Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-12-2012

El maloya de la Isla de la Reunin: races de libertad

ngela Rodrguez Perea
Afribuku


Hoy 20 de diciembre de 2012, siguiendo los rumores y a los crdulos y a los soadores, ser nuestro ltimo da en el mundo. Un mismo da hace 164 aos, el 20 de diciembre de 1848, en la ciudad de St. Denis, capital de la isla de la Reunin, tambin se celebraba el final de una era a ritmo de msica maloya: la abolicin del esclavismo haba llegado y el 21 de diciembre la isla se despertara bajo un nuevo sol.

La Reunin es un departamento francs situado en el Ocano ndico, en el archipilago de las Mascareas (junto con Mauricio y Rodrigues), al este de Madagascar. Antiguamente denominada Bourbon, es probablemente una de las grandes desconocidas para nosotros, hispanohablantes; apenas un pequeo punto en medio del ocano en el mapamundi, pero que a pesar de su reducido dimetro hace honor a todas sus denominaciones: la isla intensa, la reunin de todas las culturas. De ser un trozo de tierra no habitado por la especie humana, ha pasado a ser el melting pot de tres continentes: frica, Asia y Europa. Un triple cruce de culturas y rostros que, como si de magia se tratase, se reflejan en la propia fisonoma geogrfica de la isla, con sus tres circos naturales, consecuencia de la evolucin geolgica provocada por el volcn, an activo. Vistos desde el cielo, Mafate, Salazie y Cilaos (nombres respectivos de los circos) presentan una forma casi geomtrica que nos convencera, si tambin fusemos completamente soadores y crdulos, de que el futuro social y cultural de la Reunin estaba ya predestinado desde el principio

La msica maloya es el vrtice de encuentro de todas esas culturas presentes en la isla, igual que el criollo reunions es la lengua que las vehicula y las hace una sola. El maloya naci a finales del S.XVII como tantas otras msicas criollas del Caribe o Norte Amrica, como una evolucin de la msica de origen de los esclavos de las plantaciones, procedentes de la costa de Madagascar y de Mozambique. La creacin de melodas era una manera de escapar de la dura realidad a la que estos esclavos estaban encadenados.

Pero el caso del maloya presenta una importante peculiaridad con respecto a msicas como el gospel o la salsa pues, mientras stas fueron rpidamente aceptadas, la sociedad reunionesa de origen europeo releg el maloya al mbito de lo secreto y lo prohibido. Como cuenta el escritor Mario Serviable, era una msica que asustaba, pues se asociaba a las prcticas mgicas de origen africano y a la amenaza de una rebelin violenta contra los amos. De hecho, la palabra maloya significa brujera en algunas zonas de Mozambique como el Zambeze.

A partir de ese momento de inflexin que fue la prohibicin de la trata de esclavos, en 1848 la necesidad de mano de obra provoca que un gran nmero de indios desembarquen en la Reunin para trabajar, integrando el elemento social asitico en la poblacin. A pesar de la nueva situacin legal, los llamados malbars trabajan prcticamente en las mismas condiciones que los antiguos esclavos, codo con codo, y a travs de esta proximidad asimilan la lengua y la tradicin, contribuyendo as a la preservacin del maloya.

La sociedad contina profundamente separada y la msica es un reflejo de ello, instalndose un doble eje en el que el Sega, msica de origen europeo cantada en criollo, representa a la poblacin europea y a la cultura oficial. Han quedado en el olvido los primeros aos de vida de la isla en la que el mestizaje era ms la regla que la excepcin.

Apartada siempre a un segundo plano, la situacin del maloya empeora en los aos 60 del siglo XX, momento de leves convulsiones polticas. Esta msica empieza a identificarse con la lucha social y el hecho de que el partido comunista reunions la utilice como un smbolo es una provocacin para la metrpolis. El gobierno central decide pura y llanamente prohibir toda manifestacin del gnero, incluso en el mbito familiar y privado. Las sanciones van desde multas a confiscaciones de los instrumentos tradicionales, (el roul, el kayamb y el pik). El criollo tambin est prohibido en las escuelas, as como toda enseanza de la historia inherente de la isla. Toda identidad propia intenta en definitiva ser borrada.

No ser hasta los aos 70 cuando el maloya empiece a ver de nuevo la luz, irnicamente gracias en parte a aquellos que fueron sus enemigos. La recuperacin del patrimonio fue impulsado por la iglesia, historiadores locales, el partido comunista y grupos de jvenes que se sienten implicados. Conseguir que el maloya salga del silencio en el que ha sido sumido no es tarea sencilla y se topar con el rechazo una parte de la poblacin; la labor ser llevada a cabo al principio por artistas como el msico Firmin Viry o el grupo Kaloupil, grupo tradicional de msica y danza formado por jvenes reunioneses que es el fruto de un intenso trabajo de investigacin social de campo. A pesar de las primeras reticencias, lo natural sale siempre a galope y el maloya vuelve a florecer fcilmente desde dentro de la propia poblacin, como recuerda Jacqueline Farreyroul, miembro del famoso grupo Kaloupil.

El principal representante del gnero es, an actualmente, el gran Dani Waro (aparece en el pequeo documental), msico respetado y casi adorado por todos y que es una prueba fsica del mestizaje racial y cultural de la Reunin, mostrando que el maloya no es ni mucho menos exclusivo de la raza negra.

A las races tradicionales se sumar pronto la fusin y la evolucin del gnero, con grupos como Ousanousava, Ziskakan o el mtico Alain Peters, fallecido prematuramente, que se atrevieron a combinar con el maloya elementos de la msica moderna anglosajona o a introducir instrumentos ajenos como el sintir, guitarra-bajo gnawa de tres cuerdas.

La evolucin ha continuado hasta hoy a travs de msicos como Sami Waro, hijo de Dani y todo un talento musical que ha sido el primero en proponer un cuidado y delicioso maloya electrnico. Pero tambin el grupo Andemya que tocan, segn sus propias palabras, maloya endmico, una lograda mezcla de maloya y rock progresivo.

El maloya es en definitiva un gnero amplio y riqusimo, cuya historia y caractersticas son difciles de presentar en un solo artculo. Hoy est reconocido como patrimonio inmaterial de la humanidad. A pesar de su desarrollo, esta msica ha continuado tratando temas de gran contenido social y que hacen referencia a los problemas de los habitantes de la antigua Bourbon, y siempre con letras en criollo.

Aquel 20 de diciembre no tan lejano fue la primera vez que el maloya, que haba llegado desde el continente negro, se tocaba a plena luz, en la mismsima plaza central de la capital. La noche de este prximo jueves, mientras por el mundo algunas personas se acurruquen en un rincn de sus casas temiendo lo peor, en la isla de la Reunin se conmemorar una vez ms a ritmo de tambores la Ft kaf: la fiesta de los cafres, descendientes de los esclavos de origen africano, pero tambin la gran celebracin de la conquista de la propia identidad, que en este caso no conoce de color o religin, menos an de meteoritos ni de la sumisin a otras amenazas, reales o imaginarias.

Fuente: http://afribuku.wordpress.com/2012/12/20/el-maloya-de-la-isla-de-la-reunion-raices-de-libertad/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter