta ya nudos ms que problemticos: se adjudican contratos de obras y servicios a dedo (LICON, S.A, por ejemplo, empresa encargada de la limpieza del hospital, tiene un contrato verbal, pero no ha habido ninguna adjudicacin a travs de un concurso pblico segn las normativas actuales) y se usan las propias instalaciones y sus trabajadores pblicos (mdicos, enfermeros/as, etc) para prestar servicios privados: los pacientes de BARNACLNIC, S.A., para vergenza de cualquier concepto demediado o no de racionalidad y justicia, tienen prioridad absoluta en la atencin sanitaria, usando, como se ha sealado, medios pblicos y saltndose listas de espera. Qui paga, manda! Quien paga, manda! El mismsimo suegro del supuesto estafador y malversador de fondos pblicos don Iaki Urdangarin, el actual Jefe de Estado del rgimen fracasado de la segunda restauracin, fue operado hace unos aos en dependencias de Barnaclnic, la empresa sanitaria privada asociada al Hospital. Sin listas de espera y con el dinero de todos.

Pero, por supuesto tambin no se conforman con esto: quieren ms, lo quieren todo, y aspiran a tomarlo por asalto. Quieren implantar una frmula de gestin mediante la que intereses privados llevan ya largos aos lucrndose de los bienes pblicos. Es la agenda, ms o menos ocultada (y a veces explicitada abiertamente) de CiU, y sus fuerzas sociales anexas, sus insaciables y tenebrosos hooligans privatizadores que se les dan de objetividad, eficacia y cienticidad.

La sindicatura de cuentas ha manifestado la existencia de irregularidades en la gestin y administracin del HC, desajustes en las cuentas e incumplimiento de diversas normativas contables. De ah el inters de algunos en convertir una gestin pblica, netamente mejorable desde luego, en gestin privada, con el cuento falaz, infame y pueril de que lo privado es siempre ms hermoso y ms eficaz. La sindicatura de cuentas, por el contrario, recomienda encarecidamente que el ente pblico se gestione como tal, y no apuesta en absoluto por ninguna gestin privada del Hospital. El infierno de la desigualdad no es ninguna alternativa

La ciudadana y varias organizaciones sociales sealan, con razn, que el Hospital Clnic funciona con dineros pblicos y no puede seguir siendo manipulado por aquellos que pretenden convertirlo en una mercanca ms. No a su privatizacin!

Por ello, a partir del mircoles 12 de diciembre, trabajadores y personas que usamos y somos partidarios de la sanidad pblica nos encerraremos en el vestbulo del hospital como muestra de rechazo a la privatizacin de los servicios pblicos. Nos invitan a participar a todos y a todas. Nos esperan!

Esta es su propuesta:

11 h: encuentro y entrada por el calle Villarroel (de Barcelona), a la salida de la parada HC de la lnea V.

13 h. Asamblea informativa.

14-16h Comida popular

17h. Conferencia-mitin: G2e2s2t2in Pblica versus gestin privada, por el Grupo de Defensa de la sanidad pblica.-

19h. Asamblea.

Durante la jornada, Carlos Jimnez Villarejo hablar sobre la querella criminal -criminal!- presentada contra el conseller privatizador Boi Ruiz (y su equipo de gobierno del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya) ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya [3]. Estarn tambin presentes las asociaciones que han firmado la querella: Liga Sndrome de Fatiga Crnica, ATTAC-ACordem, ATTAC-Catalunya, CATAC-CTS y Dempeus.

Nos convoca la PARS, la Plataforma de afectados por los recortes sanitarios.

Nos apuntamos? Debemos apuntarnos! Nos va nuestra salud en ello que, en contra de lo sealado por el conseller en funciones Boi Ruiz, el peor y ms desastroso gestor de la sanidad pblica catalana hasta el momento, es un derecho ciudadano, un derecho de todos y todas, no slo de las capas privilegiadas de nuestra sociedad.

Recordemos el artculo 30 de la declaracin de los derechos humanos: Nada en esta Declaracin podr interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresin de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaracin. En eso estn: combaten una declaracin tan esencial para todos como la declaracin de los derechos humanos. La quieren arrojar a la cuneta de los trastes intiles. No podrn!

PS: ERC, Esquerra Republicana de Catalunya, puede pactar un programa de gobierno con una fuerza poltica que impulsa, dirige y abona propuestas privatizadoras como sta? Un partido que se llama Esquerra, Izquierda, y que es republicanao

Notas:

[1] http://www.esquerraeixample.org/2012/12/tancada-a-lhospital-clinic-per-una-sanitat-publica-sense-gestions-privades-fraudulentes/

[2] De hecho, el informe de la sindicatura sobre el Hospital de Sant Pau, ya realizado, se ha retrasado para despus de las elecciones.

[3] Consideran que el Conseller y su equipo podran haber cometido los delitos tipificados en los artculos del Cdigo Penal referidos al impedimento del ejercicio de derechos cvicos (art. 542), a la omisin del deber de socorro (art. 196), al trfico de influencias (art. 428) y a las negociaciones y actividades prohibidas a los funcionarios pblicos (art. 441). En marzo de 2012 ya presentaron una denuncia ante la Fiscala Superior de Catalunya. El Fiscal reconoci el dao causado a los ciudadanos por las decisiones del Departament de Salut.. a pesar de lo cual decidi no investigar estos hechos! Por ello, decidieron continuar investigando y presentar nuestra querella ante el TSJC. http://afectadasporlosrecortessanitarios.wordpress.com/

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter