Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2012

Defender la Sanidad, recuperar la Soberana

Javier Couso
Hablando Repblica


Nada mejor que acudir a los datos para rebatir la propaganda. Lo cientfico frente a la publicidad sugestiva. Porque cuando observas las nmeros con detenimiento, los analizas y comprendes, cae como un teln toda la hojarasca neoliberal que, presentada como proyecto de buena gestin contra el despilfarro, no es ms que un proyecto ideolgico que pretende revertir lo conquistado por la ciudadana para retornar a su particular arcadia, un remozado nuevo, pero en esencia antiguo, rgimen.

En la cuestin sanitaria madrilea, punta de lanza del ataque liberal a la Sanidad Pblica, se ve claro, no solo que son mentiras las cifras que manejan como un mantra para engaar a toda la poblacin, sino que stas no aguantan la comparacin fra con las cuentas reales.

Mentir es la estrategia, desacreditar la tctica. 1-Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. 2-Lo Pblico es insostenible. Dos titulares de consigna repetidos hasta la saciedad. Simples ideas-fuerza, mentiras positivas que, emulando al mago nazi, van calando en la poblacin.

La primera frase encubre la estafa privada de la Banca mundial, verdadero expolio contra pases y personas cuando los platos rotos producidos por el desastre financiero especulativo de una lite son socializados para que todos paguemos, llegando a rendir a las soberanas nacionales por medio de la modificacin de sus Cartas Magnas para poner por encima el pago del robo financiero transnacional a las necesidades de la ciudadana.

La segunda, responde a la intencin de que la gente crea que no se puede mantener su asistencia, que la riqueza no da para todos, que todo lo que se ocupa de todos no es posible. Es la peor de las ideas, la vieja esencia del rgimen aristocrtico que divide a las personas en categoras deterministas sobre quin accede a los frutos econmicos y quin no.

Lo peor de todo esto es que la mayora de la gente, cada da ms idiotizada por la desculturizacin programada, lo compra, lo asume, y finalmente lo cree sin cuestionarlo.

Afortunadamente existen, la historia es movimiento, sectores avanzados que se niegan a tragar, que dicen un NO alto y fuerte, que se juegan sus salarios, las estabilidad laboral, su integridad fsica y hasta su libertad. Son los ejemplos dignos, quienes dan un paso al frente. Mareas que algn da se transformarn en maremotos contra el viejo mundo que quiere resucitar para robar todo lo conseguido por el movimiento obrero organizado.

Debemos sumarnos a todas las movilizaciones que protagoniza el personal sanitario, entendiendo que defienden no solo su trabajo sino lo nuestro, lo de todos. Porque es la lucha por la proteccin de una cuestin fundamental que afecta a la vida y a la calidad de la vida. Un derecho que debe ser de excelencia y universal, no una salud de apartheid segregada entre ricos y pobres.

Nos encontramos ante la implantacin de una sanidad de calidad (relativa) para los que puedan pagarla y otra deficiente-caritativa para una mayoritaria poblacin cada vez ms empobrecida. Por eso, retornando al principio, los nmeros son tan importantes, porque desmontan las mentiras:

La Comunidad de Madrid no parece contemplar que hay 2 tipos de hospitales en la red madrilea de salud: los del nivel 1 (atencin a patologas menos graves y con menor coste) y los de nivel 2 (90% de la asistencia especializada, de mayor coste y dotados de ms personal). La comparativa de los datos no se puede establecer sin contemplar esta diferencia y hay que hacer constar que slo los hospitales pblicos de nivel 1 son susceptibles de ser privatizada su gestin sanitaria segn el Plan de Medidas de sostenibilidad de la Comunidad de Madrid. Los datos de los costes de hospitales de gestin ntegramente pblica al no pertenecer al mismo grupo, NO SON COMPARABLES.

En cuanto a los de nivel 1, s es posible la comparacin:



Conclusin: Si se sigue el modelo de privatizacin de la gestin sanitaria , el coste no desciende, sino que asciende a 118 millones de Euros por ao, con financiacin pblica (impuestos) [1]. Los presupuestos de 2013 implican el incremento de la asignacin en un 20% a los 3 hospitales pblicos de gestin enteramente privada (menos complejos), mientras se reduce en un 30% la financiacin de los hospitales de gestin mixta (cuya gestin sanitaria se quiere privatizar) y un 16% de media los de gestin enteramente pblica de la Comunidad (los de mayor complejidad asistencial): Se saca dinero de la financiacin a centros pblicos de gestin pblica para sostener los de gestin privatizada y por privatizar.

Como vemos, da a da se va atacando todas las conquistas sociales. Necesitamos luchar, salir a la calle y apoyar a los que se la juegan pero tambin hablar claro en poltica. Hay que plantear la reversin de las privatizaciones, la expropiacin y re-nacionalizacin de los sectores estratgicos para detener el proyecto neofeudal. Proponer futuro y cumplirlo con la fuerza de la calle. Solo as se podr, no ya llegar a ganar elecciones sino, como nos ensea Chile en negativo y Venezuela en positivo, mantener el poder en un proyecto soberano al servicio del pueblo.

Ilusionar para ganar, ganar con poder, mantener el poder de todos para defender lo de todos.

Nota:
  1. Datos de los presupuestos consolidados de la comunidad de Madrid para 2012 y proyecto de presupuestos para 2013, disponibles, en la pgina de AFEM, as como pliego de contratacin para uno de los hospitales en rgimen capitativo:
Fuente: http://hablandorepublica.blogspot.com.es/2012/12/defender-la-sanidad-recuperar-la.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter