Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2012

Espaa
Exportacin no es un nombre de salida a la crisis

Ricardo Molero Simarro
EconoNuestra


Durante los ltimos meses no han dejado de aparecer noticias sobre la mejora del sector exterior de la economa espaola. Esas noticias han dado alas a quienes, como Juan Rosell , presidente de la CEOE, afirman que la salida de la crisis en Espaa tiene un nombre: exportacin. Sin embargo, un anlisis pormenorizado de lo que se encuentra detrs de la evolucin de las estadsticas de comercio exterior muestra que dicha afirmacin no es sino una mentira con la que se trata de justificar el brutal ajuste salarial que se nos est imponiendo. Tal y como ya han expuesto Gabriel Flores y Vicen Navarro , muy difcilmente las exportaciones van a hacer posible que salgamos de la crisis. Y, sin embargo, el falso intento de mejorar la competitividad de nuestra economa por medio de la reduccin de salarios va a hacer que nos sigamos empobreciendo.

Entre 2007 y 2011 las exportaciones se incrementaron un 16,3% y el dficit comercial de la economa espaola se redujo en ms de un 50%. En septiembre de 2012 la cifra de exportaciones se ha incrementado otro 3,7% respecto al mismo mes del ao pasado. Todo esto ha permitido, adems, que la cada del PIB se haya ralentizado en varias dcimas, por qu, entonces, no somos ms optimistas respecto a las contribuciones que el sector exportador puede hacer para sacar a la economa de la crisis? Pues por mltiples razones:

 

La primera porque, segn los datos recopilados por el Consejo Econmico y Social, en el ao 2010 apenas el 3,3% de las empresas espaolas exportaban, es decir, que los beneficios logrados con la exportacin se concentran en un segmento reducido del tejido productivo.

La segunda, porque el sector exterior espaol ha reforzado su dependencia del turismo. ste sigue siendo el nico sector capaz de compensar el dficit comercial de la economa pero, a pesar de la recuperacin que est viviendo, su aportacin positiva potencial tiene un claro lmite en el nmero total de turistas que pueden llegar a visitar nuestro pas.

La tercera, porque el dficit comercial se est reduciendo debido, en buena medida, al descenso de las importaciones (de un 7,7% desde 2008) consecuencia de las cadas del consumo de las familias, el gasto pblico y, como resultado, las importaciones de las empresas espaolas provocadas por las polticas de ajuste. Sin embargo, si la mejora de las exportaciones llegase hipotticamente a permitir que la economa se recuperase, dichas importaciones volveran a incrementarse.

La cuarta, porque ni siquiera el incremento de los ingresos por exportaciones y turismo ms la cada de las importaciones ha permitido que la economa espaola logre un supervit en su balanza por cuenta corriente (la cual recoge el saldo del comercio de bienes y servicios y la transferencia de rentas entre nuestro pas y el resto del mundo). Es decir, que, a pesar de su evolucin, la aportacin del sector exterior al crecimiento sigue siendo negativa.

La quinta, porque como bien explica el citado Gabriel Flores las exportaciones slo son equivalentes a un 40% de la suma del consumo de las familias y el gasto pblico. Es decir, que, para que las polticas de ajuste dejasen de ahondar en la recesin de la economa, ese saldo neto del sector exterior no slo tendra que pasar a ser positivo, sino que debera llegar a suponer ms del doble de lo que se estn reduciendo dichos consumo y gasto como consecuencia del ajuste.

La sexta, porque dado que la produccin de los bienes exportados por las empresas espaolas demanda una gran cantidad de importaciones, los mrgenes que las exportaciones dejan son muy bajos. Por lo tanto, para que la aportacin neta del sector exterior alcanzase esa magnitud, las exportaciones se tendran que incrementar en una proporcin elevadsima, imposible de alcanzar dado el grado de saturacin existente en los mercados mundiales.

La sptima, porque aunque, segn los datos de la Organizacin Mundial del Comercio, la cuota de mercado acaparada por las exportaciones espaolas en el total de exportaciones mundiales apenas se ha reducido del 1,8% en 2007, al 1,7% en 2011, la posible mejora de este indicador se ve limitada por el hecho de que todos nuestros competidores principales estn llevando a cabo las mismas polticas de ajuste, anulando recprocamente los supuestos efectos positivos de dichas polticas sobre la competitividad externa de las economas.

La octava, porque para poder mejorar sustancialmente dicha cuota exportadora la nica solucin sera transformar la especializacin productiva de la economa, una tarea para la que sera imprescindible un decidida apuesta por la inversin en I+D+i. Sin embargo, para lograr que dicha apuesta fuese eficaz, el volumen de recursos pblicos a movilizar (ya que las cifras muestran que esta tarea la lidera el sector pblico) sera enorme. Esto hara imprescindible romper con las polticas de austeridad del gasto pblico impuestas desde la UE. Al mismo tiempo, sera preciso acabar con la sangra que est generando el pago de intereses de la deuda pblica mediante un proceso de auditora y posterior impago de la fraccin ilegtima de la misma. Acciones ambas sobre las que tanto nuestro gobierno como nuestro empresariado no quieren ni or hablar.

La novena, porque incluso, en el caso de que se llegase a hacer esa apuesta, el esfuerzo a realizar en trminos de I+D+i no slo tardara aos en dar sus frutos, sino que, como dice Flores, debido al reducido tamao de la industria manufacturera espaola, difcilmente las mejoras logradas pudieran tener un impacto importante sobre el conjunto de la economa.

La dcima, porque, si a pesar de esas dificultades, el impacto positivo de esa poltica llegase a ser significativo, las exportaciones espaolas son tan dependientes de la importacin de combustibles fsiles que ni logrando un (muy improbable) aumento radical de la energa procedente de fuentes renovables se podra proveer de toda la necesaria para sostener el incremento de la actividad exportadora.

Ms an, la justificacin de la estrategia de salida de la crisis a travs de la exportacin se basa en una falsa concepcin de la competitividad internacional, segn la cual sta se explica por la evolucin de los salarios de los trabajadores. Sin embargo, el indicador de costes laborales por unidad producida (utilizado habitualmente) depende no slo de la evolucin de dichos salarios, sino tambin de la productividad. Desde la puesta en marcha del euro, dicho indicador creci ms que en el resto de la unin monetaria. Sin embargo, como explica ngel Laborda , los salarios reales se incrementaron mucho menos que la productividad y, adems, esta diferencia entre ellos fue mayor que en el resto de pases, permitiendo que, medido en trminos reales, el indicador evolucionase favorablemente para Espaa. Por lo tanto, lo que en realidad explica el incremento de los costes de nuestra economa no son los salarios, sino la mayor inflacin de precios que aliment los beneficios empresariales.

Como consecuencia de las polticas de ajuste aplicadas con la excusa de la ayuda al sector exterior (y, en concreto, como consecuencia de la ltima reforma laboral y su debilitamiento de la proteccin frente al despido y la negociacin colectiva) esa tendencia que haba comenzado antes de la crisis se est reforzando, haciendo que la participacin de los salarios en la renta nacional est a punto de pasar a ser menor que la de los beneficios. Dado que, como explicaba Alberto Garzn , la economa espaola es una economa guiada por los salarios, esas polticas estn agravando la recesin, hasta tal punto que incluso los beneficios empresariales han sufrido cadas. Sin embargo, ni a la patronal ni al gobierno les importa porque saben que ese es un efecto temporal y, mientras tanto, estn logrando su objetivo de aprovechar la crisis para provocar un debilitamiento an mayor de la posicin de todas aquellas personas que viven de su propio trabajo.

http://econonuestra.org/index.php?option=com_content&view=article&id=352:exportacion-no-es-un-nombre-de-salida-a-la-crisis&catid=51:actualidad&Itemid=75



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter