Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-12-2012

Cuando Merkel se encuentra con la prensa extranjera en su casa

Ingo Niebel
Gara

Ya es casi tradicin que la revista Forbes nombre mujer ms influyente a la canciller alemana, Angela Merkel. No hay programa de austeridad que no cuente con el visto bueno de la jefa de gobierno democristiana. Ayer la Asociacin de la Prensa Extranjera de Berln organiz un encuentro con Merkel en su cancillera para hablar sobre la poltica interior, exterior y sobre el euro.


Berln, capital de la Repblica Federal de Alemania, estado econmicamente ms poderoso de la Unin Europea y por ende tambin el ms influyente. Los viajeros que entran en este centro de poder poltico en un tren procedente del oeste se topan arquitectnicamente con el podero teutn. Desde los andenes que dan al centro de la ciudad se ve el gigantesco edificio blanco que acoge a todo el aparato gubernamental que ayuda a la canciller a hacer su trabajo. La cancillera es como una cabeza alemana, cuadrada. Entre diferentes alas rectngulares sobresale su centro, que llama la atencin porque es la parte ms alta, la ms cuadrada y adems parece tener una enorme ventana redonda.

Cuando el canciller Helmut Kohl dio su visto bueno a este proyecto arquitectnico, se le criticaba por querer monumentalizar el poder poltico y econmico de la Alemania recin unficada. Los nicos que encontraron un antdoto para minimizar tanto las crticas como los sueos de dominacin de algunos han sido los propios berlineses. Con su fama de poco respetuosos con las autoridades, a pesar de haber sido la capital de la Prusia disciplinada y austera, le dieron a la cancillera el mote la lavadora.

Secretismo

El tren procedente de Colonia lleg con cierto retraso a Berln. Nada ms ver la cancillera el iPad avisa de la entrada de un mensaje electrnico. La Asociacin de la Prensa Extranjera (VAP) informa de que se ha cambiado el plan con Merkel: en vez de responder durante una hora a las preguntas de los periodistas se dirigir a la prensa extranjera durante diez minutos y despus contestar, pero bajo 3. Esta clave irrita a los corresponsales. El encuentro estaba acordado que iba a tener lugar bajo 1, lo cual signfica que los medios pueden citar a la canciller. Bajo 2 supone que los periodistas han de ocultar la identidad del autor cuyas palabras citan. En este caso han de emplear la frmula segn crculos gubernamentales. Bajo 3 quiere decir que no pueden informar ni del encuentro ni de lo que se ha hablado. Esta frmula se emplea cuando alguien quiere orientar a la prensa sobre algo que podra ocurrir pronto o para tener un intercambio abierto teniendo la certeza de que los informadores no lo van a hacer pblico.

Dado que la intencin de los corresponsales afiliados a la VAP no era deliberar con Merkel sobre los secretos de una canciller, se formul una protesta ante el portavoz de Gobierno, Steffen Seibert, anunciando que la VAP no iba a moderar el intercambio tal y como lo suele hacer en otras ocasiones.

Poco antes de que llegara la canciller, Seibert reconoci que l haba sido el responsable de cambiar en el ltimo momento el carcter de la reunin. Como solucin ofreci que Merkel iba a hablar los diez minutos y que despus permitira cuatro preguntas citables, bajo 1, para luego seguir bajo 3. No hubo debate pblico sobre si los periodistas estaban de acuerdo o no. Tal vez este es el estilo que la canciller profesa tambin en las cumbres con sus homlogos.

A continuacin Merkel se mostr como la mujer tefln, tal y como la haba denominado el embajador estadounidense Philip D. Murphy en uno de sus cables hechos pblicos por Wikileaks. Parece que no hay nada ni nadie que puede inmutar a la canciller. La presidenta de la CDU repiti en diez minutos todo sobre el rescate del euro, el despliegue del sistema anti-cohetes Patriot" en Turqua y sobre que la economa alemana est estrechamente vinculada con la zona euro, es decir todo lo que los periodistas ya saban si haban ledo los titulares de los ltimos das.

Cuando se le pregunt si haba aconsejado a su homlogo espaol, Mariano Rajoy, no pedir el rescate y al italiano, Mario Monti, presentarse de nuevo en las prximas elecciones, Merkel respondi teflnicamente: Las decisiones se toman en cada pas de una manera autrquica. No obstante dese que su correligionario hispano tuviese xito con su poltica.

Respondiendo a otras preguntas, Merkel subray la importancia de combatir al paro juvenil pero se qued en explicaciones generales. Las dems no merecan el secretismo que le haba dado Seibert. Queda la impresin de que su jefa impuso esta medida para dejar claro que es ella quien manda en la lavadora y que quera la fiesta en paz en lo que atae al frente meditico.

Cuando al final Merkel despidi a los corresponsales desendoles una feliz Navidad y un buen Ao Nuevo, adems de mantener un buen contacto con los medios, el aplauso era mnimo y se perdi entre los comentarios agrios de los periodistas.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20121218/378482/es/Cuando-Merkel-encuentra-prensa-extranjera-su-casa



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter