Portada :: Chile :: Lecciones de la rebelin estudiantil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-12-2012

El nuevo ciclo abierto por el movimiento estudiantil

Jean Batou
SolidaritS


[Los pasados das 11 y 12 de diciembre la revista suiza SolidaritS invit a dos animadores del movimiento estudiantil chileno, Sebastin Farfn Salinas y Roberto Vargas a explicar el particular "Mayo 68" de Chile que ha supuesto el ao 2011. Jean Batou resume sus aportaciones].

En 2011, los y las estudiantes chilenos impresionaron al mundo. Desde entonces, su movimiento se ha extendido a Quebec y Colombia. Del sur al norte de las Amricas, la mercantilizacin de la educacin ha sido objeto de una protesta de masas y esas movilizaciones de la juventud han recibido una muy amplia adhesin popular.

Relanzamiento de la protesta social

Ciertamente, el gran movimiento chileno de 2011 no ha logrado hacer retroceder al gobierno conservador de Sebastin Piera. El objetivo de una enseanza pblica y gratuita para todas y todos no ha sido alcanzado. Como mucho, las autoridades han propuesto subvencionar a los bancos para que reduzcan las tasas de inters de los prstamos concedidos a los y las estudiantes. Sin embargo, las formidables movilizaciones de 2011 han logrado deslegitimar las polticas neoliberales y dar crdito a los movimientos sociales que se enfrentan a ellas: en defensa de los servicios pblicos, del medio ambiente, del pueblo mapuche, etc. Varios sondeos han mostrado que el pueblo chileno no tiene ya confianza en sus polticos, ni en los de derechas ni en los de izquierdas, y cree cada vez ms en sus propias capacidades de accin colectiva.

Para nuestros interlocutores, el movimiento de 2011 ha abierto un nuevo ciclo social y poltico. La transicin pactada de la dictadura de Pinochet a una democracia controlada haba visto a los partidos demcrata cristiano y socialista ocupar el poder ejecutivo de 1990 a 2010. La vuelta a la democracia por imperfecta que fuera no puso en cuestin las polticas de privatizacin impuestas por las autoridades militares. Muy al contrario, el nuevo poder prosigui y profundiz la gestin neoliberal del pas durante veinte aos. Sin embargo, en 2010, la victoria electoral de los conservadores coincidi con la irrupcin de la crisis, cuando los efectos acumulados de las polticas antisociales realizadas durante casi 40 aos tienen al pas hundido en la postracin. Es la razn por la cual el movimiento de la juventud ha marcado un punto de cambio de la coyuntura social y poltica.

Defender la democracia y el bien comn

La nueva generacin se ha hecho intrprete de un malestar generalizado, suscitando por primera vez la puesta en cuestin del modelo econmico de la transicin, gestionado con la misma aplicacin tanto por la Concertacin (centro-izquierda), que espera volver al poder en el otoo de 2013, como por la derecha. Y mientras el Partido Comunista apuesta por una nueva candidatura de Michelle Bachelet (Partido Socialista) a las presidenciales de noviembre de 2013, para poner en pie una Concertacin bis, ms a la izquierda, en el seno de la cual podra quiz ocupar puestos ministeriales, la nueva izquierda antiliberal contempla la presentacin de una alternativa poltica, apoyada en el movimiento social.

Esta nieva izquierda consta esencialmente de tres corrientes: un sector influenciado por la autonoma italiana, que se niega a construir un polo poltico separado del movimiento social, una convergencia marxista, candidata a la formacin de un nuevo partido anticapitalista, y un polo socialdemcrata de izquierdas, que busca una alternativa a la Concertacin. Para la prxima primavera sabremos si logran formar un frente comn sobre un programa de ruptura con el neoliberalismo salud y educacin gratuitas para todos, nacionalizacin de los recursos naturales, en particular del cobre, proteccin del medio ambiente, asamblea constituyente para una verdadera democracia, etc. y apoyar una candidatura nica para las presidenciales.

Una nueva izquierda anticapitalista

El ala marxista de esta convergencia antiliberal defiende la necesidad de crear un partido anticapitalista unificado, basado en una nueva generacin militante, que rompa con la tradicin de dispersin de la extrema izquierda, alimentada por varios decenios de derrotas. Esta nueva generacin se encuentra hoy en reagrupamientos como la Unin Nacional Estudiantil (UNE), que reagrupa a la izquierda radical del movimiento estudiantil a nivel nacional, en experiencias como la de las universidades populares (en particular Valparaso), as como en otros focos de movilizaciones polticas y sociales en los ltimos aos.

Los defensores de este proyecto pretenden reunir al conjunto de las fuerzas disponibles para crear un partido poltico capaz de defender una alternativa anticapitalista creble a escala nacional y de ligarse a otros movimientos del mismo tipo a nivel internacional. Contemplan este objetivo como un proceso. No hay que ir demasiado rpidamente, a riesgo de fracasar como ha mostrado la experiencia reciente del partido Igualdad, pero tampoco demasiado lentamente, pues se puede dejar pasar una oportunidad. Un asunto que hay que seguir de cerca....

Universidades populares

El movimiento de las universidades populares tiene una larga historia en Amrica Latina, donde naci a finales de la Primera Guerra Mundial, como consecuencia de una sucesin de levantamientos estudiantiles (en Argentina, Per, Chile, Mxico, Colombia, Cuba, Paraguay, Bolivia, etc.). Goz de la participacin activa de los principales pensadores marxistas de la poca, como Julio Antonio Mella en Cuba o Jos Carlos Maritegui en Per.

Hoy, en Valparaso, su principal centro en Chile, la Universidad Popular se inscribe en esta tradicin esforzndose en ofrecer a los y las militantes asociativos y sindicales una formacin ideolgica que les de los medios intelectuales para contribuir ms eficazmente al desarrollo de sus luchas.


www.europe-solidaire.org/spip.php?article27332

Traduccin: Faustino Eguberri para VIENTO SUR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter