Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2012

Los anlisis simplistas saquean y vandalizan la poltica

Emilio Marn
La Arena


Los saqueos de comercios implicaron prdidas de vidas y libertades, adems de costos econmicos. La poltica tambin sali perdiendo, con anlisis simplistas y unilaterales de la oposicin conservadora y el gobierno. EMILIO MARN

Se pueden subestimar los hechos de violencia producidos el jueves y viernes? No se puede. Dos muertos, numerosos heridos y 500 detenidos en el pas no son cifras menores.

La mecha se prendi en Bariloche, pero ese mismo da y al siguiente el fuego se extendi a Rosario, Gobernador Glvez, Campana y San Fernando. Llamas de menor intensidad hubo en Resistencia, Tucumn, Cipolletti, Viedma, Comodoro Rivadavia, Trelew, Posadas y Crdoba. La gravedad de los sucesos se puede medir porque en cada una de esas ciudades hubo decenas de asaltos, como en Bariloche, San Fernando y Rosario.

Si la presidenta de la Nacin orden el envo de 400 gendarmes a la ciudad rionegrina, es porque entrevi el peligro de que los desrdenes treparan a un caos social. El gobernador Alberto Weretilneck haba hecho la solicitud, pero an sin ella el secretario de Seguridad Sergio Berni iba a volar hacia all con esa tropa que ltimamente no custodia fronteras sino zonas calientes de grandes ciudades. Y ahora supermercados.

Son hechos aislados, muy claramente estructurados y organizados, en los que nadie iba por comida, sino por plasmas, LCD y bebidas, declar Juan M. Abal Medina.

La primera parte de su afirmacin es inexacta, la segunda atinada. No se puede ningunear los hechos diciendo que son aislados. El nmero de ciudades y comercios atacados no puede ser subestimado. El problema tuvo masa crtica como para convertirse en muy preocupante para el gobierno y tambin para la democracia.

Tampoco luce como acertado calificar los saqueos de estructurados y organizados. Eso supondra la actuacin de una organizacin de carcter nacional, que afortunadamente no existi. Y un funcionamiento tan eficaz de la misma que hubiera desairado a las policas e inteligencia del Estado. Si estas fuerzas estatales fueron burladas se debi a lo intempestivo y espontneo de los ataques: no fueron obra de una o varias orgas blindadas a la lupa oficial y los informantes policiales. En esos barrios populares funcionan programas municipales, provinciales y nacionales, y hay trabajo territorial de movimientos sociales kirchneristas. Ninguno vio nada de ese supuesto plan previo? La falla del gobierno en la prevencin tiene otra razn: su visin es tan optimista que no entraba ni como hiptesis lejana un estallido social. Para el jefe de Gabinete aqu se vive en el mejor de los mundos. El ms feliz. Supuestamente en ese pas ideal no poda haber saqueos.

Producidos los graves delitos, Abal Medina embisti contra el lder camionero, al que le invirti la carga de la prueba. Esperamos que Moyano pueda demostrar que no hay camioneros involucrados, dijo. No era que judicialmente a alguien se lo acusa de algo con determinados elementos y luego el acusado debe defenderse? Las supuestas pruebas meneadas por el ministro y Berni fueron pocas y endebles, al punto que Antonio Cal, de la CGT enfrentada con el camionero, le habra expresado su solidaridad.

Desastroso Moyano

El secretario de Azopardo protagoniz una semana para el olvido, una de las peores de su vida, y eso que su carrera gremial empez hace cuarenta aos.

El mircoles 19 convoc a una movilizacin y acto en Plaza de Mayo, junto a sus aliados de siempre y los de ms reciente data, como Luis Barrionuevo, Pablo Micheli y Eduardo Buzzi, para denostar contra el gobierno de Cristina Fernndez. Algunos amigos sumados a la convocatoria slo le agregaron dos o tres grupos de personas, como la Unin Cvica Radical, Aldo Rico y otros del peronismo federal. Sin reconocer ni una sola medida positiva del gobierno, el orador central se dedic a criticar a la presidenta, acusndola de estar en plena aplicacin de un ajuste antipopular y de saquear los salarios con el impuesto perverso a las ganancias. No contento con tanta mala onda, Moyano pretendi bajarle lnea a la jefa de Estado, ordenndole que se ocupara de la inflacin y la inseguridad, como si estos dos flagelos fueran de su exclusiva autora e inspiracin.

Por suerte para la democracia, esos exabruptos no tuvieron mucho eco nacional. Hasta los medios amigos y controlantes de Moyano, como Clarn, estimaron que haba slo 30.000 pares de odos. O sea un tercio del pblico del 27 de junio en esa misma Plaza.

El panorama que pint el cegetista fue a grandes rasgos muy similar al que vivi la Argentina once aos atrs, el 19 y 20 de diciembre de 2001. Gobierno del ajuste, hambre, miseria, pobreza, corrupcin y medidas que afectaban a las clases medias, todo en sintona con el Fondo Monetario Internacional. Esto regurgit de la garganta de Moyano, hablando de una realidad que hoy no existe.

An los politlogos de la derecha, como Rosendo Fraga, admitieron ayer en La Nacin que hoy la economa est mucho mejor en crecimiento y empleo, aunque peor en inflacin. El pas est sin duda mejor que entonces.

Cuando al da siguiente de su acto comenzaron los saqueos en Bariloche, el secretario de la CGT reproch al gobierno ser el causante indirecto pues no habra atendido las necesidades de la gente. Luego su interpretacin torn an peor, pues lo acus directamente de ser el organizador de los delitos cometidos, para victimizarse.

Si al comienzo se dijo que la acusacin de Abal Medina y Berni contra Moyano se basaba en pruebas dbiles, lo de ste fue directamente una provocacin poltica y un delirio argumental. Despus de la gran fiesta de la democracia del domingo 9 y del buen fallo del juez Horacio Alfonso a favor de la constitucionalidad de la ley de medios, Cristina ordenaba esos saqueos para que muera gente y haya ms material incendiario para usufructo de Clarn?

La sola hiptesis supone una ofensa a la presidenta, que podr tener sus lmites polticos y de hecho los tiene, mal que les pese a los kirchneristas fanticos, pero es una personalidad democrtica. Cristina no es una gobernante delincuente, como calumnia Moyano. Viene a cuento el refrn de que el ladrn cree que todos son de su misma condicin...

Separar la paja del trigo

Sumndose a los argumentos moyanistas, Joaqun Morales Sol asegur ayer en Gaceta Ganadera que los saqueos son responsabilidad K porque foment la violencia y convirti el pas en un Viva la Pepa. Escribi este amigo del general Bussi: el discurso del resentimiento y la poltica de la confrontacin, tan propios del gobierno nacional y popular, borraron cualquier frontera entre el bien y el mal.

Con un buen criterio garantista y democrtico, a nadie se lo debera acusar de violentar el orden pblico por una declaracin o artculo mal intencionados, sino cuando tales ideas se plasmen en hechos ciertos que la justicia pueda investigar y sancionar.

Pero si de discursos se trata, el cronista difiere de punta a punta con Morales Sol. Los mensajes de la presidenta han sido amplios y democrticos, no exentos de algunas crticas bien merecidas a las corporaciones econmicas, mediticas y judiciales. Pero en ningn momento alent la violencia sino, en todo caso, apelaciones judiciales y el per saltum a la Corte Suprema, como se hizo otra vez esta semana en el expediente Clarn.

En cambio, de los discursos en el acto de Plaza de Mayo s puede suponerse que se auspici los saqueos. Si el pas fuera el que se imagin all, de pobreza e injusticias a la ensima potencia, sera casi entendible entrar con palos y capuchas a un Carrefour y un Chango Ms sino tambin incluso a Balcarce 50 a deponer a la mxima responsable de esa supuesta decadencia nacional que no es tal.

Las cifras son elocuentes: 292 saqueos en 40 ciudades, con un dao directo de casi 30 millones de pesos, segn la CAME del empresario filo kirchnerista Osvaldo Cornide. Descontando las avivadas de algunos comerciantes que pueden no haber sufrido robos y los inventen para cobrar seguros, es evidente la magnitud del desastre.

El gobierno nacional y los provinciales deberan tomar nota de esa realidad y adoptar las medidas del caso, que no pasan esencialmente por lo policaco ni por las leyes Blumberg. Descontando la cuota de lumpenismo y delito expresado en estos saqueos donde los vndalos apuntaron a los LCD y no a las gndolas de alimentos como en 2001, hay otra parte del asunto constituida por gente excluida y pobre. O no hay pobreza en Argentina?

Segn el INDEC hay slo 6,5 por ciento de pobres, que en la realidad debe ser tres veces mayor. Se ha hecho bastante en estos aos pero no lo suficiente. La AUH y los planes de las cooperativas Argentina Trabaja tienen montos bajos y el ndice de precios del supermercado sube porque los monopolios formadores no tienen firmes controles del Estado.

Elaborar polticas y aplicarlas firmemente contra los monopolios y atacando la inflacin sera la forma de impedir que en el futuro se coaligue otra vez esta rara mezcla de lmpenes, barras bravas, delincuentes, ladrones, mafias polticas y un sector de argentinos pobres, todo ello con un resultado objetivamente destituyente. Carrefour y otros sper sufrieron robos, pero los argentinos sufren sus altos precios todos los das.

Fuente original: http://www.laarena.com.ar/opinion-los_analisis_simplistas_saquean_y_vandalizan_la_politica-86938-111.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter