Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2012

Eric Schmidt, el orgullo del Capital y la asignatura Economa e Iniciativa Emprendedora

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Aporrea daba recientemente la siguiente informacin [1]: Cuando se supo que Google canaliz $ 9.800 millones de los ingresos de sus filiales internacionales el ao pasado a las Bermudas, para reducir a la mitad su factura de impuestos, su presidente Eric Schmidt defendi la legitimidad de los acuerdos de la compaa sobre el pago de impuestos.

Mr. Schmidt, hablando para Bloomberg, esgrimi el siguiente argumento: "Nosotros pagamos muchos impuestos, los pagamos en las formas previstas en la ley. Por si quedaba alguna duda, aadi: "Estoy muy orgulloso de la estructura que hemos creado. Lo hicimos sobre la base de los incentivos que los gobiernos nos ofrecen para operar". Al final vino el remate conceptual, la seguridad del estpido y el descaro poltico-reaccionario: Se llama capitalismo. Somos orgullosamente capitalistas. No estoy confundido respecto a esto".

Vomitivo? No hay duda. Toneladas de vmitos inundan territorios, pueblos y ciudades. En todo el mundo. El planeta de Aristarco de Samos, Coprnico y Galileo es, de hecho, un vmito, un lodazal qumico de injusticia, explotacin y cultura antihumanista.

Pero hay ms. Mr. Eric Schmidt es un referente. De qu? De quin? Del mundo de los emprendedores l y sus colegas de Google son emprendedores natos- y de algunos ministerios de Educacin.

Esa filosofa, esos nombres, esos xitos empresariales, esa cosmovisin abyecta, impdica, despiadada, es la que se ensea y se quiere seguir enseando en una asignatura OBLIGATORIA en todo los ciclos formativos de grado medio y superior cuantos menos en Cayalunya (ignoro si en toda Espaa). Ernest Maragall, el del sector autodenominado catalanista del PSC; fue uno de sus grandes defensores. A todo eso se le puede llamar instruccin pblica, educacin democrtica y de calidad, en el marco de la defensa y respeto de la declaracin de los derechos humanos?

Es la eterna repeticin de lo mismo, la idea del eterno retorno que apuntaron a su modo y estilo Pitgoras, Nietzsche y Borges. Recuerdan aquellas declaraciones de don Felipe Gas Natural sobre gatos, ratones y procedimientos? No han olvidado aquel ministro de economa socialista afirmando, con el mismo orgullo que el seor Google-Schmidt, que era bueno, excelente, magnfico, hacerse rico?

Enriqueceros, no seis idiotas!, esa es la consigna.

El odio y la rabia no se amortiguan detrs de la ventana.


Notas:

[1] http://aporrea.org/internacionales/n219859.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter