Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2012

Jvenes de "segunda generacin" en una de las entrevistas del proyecto
Inmigrantes 2G, quin les conoce?

Nacho Carretero
GEA Photowords


Creamos que era una generacin perdida entre dos mundos, dos culturas, dos formas de ver la vida. Les veamos como jvenes promesas de un futuro mejor pero divididos por la ausencia de una existencia compartida. Pensbamos que tenamos muchas cosas que ensearles, que compadecerles, que debamos ayudarles a buscar su identidad Pero no. Los representantes de esa segunda generacin de inmigrantes que vive en Espaa saben muy bien donde estn, que simbolizan y, sobre todo, lo que quieren. Esta ha sido una de las principales conclusiones de las Jornadas sobre Identidades Transnacionales organizadas por GEA PHOTOWORDS la semana pasada en el Crculo de Bellas Artes de Madrid en las que que presentamos un documental indito y un vdeo multimedia sobre estos jvenes que han hecho que este pas sea mejor que antes. En sucesivas entregas presentaremos tanto el testimonio de los especialistas como el retrato de los propios protagonistas de este apasionante proyecto.

Ellos y sus padres. Porque si alguien ha perdido en la gestacin de esta nueva figura (para nosotros) de inmigrantes son sus progenitores. sta, al menos, es otra de las conclusiones menos agradables del encuentro. Madres y padres que dejaron a sus hijos atrs un da para servir de avanzadilla a esos cinco millones de personas que llegaron a nuestro pas en la ltima dcada en busca de un presente mejor. Trabajaron duro, lejos de su familia, empezando como empleados casi clandestinos, para mandar remesas de dinero a sus pases y poder traerse a sus hijos pequeos a vivir y estudiar en Espaa. La mayora lo consigui. Pero ahora, con las vacas flacas de la crisis, los padres quieren volver de regreso a su tierra y, de nuevo, muchos lo tienen que hacer solos. Porque sus hijos se sienten ms de aqu que de all. Unos padres que, all y aqu, estn condenados a ver crecer a sus hijos por el skype del ordenador.

La palabra inmigrante es hermosa. Para m es alguien que busca una oportunidad para renacer de nuevo. Personalmente no me gusta el trmino segunda generacin, sobre todo cuando en otros pases ya van por la cuarta. Y yo me pregunto: cundo se deja de ser inmigrante? asegur en su discurso de inauguracin de las Jornadas Pablo Gmez Tavira, director de Inmigracin de la Comunidad de Madrid. Entre sus palabras, Tavira dej unas cifras que hablan por s solas: en los primeros 8 meses de este ao se han marchado de Espaa 750.000 personas pero han llegado 650.000, por lo que no est tan claro que los inmigrantes estn marchndose. Unos se van, pero llegan otros, afirma.

Tambin, extrapolando cifras de la comunidad autnoma madrilea, se puede afirmar que el 20% de los jvenes espaoles son hijos de padres extranjeros. Y tambin que Espaa, despus de El Vaticano, es el pas del mundo con menor ndice de natalidad. Espaa necesita inmigrantes por este envejecimiento de la poblacin concluye el director de Inmigracin de la CAM. Y no slo por eso, aclara, sino porque Espaa es un pas mucho mejor desde que llegaron ellos.

Tras la presentacin del vdeo que encabeza este artculo -realizado ntegramente por los voluntarios y los miembros de GEA PHOTOWORDS- se celebraron varias mesas redondas cuyos participantes trataron de ahondar en este tema ms all de las cifras.


CUESTIN DE IDENTIDAD

La primera en intervenir fue Rosa Aparicio, sin duda una de las personas que ms sabe -sino la que ms- sobre la integracin de los inmigrantes de segunda generacin en Espaa. Doctora en Ciencias Polticas y Sociologa e investigadora del Instituto Universitario Ortega y Gasset, Rosa record su origen hasta hacernos entender que por haber nacido en otro pas siente mejor que nadie lo que habla: Nac en Colombia pero a los 6 aos me mandaron a estudiar a Europa. Por eso soy una 2G en muchos aspectos. Lo primero que dira es que todos los hijos son distintos a sus padres. Y que no entiendo porqu, siempre que se habla de estos jvenes, se presenta como un problema. Lo importante es huir de los tpicos: fracaso escolar, inseguridad, colapso sanitario, etc. Creo que, a pesar de la crisis, no hay grandes problemas de convivencia. Y eso es lo importante, asegura.

Aparicio aport algunos datos sobre los estudios realizados desde el Instituto Ortega y Gasset en los que se demuestra que los adolescentes extranjeros tienen ms ganas de ir a la universidad que sus homlogos espaoles -un 55% frente al 47%- aunque despus se abre una gran brecha porque apenas la tercera parte de ellos lo consigue, asegura. A la pregunta de si se sienten espaoles, segn esos estudios, slo el 20% de los que vienen de fuera lo afirman mientras que la cifra se invierte hasta el 80% cuando los que responden son los nacidos aqu. Lo curioso es que las nuevas tecnologas les permiten estar conectados con los dos mundos y han hecho su eleccin, concluye la doctora.

La segunda intervencin vino a cargo de Juan Madrid Gutirrez, director del Centro Madrid Salud Joven, perteneciente al Ayuntamiento de la capital, que como mdico especializado en Salud Pblica, aport su visin desde el punto de vista sanitario. Yo nac en un pueblo y llegu a Madrid en los aos 50. Y tambin me sent como estos inmigrantes de ahora. Por eso me identifico mucho con ellos. Y, sin embargo, estamos ante un fenmeno nuevo porque hace 15 aos la relacin entre adolescentes e inmigrantes no era tema.

El mdico seal que uno de los problemas con los que se enfrentan en la atencin a este sector de la poblacin est en la salud reproductiva. El 45% de nuestros usuarios es extranjero. Y de origen muy distinto. No se puede atender igual, por ejemplo, a una chica musulmana que a un joven centroamericano. Los valores cambian. Tenemos casos de adolescentes a los que los padres recomiendan tener su primera relacin sexual con prostitutas y de chicas que se han quedado embarazadas y que son obligadas a abortar contra su voluntad por sus padres. En cualquier caso -afirma- el abordaje de estas situaciones se hace desde el Derecho, la Equidad y la Interculturalidad.

Otro de los ponentes fue lvaro Hernando Freile, maestro, periodista, qumico y coordinador del Aula de Compensacin Educativa del barrio de Tetun, en Madrid, que lleg a calificar, a pesar de trabajar en l, como un centro segregador por la poltica de separacin que aplica a los inmigrantes. Vivimos en una sociedad hipcrita que dice una cosa y luego hace otra. Todos los que trabajamos en educacin estamos avergonzados de ello, asegur Hernando al comienzo de su intervencin.

El profesor cont una curiosa historia de un joven que lleg a su centro llamndose Abdul y pidi desde el principio que le cambiaran el nombre por el de Alberto. No quera saber nada de sus orgenes. Era una especie de autodefensa creyendo que as se iba a integrar mejor. Pero con el tiempo, al ver que renunciar a su identidad era peor todava, pidi que le volvisemos a llamar Abdul. Y hoy se siente muy orgulloso de ello. Estas historias de ida y vuelta son las que nos hacen pensar cada da que la esperanza est, precisamente, en el futuro de estos jvenes.

PERIODISMO Y ESTEREOTIPOS

Nessrin el Hachlaf Bensaid, es abogada, periodista y becaria del Tribunal Constitucional. Lleg a Madrid con cinco aos desde su Marruecos natal y hoy es una incansable luchadora por los derechos de los inmigrantes -especialmente las mujeres musulmanas- desde su buffete de la capital. Ella es una genuina representante de los jvenes de segunda generacin de inmigrantes en Espaa. Hasta que no te llaman para hacer un reportaje ni siquiera te lo planteas. Es lo que me ha pasado a m desde que me llamasteis desde GEA para intervenir en estas jornadas apunta Nessrin, Y es que yo me siento multiplicada, no dividida. Es un lujo poder compartir dos culturas tan diferentes.

La abogada puso sobre la mesa varias cuestiones muy delicadas. Una de ellas fue la diferencia de trato que el Derecho Civil espaol otorga a los nacidos fuera de nuestras fronteras para obtener la nacionalidad espaola. Si eres latinoamericano, apenas necesitas dos aos para conseguirla, gracias a esa especial relacin que Espaa quiere tener con sus antiguas colonias. Sin embargo, si eres africano necesitas casi 10 aos. Y eso es muy injusto. Es preciso un cambio legislativo urgente para acabar con esa discriminacin, afirma Nessrin.

Por ltimo, la joven y combativa letrada lanz una andanada contra los medios de comunicacin acusndolos de ser los grandes enemigos de los inmigrantes porque favorecen los esteriotipos y etiquetndolos en las malas noticias por su origen. Y, que decir tiene, lo que se escribe o se habla sobre las mujeres musulmanas. No tienen ni idea.

La contundente afirmacin de la letrada dio pie al debate, celebrado en la jornada del siguiente, sobre periodismo e inmigracin. Uno de los participantes fue Jos Manuel Lpez, director de la Fundacin Pluralismo y Convivencia, una organizacin participada por el Estado que trabaja, sobre todo, en el estudio de las religiones entre las diferentes minoras de nuestro pas. Lpez aport tambin datos interesantes que demuestran, numricamente, como los estereotipos nada tienen que ver con la realidad. El 18% de los marroques que llegan asegura que no es creyente y casi el 40 % del resto afirma que es creyente pero que no practica. No desmontan estos datos esos estereotipos que tienen pnico al integrismo islmico y asocian la inmigracin con la religin? se pregunt durante su charla.

No hay burkas en Espaa por eso la campaa de un partido cataln durante la ltima campaa electoral no se entiende. Y nihabs (esos antifaces negros que llevan las mujeres musulmanas en algunos pases y que asustan tanto) slo tenemos contabilizados 130 y la mayora son de espaolas conversas o miembros del cuerpo diplomtico acreditado en Espaa. Lo que est claro -aadi el director de la Fundacin- es que toda religin genera una cultura en su entorno. Pero seguir esa cultura no te hace ser religioso de la misma manera que poner un beln en casa no te hace por fuerza ser catlico.

Lpez hizo una encendida defensa de la multiculturalidad y de lo importante que es para nuestro pas tener referencias externas de lo que somos frente a pocas pasadas: Para mi madre lo normal era ser blanco, catlico, castellanoparlante, heterosexual y conservador, no en el sentido de ser de derechas, sino de estar con el que manda siempre. Hoy, afortunadamente, las cosas han cambiado.

Mar Llerena, es la directora de contenidos de Radio Tentacin, una combativa radio del sur de Madrid que trabaja mucho con los inmigrantes y en la que trabajan hasta 17 nacionalidades diferentes desde hace 15 aos. La emisora ha recibido varios premios por su labor de integracin y en pro de la multiculturalidad de sus emisiones. Por eso su voz es ms que autorizada para hablar de este tema. La prensa no es ms que un reflejo de lo que se oye en casa, asegur. Como pasa casi siempre, primero se da la noticia mala pero luego no se sigue para ver si es verdad o no. Por eso estamos hartos de ver noticias donde se coloca la nacionalidad del delincuente para asociarla a algn tipo de delito. Nadie explica que son una excepcin dentro de la normalidad reinante.

Si preguntamos a cualquiera de los que estn aqu que es lo primero que les viene a la mente si decimos la palabra inmigracin, la mayora entrara en un imaginario negativo: conflictos, ilegalidad, problemas, sufrimiento, etc. Y eso es, precisamente, lo que nos hace a los periodistas ser presa de los propios esteriotipos que existen en la sociedad donde vivimos, afirm Mar.

El ltimo en intervenir fue Nicols Castellanos, periodista y responsable de temas de inmigracin de la Cadena SER. Nicols lleg con la noticia debajo del brazo al hacernos partcipes del reportaje que estaba cubriendo en esos momentos: la expulsin de forma ilegal y arbitraria de dos menores en Melilla cuando un polica los meti en un coche para abandonarlos a su suerte al otro lado de la frontera, en Marruecos, donde todava se encuentran. Es muy difcil movernos de los clichs -asegura-, porque los propios periodistas y los medios nos los saltamos. Utilizamos palabras absurdas para definir conceptos claros: subsahariano cuando queremos decir negro; sin papeles o ilegales cuando nos referimos a inmigrantes sin visado; etc. Los periodistas nos reunimos varias veces con los observatorios de inmigracin para acordar modelos de conducta que luego se obvian sistemticamente.

Uno de los problemas que est viviendo la profesin periodstica es la falta de especialistas en inmigracin en los grandes medios nacionales. Y luego nos extraamos de la baja calidad de la informacin. Pero es normal que el encargado de cubrir la informacin econmica por la maana no tenga porqu saber mucho de estos asuntos y coloque directamente un teletipo llegado de no se que agencia sin comprobar un dato ni cambiar los trminos. Y si a eso le aadimos que se ha acabado con los programas de integracin al reducir los presupuestos de 100 millones a 0. La crisis est afectando al rigor periodstico de una manera irrevocable, afirm Castellanos.

RETRATOS LITERARIOS DICTADOS POR LOS PROPIOS JVENES

David Andrade. Actor y Especialista, trabaj varias temporadas como mdico en la serie Hospital Central, naci en Ecuador y lleg con 11 aos a Espaa.

Soy hijo de padres inmigrantes de diferentes partes del mundo y aunque nac en Madrid, tengo recuerdos de haber vivido en otra tierra en la que quedaron primos tos y abuelos. Crec en diferentes sitios de la ciudad y aunque no lo crean en todos ellos al mismo tiempo.

Hablo diferentes idiomas y lenguas. He vivido en hogares grandes y pequeos, ricos y humildes, pero siempre al calor de una familia que me ayud, que me educ, que me transmiti valores que nunca precisaron de traduccin porque eran simples, claros y pertenecen a todas las culturas y a todos los tiempos. Una familia que por momentos creca tambin en alegra con la llegada de los seres queridos, una fiesta cada rencuentro. Entonces poco importaba ser espaoles, europeos, andaluces, latinos, africanos, porque ramos mucho ms que todo ello.

Cuando pequeo, en el colegio, algunos compaeros me llamaban de forma diferente: por el nombre, el apellido, la nacionalidad de mis padres esa tierra que hoy tambin es ma- y siempre les respond con determinacin: no soy guiri, no soy extranjero, no soy inmigrante. Nac aqu, crec aqu, soy ms espaol que t, soy igual que t, soy diferente, soy.

Cuando las relaciones se hicieron ms slidas, ya no importaron ni el color de la piel, ni del pelo, ni la forma de mis ojos, ni el acento, mis amigos eran un territorio donde sentirse seguro, la familia y el barrio un sitio al cual pertenecer. Ahora lo que me importa es el presente, descubrir los secretos del mundo y los del propio cuerpo, el valor de la amistad, la duracin de un amor y no tenerle miedo al miedo. Al mismo tiempo en otro sitio investigo lbumes familiares en secreto y en cada pgina, en cada imagen hay calor, busco un mapa, una raz, una huella, veo en fotos a tos y primos que apenas conozco, me encuentro con mis abuelos.

Con el tiempo gano en confianza pero ah fuera las cosas no son como esperaba, como me las haban enseado y contado, como intentaba que fuesen. No es culpa de nadie, doy conmigo y con las pieles que habito. Cuanto menos seguro de quien soy, mas me alejo de quien quiero ser. De ello discuto con mis padres, discuto con mis amigos y discuto conmigo mismo. No hay forma de ponerse de acuerdo. Decido comenzar una carrera universitaria, una formacin en grado superior, trabajar en un taller mecnico, meterme en una banda o no, decido irme de viaje y visitar todos lo pases y culturas a los que pertenezco, no hacer nada, decido saber quien soy. Y lo decido todo en una tarde y al mismo tiempo.

Soy quien decidi ser actor y lo consigui, la joven con ttulo universitario a punto de comprar un billete de regreso a un pas que no sabe como la recibir, ni siquiera si es el suyo, Soy aquel al que abandonaron y enormes personas, maestros y entidades lo ayudaron a salir adelante y soy al que no vieron y el que pas. Soy el que festeja los goles de Espaa y los de Ecuador, soy con papeles y sin papeles, blanco, negro y multicolor, quien buscando un sitio lo encontr. Soy de la bachata, del flamenco y del rock, el que emiti una promesa y se estrell y el que se plante un sueo y lo cumpli.

Paola Cardona acaba de terminar su diplomatura de Publicidad y RRPP en la Universidad de Mlaga, tiene 23 aos y lleg de pequea a Espaa.

Mis padres y yo nacimos en la capital de la salsa, la sucursal del cielo en una ciudad llena de alegra y de gente buena: Cali, Colombia.

Mi padre viajo a Espaa en el ao 2000, como todos aquellos que salen de su pas para intentar mejorar nuestra calidad de vida y poder ofrecer a mi madre y a m un futuro brillante, lleno de esperanza. Al ao siguiente y gracias a que mi padre trabajo duramente durante todo ese ao logro obtener sus documentos y regularizar su situacin legal en Espaa y pudo traernos por medio de reagrupacin familiar.

Lastimosamente, dada la situacin actual espaola y a la edad de mi padre, 54 aos, lleva mucho tiempo desempleado, aunque en su poca de actividad ha realizado diferentes tareas: conserje, construccin, etc. En cuanto a mi madre, siempre ha sido una persona con una inmensa suerte y desde que llegamos all por el ao 2001 nunca le ha faltado trabajo, actualmente es Auxiliar de geriatra.

Desde mi llegada a Espaa, puedo decir que nunca he tenido obstculos, ni en mi vida profesional, ni personal, siempre he estado rodeada de gente estupenda que me han tratado como una ms y que me han acogido como una persona ms sin importar mi procedencia. nicamente y como excepcin y dado que todava no tengo la nacionalidad Espaola no pude disfrutar de una beca para viajar al extranjero para mis practicas de empresa al finalizar la universidad. Pero era un requisito como cualquier otro.

Por mucho tiempo que pase y por muchos lugares visite, nunca dejare de sentirme colombiana y de enorgullecerme al hablar de mi pas. Agradezco a Espaa todos los aos que me ha brindado y que me ha cobijado sin ningn tipo de prejuicio, ocupa un lugar importante en mi corazn, pues la persona que soy ahora es gracias a todo lo vivido en este hermoso pas y al cual agradecer eternamente.


Asun Lpez Morada 30 aos, diplomada en Turismo. Naci en Mlaga hija de padres filipinos y tiene un restaurante en Fuengirola.

Mi madre lleg a Espaa como interna en una casa a travs de una agencia filipina que se encargaba de arreglar los trmites necesarios para poder trabajar aqu y as ella podra enviar dinero a mi familia materna. Y, por otro lado, mi padre vino a Europa porque siempre le haba llamado la atencin este continente y despus de visitar distintos pases como Blgica, Holanda, Alemania, etc. opt por quedarse en Espaa, en concreto, en Fuengirola donde encontr trabajo como cocinero en un hotel.

El mayor obstculo que he encontrado es que tuve que esperar hasta la mayora de edad para obtener la nacionalidad espaola aun habiendo nacido aqu. Al no tener la nacionalidad no pude optar a becas en mi perodo de estudios. Otro obstculo para m fue en su momento (porque hoy en da no ocurre eso para nada, todo lo contrario) fue el hecho de no poder optar por un puesto de trabajo porque la empresa buscaba a gente de nacionalidad espaola, o ms bien de aspecto europeo.

En cambio, un beneficio que encontr a la hora de acceder a la Universidad fue el hecho de que si eras extranjero bastaba con un 5 de nota media en las Pruebas de Selectividad.

Puesto que llevo toda mi vida en Espaa, me siento totalmente espaola, pero debo reconocer que me siento muy volcada con el pas de origen de mis padres puesto que toda mi familia materna y un hermano mo y mis sobrinos viven all.

La poca escolar fue la ms dficil: era una nia al que en cada paso que daba me encontraba a alguien que me miraba por el hecho de ser diferente. Cundo me preguntaban de donde era yo les deca: De dnde voy a ser. De aqu. Como t!!. Y ya sin contar con esas excursiones a pueblos donde s que era raro encontrarse a un extranjero de visita cultural Verme all me haca plantearme muchas veces si ir o no.

Pero eso era antes, hoy en da la diversidad cultural est a la orden del da y a m como hija de inmigrantes me encanta.

Recuerdo la primera vez que pis la tierra de mis padres, la emocin que sent al verme como una persona ms y al ver ese lugar que tantas y tantas veces haban visto mis padres durante su infancia y adolescencia ya que ambos eran de la misma ciudad aunque se conocieron en Mlaga..La verdad que sent que esa tambin era mi tierra. S es cierto que cuando ramos pequeos mis padres iban con frecuencia a fiestas de filipinos y que nos relacionbamos ms con nios de filipinos, pero con el tiempo nuestro grupo de amistades son de origen espaol u otros. Aqu viven personas de muchsimas nacionalidades.

En breve voy a tener una nia con mi pareja de origen espaol. No me preocupa para nada el hecho de que vaya a vivir lo que yo viv en mi infancia por temas de discriminacin por ser diferente (y lo pongo entre comillas porque no fue as realmente, pero s es verdad que me sent un poco fuera de lugar en algunos momentos de mi niez) ya que hoy en da es algo ms que normal el mestizaje y la mezcla de culturas, y es algo que me encanta.

Santtu Vottonen. 26 aos, albail, hijo de finlandeses. Lleg a Espaa con 5 aos.

Los primeros aos en Espaa fueron muy difciles. Tena muchos problemas cuando caminaba solo por la calle. Tena que correr y pelear muchsimas veces slo por ser rubio. Hasta que consegu amigos espaoles y esto cambi. Los ltimos aos he trabajado casi exclusivamente para residentes finlandeses, ya que hay muchos que no hablan espaol o ingls y demandan servicios en fins. Por eso creo que tengo trabajo todava y estoy luchando bastante bien en la crisis que hay. Pero el futuro en este mundo nunca no se sabe

No me siento como un espaol. He nacido en Finlandia y tengo sangre finlandesa, eso no se puede cambiar. Pero como llevo tanto tiempo fuera de Finlandia cuando regreso para vacaciones me siento como un turista. Conozco las calles de aqu mejor. Viajando por el mundo cada vez ms me siento como un ciudadano del mundo no de Finlandia y tampoco de Espaa.

Llevo media vida aqu y muchas veces me hablan ingls en los supermercados y restaurantes. Les contesto en espaol pero me siguen hablando en ingls. Tengo cara de extranjero y creo que eso no va cambiar mucho.

Rakesh Bhagwan Narwani 31 aos, hijo de padres indios y nacido en Ceuta.

Mi padres nacieron en la India, mi padre en Ahmedabad y mi madre en Devas. Mi padre vino a trabajar en un bazar en Ceuta en los aos 70, para conocer la experiencia de vivir y trabajar en el extranjero. Mi madre, sin embargo, vino porque se enamor de mi padre. Juntos montaron un bazar propio en Mlaga. Son compaeros de trabajo a jornada completa, amantes en horario nocturno, marido y mujer cuando se levantan y mis padres en los ratos libres.

Es un tpico decir que uno est entre dos aguas al hablar de su identidad. Yo no estoy entre dos aguas sino que intento nadar en un mar de identidades diversas. Estuve viviendo en Italia nueve meses gracias a una beca de Erasmus, as que me siento un poco italiano, sobre todo al hervir la pasta y tomando caf. Tambin estuve en Nueva York gracias a otra beca, esta de de idiomas, as que tambin tengo algo de neoyorquino. Me encanta poder estar en una ciudad en la que puedo hacer algo a cualquier hora del da.

Creo mi identidad es difusa, no se puede decir que me sienta ms de un sitio que de otro, soy de todas esas partes en las que me he sentido vivo, y claro la India es una de ellas. Considero, adems, que cuando una persona se siente de un sitio, o tiene su nacionalidad muy arraigada corre el riesgo de ver en otras personas, el otro. Ese puede llegar a ser terrible y originar mltiples conflictos simplemente por sentir miedo hacia eso que aparentemente es desconocido.

Si tuviera que decir que soy de algn sitio yo me siento de la playa de Hueln, el barrio donde viven mis padres en Mlaga. Estando en esa playa veo el mar y se que tras ese mar est frica, est Ceuta, donde nac. Si miro a la derecha est Amrica, New York donde estuve viviendo y trabajando como camarero y si miro a la izquierda est la India aunque no la vea est ah, esperndome para que la conozca mejor. Es en la playa del barrio de Hueln, donde me siento orientado y s perfectamente cul es mi lugar en el mundo.

En un viaje a la India en 2009 me plante sobre mi identidad. Tuve la necesidad de ir a la India sin mi familia, quise ir con unos amigos y as fue. Entend en ese viaje que no era indio, paseando por las calles de Bombay la gente me miraba como si fuera extranjero, al igual que por las calles de Mlaga. Fue en este viaje en el que entend que las segundas generaciones son personas especiales porque estn viviendo en un pas en el que ellos no han decidido vivir, fueron sus padres los que eligieron emigrar. En el momento que me di cuenta de eso decid que yo tambin quera elegir mi futuro y no descarto que mi eleccin sea, a diferencia de mi padre, volver, volver a la India.

Han sido mucho los debates internos que me han generado. Me hace pensar en el concepto de felicidad. Pienso que un emigrante siempre piensa en cmo hubiera sido su vida si se hubiera quedado, si hubiera sido en su tierra natal ms feliz que en su pas de acogida. En mi familia hay divisin de opiniones, algunos dicen que si hubieran sabido lo que les esperaba en Espaa se hubieran quedado en la India. Yo cada cierto tiempo me pregunto cmo hubiera sido mi vida si hubiera nacido en Pune, donde viva mi padre, cmo seran mis amigos cmo sera mi primera novia en el instituto? ? qu hubiera estudiado en la universidad.

Toms Morgenstern 29 aos, periodista, argentino de origen, lleg con 6 aos a Barcelona.

Nunca me he topado con ningn obstculo por el hecho de ser inmigrante, ni en el mbito profesional ni en el personal. Al contrario, el hecho de ser nacido en Argentina y de provenir de una familia de origen judo-alemn siempre ha despertado el inters de la gente. Soy consciente de que nac en Argentina, pero la verdad es que tengo cero sentimiento de pertenencia a mi pas de origen. Me siento 100% barcelons.

Es cierto que ha habido momentos en los que he pensado: he crecido en Espaa, pero nac en Argentina, mis abuelos son alemanes y tengo familia en Israelno me queda muy claro de dnde soy. A veces es confuso, pero tambin divertido! Tiene su encanto ser de tantos sitios a la vezTengo casa en varios pases!.

EL PAPEL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIN EN LA INTEGRACIN DE LOS INMIGRANTES

En lo que a inmigracin se refiere, Rosa Aparicio directora del Instituto Ortega y Gasset y una de las mayores expertas si no la ms en hijos de inmigrantes de Espaa, me lleg a decir que eran ms importantes los medios de comunicacin que las polticas. Es decir, es ms importante cmo se cuenta que qu se cuenta. Por qu? Porque en realidad contar el fenmeno de la inmigracin no es tan importante. Y que no se me entienda mal, no es tan importante desde el punto de vista del periodismo actual. El periodismo actual, de los grandes medios, vive sobre todo de dar noticias que llamen la atencin y, para lograrlo, suelen tratar los temas desde un punto de vista impactante, llamativo. La inmigracin no iba a ser una excepcin.

En realidad la migracin es un fenmeno sociolgico y geogrfico, que lleva teniendo lugar desde que la humanidad es humanidad. Los siglos XX y XXI no son una excepcin. Muchos dicen que no, que ahora hay ms inmigracin que nunca, que las desigualdades son mayores No es un debate que nos competa ahora, pero en mi opinin- es un punto de vista algo cortoplacista. La inmigracin siempre ha tenido lugar. Mismo en Espaa, aunque nos parezca nuevo, todo esto ya tuvo lugar.

En los aos 40 y 50 miles de personas se trasladaron del campo a la ciudad en lo que los urbanitas consideraban avalanchas sin control. Se instalaron en barrios como Lavapis, malvivan hacinados, le quitaban el trabajo a los de la ciudad, se les reservaban los puestos ms bajos, aumentaban la inseguridad, etctera Y qu ocurri? La migracin campo-ciudad en Espaa aument la riqueza de las ciudades, su poblacin, el trabajo y la productividad. Hoy, los hijos, nietos, bisnietos de estos emigrantes son ciudadanos de a pie parte de un tejido urbano pleno y desarrollado. Pero el fenmeno es demasiado jugoso como para no sacarle zumo.

El periodismo siempre ha tratado la inmigracin al comps de la agenda poltica, esto es, lo ha tratado como un problema. Deca al principio que la migracin es un fenmeno social y geogrfico que no dara buenos ni llamativos titulares tratada desde un punto de vista observador, acadmico, neutral. Por eso el periodismo ha elegido otorgarle el punto de vista de la poltica: ojo, tenemos un problema. La alarma.

Tratar la inmigracin desde un punto de vista asptico nos dara titulares como: llegan a Espaa tantas personas, la mano de obra ha aumentado tanto, el desarrollo econmico ha mejorado esto, las pensiones se han garantizado esto otro, la natalidad ha repuntado hasta aqu풅 Bastante aburrido. Es mejor titulares como Avalancha en la valla de Melilla pese a que se le llame a avalancha a 12 tipos-, pateras pese a que el 1% de la inmigracin que llega a Espaa lo hace en patera-, inseguridad pese a que la delincuencia no ha hecho si no descender en Espaa desde mediado de los 90-, etctera Lo que quiero decir es que la inmigracin es, posiblemente, el nico fenmeno social que es y ha sido objetivamente positivo para un pas y se percibe como algo negativo. Por qu? Efectivamente, el periodismo es ms importante que las polticas.

REPITIENDO ERRORES

En lo que nos ocupa, hijos de inmigrantes nacidos en Espaa o que llegaron de muy pequeos, se estn repitiendo errores e irresponsabilidades que se cometieron y cometen con la inmigracin de primera generacin. Cabe destacar algunas cosas que ya nos sabemos de memoria: incidir en la nacionalidad de los protagonistas de un suceso cuando no tiene valor informativo, hablar de grupos de albanokosovares, por ejemplo, en lugar de criminales. En la lnea con lo que decamos antes: la bsqueda de llamar la atencin, de vender el titular, de que entre por los ojos. En ese sentido, qu prefiero escribir, una noticia sobre un ecuatoriano licenciado en aeronutica o un intento de salto de la valla en Melilla? Llama ms la atencin lo segundo, pero qu es ms importante? Y sobre todo, qu es ms importante para nuestra sociedad? Poco le importa al periodismo actual, su cometido es vender. Vende la valla, no el licenciado.

Dicho esto, cabe llamar a la responsabilidad de cada uno. No somos tontos y podemos y debemos- intentar huir de esta percepcin. Que un marroqu haga algo no significa que los marroques se dediquen a eso. Que un blgaro robe, no convierte a los blgaros en ladrones. Es obvio. Se llama responsabilidad individual, discernir lo que nos cuentan y aplicar nuestras ideas no en base a los orgenes sino a las personas. Del mismo modo tampoco estamos aqu para juzgar si el periodismo se ha convertido slo- en un negocio o cunto hay de nocivo en ello. La realidad es que, en inmigracin, se generan estereotipos y debemos ser conscientes de ello mediante el anlisis.

En lo que a los hijos de inmigrantes se refiere, se estn volviendo a cometer esos errores. De nuevo el periodismo busca insaciable el titular, la etiqueta, la definicin vendible. Me incluyo. Cuando elaboramos este reportaje iba con dos ideas fijas en la cabeza que quera utilizar. Una era averiguar qu modelo est siguiendo Espaa para lograr la plena integracin de los hijos de inmigrantes. La otra era preguntar, directamente a los protagonistas, qu se sienten: espaoles o del lugar dnde son sus padres.

En primer lugar me encontr con un golpe en la cara: Buenas tardes, es que estoy haciendo un reportaje de inmigrantes de segunda generacin y... Epa! Un momento, cmo que inmigrantes de Segunda Generacin? T ests haciendo un reportaje de espaoles cuyos padres son inmigrantes, no? Pues s텔. Entonces por qu estos chavales que son espaoles deben seguir portando la etiqueta de inmigrantes?. Pues vaya, no s, es verdad. Despus apareci Rosa Aparicio y me dijo, es normal el rechazo a este trmino, sin embargo es un trmino acadmico que nos sirve para hacer un seguimiento de esta generacin, la primera en Espaa cuya realidad es distinta a la de sus padres. Es necesario hacer un seguimiento para comprobar que su integracin es buena. Puede llamarse portar una etiqueta, pero desde un punto de vista acadmico es necesario. Como veis, primer debate.

Despus all fui con mi pregunta de qu modelo se sigue en Espaa. Ninguno. Oiga, esto no me sirve para nada. Yo quiero hacer un reportaje. Pero es que, efectivamente, me fueron explicando que tan importante es poner las herramientas para la integracin y que nadie se quede en la cuneta, como no incidir en la diferencia. Y esto, me explicaron, es especialmente importante en el colegio.

Me contaron casos y casos de profesores que, con la intencin de proteger y respetar la cultura de un alumno extranjero, incidieron en ella hasta el punto de lograr diferenciarlo del resto de la clase. Hoy fulanito nos va a contar por qu en su casa no comen cerdo. Hala fulanito, en pie y que se te oiga bien lo distinto que eres y todos te podamos respetar tremendamente. Es decir, un excesivo paternalismo que acab siendo contraproducente. Lo mismo ocurre con el Estado. Un excesivo paternalismo conduce a marcar a los ciudadanos por su origen o nacionalidad. Menos sentido tiene todava este paternalismo con chicos y chicas que ya han nacido en Espaa que, en su condicin de nios, aprenden a toda velocidad y se integran en su inmensa mayora. Miren, aunque yo nac en Galicia mis padres se fueron a vivir a Asturias cuando yo era un beb y regresaron cuando yo tena 6 aos. En clase me sentaron al lado de un chaval que hablaba slo gallego. Estuve exento de la asignatura de lengua gallega tres aos, pero en cuatro meses yo hablaba gallego perfectamente. Y, cranme, si yo puedo, puede cualquiera.

NO HAY MODELO

Mi segunda obsesin era la identidad. Qu te sientes, espaol o ecuatoriano? Espaola o china? Y as. De nuevo, sin titular. Primero porque me hicieron ver que la identidad es algo fluido, no es un ttem inamovible cuya condicin perdura. La identidad va variando, va cambiando y hoy me siento una cosa y maana otra. Los factores externos y avatares de la vida le van dando forma. Una volubilidad de la que los chicos se enriquecen.

La mayora me deca que las dos cosas, que se sentan orgullosos, que se aprovechaban de su doble condicin (incluso triple en algunos casos) y que no se paraban a pensar si ms de una o de otra. Hasta muchos me decan que era la primera vez que se lo paraba a pensar. Incluso Nessrim, una chica de padres marroques que trabaja como abogada en Madrid, me dijo que cuando la llam para hacer la entrevista fue la primera vez que tom conciencia de que era una inmigrante de segunda generacin.

Es decir, desde un punto de vista comunicativo, periodstico, podemos hablar de inmigracin, de segunda generacin, de sus problemas y podemos tratarlo como un grupo homogneo con problemas y soluciones. La verdad es que cada uno tiene su realidad, son espaoles con otras culturas, identidades, religiones y costumbres, pero eso no es un problema, es una ventaja para una sociedad. Por tanto, no estamos ante un grupo social del que hay que definir problemas. Estamos ante una nueva realidad de la sociedad espaola: ser espaol ya no es ser bajito (ms bien feo), blanco y catlico: ahora tambin es ser rabe, latino, de tez negra u ojos rasgados. Tambin son espaoles.

Y en periodismo, la comunicacin debe estar a la altura. Si un chico o chica ha nacido aqu, especificar sus costumbres orgenes o religin no tiene otro sentido que el de estigmatizar. Deben dejar de salir en los medio en el rol de inmigrantes, deben ser una parte integrante, una parte ms de la sociedad en los medios.

Me decan algunos protagonistas del reportaje que el da que en las series de TV (y yo aado que en la realidad, que incluso va por detrs), haya jueces negros, policas chinos o diputados rabes, entonces lo habremos logrado. Debemos afrontar y celebrar que la sociedad espaola camina imparable hacia un nuevo paisaje, hacia nuevas identidades que sin duda nos van a enriquecer y a hacer mejores.

Fuente: http://geaphotowords.com/blog/?p=17892 / http://geaphotowords.com/blog/?p=18025 / http://geaphotowords.com/blog/?p=18107



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter