Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-12-2012

A 27 aos de las Reflexiones sobre Economa Poltica, de Ral Sendic

Sebastin Valdomir
Mate Amargo


 

En ese prlogo que hizo Benedetti durante el ao 1984 arranca diciendo que lo escribe no como un especialista en temas econmicos y por ello se circunscribe a realizar un llamado de atencin sobre las peculiares condiciones en que el trabajo fue compuesto, como signo inequvoco de una voluntad indoblegable. En un pasaje agrega: no se qu opinin merecer esta anlisis de Sendic a los economistas. Valdra la pena saberla.

 
Tomando la referencia del momento actual, el estado de ciertos debates que se generan en el medio camino de una gestin de gobierno que es depositaria de grandes esperanzas del campo popular, las Reflexiones sobre Economa Poltica bien podra ser un documento de referencia precisamente para perforar la barrera ante la cual se detuvo Benedetti al escribir el prlogo. La barrera que imponen los especialistas en temas econmicos, productivos, etc. La barrera de que si los nmeros no dan no se puede avanzar ms all.
 
Despus de todo, Sendic tampoco era un economista. Su formacin universitaria era en Abogaca, y su anlisis de las condiciones reales eran fruto de la observacin y el estudio del contexto histrico del desarrollo de las fuerzas productivas y sus peculiares relaciones de produccin en el Uruguay. Las mismas que por el devenir de los hechos lo pusieron donde lo pusieron; Benedetti recuerda en ese prlogo que Sendic se limit a decir la primera vez que fue aprehendido: yo me considero un prisionero de guerra. Lo nico que voy a decir es mi nombre.
 
El enfoque del trabajo tambin refuerza la opcin de no quedarse solamente con las tres o cuatro grandes lneas de interpretacin del fenmeno econmico. Pararse desde el potencial econmico latente en cada individuo, ya sea este potencial constructivo o destructivo para las posibilidades de bienestar colectivo, implica abrir radicalmente la perspectiva. Ensancharla.
 
A propsito de esta edicin del Mate Amargo relacionada a la temtica de los recursos energticos, es interesante aplicar el siguiente criterio sobre el cual Sendic basa su perspectiva: es til concebir la economa como un edificio en el que para agregarle algo a la fachada no se puede quitar material a los cimientos; tambin verla como un organismo en el que debe haber un desarrollo armnico, mltiple y paralelo de sus partes.
 
Para analizar la dinmica de desarrollo de los pases latinoamericanos, incluso la actual, hay que atender la relacin entre el elemento escasez-abundancia de factores de produccin (por ejemplo minerales, o la energa) y el elemento mercado.
 
Para arrancar, Sendic plantea que reducir toda la economa al mercado es fruto de una determinada manera de ver las cosas. Es una opcin. Poltica. Qu tiene implicancias metodolgicas, en las formas de evaluar los resultados, en la manera de plantear los diferentes caminos que se pueden transitar para organizar el funcionamiento econmico de una sociedad determinada. Sendic agrega que esa manera de ver las cosas, adems de ser un simplismo, tiene consecuencias prcticas y tericas: Reducir toda la economa al mercado es menospreciar el factor humano en la produccin.
 
Entonces, volviendo al anlisis de la dinmica de desarrollo de las economas perifricas sudamericanas, las polticas que se aplican en lo productivo estn determinadas en principio en la circunstancia de que exista escasez o abundancia de un determinado factor de produccin. Esa decisin estratgica, explotar un determinado recurso o factor de produccin, ya sea escaso o abundante, no debera ser tomada solamente en funcin de la relacin de ese recurso con el elemento mercado.
 
El valor de un recurso si lo determina su escasez o abundancia y se expresa en el mercado con una determinada formacin de precios, como resultado de la sumatoria de otros bienes, impuestos y amortizaciones de las inversiones anexas. Pero la interconexin orgnica del capital y sus actividades econmicas y productivas en la escala global, puede hacer que esa formacin de precios no tenga correlacin con la dinmica del territorio donde se produce ese recurso. O incluso puede estar olmpicamente desconectada de cualquier estrategia de desarrollo que se establezca a nivel nacional o regional.
 
Sendic lo resume as: El pensamiento econmico tradicional est enfermo de globlismo. Ni siquiera es del enfoque de las relaciones entre centro y periferia, o entre norte y sur global que est contaminado el pensamiento econmico tradicional. Justamente ese tipo de reflexin es la que brilla por su ausencia en el debate econmico actual, al menos en Uruguay. El globalismo es el estado infantil del anlisis econmico, su caricatura. No llega a anlisis de geopolitica ni de costado.
 
Con el agotamiento de algunas materias primas en este fin del siglo XX, queda claro que el abatimiento de su precio por el bajo costo de la mano de obra era slo producto del deterioro de los trminos de intercambio y que la escasez-necesidad es mejor medida de valor para los pases subdesarollados. Amrica del Sur es una regin con recursos energticos y recursos naturales abundantes. Y con necesidades internas an ms abundantes.
 
La decisin de ampliar o de iniciar la explotacin de un determinado recurso puede hacerse en funcin de dos elementos bien distintos: puede hacerse en funcin de la escasez global, es decir, en funcin del mercado global, o en funcin de las necesidades internas, es decir en funcin de las estrategias de desarrollo autnomas.
 
Adems de traer aparejadas consecuencias claramente diferenciadas, otra diferencia entre esas opciones radica en lo que Sendic denomina tecnoestructuras. Particularmente en lo que refiere a la formacin de determinadas tecnoestructuras relacionadas a los procesos productivos. Este concepto no se refiere solamente a una base tecnolgica sino a una determinada manera de organizacin de la economa, incluyendo la base monetaria, las caractersticas de calificacin de la mano de obra, la base educativa, formacin de cuadros para la produccin, etc.
 
Por ejemplo, el proceso productivo de la forestacin y la produccin de celulosa, iniciado en Uruguay a partir del gobierno de Lacalle, gener una determinada tecnoestructura: exoneraciones tributarias, zonas francas, tratados de proteccin de inversiones (o Acuerdos de Inversin como en el caso del acuerdo con Montes del Plata).
 
Armar una determinada tecnoestructura lleva tiempo, y arranca a partir de una decisin poltica. Lo mismo para desmontar una determinada tecnoestructura. Desmontar tecnoestructuras heredadas de los 90 no solo lleva tiempo, implica contradicciones y son procesos complejos; adems implica un decisin poltica que se sustente en una determinada correlacin de fuerzas en lo social y en lo poltico. En una determinada hegemona.
 
Cuanta tecnoestructura tenemos avanzada para acompaar un ciclo productivo como el de la explotacin de hierro? Lo nico qu hace falta es una tecnoestructura-puerto para exportarlo? Y en el caso del petrleo? Qu tecnoestructura instalada hay? Para qu va a ser todo este asunto? -En un plano regional, este razonamiento tambin es vlido para la produccin de energa, que se destina en un promedio de 25% neto en los ltimos aos para exportacin.
 
Este ensayo de Sendic aporta importantes conceptos en otros aspectos de la economa poltica, que llamaron la atencin de muchos dirigentes de la izquierda latinoamericana. Temas como la deuda y su red de condiciones para el desarrollo de los pases del sur global, la problemtica del consumo no esencial o suntuario, o incluso cuando plantea el concepto de no correlatividad en las economas latinoamericanas entre aumento de productividad con el aumento del salario y en definitiva con el dinamismo de la estructura social; concepto sobre el cual la CEPAL ha trabajado dcadas bajo el enfoque de la la heterogeneidad estructural latinoamericana. Por muchas razones, es un trabajo que requiere (y merece) ser analizado.
 
http://mateamargo.org.uy/index.php?pagina=tema_centrala=236" target="_blank"> http://mateamargo.org.uy/index.php?pagina=tema_centrala=236


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter