Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-12-2012

Respuesta a La clase obrera como combatiente de vanguardia por el socialismo, de Gustavo Robles
Elevacin de la conciencia poltica de la clase obrera

Carlos A. Larriera
Rebelin


La respuesta de Gustavo Robles, publicada en Rebelin el 12.12.12 [*], merece una contestacin, pero en lo sucesivo me gustara evitar un interminable intercambio de crticas y contracrticas, y continuar esta discusin en el terreno de los principios, de la teora y las posiciones polticas en general, evitando las alusiones personales.

En primer lugar que Robles no contesta. No define si hay o no un movimiento destituyente de derecha. Tampoco entiende lo que se ha planteado. Se niega a entender por qu razn se cita al Qu hacer? de Lenin, etc. La intencin al escribir estas crticas a Robles fue plantear cuestiones que hoy en da son vitales, sobre las que no hay un verdadero debate dentro de la izquierda.

Reivindico totalmente la revolucin democrtica, obrera y socialista. La cuestin es cmo se hace. La oposicin a este gobierno debe hacerse desde ese objetivo revolucionario. Ya desde el Manifiesto Comunista1 esto est claramente expuesto. Pero precisamente la revolucin socialista es, en primer lugar, revolucin democrtica2, al mismo tiempo que obrera, y socialista. Entonces, una primera cuestin es cmo avanzar hacia una revolucin democrtica a partir de esta democracia burguesa, la forma ms perfeccionada de la dictadura de la burguesa3.

No es socialdemcrata4 quien olvida en la prctica que su deber consiste en ser el primero en plantear, acentuar y resolver todos los problemas democrticos generales. (subrayado CAL).5

Resumiendo: cmo pasar de la democracia burguesa actual a la revolucin democrtica que ser al mismo tiempo obrera y socialista si quiere triunfar; es difcil responder a este interrogante porque no hay ejemplos de este paso en la historia, salvo perodos transicionales como febrero-octubre de 1917 o similares, porque siempre se parti de dictaduras. Las revoluciones comenzaban volteando dictaduras. Ahora se trata de algo nuevo: avanzar hacia la revolucin desde esta democracia burguesa. No hay de quin copiarse directamente, no hay ejemplos en la historia.

La alternativa no es entre la oposicin de cualquier manera a este gobierno kirchnerista, o el seguidismo al gobierno.

Hay que oponerse a este gobierno, porque, entre otras cosas que, por su carcter burgus, tarde o temprano el aspecto progresista del crecimiento con inclusin social ser frustrado desde el mismo gobierno o ste ser reemplazado por otro. No hay otro lugar para los socialistas revolucionarios que la oposicin. Pero la oposicin ciega, de cualquier manera, alindose con lo ms reaccionario de la derecha capitalista, no es la forma de evitar el seguidismo al gobierno.

Al afirmar Robles que el socialismo revolucionario tiene como objetivo el cambio social de raz, y que el rol de la clase obrera debe ser el de vanguardia en la lucha e instauracin del socialismo, no tiene en cuenta que para ser vanguardia en la lucha por instauracin del socialismo, hay que ser en primer lugar vanguardia en la lucha por la revolucin democrtica: se es el camino a recorrer para pasar de esta democracia burguesa al socialismo. Olvidndose de este recorrido fundamental, no se puede llegar al socialismo. La revolucin socialista la hace alguien, ese alguien slo puede ser el conjunto de los que viven de su trabajo y no del trabajo ajeno, dirigidos por la clase obrera, y esto implica necesariamente construir el socialismo desde una revolucin democrtica. O sea, La clase obrera como combatiente de vanguardia por la democracia es una necesidad vigente, y no slo fue necesaria en la poca del zarismo ruso.

La propia pregunta As reparten la riqueza los K? implica necesariamente adjudicarle al gobierno kirchnerista todo el poder y olvidar, en los hechos, dnde est el verdadero poder. Es imposible quedarse tranquilo despus de esta pregunta, es necesario aclarar quines son los que realmente poseen la riqueza.

Hay que sealar que el engao del gobierno de CFK al vanagloriarse del reparto de la riqueza al que alude Robles, es una oportunidad maravillosa pocas veces o ninguna en la historia hemos tenido los socialistas una oportunidad similar para explicarle al pueblo qu hay de falso en este reparto. Si no vemos la diferencia entre el engao del gobierno de CFK y el engao de los gobiernos de Menem-Cavallo-De la Ra, es imposible ayudar al proletariado a elevar su conciencia poltica revolucionaria. El problema precisamente es que la izquierda actualmente existente no tiene como tarea central elevar la conciencia revolucionaria de la clase obrera. Esta es la tarea poltica central del partido revolucionario segn el Qu hacer?.6 Una primera diferencia es que CFK cree en lo que dice, cree que asocindose con los capitalistas puede distribuirse la riqueza. E intenta llevarlo a cabo desde el gobierno. En este sentido es una JP (juventud peronista) consecuente. La ideologa del distribucionismo no es nueva, ni comenz con la JP de los aos 60/70, y es sinceramente sostenida por mucha gente, desde hace mucho tiempo y en la actualidad. Y sostenida incluso por mucha gente valiosa. Al intentar llevar a la prctica esa ideologa distribucionista7, el gobierno CFK pone en juego en los hechos, esa ideologa. Y es una inmejorable oportunidad para todos los socialistas revolucionarios para ayudar al proletariado a visualizar lo utpica de esta intencin. Hacindolo en sentido positivo, y no poniendo un signo igual entre este gobierno y los gobiernos anteriores. La discusin sobre si justicia social bajo el capitalismo o expropiacin del capitalismo y construccin del socialismo es una discusin que se remonta a los orgenes del socialismo, por lo menos. Es la discusin entre reforma y revolucin. Ntese que no es lo mismo reforma que la imposicin de los intereses del capitalismo en forma directa y brutal. Los socialistas reformistas buscan la justicia social bajo el capitalismo. Y de alguna manera los socialistas revolucionarios tambin, en el sentido de que todos queremos las mejores condiciones de vida para el pueblo. Los socialistas revolucionarios tambin peleamos por reformas, slo que adecuando esta lucha al objetivo ms general de la revolucin socialista. Este inters comn de reformistas y revolucionarios por mejorar lo ms ampliamente posible las condiciones de vida del pueblo, plantea la necesidad de una unidad de accin en base a esta comunin de objetivos.

El hecho de que el gobierno de CFK se vanaglorie del reparto, no quiere decir que la redistribucin sea cero. Es innegable el aumento de 5 millones de puestos de trabajo, 2,4 millones de personas que no tenan los aportes suficientes pudieron jubilarse, ms los 3,6 millones de nios y jvenes hijos de padres sin trabajo o con trabajo informal y a madres embarazadas cubiertos por la asignacin universal por hijo.8 Se podr decir que es poco o no es tan poco, pero hay una diferencia abismal con la dcada del 90, y eso no se puede ignorar. Ningn socialista revolucionario puede ser indiferente a esta marcada mejora en la situacin social. Las implicancias de este mejoramiento son muchas y merecen un comentario aparte.

Es necesario aclarar que el aumento en la redistribucin del ingreso es mayor o menor segn con qu se lo compare. Si se lo compara con la dcada del 90, es inmenso. Si se lo compara con lo que debera ser, es bastante pequeo. Pero no hay que olvidar que bajo el capitalismo es imposible la justicia social plena, con este o con cualquier gobierno. Y que un gran aumento del bienestar depende inexorablemente de grandes triunfos de las luchas obreras y de todos los asalariados en la lucha de clases, ms que de cualquier gobierno. En este sentido es notable la diferencia entre ste y otros gobiernos burgueses. Con todas las limitaciones que este gobierno tiene, le baja el martillo, transforma en realidades tangibles muchas luchas del pueblo. Estas conquistas se deben a las luchas del pueblo, pero otros gobiernos se niegan sistemticamente a transformarlas en realidades, con lo que las conquistas a lograr por las luchas del pueblo con otros gobiernos son mucho ms difciles de concretar. A nivel de leyes, es indudable el rol del gobierno. A nivel de paritarias tambin. Y los ya mencionados nuevos puestos de trabajo, etc.

Otra aclaracin habra que hacerla tomando como ejemplo la ley de medios. Es conocida la posicin en general de la izquierda contra esta nueva ley de medios. Ac hay un error terico innegable. Si la izquierda hubiera elaborado un proyecto mejor, lo hubiera instalado en la sociedad, y hubiera hecho una campaa lo suficientemente amplia y eficaz como para que tuviera posibilidades de ser votada en el parlamento, en ese caso es indudable que haba que poner todas las movilizaciones al servicio de la votacin de esta ley de medios alternativa. Pero esto no existi, y das antes de la votacin por la nueva ley de medios hubo una gran manifestacin para su aprobacin, a la que la izquierda no asisti. Sobre los hechos consumados, entre la ley de medios de la dictadura, y la nueva ley de medios, era obligatorio para la izquierda apoyar la movilizacin y la votacin en el parlamento.9

No se puede ignorar la relacin de fuerzas interburguesa, y la relacin de fuerzas entre la burguesa, el proletariado y el resto de la poblacin. Hay que basarse en esa relacin de fuerzas y actuar para modificarla a favor del pueblo.

El hecho de que el gobierno de CFK se vanaglorie del reparto no quiere decir que no haya algo de reparto. Hay un dilema que no es tal: para decirle al pueblo lo que tiene de ilusorio a largo plazo este reparto, no hay ms que decirle al pueblo toda la verdad. Pero Por qu es tan imperioso desenmascarar este engao, Por qu sta es la prioridad poltica nmero uno? Por qu la prioridad poltica nmero uno no puede ser desenmascarar el engao de los destituyentes? Por qu el eje principal de la poltica de izquierda es desenmascarar a este gobierno, al mismo tiempo que la derecha destituyente lo difama de todas las formas posibles? Cmo ayudamos a la clase obrera a diferenciar el desenmascaramiento de este gobierno de la difamacin de este gobierno por la derecha destituyente?

Volvemos a lo que dijimos ms arriba. La mejor forma de desenmascarar a este gobierno no es distorsionando la realidad, negando que hay un grado de redistribucin notable con relacin a la dcada del 90, afirmar implcitamente que el gobierno tiene todo el poder cuando no lo tiene, y negar que exista una derecha destituyente10. La mejor forma no es llamar paro general (el paro no super el 25% y no hubo paro en la industria, donde trabajan los obreros) a una marcha, que adems no surge de las bases, a una marcha manejada por dos sectores de la burocracia sindical en abierta alianza con la gran burguesa destituyente, marcha que la mejor consigna que pudo enarbolar estuvo relacionada con el impuesto de ganancias a los salarios. Esas no son las mejores formas de desenmascarar a este gobierno.

La mejor manera de desenmascarar a este gobierno es ayudar a que este proyecto del kirchnerismo de crecimiento con inclusin social, adquiera el mximo desarrollo posible en la medida que sea crecimiento con inclusin social, al mismo tiempo que se denuncie y se impulse la oposicin y la movilizacin contra todo ataque a los derechos de los trabajadores.11 Como bien dice Robles, la creencia en este proyecto est instalada en los trabajadores: De esta manera, el pueblo cree que el poder est en quien gobierna, que en la democracia gobiernan las mayoras populares, y que sin patrn no hay trabajo. Vivimos en esa cultura, y a partir de ella es que debemos cambiar las cosas. Vivimos en esa cultura, y a partir de ella es que debemos cambiar las cosas. Hay una conciencia de masas que se adquiere por experiencia de masas. Lenin explica esta conciencia adquirida por la experiencia de masas, y toma el ejemplo del parlamento, y plantea que la poltica bolchevique debe estar orientada a que las masas agoten sus expectativas en el parlamento, que es la nica manera que abandonen definitivamente esa esperanza en el parlamento y pueda orientarse hacia una revolucin democrtica, obrera y socialista. Ese agotamiento de las expectativas en el parlamento se dara de manera ptima, por ejemplo, si se lograra que todos los parlamentarios fueran obreros, porque quedara al desnudo que aun con todo el parlamento compuesto por obreros la dictadura del capitalismo se ejerce igualmente. Pues bien, las masas deben agotar sus expectativas en el crecimiento con inclusin social bajo el capitalismo, y es obligacin de los socialistas revolucionarios impulsar de todas las maneras posibles esta experiencia para que se agote, se agote por las buenas, llegando al lmite posible de su optimizacin, y no al revs, boicotendola.12 Esa es la forma de cambiar las cosas a partir de esta cultura que est instalada. La oportunidad histrica es inigualable. No recuerdo haber vivido o ledo de otra oportunidad histrica parecida en ningn pas del mundo.

El resto de lo que dice Robles es tan confuso y tan absolutamente infundamentado, que sera un despropsito intentar desmentirlo rengln por rengln.

El gobierno no tiene ningn discurso delirante, aunque est equivocado. El populismo no es delirante, y el reformismo tampoco. Son ideologas equivocadas (que por supuesto responden a caractersticas e intereses de clase concretos). Este gobierno es consecuente con su ideologa de conciliacin de clases, hasta donde puede serlo. Y este gobierno trabaja mucho y bien intentando desarrollar esa poltica. No hay ningn delirio. Hay slo una creencia equivocada pero sostenida en la forma ms consecuente en que se puede sostener.

Nunca se habl del peligro de una dictadura militar. S se dijo que dado que la izquierda diferenci histricamente los distintos tipos de gobierno burgueses, los distintos tipos de dictadura de la burguesa, por ejemplo una dictadura militar de una democracia burguesa. por qu no se puede diferenciar un gobierno burgus populista, creyente de la conciliacin de clases, y del crecimiento con inclusin social bajo el capitalismo, de una derecha destituyente, de un capitalismo de saqueo directo como el de la dcada del 90? Por qu no se puede diferenciar la poltica de derechos humanos de este gobierno de la poltica de derechos humanos del menemismo, con su indulto incluido? Los cientos de militares genocidas que han sido juzgados y condenados bajo este gobierno es lo mismo que el indulto de Menem? Acaso la clase obrera como combatiente de vanguardia por la democracia no puede ni necesita ver esta diferencia? Repito la frase de Lenin: No es socialdemcrata [bolchevique en este caso] quien olvida en la prctica que su deber consiste en ser el primero en plantear, acentuar y resolver todos los problemas democrticos generales. Se est de acuerdo con esta concepcin de Lenin s o no? ya ha perdido vigencia?13

No se trata de defender el gobierno menos malo frente al ms malo. Lenin, deca por ejemplo, refirindose a las elecciones, bajo el zarismo, que en el caso de que los liberales fueran ms fuertes que los centurionegristas14 y los candidatos obreros ms dbiles que los liberales, es obligatoria la unin de los obreros con la democracia burguesa (populista, etc.) contra los liberales. Y en los casos en que los liberales sean ms dbiles que los centurionegristas se requerira formar un bloque general de la oposicin para derrotar a estos ltimos.15 Ms all del tema electoral, ac queda bien claro que Lenin tena muy cuenta las diferencias y los matices entre los distintos sectores de la burguesa. Por qu entonces hoy en la Argentina es comn en la izquierda no se diferencie la poltica burguesa del gobierno con la poltica burguesa de la oposicin destituyente?

Si en este momento gobernara alguien como Macri, toda la lucha de la izquierda y de los trabajadores debera estar centrada en los aspectos ms defensivos, en recuperar conquistas, etc. Hoy en da queda margen para avanzar y elevar los reclamos por mejoras, para organizarse, para reunirse, para propagandizar y discutir, etc., etc. No es una diferencia menor.

La confusin de un frente poltico con una accin reivindicativa no es tal, el frente poltico destituyente es un hecho. Lo que se afirma es simple: el 20 N fue ms una manifestacin de la derecha destituyente que un emergente masivo del reclamo de las masas obreras. Se puede no estar de acuerdo con esta afirmacin, pero no tiene nada de confusa.

En ningn momento en el escrito se ignora a las corporaciones mineras, etc., simplemente se trataba de subrayar lo que se dice en el prrafo anterior: el 20 N fue ms una manifestacin de la derecha destituyente que un emergente masivo del reclamo de las masas obreras. El tema de Robles del abrazo del gobierno con distintos sectores del capital concentrado es tema del anlisis de la lucha interburguesa, que exceda los marcos del escrito. Y Robles pone en la misma bolsa sectores de la burguesa muy dismiles, muchos de los cuales forman parte de la derecha destituyente, otros no, otros ms o menos; mezcla sectores burgueses con dirigentes polticos burgueses de todos los colores y matices, imposible desentraar toda esa madeja sin dedicarle varios artculos aparte.

Pero hay una constante: no se habla de la derecha destituyente, no existe, no se la nombra, slo dice: ve acciones destituyentes en todas las crticas, por ms razonables que estas sean. O sea que las acciones destituyentes son visiones, pero no realidades. Sera interesante que la izquierda en general se hiciera cargo de una afirmacin como esa. Sustentar esa posicin sin asumirla con plena responsabilidad, sin fundamentarla, confunde a la clase obrera y a todos los trabajadores. Y dado que esa derecha destituyente realmente existe, si la izquierda niega su existencia, o si hace como que no la ve, o si simplemente la ignora, si figura ausente en sus anlisis, la izquierda inevitablemente tendr la responsabilidad histrica de haber asumido esa actitud. La izquierda debe sentar posicin clara y definida en esa cuestin.

Robles dice finalmente que: hay que oponerse a toda accin del capital concentrado, lamentablemente Robles se opone a las responsabilidades del gobierno en esas acciones del capital concentrado, pero ni habla de la poltica hacia el capital concentrado, y no se opone en ningn momento a la poltica del capital concentrado que se manifiesta en la derecha destituyente. Slo a la poltica del capital concentrado que se manifiesta a travs el gobierno kirchnerista. No es que haba que oponerse a toda accin del capital concentrado? No es esto s, por lo menos, realmente confuso?

Muy bien: hay que ayudar al proletariado a tener mayor claridad sobre la lucha interburguesa. Lstima que Larriera se queda ah텔. Lo que se queda ah es el artculo, porque no haba espacio para ms, porque es un artculo que se limita a sealar los errores evidentes de Robles y a plantear mnimamente la orientacin general que es necesario tener.

Es necesario que la izquierda en general tenga una posicin clara sobre qu significa la clase obrera como combatiente de vanguardia por la democracia, y sobre la existencia o no de la derecha destituyente y su rol poltico objetivo. Esto es slo una parte de la tarea ms importante del socialismo revolucionario que es la de ayudar al proletariado a elevar su conciencia poltica, a adquirir una conciencia poltica realmente revolucionaria. El proletariado no puede adquirir esta conciencia sin esta ayuda desde afuera; la conciencia poltica que surge de la lucha econmica, sindical, es la conciencia reformista, burguesa, nunca solamente con la lucha por las reivindicaciones econmicas la clase obrera ser combatiente de vanguardia por el socialismo. La clase obrera debe conocer cmo funcionan en realidad todas las clases de la sociedad, los sectores de clase, a qu intereses responden, que poltica asumen, etc. Ayudar a que la clase obrera adquiera esta conciencia es la tarea principal de la izquierda, tarea que la izquierda no asume. Slo con esta clara conciencia podr la clase obrera oponerse al gobierno sin favorecer a la derecha destituyente, podr desarrollar su independencia de clase, etc. Hablar detalladamente de esta tarea fundamental excede los lmites de este escrito. Pero esta tarea es la responsabilidad principal e ineludible de la izquierda.16

[*] La clase obrera como combatiente de vanguardia por el socialismo http://rebelion.org/noticia.php?id=160677

Notas:

1 K. Marx y F. Engels, Manifiesto Comunista, cap. II, Proletarios y Comunistas, Los comunistas slo se distinguen de los dems partidos proletarios en que ()

2 Como es obvio, en una verdadera revolucin participa la mayora de la poblacin, es decir, la clase obrera, el conjunto de los asalariados, y todos los que viven de su trabajo y no del trabajo ajeno, es decir, la base de la pirmide social, inevitablemente para ser una verdadera revolucin debe ser antes que nada una revolucin democrtica.

3 F. Engels, El origen de la familia, la propiedad privada, y el Estado, en Obras Escogidas de Marx y Engels, Editorial Fundamentos, tomo II, 1975, pg. 339: La forma ms elevada del Estado, la repblica democrtica, () y que es la nica forma de Estado bajo la cual puede darse la batalla ltima y definitiva entre el proletariado y la burguesa ()

4 En el sentido de bolchevique.

5 V. I. Lenin, Qu hacer?, Obras Completas, Editorial Cartago, 1969, Tomo VI, pg. 480, 1er prrafo.

6 V. I Lenin, Qu hacer?, Obras Completas, Editorial Cartago, 1969, Tomo V. pgs

7 Utpica bajo el capitalismo. Adems de lo que se trata no es de distribuir la riqueza producida bajo el trabajo asalariado capitalista, sino expropiar al capitalismo, y que la produccin misma sea propiedad de todo el pueblo. La sociedad, reorganizando de un modo nuevo la produccin sobre la base de una asociacin libre de productores iguales F. Engels, El origen de la familia. (No debe interpretarse esta frase de Engels en el sentido citado por Mandel de El ideal de la clase media, a saber, una sociedad de pequeos productores que posea medios de existencia independientes, en La concentracin econmica en Estados Unidos, D. Guerin y E. Mandel, Amorrortu editores, Buenos Aires, 1973.)

8 Entre otras fuentes ver Documento de los curas en opcin por los pobres, Buenas noticias para la Navidad, en Pgina 12, domingo 9.12.12

9 En el partido bolchevique hay multitud de ejemplos en este sentido. Ver, por ejemplo, V. I. Lenin, Obras Completas, Editorial Cartago, 1969, Tomo XVIII, pgs. 43-49

10 Existe una derecha destituyente contra Chavez en Venezuela, contra Correa en Ecuador, Lugo en Paraguay, etc., por qu ignorar la que existe en la Argentina? Existi una derecha golpista contra Pern en 1955

11 Sin abandonar en ningn momento ni en ningn sentido la estrategia de la revolucin socialista, y declarando abiertamente esa estrategia en todo momento.

12 Por supuesto, a medida que se desarrolla este proyecto habr infinidad de oportunidades para sealarle a la clase obrera todas las trabas capitalistas que dificultan e impiden finalmente su concrecin plena, el rol de los distintos sectores de clase y sus representantes polticos, etc., y de esa manera contribuir a que la clase obrera agote la experiencia. Es por todo esto una oportunidad inigualable.

13 V. I. Lenin, Obras Completas, Editorial Cartago, 1969, Tomo V, pg. 480, primer prrafo.

14 A quin se debe elegir para la Duma del Estado), V. I. Lenin, Obras Completas, Editorial Cartago, 1969, Tomo XI, pgs. 351/357.

15 V. I. Lenin, Obras Completas, Editorial Cartago, 1969, Tomo XVIII, pgs. 43-49.

16 Para esto ver V. I. Lenin, Qu hacer?, en Obras Completas, Tomo V, Editorial Cartago, 1969, pgs. 405-494.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter