Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-12-2012

Unin bancaria o tirana bancaria?

Daniel Albarracn
http://www.eldiario.es/quehacemos/union_bancaria_euro_que_hacemos_6_80201982.html

La UE disea un mecanismo para salvar a la banca al precio de mayor regresin social e involucin antidemocrtica


Con una mirada superficial a indicadores tan manidos como la prima de riesgo podramos decir que el efecto anuncio de ciertas polticas la promesa del BCE de intervenir en los mercados secundarios de la deuda- ha surtido un efecto temporal que amain la tempestad hasta que los sobresaltos, como el de Berlusconi, vuelven a sucederse-. Es tan inestable la arquitectura del sistema euro que cualquier vaivn lo tambalea todo. Debido a la arquitectura de la UE, en la crisis capitalista que nos envuelve, la tragedia es inexorable, especialmente para la periferia y el conjunto de la clase trabajadora europea.

Pero no son estas las preocupaciones de la burocracia de Bruselas, siempre atenta a los lobbies de presin industriales y financieros. La suya no es otra que tratar de estabilizar el sistema financiero privado en un contexto de zozobra que pone en entredicho el sistema euro.

Es por esto que un equipo coordinado por Van Rompuy ha pergeado un plan. Un plan impensable hace pocos aos pero, an as, insuficiente ante la envergadura del monstruo. Ms all de una unin fiscal, tambin insuficiente, o la persecucin de una economa ms competitiva (basada en el ajuste social y laboral permanente), o una indefinida (e inverosmil, dadas las lecciones de la historia reciente) profundizacin democrtica, la unin bancaria es la propuesta estrella de la Comisin.

En los ltimos das se ha acordado en Bruselas un esquema general de lo que ser la unin bancaria. Hay numerosos claroscuros al no haberse perfilado ms que las lneas maestras. Al final el BCE ser el supervisor bancario principal (y no el nico), aproximadamente en dos aos, y tendr potestad de regular a unas 200 entidades bancarias de las 6.000 existentes en la UE. Se centrar sobre todo en aquellas nacionalizadas y las que generen riesgo sistmico mayor, con lo que se excluyen las cajas alemanas (en claro riesgo de insolvencia), algo que reclamaba Merkel para que siga siendo el Bundesbank el que las supervise. Mientras tanto los bancos centrales nacionales supervisarn al resto de entidades (el Banco de Espaa apenas lo har a un 10% de nuestro sistema bancario).

El acuerdo no habla de construir un fondo de garanta de depsitos europeo, slo de homologarlos, lo que sigue representando un riesgo para los depositantes. El propsito central de la unin bancaria es recapitalizar bancos en crisis, contando con el medio billn de euros mximo que dispone el MEDE.

Ahora bien, el retraso en el funcionamiento de la unin bancaria retrasar el rescate a la deuda soberana y el gobierno de Rajoy tendr que seguir imputando el rescate bancario a las cuentas pblicas, y eso supone muchos ms recortes (pensiones, desempleo, etc). Pero el da que llegue el rescate total, porque llegar si no hay oposicin, todava ser peor la condicionalidad que se impondr.

El proyecto de unin bancaria aspira a tratar de desligar el riesgo bancario del riesgo de la deuda soberana y lograr una mayor integracin y estabilidad del sistema financiero privado. Se pretende configurar un fondo comn europeo de resolucin bancaria con el objeto de recapitalizar bancos, pero, como hemos sealado, por el camino se ha cado esa funcin tan necesaria que es la de garantizar los depsitos.

La crisis global, agudizada en el caso europeo por el diseo del sistema euro (arquitectura fundada en diversos tratados de estabilidad, presupuesto pblico irrisorio, ausencia de transferencias de rentas internas, libertad plena de movimiento de capitales, objetivos y gestin del BCE y las consecuencias de esta unin monetaria), repercute en todos los rdenes econmicos y sociales. Pero lo nico que preocupa es blindar los privilegios de la banca privada, ansiosa de aliviar sus maltrechos ratios de solvencia y aprovechar las condiciones para la mayor concentracin bancaria de la historia, quedndose unos pocos con todos, y que los rescates se hagan con toda seguridad de devolucin de los prstamos para los bancos acreedores fundamentalmente centroeuropeos-.

Las oligarquas financieras son conscientes de que el sistema bancario est en grave peligro, que los bancos centrales nacionales son incapaces de responder a crisis bancarias sistmicas, y que una supervisin bancaria nica a escala europea puede dar respuesta.

Hasta la fecha, la poltica de los gobiernos responde con procesos de conversin masiva de endeudamiento financiero privado en deuda pblica, va desfiscalizacin de las rentas del capital fraude, parasos fiscales, fugas de capitales y bajos tipos impositivos- y va rescates bancarios sucesivos (el equivalente al 13% del PIB entre 2008 y 2011 en Europa). La deuda soberana de algunos pases ya resulta muy elevada debido a esta operacin. Con la constitucionalizacin de la prioridad, a toda costa, para los Estados del pago de la deuda, asistimos al mayor desguace de los sistemas pblicos de bienestar que se ha conocido.

Pero siendo una unin bancaria europea capaz de abordar focos de crisis bancaria, empleando al tiempo fondos privados y, con gran probabilidad, sobre todo del MEDE y por tanto con aportaciones pblicas en funcin del peso de cada economa nacional-, abordar as la crisis bancaria, de naturaleza sistmica, entraa un riesgo civilizatorio.

La monumental tensin causada por la dictadura de los acreedores que paradjicamente son el grupo ms apalancado de todos- conlleva una involucin antidemocrtica. El grado de endeudamiento y la prdida de soberana econmica de las sociedades perifricas anticipan un escenario muy regresivo para las clases populares.

Esa prdida de soberana tiene dos vectores: la supervisin de los presupuestos nacionales para los pases incumplidores y el Mecanismo nico de Supervisin (MUS) del futuro BCE (los fondos slo se aportarn a cada Estado en funcin de la cesin de su soberana en la regulacin bancaria) condenara cualquier alternativa. Por supuesto, del diseo y aplicacin concreta del MUS, an por definir, depende el futuro rescate a la deuda soberana de Espaa e Irlanda.

En suma, la unin bancaria puede, transitoriamente abordar crisis particulares del sistema bancario, merced a mecanismos de socializacin de las deudas privadas, pero no ser capaz de atajar la contradiccin principal la asimetra y envergadura del proceso de desapalancamiento-, y por otro lado contiene un proyecto autoritario liderado por el capital rentista, a riesgo de empujar al abismo a las clases populares a dcadas de retroceso material y falta de libertades.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter